Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 noviembre 2013

Un relato humorístico

Ayer se leyeron en clase relatos de Flor, Carlos Cerdán, Vicente Moreno y Juan Santos, pero mi reflexión de esta crónica la quiero dedicar al relato de Juan Santos.
Qué difícil es escribir un relato humorístico, sin embargo Juan tiene cogido el tono a los suyos. Crea situaciones reales, sus personajes son perfectamente reconocibles y cualquier lector les podría poner nombre y apellidos y los diálogos son muy frescos y dinámicos. Los personajes se mueven en un entorno familiar, viven o proceden de pueblos pequeños y arrastran su lenguaje, con sus giros y sus expresiones, por donde quiera que el argumento del relato les lleve. En el relato “Todo por dos jamones” Juan nos presenta un alcalde con una amante, con mucho dinero en metálico en los cajones de su escritorio, con mucha autoridad y muchas cosas que ocultar; un policía local que sabe guardar las distancias entre la autoridad del alcalde y la confianza de sus convecinos, y que demuestra criterio para resolver los casos que s ele presentan porque conoce al dedillo el terreno en el que se mueve; un Robin Hood moderno, un empresario víctima de un robo y eje la trama, un club nocturno con sus clientes habituales… etc.
Es un buen relato, que engancha desde el principio, con unos personajes perfectamente definidos, con unos escenarios concretos bien dibujados, con escenas que se sucedían en su secuencia lógica, y con algo muy difícil: nos hizo reír y nos hizo disfrutar.

–Vamos a ver si dejamos las cosas claras ¿Conociste el coche que te atropelló?
–Creo que era don Alberto, señor policía. No se veía muy bien, pero conozco su coche, lo he visto muchas noches pasar por el polígono.
–Pues te digo yo que don Alberto no era. El señor alcalde es incapaz de hacer eso –le dice levantando la voz.
–Bueno, bueno, si usted lo dice…
–Y ese señor del coche que no sabemos quién es, iba solo… ¿a que sí?
El vigilante sonríe, un poco atemorizado.
–Si usted dice que iba solo, pues iba solo, lo que usted diga.

Read Full Post »

¿Cuántas páginas ha de tener un cuento?

 Los autores aficionados sentimos con mucha frecuencia la necesidad de poner fin a “nuestro relato” antes de tiempo, y solemos hacerlo de una forma abrupta. ¿Por qué? ¿Qué cuestiones nos roen el ánimo cuándo decidimos poner fin a un relato de forma rápida?

  • ¿Estoy resultando cansino, y lo breve, aunque malo, si es breve no es tan malo?
  • ¿Estoy escribiendo demasiado y no sé a dónde llegar, pero tengo que acabar ya?
  • ¡El relato corto no puede tener más de cuatro páginas!

 Ayer nuestro compañero Paco Plaza nos dio la respuesta con un gran (y extenso) relato al que, sin embargo, no le sobraba ni una línea y tenía la extensión justa, la que debía tener. A muchos nos hizo vibrar con su apasionada lectura. Su relato fue un gran final para otra gran tarde de literatura en la buhardilla de la Casa del Reloj.  

 La hija del Sol (fragmento). Francisco Plaza

Muchos otros domingos volvimos a vernos, jugábamos y me contaba hazañas que me parecían fascinantes, supe que su madre se llamaba Dupe y su padre Kimati. Que él era un gran guerrero de los Kabiyé, que había cazado muchos leones y que defendió el poblado dos veces de los ataques de los feroces yoruba y de los ashanti. Esos relatos me seducían mucho más que la triste historia que nos contaba el señor Parker y llegaba a sentir por ellos una admiración pueril. Antes de dormir ensoñaba que estaba en África con Salimba y que la defendía de fieros leones y de guerreros salvajes”.

leon_en_sabana_8348

Read Full Post »

¡Viva la mística!

Ayer hubo “quorum” en la buhardilla y lectura de sobra.

El Sueño, nos deja hambrientos de un final más drástico, si tenemos en cuenta lo que promete la primera línea. La “asesina” tendría que urdir todo un plan para llevar a cabo su sueño de matar a la amiga “envidiosa”. Nos resulta muy “light” que sea el azar quien resuelva su deseo.

Seguimos dándole vueltas a la mística, con poco éxito en el caso de El solo de Miguel que no consigue transmitirnos su “éxtasis” cuando el viejo clarinetista es capaz de tocar un solo de saxo con una melodía tan reconocida como In the Mood.

