Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 abril 2014

Dos autores de nuestro grupo de escritores, Manuel Pozo Gómez y Julio Rodríguez Díaz, participan con sus relatos en la antología de cuentos titulada “Cuéntame un gol”, que publica la editorial Verbum. Esta antología de cuentos de fútbol surge como resultado del concurso de relatos convocado en 2013 por la citada editorial, que seleccionó los textos que forman el índice entre cientos de participantes. Fútbol y literatura unen a autores de toda Iberoamérica, dos pasiones que son el hilo conductor del libro. Marcos López, periodista y presentador del Telediario de Televisión Española señala en el prólogo: Todos los autores tienen en común su amor al juego y sus inquietudes más allá del 105×68. Da igual si son viejos, jóvenes, hombres, mujeres, seguntinos, madrileños, escritores o políticos en retirada…. Crean relatos que no pretenden trascender, solo hacer disfrutar. Estos cuentos son como un partidillo, una pachanga con los colegas con cervecita de premio…

La presentación del libro será el sábado 10 de mayo, a las 19.30, en la librería el Tranvía, avenida General Perón 40, de Madrid.

Cuentos de fútbol. Invitación a la presentación

Anuncios

Read Full Post »

Después de la Pasión

Curiosamente esta tarde de jueves se caracterizó por una masiva presencia masculina, frente a la poca presencia femenina: 11 a 4. Demasiada testosterona junta en el sector duro, que se contagió al primaveral. Afortunadamente no todos la utilizaron.
Lo primero que se lee es El Secreto, de Flor Cuesta. Quería emular El baño suabo, de Herta Müller. Lamentablemente, estaba todo tan encriptado que el auditorio no comprendió el relato. A los aprendices no se les permite cambiar de tercera a primera persona, como hacen los “genios”, señaló Fernando López-Díaz.
No pasó lo mismo con el siguiente, Como cada día, que leyó Virginia García. Las críticas se dividieron entre quienes opinaban que era un ejercicio plano, sin simbolismos ni conflicto, y quienes sí encontraron conflictivo el hecho de que la madre ejerciera la prostitución de lunes a viernes para mantener a sus hijos y educarlos dentro de las normas de la sociedad, acostumbrándolos a confesar y comulgar los dos días restantes.
La extemporaneidad llamó la atención de José Saínz de la Maza: no casan muy bien un tanga y un barreño de zinc. Pura ensalzó la “notabilísima” mejora de esta compañera.
Juan Santos nos leyó su Mojete manchego. Inexplicablemente no le dio el tono que tantas carcajadas nos produjo el otro día. Todos los componentes de la vasta familia están perfectamente posicionados. La madre, harta, se refugia en la cocina haciendo “nininana”. El abuelo, dice que no va a cenar, no porque su yerno haya metido el dedo índice hasta el nudillo en la cacerola de barro, sino por la rescoldera que le producen los pimientos; la abuela le dice que es el vino lo que se la produce. Al final todos, incluido el abuelo, comen de la cazuela mojando pan, sin cubiertos.

numero-suerte
Números, de Manuel Pozo, nos dejó a todos sin habla. Se trata de un recorrido por la vida desde el inicio hasta el final. Sólo somos números. El del nacimiento, DNI, el de la S. Social, el que te corresponde en la empresa, hasta el del pasillo que ocupará tu nicho en el cementerio. Números, solo números, nada más que números. Impersonalidad. Carreteras numeradas por las que giramos y giramos, que no nos llevan a ningún sitio. El eterno retorno. Siempre volviendo al punto de partida.

descarga
Corazón negro, otro relato que leyó Flor Cuesta. Bien escrito y muy visual, pero no consiguió redondear el ejercicio. Consistía en confeccionar dos metaficciones, con el hallazgo de un objeto valioso que cambiara la trayectoria del relato. La llave que encuentra Laura tras muchas dificultades, sólo es el instrumento que abre el baúl que es mucho más simbólico, según Vicente Moreno.

Read Full Post »

Tarde de Premios

Esa tarde de jueves nos guardaba una sorpresa: los premios recibidos por tres de nuestros compañeros

¡¡¡FELICIDADES A LOS TRES!!!

Pedro Mateos, Finalista en II Concurso de Relatos Cortos del PSM con su relato:

imagesFinita Bermejo   Recóndita Alegría  (pseudónimo)

Ganadores del concurso “Cuentos de Fútbol”:

 images (1)Manuel Pozo –  El día que me encontré con Pirri
 images (3)Julio Rodríguez – Madera de Roble

Éste último nos leyó su relato premiado. Con un estilo limpio, una perfecta cronología y un conocimiento agudo de los jugadores pasados y presentes del Real Oviedo, nos narra cómo este equipo resurgió de sus cenizas gracias al empeño de la afición.

Entusiasmo fue lo que él puso. Su voz se enardecía a medida que el relato se desarrollaba, hasta llegar a emocionarse. El cuento nos deja un mensaje: “Sólo consigues tus propósitos cuando pones toda la pasión en ello”.

