Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 junio 2013

Carlos Granda y Jaime Miranda, premios del VIII Concurso de Relato ‘José Luis Gallego’

La Asociación de Vecinos de Aluche (Madrid) ha publicado el fallo del VIII Concurso de Relato Breve ‘José Luis Gallego’.

En Madrid a 13 de junio de 2013, a las 19:05 horas, en la sala multiusos de la Biblioteca Pública de Aluche “Ángel González” llena a rebosar (aprovechamos para felicitar a la directora y a todo el personal de la misma su colaboración y ayuda), se celebró la entrega de premios del VIII Concurso de Relato Breve “José Luis Gallego” (Asociación de Vecinos de Aluche con la colaboración del la biblioteca Pública “Ángel González”).

PRIMER PREMIO: “Olivos de Deseo” de Carlos Granda del Gallego.

SEGUNDO PREMIO: “Una canción y me siento mejor” de Jaime Miranda Córdova.

ÁCCESIT: “Mi infancia son recuerdos” de Antonio Rey Vivancos.

ACCESIT: “El contador de nubes” de María Pons Muñoz.

ÁCCESIT : “La velada” de Ángel Merino Villafáfila.

El resto de los relatos finalistas ordenados por puntuación es el siguiente:

“El ultimo viaje” de Alonso Carretero Caballero.
“Ella al otro lado” de Elena Córdova Fernández.
Por fin es viernes Adolfo” de Josu Bilbao Munitiz.
“Glauka” de Ester Muradás Fernández.
“Proyectos aeronáuticos” de Leticia Ahumada Yustos.
“El buen samaritano de Aluche” de Javier Revilla Cuesta.
“Las dos caras de la moneda” de Miguel Ángel Carcelén Gandía.
“La entrevista” de Ana Isabel Rodríguez Bartolomé.
“Mi paco” de Patricia Aranda Pizarro.
“El cruce del tiempo” de Ángel Luis García García.
“Las voces de Aluche” de Nathalie Vázquez García
“Lecciones de etica” de Rubén Muñoz Herranz.

Read Full Post »

Para celebrar la finalización de un nuevo curso, el jueves 20 volveremos a presentar el libro Madrid Sky, esta vez de una manera más familiar y cercana, en la que esperemos que no haya problemas de aforo para dedicar a nuestros amigos todo el tiempo que se merecen.

cartel jueves 20

Read Full Post »

Ante la ausencia de Manuel, recojo la antorcha y hago la crítica.

Afortunadamente no está haciendo demasiado calor y la buhardilla no se ha convertido en un hervidero.

Ayer por la tarde, sin embargo sí hirvieron nuestros sesos intentado darle forma a esa escena en la que plasmar desde el futuro algo que sucedió en el pasado en tiempo presente, como hace Cortázar. ¿Complicado, verdad?

Rebeldía fue lo primero que se leyó y lo que salió mejor parado. La única pega, incorrecta, que Pura calificó de mínima, fue que no había acción de presente.

Lamentablemente el resto no dio con la clave, pese a que las historias merecían la pena.

Después del descanso se leyó A través de mis libros un relato que intenta tratar el tema de la soledad, pero que más bien refleja el amor y su antagonista, el desamor. El personaje, un escritor maduro inicia un “affaire” epistolar con una admiradora con la que termina viviendo, sorprendido porque no es la mujer madura a la que suponía que iba a tener que consolar, sino una joven fresca y sin apenas cicatrices. ¿Cómo, sino, se entiende que le permita adueñarse de su territorio, o que deje a un lado su fastidio al ver el tenderete en que se ha convertido su impoluta bañera? La chica va ganándole terreno día a día. Día a día le va anulando, castrando, hasta que llega a perder el interés por lo que hasta entonces era su vida: la escritura. El ancestral miedo masculino a que la mujer le domine, le fagocite, queda expuesto con absoluta claridad… y con demasiada tibieza: el protagonista ni siquiera se estremece cuando se da cuenta de que las cartas que ahora escribe su compañera son para otro…

La tarde acabó con la lectura de En un lugar de la infancia, que nos presenta la doble vara de medir que hay en todos los niveles en la sociedad. A Alejandra, por ser pobre y rebelde, le llueven culpas que no tiene y castigos que no merece en el colegio de religiosas al que asiste junto con las hijas de lo más florido de su pueblo.

Una vez más confundimos los narradores y utilizamos al personaje como narrador omnisciente, pensando que puede ser testigo, cámara o vaya usted a saber qué.

En fin. El curso se acaba… y todavía nos queda mucho por aprender.

Read Full Post »