Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2015

Entrada de Vicente Moreno

Pues seguimos aportando historias sobre la maldad en sus múltiples formas, unas veces es producto de la envidia o los celos, o el deseo de venganza.

Ayer oímos un relato de José Sainz de la Maza, basado en una de las fotos propuestas : “EL ULTIMÁTUM DE AUGUSTO BRIZ QUIROGA” en el que con su estilo habitual, nos cuenta una inquietante historia de humillaciones infantiles y deseos de venganza, todo ello envuelto en un ambiente lúgubre en el que aparece un personaje que es la representación de la maldad:17_Glenna-Gordon-redim

Parecía como si la vida quedase suspendida en cuanto sabíamos que estaba a punto de llegar, cuando se escuchaba el sonido del arrastre de su pie izquierdo, “Shhhssss”, y el golpecito del bastón al apoyarlo en el suelo “Poc”.

Hubo opiniones de que, a pesar de la calidad del relato, el final era un poco confuso respecto al tiempo en que se desarrolla la acción.

Carlos Cerdán nos leyó su relato “LA HERMANA”, aquí el mal es consecuencia de los celos de una niña que nos cuenta su historia en dos niveles narrativos: por un lado vemos su pensamiento y por otro nos transcribe el dialogo que mantiene con la sicóloga que la trata.

“… fue entonces cuando rompí la pecera. Miré cómo los peces se retorcían sobre la moqueta y abrían la boca como si quisieran gritar. Estuvieron así un rato hasta que dejaron de moverse… ¿Qué? Ah ¿Qué si me dieron pena? ¿Por qué? Si sólo eran peces.”

En este caso también hubo quien opinó que no estaba claro en qué orden ocurren las dos situaciones que se producen.

En ” LA GALLETA”, Juan Santos, nos presentó a una familia viajera en la que un niño se muestra más travieso y repelente que malvado.

“Al acercarse, le mete la mano por el escote del vestido y le deja caer las migajas por el pecho abajo. Soltando una carcajada, le dijo bajito:

–Esta galleta no me gusta, dásela a tu niña que no tiene dientes, además ya no tengo hambre, me voy a dormir.”

Este cuento suscitó un debate etimológico sobre la palabra “quirio” que sólo el autor conocía.

“FRIDA” de Julio Rodríguez relata la historia de una familia en la que la maldad es representada por la muerte de la perra, cuyo nombre da título al cuento, y que desencadena la ruptura entre los personajes.

Se le achacó alguna inconcreción que puede confundir al lector, y el escaso dibujo del personaje de la madre. Por otra parte la ambientación en un paisaje norteño está muy lograda.

“Mi padre azuzaba al atardecer el fuego con el fuelle mientras yo crecía correteando por la casa. Era un tiempo de juegos en el bosque, de caricias, arropada, de instantes tiernos, de ilusiones y sueños cálidos donde los días parecían semanas.”

Por último, Diego de la Fuente, con su relato ” LOS NIÑOS BUENOS”, nos presentó unos personajes infantiles que escenifican sus temores en el recinto de un aula escolar.

“Kevin es un niño alto, rubio y valiente. Chang se dirige hacia su sitio mientras se arremanga. Los demás cuchichean, se avisan con el codo y dejan la cucharita en el yogur para no perderse detalle.”

Se elogió la descripción visual de la escena y el dibujo de los personajes.

Al terminar, Pura distribuyó los deberes para el análisis de los dos cuentos que se enviaron al principio del curso: “Una poética para bravucones” de Stanley Elkin y “El invitado del Día de Acción de Gracias” de Truman Capote que se realizará el día 19 de Noviembre.

Eso es todo amigos.

Read Full Post »

Juan RulfoArtículo de Fermín Caballero

Desde el corazón del taller de cuentos Primaduroverales regresamos a casa con interesantes opiniones y arreglos para mejorar los relatos. Alrededor de una farola apagada, de la que cuelga un teléfono rojo como un símbolo que quiere despertar la imaginación, los cuentistas hemos escuchado las lecturas de los textos.  Avanzamos con tareas sobre el narrador, la voz y, en el encuentro de ayer, sobre las percepciones. Para que seamos capaces de que el lector capte el olor, la luz o el sonido como en el cuento de Rulfo, Es que somos muy pobres:

Y aquí ha de haber sucedido eso de que se durmió. Tal vez se le ocurrió despertar al sentir que el agua pesada le golpeaba las costillas. Tal vez entonces se asustó y trató de regresar; pero al volverse se encontró entreverada y acalambrada entre aquella agua negra y dura como tierra corrediza. Tal vez bramó pidiendo que le ayudaran. Bramó como sólo Dios sabe cómo.

Es que somos muy pobres, fragmento. Juan Rulfo.

Read Full Post »

Truman Capote y Stanley Elkin. Dos cuentos para analizar y aproximarnos a la naturaleza del mal si es que el mal existiera o tuviese naturaleza…

descarga

“El invitado del día de Acción de Gracias” de Truman Capote

¡Hablemos del mal! Odd Henderson es el ser humano más malvado que he conocido.Y estoy hablando de un muchacho de doce años, no de un adulto que ha tenido tiempo para madurar una innata inclinación hacia el mal. Porque Odd tenía doce años en 1932, cuando ambos éramos alumnos de segundo grado y asistíamos a la escuela de un pueblecito de la Alabama rural.

