Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 diciembre 2015

Vicente Moreno nació en Valladolid y lleva en Madrid quince años. Es coautor del libro de relatos Madrid Sky, en el que publicó el relato “El viento de la pradera”, una original historia que demuestra su personal perspectiva de la vida. Está con nosotros en el Taller desde 2008 y en estos años nos ha dejado algunos relatos de esos que no se olvidan con facilidad.  Como los hombres del Renacimiento, Vicente no se agota en sus facetas de escritor y crítico, es además un compañero siempre dispuesto a ayudar en los trabajos que afecten al grupo, sobre todo proporcionando apoyo técnico a cualquier evento “primaduroveral”. Pero tal y como dice esa frase que tanto gusta repetir a los periodistas, la actualidad manda, y Vicente ha sido el ganador del Certamen de Navidad del Taller en 2015. El jueves 17 de diciembre organizó en el Biribó teatro un buen “Belén”, (así se titulaba su relato El Belén) y nos sorprendió por su originalidad y su sentido del humor, no hay más que ver los resultados de la votación… Es un placer darle la enhorabuena por el cuento y por haber ganado nuestro tradicional concurso de cuentos de Navidad. En la entrevista que le hace José Sainz de la Maza sabremos cómo surgió la idea de llevar a los miembros del taller a un cuento y la verdad, toda la verdad sobre el Canon cerámico y Arístides Belaunde.

Entrevista a Vicente Moreno Nieto

Read Full Post »

Por José Miguel Espinar

 “Talento” existía como una unidad monetaria del mundo antiguo y luego evolucionó a partir de su mención en la parábola de los talentos (Mateo 25:14–30; Lucas 19:11–27). De la interpretación de esta parábola derivan inteligencia y aptitud dadas como primeras acepciones por la R.A.E. para este término en lengua española.

También se dice que existe un talento intrínseco (en contraposición al talento aprendido) que se origina de forma totalmente aleatoria y sin ninguna regla especial.

Bueno, tras el ladrillo introductorio, me ha parecido interesante describir el talento de nuestros ganadores del concurso de ayer, concurso con un buen nivel en cuanto a calidad de los textos y que da más valor, si cabe, a los tres autores que entre todos elegimos y votamos.

el belénEmpecemos por el ganador, VICENTE MORENO, que con su relato EL BELÉN nos descubrió, al menos a mí, otra vertiente suya, con un tono humorístico sobresaliente. Vicente se le puede catalogar como un TALENTO CIRCUNSPECTO. Nos hizo reír y disfrutar, tanto en la primera lectura, como la que luego realizó FERNANDO en la cena, interpretando como solo él sabe. Gracias Vicente. Aquí un extracto de su Belén:

  • “Tú no sabes lo que es el Belaunde, claro, es nuestra biblia, un tocho de mil quinientas páginas, titulado el Canon Cerámico, de Arístides Belaunde, y por lo visto, sólo yo lo he leído de cabo a rabo, ¡dos veces!”.

El segundo premio recayó ¡qué raro! en JOSÉ SAINZ DE LA MAZA. Con su METAMORFOSIS, PERO NO DE KAFKA, nos hizo reír también, aunque con un tono entre docto y experimentado. A mi modo de ver JOSE podría considerarse como TALENTO CONSTANTE, vamos como un martillo pilón. Su calidad y dominio del arte de escribir no nos dan tregua. Enhorabuena compañero. A continuación, un extracto de su relato:

  • “Me pareció que su carita envejecía de repente, hasta adquirir el aspecto de alguien con más de cien años y gafas negras de pasta. Entonces, proyectando la voz, me dijo: “papá, has escrito un relato con una primera persona sin justificar”.