Punto de Inflexión  tuvo criticas encontradas. Unos entienden a la perfección la mezcla de las cuatro historias. Mientras que otros piensan que es un cuento para estudiar (hay quien lo hizo), no para leer, que no engancha debido a su complejidad. No obstante es genial el juego que hace con los tiempos, las idas y venidas.

images (6)

 “…Los bastones emplumados me han bendecido y en la noche, alrededor del fuego, mientras el maracame cantaba las canciones que sólo ellos pueden cantar, he comido el sagrado Hícuri, el peyote mágico. He soñado que volaba y he visto a los cerros flotar como  gran-des nubes bailando en el cielo”.

Fragmento de Tenatzi, de Alicia Gallego,  el cuento que mejor consiguió ayer plasmar la mística.

Read Full Post »

Memorias de un loco

…¡Oh campanas! Sonaréis también en mi
muerte y, un minuto después, en un bautismo;
sois, pues, una burla…

Gustave FlaubertEl jueves hicimos un análisis exhaustivo de las Memorias de un loco, de Gustave Flaubert, donde el amor platónico o místico es el plato fuerte.        

Empezamos analizando el Narrador, que es único (autodiegético), el propio autor que desde el principio nos advierte, en primera persona subjetiva y reflexiva, que vamos a leer su autobiografía llena de recuerdos y fantasías, caprichos e ideas. Nos anima a que lo dejemos porque no vamos a sacar ningún provecho del libro.

Hasta el capitulo IX, no hay más que dudas y reflexiones del joven escritor —sólo tiene 17 años cuando escribe estas memorias, aunque a veces parece mayor—, que dialoga con el lector, diálogo que mantiene a lo largo de toda la novela. A partir del capitulo X empiezan las auténticas memorias en que nos describe su encuentro con María y su enamoramiento. Sigue utilizando la primera persona cuando habla de la relación con la amiga de su hermana. O cuando reflexiona sobre el Arte, la Libertad y el sentido de la Vida. Aunque aquí utiliza una segunda persona para cuestionarse todo, sigue siendo una primera,  encubierta.

Finaliza lleno de tristeza; no ha encontrado a María, su único y verdadero amor por lo que lo ve todo negro.

Tiempo y Espacio.- En cuanto al tiempo verbal se puede Memorias de un loco.decir que el autor mezcla presentepasadolo largo de toda la novela, haciendo digresiones para paralizar la acción. De manera meridiana utiliza el presente para hablar de sus sentimientos, mientras que usa el pasado con sus recuerdos. Claramente el tiempo estacional acompaña a su estado de ánimo. Su enamoramiento de María, su descubrimiento del amor sublime, se produce en verano, durante unas vacaciones; así mismo, conoce a la inglesita en las vacaciones de Pascua. Sin embargo, los recuerdos de las situaciones desagradables, dolorosas e incluso humillantes, se producen en invierno: el retorno al colegio, el rechazo de sus compañeros, la rigidez de su padre…

Cuando vuelve a Picardía (Trouville), aunque es verano, el tiempo es lluvioso y gris, el mar está bramando. Hay “invierno” —símbolo de muerte y de vejez— a su alrededor porque no ha encontrado a María (nombre virginal, según señaló Pura). Los dos últimos capítulos son una especie de despedida: escribe una Loa a su amada, lamentándose de su timidez, y se recrea morbosamente con el tañido de la campana que repica a muerto.

En cuanto al Espacio, los primeros nueve capítulos se desarrollan en el ámbito doméstico. A partir del décimo, le vemos ubicado en el colegio, en una cuna siendo bebé, en una barca, en la playa… Son distintos espacios relacionados con los tiempos atmosféricos, y con su estado anímico.

En palabras de Pura, tiempo y espacio se concretizan cuando hay escenas. El espacio es, además, la Naturaleza: el mar, el fuego, la tierra, el aire.

Estructura y Trama.- La estructura es clásica, sencilla. El primer capítulo es una dedicatoria. Del capítulo X al XIV, la parte más completa, el joven autor nos relata la historia de María. Del XV al XX, sigue el resto de la narración.
Los capítulos XX al XXIII son reflexivos, y terminan con una conclusión.
Nos encontramos ante una estructura caótica, muy desordena y deficiente. A unas reflexiones demasiado profundas, les siguen otras que carecen de importancia. Es una estructura poco pensada.

En cuanto a la Trama, vemos muchos elementos repetitivos: la Naturaleza, el éxtasis, la muerte, la dicotomía entre el alma y el cuerpo, la Libertad, el erotismo, los sentimientos, el amor, la tierra, el Hombre, Dios, la filantropía, que no es más que una quimera.