55f30c0e-5160-11df-ae03-0017a4a78c22-image

“Una poética para bravucones” de Stanley Elkin

Soy “Empujón”, el bravucón, y odio a los chicos nuevos en el barrio y a los mariquitas, a los chavales estúpidos y a los listos, a los niños ricos y a los pobres, a los que llevan gafas, a los que hablan raro, a los que presumen, a los boy scauts, a los sabiondos y a los que hacen deberes y riegan las plantas… y a los cojos, especialmente a los cojos. No amo a nadie que sea amado.

Read Full Post »

Raphaela RosellaEn el certamen de fotografía World Press Photo del año 2015 la fotógrafa australiana Raphaela Rosella conquistó el primer premio en la sección de retratos con esta fotografía.

Esta es también una de las cinco fotografías propuestas para tomarla como referencia e inventar un relato. La imaginación vuela y todos los escritores del grupo, muy implicados en este comienzo de curso, desean dar a conocer sus historias, pero entre las magníficas narraciones que leímos y conocimos ayer destacó por su sensibilidad y su ternura la titulada “La última aventura de Musa Hipotenusa”, de María Sánchez Robles.

La última aventura de Musa Hipotenusa (fragmento).

Como los globos aerostáticos se dejan llevar por las corrientes de aire yo me dejé llevar, a veces con los ojos abiertos, a veces no, porque puede dar miedo. Después el globo me devolvió otra vez a la tierra húmeda y supongo que se iría a donde los paisajes de las revistas, pero no me dejó sola con mi súper galáctico amigo imaginario Rizo sino que ahora el globo soy yo y crece dentro de mí. Yo lo protejo con mi vestido morado y su velo transparente como la botella verde transparente protege al líquido de su interior.

Y después, con el buen sabor de boca que nos dejaron los relatos escritos, nos dedicamos a explorar el barrio por dos motivos: porque los escritores sabemos que la cerveza no sabe igual en todos sitios y porque tenemos que seguir buscando rincones para nuevas historias.

Read Full Post »

Svetlana AlexievichLa escritora bielorrusa Svetlana Alexiévich, de 67 años, es la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2015. Nacida en Ucrania, hija de un militar soviético, de origen bielorruso. Cuando su padre se retiró del Ejército, la familia se estableció en Bielorrusia y allí ella estudió periodismo en la Universidad de Minsk y trabajó en distintos medios de comunicación.  En 1997 publicó un libro sobre la catástrofe de la central nuclear de Chernóbil en Voces de Chernóbil, publicado en castellano en 2006 por Editorial Siglo XXI, que reeditó el año pasado Penguin Random House.

La escritora y periodista es muy crítica con el régimen del presidente bielorruso Alexandr Lukashenko. Reside la mayor parte del tiempo en el extranjero y últimamente lo hace en Alemania, donde su último libro ha tenido un enorme impacto.

Así comienza su libro “Voces de Chernóbil

No sé de qué hablar… ¿De la muerte o del amor? ¿O es lo mismo? ¿De qué?

Nos habíamos casado no hacía mucho. Aún íbamos por la calle agarrados de la mano, hasta cuando íbamos de compras. Siempre juntos. Yo le decía: «Te quiero». Pero aún no sabía cuánto le quería. Ni me lo imaginaba… Vivíamos en la residencia de la unidad de bomberos, donde él trabajaba. En el piso de arriba. Junto a otras tres familias jóvenes, con una sola cocina para todos. Y en el bajo estaban los coches. Unos camiones de bomberos rojos. Este era su trabajo. Yo siempre estaba al corriente: dónde se encontraba, qué le pasaba…

En mitad de la noche oí un ruido. Gritos. Miré por la ventana. Él me vio:

—Cierra las ventanillas y acuéstate. Hay un incendio en la central. Volveré pronto.

Read Full Post »

Después de mucho tiempo en la buhardilla de la Casa del Reloj nos hemos trasladado a un nuevo local, Biribó teatro, en el paseo de la Esperanza. Comienza una nueva etapa con nuevas caras, que pronto se convertirán en nuevos amigos, a pesar de que oye… ¡vienen atizando fuerte! ¡Qué relatos y qué comentaríos tan buenos! Ningún respeto por la veteranía en el Taller y ninguna vergüenza a la hora de hacer las primeras críticas, pero… así debe ser. Dicen que para llegar lejos no hay que llamar a la puerta, sino que hay que derribarla. Bienvenidos Nieves, Mayte, Sonia, Ángel, Fermín, Carlos, Aitor y Diego.

No era fácil el ejercicio planteado por Pura. Un relato en primera persona, una voz de narrador juvenil, una referencia al pasado y jugar con las luces y las sombras, todo tomando como base del relato una fotografía. Para elegir una teníamos una colección de cinco fotografías de World Press Photo 2015. Y fue a José Miguel Espinar a quién le correspondió el honor y la suerte de leer el primer relato en el nuevo escenario. Un relato con un título precioso para comenzar una etapa ilusionante: El color del viento.

6a0112791cb10528a40120a656e2b2970b-500wi– Seño, ¿Qué color tiene viento? Porque yo no lo veo, yo solo veo que cuando hace viento se mueven cosas, como el polvo del suelo que es marrón, o los papeles que están tirados en el suelo y que a veces son blancos; pero no veo el viento, por eso no sé qué color tiene. ¿Qué color tiene el viento, Seño?

El color del viento (fragmento). José Miguel Espinar.

Read Full Post »