Tenemos la suerte de rodearnos de autores ya consagrados y de otros, que, paso a paso, se van incorporando a la lista.

Mi más sincera enhorabuena.

 

 

Read Full Post »

Me han sugerido la idea de que cuelgue en el blog los deberes que nos puso Pura para después de las vacaciones.

Estos son:

Hay que escribir un relato donde se mezcle la estructura de lo ONÍRICO, de la Oración Fúnebre en Herta Müller, con la SIMBOLOGÍA de El Hallazgo, de Nadine Gordimer. Este objeto simbólico (el anillo de Gordimer) tiene que traer desgracia. Y, a su vez, tiene que ser tan importante como para desviar el foco de atención primero.

Read Full Post »

Baño colectivo

El pasado jueves hubo lleno total, también en el Loa. Todos acudimos al reclamo del baño al estilo suabo.
Se leyeron muchos relatos cargados de metáforas. Con todo, nos sobró tiempo para repasar el análisis del relato de Herta Müller, La oración fúnebre.
Paco Plaza, con su Reunión suaba, nos trasladó disfrazados de aves, a un corral en la planta veintiséis de un rascacielos, donde convivían gallos, gallos perifollos, gallinas, gallipavos, gallos pelotas, gallitos, pulardas y capones. Los personificó poniéndolos a hablar por el móvil o mirando a través de los ventanales al resto de animales que circulaban por la calle.
No nos pareció buena idea que nos comparase con “el resto de animales”, o que construyera un corral en la planta veintiséis de un edificio.

Alicia Gallego también buscó la metáfora en el mundo empresarial y nos convirtió en insignificantes hormigas, prestas a ser pisoteadas por los gigantes de turno. Su ERE nos habló de la fusión de dos importantes empresas. Con ello los empresarios, que compararon a los trabajadores con dichos insectos, conseguirían reducir la plantilla otro 10% más. Desde el restaurante, situado en la última planta del edificio, los directivos, mientras celebraban el acuerdo con una opípara comida, veían que, desde esa altura, las hormigas eran más pequeñas todavía.
Luis Marín nos llevó a una Gruta encantada, con toda la simbología que representa la cueva —un espacio húmedo, algo siniestro, pero envolvente y acogedor: por un lado el útero materno, la fecundación; por otro, la curiosidad, miedo y valentía a la vez, que despierta lo oculto, lo cerrado, lo prohibido—. Cuando el niño empieza a ir por sí mismo, le tapian la entrada; no tiene que saber qué pasa en su interior. Se le niegan varias cosas: el despertar a la sexualidad, la realización de su viaje iniciático y el descubrimiento del “sucio negocio” de su padre. Pero él no se arredra; sube a una loma y ve a su progenitor, con unas “pulseras” en las muñecas, acompañado de unos seres extraños con capas verdes y sombreros relucientes. Más metáfora.
Carlos Cerdán nos encogió el corazón con su relato, Cuentacuentos. Aparentemente quería contarnos un cuento de hadas, con ogros y niñas; pero la realidad era muy distinta: el hada madrina no socorría a la niña del abuso que el ogro, con su gran serpiente, ejercía cada noche sobre ella, con la excusa de contarle un cuento para dormirse. El hada madrina, inerte, no podía acudir en su ayuda porque también está subyugada por el hechizo del malvado ogro.
Es un relato corto que cuenta mucho en poco espacio. Muy duro. Necesita la metáfora para narrar tanta perversidad.
José Sainz de la Maza nos metió en la casa de una gente del campo con su Confesión. Desde luego esta tarde, nos “ensuciamos” con relatos cada cual más bueno. Éste nos contó la historia de una familia, reprimida por la religión y la sociedad, que temía que la hija se confesara con el párroco del pueblo. Debía haber cometido un pecado muy grave que conoce toda la familia: todos le piden que vaya a confesar a otro pueblo, con otro cura. Ella desoyó a los suyos y fue a hablar con su confesor habitual. Parecía que la culpa les salpicaba a todos; pesaba sobre ellos como una losa y una vez confesada les liberaría y les permitiría comulgar. Cada miembro de la familia se preparó para recibir el Cuerpo de Cristo. Se acicalaron y, en ayunas, se dirigieron a la parroquia. Terminada la confesión el sacerdote salió del confesionario. Entonces el niño Antón le dio una patada y el perrillo le ladró: le hacían responsable del malestar que había creado en el hogar. Pero son ellos, los seres inocentes, los únicos que reaccionan contra el párroco. El resto, cabizbajo, espera que empiece el servicio.
Aunque no estuvo, no pudimos resistir la tentación de leer el relato de Juan Santos, El mojete manchego. La crónica la dejaré para cuando lo lea él. Sí diré que, como nos tiene acostumbrados, nos hizo terminar la clase con unas buenas carcajadas.
Ya en las cañas, esta cronista tuvo que claudicar porque su teoría sobre lo inconfesable, no era lo que se había imaginado: El niño Antón no era hijo del cura. En realidad no importaba cuál fuera la falta, sino cómo afectaba a toda la familia.