Personajes. – No hay muchos.
El protagonista, que no tiene nombre y es el propio narrador. Pretende contarnos su vida desde la edad madura.
Está lleno de amargura, es un ser insatisfecho, en cierto modo es una especie de Quijote.
          María, es el objeto de la pasión, el amor imposible.
          La niña, (junto con María son gorditas), la madre, la prostituta, la              mujer de la montaña, Alfred, el misterioso desconocido a quien                  está dedicado el libro.

Mística.- El amor por María es la representación misma de la mística, la idealiza; es un amor casi religioso, habla del alma. La visión del pecho, a mitad el capítulo X, es una comunión del amor con el erotismo y con la muerte, nos advierte Pura.
Hay un encuentro místico en el capítulo XXI y una metáfora erótica del propio autor al final del capítulo XIII, nos recuerda nuestra tutora:
          “…Tenía lava en el alma; todo ello me fatigaba en exceso y, tendido de espaldas, miraba cómo se quemaba mi candela y cómo temblaba su disco en el techo; veía el sebo deslizándose alrededor del candelabro de cobre y la chispa negra alargándose en la llama, con un atontamiento estúpido. Finalmente amaneció y me dormí”.

Tema.- El enamoramiento platónico de la adolescencia.

La polémica surgió con la edad del autor. El sector duro abogó porque un joven de 17 años no podía escribir cosas tan profundas; que seguramente lo escribió, pese a que en la introducción especifica la fecha, cuando ya tenía más de veinte. El sector primaveral defendió que en aquella época, los jóvenes de 17 años eran mucho más maduros que los de hoy, que se podían comparar con un hombre actual en su treintena o cuarentena. Los duros no parecieron muy convencidos.

Read Full Post »

La canadiense Alice Munro, galardonada la semana pasada con el Nobel de Literatura 2013, no viajará a Estocolmo para recoger el premio por problemas de salud. “La galardonada con el Nobel de Literatura de este año, Alice Munro, no puede venir a Estocolmo a la ceremonia de entrega en diciembre. Simplemente, su salud no se lo permite”, ha señalado en un comunicado la Academia sueca.

El premio ha sido como el final de un relato redondo: se retira de la literatura y le dan el Nobel. Aunque los escritores suelen cultivar todo tipo de géneros, rara vez la Academia sueca galardona a un especialista del relato corto. En parte porque no abundan y en parte porque es un género de prestigio menor. Con Alice Munro (Ontario, 1931), se ha quebrado la tendencia. La escritora canadiense de 82 años es una auténtica cultivadora de los cuentos. Relatos en los que disecciona los sentimientos ocultos de personajes de la vida ordinaria, normalmente ambientados en lugares de su biografía: el Ontario rural y Vancouver. Se hizo conocida por los relatos que se leían en la radio y al principio la desdeñaban porque hablaba de la gente pobre.

Decimotercera mujer (y primer canadiense) con el Nobel de Literatura, todo el mundo se apresura a destacar lo celosa que ha sido de su vida privada. Apellidada Laidlaw de soltera, Munro es el apellido que conserva de su primer matrimonio del que se divorció en 1972. Su segundo marido, Gerald Fremlin, falleció en abril de este año.

El Nobel corona una larga lista de reconocimientos y de alguna manera, recuerda a todos los grandes cuentistas de la literatura. Y para los amantes la obra de Munro se abre una pequeña esperanza a que la escritora, a sus 82 años, retome su universo.

Read Full Post »

¿Se puede emular a Borges? Su obra es exigente con el lector y de ninguna manera es de fácil comprensión debido a su simbología personal. A través de palabras que tal vez usamos todos los días en nuestras conversaciones logra hablarnos de temas profundos y nos transporta fácilmente al lugar en el que ocurren los hechos, al lugar en donde la narración se sitúa. Más complejo es sin embargo penetrar en su mundo de imágenes gracias a su lenguaje saturado de adjetivos.

¿Pero podemos decir que Borges es apreciado por los lectores? Hay quien lo considera infumable y hay quien lo considera un genio, y para muestra presento la discusión de este blog.

http://alenacollarmelgar.wordpress.com/2008/05/06/sobre-borges-y-los-adjetivos-entusiastas/

Lo cierto es que sus cuentos, en concreto el Aleph, debBorgeserían de habernos servido de inspiración en un ejercicio literario con el que muchos no nos hemos atrevido. Sí lo ha intentado Mercedes Lázaro, y dejamos aquí una breve pincelada de su relato.

La noche gélida de mediados de Diciembre en que Raquel de Mora se marchó, después de un distanciamiento que no suavizaron los besos ni las  palabras amables, advertí que las luces doradas de la próxima Navidad iluminaban mi calle. Sentí que me hacían daño porque fui consciente que ella no lo vería, sabía que tan solo se trataba de la primera cuenta del rosario de acontecimientos que no íbamos a compartir.

Read Full Post »