Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 junio 2009

El jueves pasado analizamos “Inquietud” de Julia Leigh. El debate estuvo más animado que otras veces, más fluido. Psicológicamente pudo influir el que Pura se sentara entre el grupo. Así, sin la figura de la profesora-moderadora a la vista tocamos casi todos los aspectos del libro respetando turnos, sin discusiones bilaterales ni encastillamientos. No faltaron, como siempre, hipótesis arriesgadas (mensajes crípticos, muertos vivientes, etc) que demuestran que somos gente intuitiva, pero que provocarían la sonrisa de la autora “si nos hubiese visto por un agujerito”.

He dicho que tocamos todos los aspectos del libro, pero no es verdad. Entre otras cosas nos faltó el análisis de los personajes. Yo voy a hacerlo brevemente, por parejas.

Un escenario inquietante puede ser una sala de espera. La inquietud tiene raiz psicológica y se manifiesta por medio de movimientos nerviosos. Unos manifiestan su desazón levantándose y recorriendo toda la sala; otros aprietan imperceptiblemente una llave u otro objeto a mano (los más inquietos). A los primeros pertenecen el chico y Marcus, van y vienen al embarcadero, buscan el teléfono móvil (ambos se quieren ir, uno con su padre y el otro con su amante). Al grupo de los del movimiento contenido pertenecen Olivia y Sophie. Ambas liberan la contención en un precioso duelo que haría las delicias de los aficcionados a las películas del “far-west” americano. Frente a frente, con las manos crispadas cerca de la cuna, para ver quien desenfundaba primero la pistola-fardo. La otra pareja son la abuela e Ida; la primera el punto de equilibrio y la segunda el ojo de Dios, que todo lo ve. Las niñas, una por muerta no menos importante, y la otra viva y fresca, la única que dice lo que piensa. Las gemelas simbolizan la falta de inquietud por no tener problemas (o por no saber que se tienen, que para el caso es lo mismo). Y, por último, las dos autoridades, la eclesial, con el cura paternalista que sale escaldado; y la civil, fría, legal, en su sitio. Y todos ellos trasmitiéndonos su inquietud.

En síntesis, el cuento de Julia Leigh tiene una gran carga de profundidad a la vez que un lenguaje sencillo. La difícil facilidad que a todos nos gustaría lograr.

Anuncios

Read Full Post »

…que últimamente anda esto un poco de capa caída, a ver si con una adivinanza mantenemos vivillo el blog hasta que resurjan nuestros cronistas 🙂

En esta ocasión se trata de adivinar el nombre de un personaje digamos que… bastante políticamente incorrecto. No en vano él mismo se describe como cobarde, ladrón, traicionero y alguna otra lindeza. Pero como no ve nada malo en serlo, salvo el que los demás puedan dejar de considerarlo el gran héroe que creen que es, pues a sus ochenta años ha decidido escribir sus memorias y dejarlo todo claro.

Así surje la cómica historia de este soldado británico del siglo XIX, cuya primera aventura transcurre en Afganistán… ¿Alguna idea de quién puede ser este “bravo” guerrero?

Pista: su nombre empieza por una golosina que seguramente todos habremos bebido alguna vez, aunque también era muy típico tomarla congelada 😉

Hagan juego…

Jose Jesus

Read Full Post »