Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 septiembre 2012

“A veces parece que la vida no está hecha para las buenas personas. Y es que aunque Franco Fortuna es un joven inteligente y de gran corazón, las cosas no le pueden ir peor”.

Así comienza la sinopsis para promocionar la primera novela de Fini Alacid. La conocí este verano, en Santa Pola, en un Taller Literario que en realidad se convirtió en punto de encuentro de gente que estábamos de vacaciones en la zona y a la que nos unía la afición por la escritura. Supe que había escrito una novela, su primera novela, hacía poco tiempo, y que unos días después firmaría ejemplares en la Feria del Libro. Me gustó pasar por la Feria, junto al mar, hablar con ella, conocerla un poco mejor y disfrutar viendo la ilusión que tenía al difundir su obra.

Aventuras y desventuras de Franco Fortuna” es una obra desenfadada, ligera, que te arrancará una sonrisa. Una obra de final feliz que vendrá muy bien para alegrar los momentos actuales en los que parece que todo el mundo se empeña en que las cosas vayan mal. Es una historia de vidas cruzadas que harán pensar al lector si a él le podría pasar algo igual, y es también una novela recomendable porque permite pensar que todo puede cambiar para bien.

“Franco Fortuna acaba de perder su trabajo y con el paso de los días se encuentra cada vez más apático y apesadumbrado. Intenta ser optimista, pero, aún así, no para de preguntarse por qué siempre le sale todo mal, por qué siempre tiene que tener tan mala suerte.

Sin embargo, el destino está a punto de convertir a nuestro torpe y desafortunado héroe en el protagonista de una alocada historia de acción, intriga y amor. Una sucesión de coincidencias y acontecimientos que supondrá un punto de inflexión; una inmejorable oportunidad para que su vida cambie por completo”.

Anuncios

Read Full Post »

     Para los que nos gustan los libros la inauguración de la librería “la Central” a mediados de septiembre, al lado mismo de la plaza del Callao, debe ser una gran noticia. Me ha parecido un sitio precioso, de los que tienen algo nada más inaugurarse, de los que invitan a quedarse y pasar el tiempo. Es mucho más que una simple librería. Tiene un bistró para desayunar, comer y merendar mientras se lee un libro o se charla con amigos en un ambiente más que agradable; tiene una sala a la que llaman el garito para tomar copas, se puede jugar al futbolín, asistir a cursos, charlas, presentaciones, leer las recomendaciones de otros lectores en un inmenso tablón de anuncios, participar en debates, etc.

     Es la guerra al libro electrónico. Más de 70.000 libros de todas clases, en muchos idiomas, perfectamente repartidos por sus tres plantas, que llaman al visitante, al posible lector, casi por su nombre. Los libros de la Central seducen. Si vas a ir y no tienes posibilidad de volver pronto, no olvides la cámara de fotos. El palacete donde está edificada la librería es en sí mismo un regalo para la vista.

Read Full Post »

¿Nos os ha pasado que de vez en cuando tenéis la sensación de que hay libros que os persiguen?

A mí me ha sucedido con uno de los libros propuestos para leer en el Taller el año pasado cuando estaba viendo la película “El irlandés” del director debutante John Michael McDonagh. El protagonista es un policía de un pequeño pueblo irlandés que se ve obligado a colaborar con un agente del FBI, que está investigando un asunto de tráfico de drogas. El policía tiene a su madre en una residencia de la 3ª edad y en una de las secuencias se ve como acude a visitarla. La madre está sentada en un banco, junto a un estanque, leyendo un libro. El hombre se acerca por detrás y le pregunta qué lee. La mujer no contesta, pero enseña a su hijo la portada del libro, que durante unos momentos ocupa toda la pantalla (se puede leer el nombre del autor y el título del libro, que ocupa un primerísimo plano) convirtiendo la escena en un auténtico homenaje a ese libro.

El policía, de unos cincuenta y tantos años, que no se caracteriza precisamente por hablar sin decir palabrotas, pero del que tampoco podría decirse que es un completo ignorante, contesta algo así: ”No me gustan los jodidos rusos, tardan mucho en ir al puto grano”.

A estas horas muchos habréis adivinado que el libro del que hablo es Oblómov, de Ivan Goncharov.

Read Full Post »