El tercer premio fue a parar a DIEGO y su relato EL SUSTITUTO. El humor de nuevo, humor con tinte vodevilesco y con una mezcla de amor eterno y tolerancia. Por cierto, DIEGO podría considerase como un TALENTO LIQUIDO, adaptándose maravillosamente a los temas tratados. Diego, aunque nuevo en el taller, ya tiene acreditada solidez en esto de escribir bien. Un trocito de su relato:

  • “Cuando acaban los villancicos, mi hermano Félix abre hueco en el comedor y pone una cinta de pasodobles. Tía Consuelo se estira la falda y de un respingo se levanta de la silla. ¡Vamos a bailar, Pascual!, le dice al sustituto”.

Bueno, si por mi fuera y ya metido en faena, iría adjetivando el talento personal de cada uno de los miembros del taller, pero me temo que Manuel Pozo, responsable de subir la crónica al blog me daría una colleja importante. Pero no se crean, tiempo habrá, quién sabe.

¡Va por vosotros!

DSC_2408

El ganador del concurso de Navidad 2015. Vicente Moreno.

Read Full Post »

Por María Sánchez Robles

-¿Qué harías tú si no pudieras escribir?
-Escribiría.

Esto fue publicado el 11 de diciembre de 2007 en un blog ya extinto (seguramente sedimentado en las profundidades nubosas de Internet, un Titanic sin nombre ni prestigio en la negritud del océano virtual) curiosamente hace 8 años. Como las palabras se las lleva el viento, quien lo escribió se olvidó de hacerse caso y colgó el tintero y la pluma. Se desoyó. Se perdió. Pero cuando uno tiene letras presionando su garganta, terminan por salir a flote. Esto es así: parafraseando a Francisco Plaza, si no tienes por dónde echar lágrimas, lloras con las palabras.

máquina de escribirMás hipótesis: si no eres quien eres sino Francisco Plaza, por ejemplo –voz de locutor, imponente presencia, amistoso agitador–  resuelves maravillosamente, y pareciera que sin esfuerzo, el ejercicio de la Atlántida. Incluso apruebas con nota, demostrando que una broma puede convertirse en un reto y que esto puede transformarse en tres magníficas aproximaciones a la isla mítica. En las tres la sonrisa estaba asegurada, superada por el ingenio y una ambientación de primera. ¿Es que acaso en su anterior vida su talante fue el de un atlante?

Y si en lugar de ser tú fueras Alicia Gallego –y tendrías una mirada de agua, voz inquebrantable, palabra siempre amable, que no está nada mal– reivindicarías el epíteto para ensalzar la hermosa belleza, destacar la sonora música de las imágenes, acrecentar el miedo del embravecido mar… todo ello al servicio de “La ira de Poseidón”, su último relato cuyos pasajes libidinosos quedarán, felizmente, en la memoria de cada uno.

¿Y si en lugar de los anteriores te decides por ser Lourdes Chorro –véase uno de aquellos coloridos comecocos de papel de antaño, con múltiples respuestas y capas–?  Entonces nos presentarías, como lo hizo ayer, la angustia de unos padres víctimas del SMSL, uno de sus relatos donde morderse las uñas está permitido, incluso experimentar dentera y desazón como efectos secundarios de sus potentes metáforas. Mejor leer cuidadosamente las instrucciones antes de enfrentarse a uno de sus hallazgos.

Ahora bien, ya si eres Katherine Mansfield, estarías muerto pero nos hubieras dejado a todos boquiabiertos con “La mosca”, de 1922, un relato in media res que te agarra por las tripas y te deja sin ellas, con la sensación de que debajo de cada palabra hay una mosca oprimida.

“Si usted piensa que puede vivir sin escribir, no debe escribir”, decía Rainer Rilke. Nosotros simplemente no podemos siendo quienes somos.

Una escribiviente

Read Full Post »

“Echar un polvo”

Ayer en el relato de la Atlántida que se leyó, se incurría en una incongruencia temporal. Que me disculpe su autor, que después de una impecable narración en un tono de antigüedad, cerró el relato con un giro de los peregrinos, que no corresponde a la época del suceso. Se disculpa por el giro cómico que su utilización produjo en el relato.

