Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 mayo 2011

Así quedamos todos una vez finalizada la clase de ayer. No me quiero apropiar el título de esta crónica, porque digamos que surgió de algún comentario y varias miradas cómplices. Abrió el fuego “La casa de la isla” en dos versiones de Josu ejercicio que adoleció, como ya había sucedido en otros casos, de no constituir un verdadero cuento limitándose a un intento de definición  de un perfil psicológico del personaje principal. Siempre tiene que haber conflicto en nuestros relatos, independientemente del ejercicio a desarrollar. Tomemos nota. Después Pura leyó el relato “Lorenzo (y la voz)” de Lourdes  dónde nos planteó un complicado desdoblamiento de personalidad que por momentos hizo perder el hilo a algunos de los que escuchaban.

Y por fin los Hiperbreves. Aquí empezó el descabezamiento general. Todos a trabajar de nuevo. Olvidemos las frases (si no nos gustan), hagamos un ejercicio libre, pero contemos una historia en poco más de 100 palabras, con su presentación, su nudo y su desenlace, y que queden boquiabiertos todos los que los quieran escuchar en la fiesta de despedida del curso. Al menos  disfrutemos de nuestro trabajo, no hacen falta aplausos ni reconocimientos, somos nosotros los destinatarios de esas lecturas, nuestro regalo.

Read Full Post »

JJ leía, y leía, y leía, y seguía leyendo. Mientras JJ leía algunos que se habían retrasado fueron llegando, las flores acabaron de brotar dando por finalizada la primavera y casi todos cerraron sus planes para el verano. Lourdes también leyó, pero la realidad de Juanín y Jesusín, sus protagonistas, quedó aplastada por el clima futurista e interplanetario del relato de JJ.

Se llegó al descanso, se hicieron corrillos, JJ se fue a tomar café y terminó de explicar el simbolismo de su cuento a todos aquellos que en la barra del bar estaban cerca de él, otros nos dedicamos a rememorar pasajes del pasado y confundimos el cuento “El lago”, de Ray Bradbury con el cuento “La buena gente” de David Forster Wallace. Después llegaron los microrrelatos, gatos con los que hay que tener cuidado para después de las sevillanas, salones fríos y húmedos como un ataúd para antes de las guitarras españolas, trenes de otro siglo que te llevan a bailar con las chicas de la danza del vientre. Podando, podando ni un solo relato convicente. ¡Qué son las nueve y cuarto! Gracias María Isabel. Huy, qué tarde se nos ha hecho. Te sientas, te tomas la caña deprisa, nos visita Ascensión, que no viene al taller desde hace tiempo, te vas. El tiempo pasa deprisa, no puedes hablar de casi nada. Por cierto… ¿Por qué a los madrileños se les llama gatos? Cuestión con sabor a cerveza.

Se van todos, casi. El bar cierra, la esquina es un buen sitio para hablar, quedamos cuatro. Se fuma. Todavía no han prohibido fumar en las esquinas mientras uno de despide de los amigos. Son las doce menos cuarto. Nos queda “Isaac”, el cuento de JJ. Hay que leerlo otra vez. Sus cuentos son para leerlos dos, tres veces. Es un gran cuento, no hay duda.

Read Full Post »

¿Y qué quieren que les diga? A mí el relato de José Sainz de la MazaMonovitelinos” me encantó. Me dio la sensación de que era muy equilibrado y sólido, que tenía un gran trabajo de documentación detrás, y que además resolvía el problema planteado para el ejercicio de una manera imaginativa y contundente. A veces, al buscar lo mejorable en un cuento, se nos olvida decir lo más importante, y es que el relato de ayer era extraordinario, y no se dijo. Parece como si la sombra del inefable Antonio Blázquez no nos permitiera escribir las palabras “genial”, “maravilloso” y “extraordinario”.

Por otro lado, el que quiera seguir siendo objeto de esta crónica que esté atento al plazo de solicitud de plaza para el año que viene, que se ha abierto ya y finaliza el día 4 de junio. Espero que nadie deje de inscribirse en el taller por miedo a aparecer en esta página.

Y el que quiera, como ya se comentó ayer, puede aprovechar los comentarios para adherirse a la idea de María Isabel y Carmen Aguilera de volver a publicar un libro de relatos. En su día dije que tenemos una colección de relatos extraordinarios y que la idea de publicar un libro con algunos de ellos o con otros nuevos escritos para la ocasión me parece fantástica. En fin “sopa de ideas” para una de las últimas crónicas del año. Y es que ya se “huelen” los microrrelatos de fin de curso.

Read Full Post »

A pesar de estar comenzando mayo, ayer se planificó el fin de curso. A la media hora más de clase las tras primeras (y únicas lectivas) semanas de junio hay que añadir la planificación de los microrrelatos que se leerán el 27 de ese mismo mes. Pura, como sabéis, propone que este año empiecen por una frase y terminen por otra de las propuestas por ella. Algunos hemos pensado que sería bonito agrupar las tandas de micros por frases coincidentes (si así resulta, a posteriori). De esta forma los espectadores se darían cuenta de que se pueden contar historias diferentes aunque las frases de inicio y final sean las mismas respectivamente. Además, es un reto para nuestra creatividad incluirlas en el mismo relato porque las frases son heterogéneas.
En la clase de ayer se leyeron cuentos sobre el tema del incendio. Mercedes (Cristal y Bronce -no sólo el título sino las características de trasparencia y consistencia de la autora-) nos leyó un relato sobre una mujer independiente (?), que provoca involuntariamente (?) un incendio en la pinada cercana a su casa. Las interrogantes, como siempre, dan interés a los cuentos. Luis (La cueva I y II) nos leyó dos versiones del incendio en la trastienda de una bodega. A alguno le gustó más la reacción del personaje en la segunda, aunque sus características psicológicas de la primera (introversión, miedo, etc.) daban más juego. El incendio en una barca fue el motivo del relato titulado Buscando una solución, escrito por Asun, que sigue haciendo progresos.
Aparte del tema de los incendios, se leyó una nueva versión de los Amores que matan que Pedro escribió sobre el mito de Abraham. A pesar de haber mejorado la anterior parece ser que esta nueva versión necesita,según la profe, todavía más desarrollo. Sobre este tema también leyó el autor de esta crónica un relato titulado La Profecía, que levantó bastante controversia por lo delicado de tratar un personaje histórico como protagonista. Aquí podríamos iniciar un debate sobre si el escritor puede tratar dentro de la ficción cualquier tema y personaje (aunque éste existiera realmente); o su trabajo debería tener unos límites éticos.
Por último, recordaos el proyecto del nuevo libro del grupo. Podemos empezar a debatir si lo hacemos o no; y, en caso positivo, cómo podríamos organizarnos.

Read Full Post »