Otro asunto nos ocupó esa tarde. La creación de un libro, de fabricación propia, con los mejores relatos escritos a lo largo del curso. Bajo la batuta de Manuel Pozo, Luis Marín, Vicente Moreno, Julio Rodríguez y José Sainz de la Maza, serán los encargados de maquetar, corregir, buscar la mejor editorial, la más barata, la mejor fotografía, la mejor portada… Mucha testosterona junta. Espero que alguno ponga en práctica su hemisferio izquierdo.

Read Full Post »

Imagen

    Narrador

Es una primera persona autodiégetica, siempre narrativa, muy encriptada. Un personaje que no narra nada.

    Tiempo

En este relato se mezcla pasado y presente. Se usa el pasado, que se puede interpretar como falso presente, para referirse a su padre. Y el presente cuando sus vecinos le recuerdan las atrocidades que cometió su progenitor.

    Espacio

La acción se desarrolla en verano. Sin embargo dentro de la casa se vive el invierno; el personaje siente frío de muerte, porque está muerto en vida. Se la han robado.

Todo el relato tiene lugar en la Segunda Guerra Mundial —al padre, estático en las fotos, se le ve saludando brazo en alto con gesto duro, impertérrito; unas runas adornan el cuello de su camisa.

En el televisor se ve una estación de donde parte un tren lleno de soldados que van a la guerra.

Durante la pesadilla el personaje está en un velatorio; en una sala hay un catafalco con el cuerpo de su padre; la habitación está adornada con recuerdos de la vida militar del difunto.

La narración sale de la casa camino del cementerio, pasando por el pueblo.

    Estructura

Hay varias metaficciones

1ª Metaficción: la película que se ve en el televisor contextualiza el cuento:  “los soldados que van a morir a la guerra” como reses que van al matadero.

a) ficción:    “apagué la luz”

“sonó el despertador”

2ª Metaficción:  la pesadilla. Necesita “velos” para contar algo tan horroroso. Es una “fuga del sueño”

    Estilo:

Repetición de frases. Pasa de una metaficción a otra. Une surrealismo con hiperrealismo.

Se habló mucho más en la buhardilla de este relato tan sugerente, pero esta cronista, desgraciadamente, no recogió todos los comentarios.

N.A.: Tanto el tema como la obscuridad que transmite el relato, me recuerdan al poema “Sentí un funeral en mi cabeza” de Emily Dickinson.
Me gustaría estar en la piel de Pura para poder transmitir su entusiamo, su pasión. Fue tal su embeleso, contagioso, que me impidió tomar nota de todo lo que dijo.

 

Read Full Post »

ImagenEl personaje masculino de este relato originó una controversia la tarde del jueves en la buhardilla; se le calificó de tiburón, pero ¿es un depredador o un enamoradizo?Abundan los personajes femeninos disfrutando del verano en la Playa del Horizonte Azul, a los que el narrador no pierde de vista cuando se adentran en el mar o cuando salen de él, o cuando se sientan en el restaurante apoyando sus pechos colgantes en las mesas.

Este personaje corresponde al prototipo de hombre que tiene un pasado desafortunado, y termina haciendo lo que se espera de él.

Está narrado en tercera persona con atributos omniscientes, que cambia a primera para constatar los hechos: “como suelen hacer los hombres cuando están solos”.

La estructura sigue los cánones clásicos de Planteamiento, hasta que encuentra el anillo.  Nudo, el propio anillo. Desenlace, la decisión que toma de encontrar a quien le cuadre el anillo

    Tiempo

Hay una elipsis entre el abandono y desvalijamiento de su última mujer y la decisión del personaje de viajar solo.

Se desarrolla en un balneario, en el siglo pasado. Es un verano caluroso, propicio para la sensualidad; llama la atención el contraste entre la serenidad de la playa y el mar bravío: las olas rompen contra las rocas “en formas de abanicos ásperos y la marea siseaba y se chupaba las charcas” (aliteración).

Señala el día que pone el anuncio del periódico “martes primero”, dándole importancia.

    Espacio

Deja su casa para iniciar su viaje al mar. A partir del momento en que encuentra la joya la acción setraslada al hotel, donde recibe a las señoras que dicen ser las poseedoras. Las sienta junto a la venta para que se refleje en su cara la luminosidad de la playa.

A ninguna le sirve. Solo a la última, aunque no es suyo. La invita a cenar y la convierte en su tercera esposa.

    Símbolos

El simbolismo del anillo se centra en que a ella no le vale en el dedo corazón (se lo cambia rápidamente), porque no va de corazón, sino en el anular, que es el dedo del compromiso.

El personaje se tumba sobre las piedras; busca acomodo entre ellas hasta que deja de sentir su dureza. Lo mismo le pasa con las mujeres.

Es una versión del cuento de Cenicienta.

Read Full Post »