Normalmente, esta sección se dedica a palabras, pero permítaseme que en esta ocasión haga una excepción y la dedique a esta expresión tan usada.

“La expresión “echar un polvo” es una manera popular y vulgar de hacer referencia a mantener relaciones sexuales, cuyo origen lo encontraremos en el doble sentido y la ironía que por el Siglo XVIII abundaba en España.

Según la fuente consultada nos encontramos con un origen distinto:

1) En el Siglo XVIII-XIX existía la costumbre de consumir tabaco rapé, un tipo de tabaco en polvo que se llevaba en coquetos estuches y que se introducía por la nariz aspirándolo con gran fuerza, lo que provocaba unos incontenibles estornudos. Este tabaco era tremendamente consumido por las élites, pero no era considerado de buena educación el hacerlo delante de otras personas, especialmente en reuniones.

Es por ello que se acostumbraba a abandonar la habitación o sala donde se encontraban reunidos para ir a otra a esnifar el tabaco. Pero cuando abandonaban la habitación donde se encontraban reunidos no solo consumían tabaco, sino que alguna que otra vez aprovechaban y mantenían furtivos y breves encuentros sexuales con otras personas de las allí presentes, y que con la misma excusa habían abandonado la estancia; originándose de esta manera el giro sexual para esta expresión.

2) La segunda teoría nos lleva a la fórmula litúrgica “Pulvis es et in pulverem reverteris” (“Polvo eres y al polvo volverás”) popularizada como “Del polvo venimos y en polvo nos convertiremos”; lo que unido al doble sentido de la época, hace que se interprete como el acto sexual, pues si venimos del polvo la ecuación está clara: origen=polvo=cópula.

Así pues, querido compañero, es difícil que dos peregrinos de la Atlántida utilizaran la expresión, aunque seguramente ya rondaba por sus cabezas.

Read Full Post »

Por Olga Torralbo

Entramos en diciembre haciendo un poco más nuestro el Biribó Teatro. La farola del centro señala con sus flechas de localización a todas partes, en esta ocasión ha sido hacia Lourdes con su relato La habitación del fondo, que nos ha adentrado en las profundidades de Nigeria a través de unas niñas, dejándonos disfrutar de la belleza de su lenguaje “… Y se quedaba tumbado junto a mí en silencio igual que un tigre que escucha el viento.”

            Biribó 2Siguiendo las flechas llegamos a Luis y a su relato enmarcado en la maldad, que nos mantuvo absorbidos en un cuento cuajado de misterios que nos pareció digno de convertirlo en novela “Su último dibujo está a punto de quedar terminado. Le ha dado mucho trabajo, pero a la doctora le va a impresionar, está convencido. Volverá a su despacho y lo dejará cerca del retrato de su hijo. Un niño precioso, con una sonrisa feliz. “

            La tercera flecha nos llevó a El arte de bailar el tango  de José, que nos hizo danzar entre sus líneas, embaucados con su música y sus silencios ” Hacer de los pasos del tango un arte es sencillamente un sueño, una quimera inalcanzable, el acoplamiento de la pareja, su conjunción, no es una cuestión física. ¡Si sólo fuera eso…! ¡Si no se tratara más que de aprenderse los movimientos y repetir los pasos…! En el tango, la conexión de los bailarines debe ser emocional, un sentimiento y ya me dirás, Silvia cómo puede lograrse tal cosa… ¿O no estamos hablando de bailar?

            Y a cinco minutos del final fue Paco quien directamente tiró la flecha  “La Atlántida  y El Olimpo se alzan en el Páramo del Olvido; están separadas entre sí por la distancia que recorre una  flecha lanzada por un arquero escita.” Del lenguaje elevado y las escenas ricas en sensaciones y sentimientos de la Atlántida nos hace descender bruscamente al polvo del camino, para acabar el jueves echando un polvo, entre risas.

Read Full Post »