Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 noviembre 2016

Por Alicia Gallego

Allá por el mes de Junio vino a visitarnos al Taller de Creación Literaria Isabel Cañelles, fundadora y directora de la Editorial Relee. Y no se presentó con las manos vacías sino con una invitación para participar en un proyecto. Se trataba de la publicación de un libro de relatos seleccionados entre los mejores enviados desde distintos talleres literarios, elaborados todos ellos bajo una consigna: ser cuentos incómodos.  De inmediato nuestros escritores se pusieron manos y mente a la obra para crear personajes e historias que generasen en el lector sensaciones incómodas. Cinco de ellos han logrado el premio de ver publicado su relato en el libro que se presentará el viernes próximo en la Librería Cervantes y Cía. de Madrid: Son Juan José Valle-Inclán, Jose Sáinz de la Maza, Diego de la Fuente, José Jesús García Rueda y Julio Rodríguez. Para conocerlos mejor les hemos hecho esta entrevista que presentaremos en dos partes:

Para empezar, una pregunta común: ¿Qué es lo que os parece realmente incómodo de vuestro relato?

dsc_0739Juanjo.- Todo, la historia tras el relato, el tema de la postguerra, las situaciones a las que se enfrentan los personajes, incluso hasta el punto de, ya no sólo padecer las consecuencias de la peor de las guerras, la civil, sino el hecho de perder la vida; el clima, los colores, el ambiente…En definitiva, hasta para el lector puede llegar a ser un relato incómodo.

dsc_0513Diego.-  Lo que me parece realmente incómodo de mi relato es la forma en la que está escrito y, por tanto, la forma en que lo percibe el lector. Las comas como única puntuación y las frases de la misma longitud lo vuelven monótono y,  en consecuencia, molesto. Supongo que también incomoda la dificultad de seguir el hilo al tratarse de pensamientos sueltos. Luego, el tema que trata también es molesto, pero no deja de ser un drama acuciado por una fatal casualidad.

m-pozo_34Jose.- Digamos que el poder en su versión más cotidiana, no el de las instituciones y grandes corporaciones, sino el que tenemos cerca de nosotros, a nuestro alrededor. Ese poder del día a día manejado de manera perversa puede resultar demoledor y humillante, sobre todo porque se mueve en silencio y se perpetúa de generación en generación, como si se diera por hecho. Y eso a pesar de que todos sabemos que existe y cómo se manifiesta.

img_3296José Jesús.- Para mí es complicado hablar de eso sin desvelar puntos importantes de la trama… Podría decir que el relato está plagado de pequeños detalles incómodos que se van sumando, descubriéndonos la turbulencia interna de ese protagonista que en todo parece tan normal, hasta que llega un punto en que todos esos detalles hacen masa crítica y estallan en violencia, de fogueo pero violencia, contra algunas de esas cosas que para la mayoría de nosotros son intocables.

img_5970Julio.-Lo incómodo es aquello que nos saca de nuestra zona de confort. Sin embargo en mi relato es quizás la zona de confort lo que para el personaje se convierte en incómodo. Fermín Delgado es un escritor exitoso que ha logrado la fama y el éxito pero que,  un buen día, siente que lo que una vez fue su pasión ahora se ha convertido en una rutina que acaba por asfixiarle. Vivimos persiguiendo sueños. Somos almas insaciables que anhelamos la felicidad para que, al encontrarla, todo vuelva de nuevo a la rutina, una realidad incómoda.

En la segunda pregunta que os haré quiero que me habléis de vuestros relatos:

2.-José Jesús, el personaje principal de tu relato “Selenitas por todas partes” dice sentir una especial  aversión por las películas de miedo en las que intervienen niños, ¿te ocurre a ti lo mismo?

  • Jeje… En mi caso aversión no, pero ya sabes, esa sensación de “mal rollo” sí, seguro. Esos personajes que son, o deberían ser, pura inocencia me descolocan completamente al más mínimo atisbo de que esa inocencia está corrompida, ya sea de manera consciente o inconsciente.

3.- Juanjo, en tu cuento “El Harapo” se respira una tensión que no nos abandona en ningún momento. ¿Te parece importante transmitir esa sensación?

  • Todo relato debe contener tensión de una forma o de otra, si no, sería algo plano, como leer la lección de Geografía. La tensión da pie a continuar leyendo, a querer saber lo que puede ocurrir después. En definitiva, la tensión es para mí, el alma de un relato. En “El Harapo” se respira tensión en todo, esa era mi intención, porque la tensión, al final, puede incluso convertirse en algo incómodo, ¿verdad?

4.-En tu cuento, Diego, el ambiente que recreas  es realmente opresivo, ese calor, esa espera. A ti te parece también que conseguir transmitir esa sensación es fundamental en tu relato?

  • En parte sí, porque el relato se titula “Bochorno” y pretendía que el texto tuviera coherencia con el título.

5.-Al igual que uno de los personajes de tu relato “A través de mis libros” ¿crees, Julio, que se puede reconocer a un escritor por lo que escribe?

  • Cada uno de los personajes de una obra siempre tienen algo del que los crea. En mi caso, me gusta hacerlo sobre cosas que no necesariamente he sentido o he vivido. Me gusta, a través de mis relatos, vivir otras emociones, imaginarme situaciones que no he experimentado. Yo soy ese puzzle de historias que me persiguen y me obsesionan, que me divierten y me apasionan.

6.-Y tú, Jose, ¿qué sensaciones has pretendido generar en el lector con “Hagamos un trato”?

  • Me gustaría haber logrado que el lector `sintiese´ con los personajes, especialmente con los femeninos. Que de algún modo haya sentido sus temores, su indecisión, sus limitaciones, y  en definitiva, su sumisión a un poder de puertas para adentro. Respecto a los personajes masculinos, el jefe actual, el anterior y el marido de una de las mujeres, son personajes dominadores o potencialmente dominadores sobre los que también querría que se percibiese la fuerza, a pesar de que algunos de ellos no están físicamente presentes en el relato.

Continuará en una nueva entrada…

Anuncios

Read Full Post »

El pasado mes de junio recibimos en el Taller de creación literaria de la Asociación Primaduroverales la visita de Isabel Cañelles y César Sánchez, autor de la novela De vicio. Isabel nos habló de la editorial Relee, de la que es fundadora y directora, y nos contó su idea de descubrir y publicar a escritores que procedan de los talleres literarios. Una de las maneras que tenía en mente para articular este acercamiento de los lectores a los escritores de los talleres literarios era la publicación de un libro con una selección de relatos que deberían pasar primero una rigurosa selección en cada taller, y después, una última selección en la editorial. Fruto de esa idea ha nacido la quinta publicación de Relee, que se presentará en la Librería Cervantes y Cía. el próximo viernes 2 de Diciembre, a las 19:30h.

 La excelente noticia para nuestro Taller es que en este libro estarán representados cinco de nuestros compañeros.

  • José Jesús García Rueda con Selenitas por todas partes.
  • José Sainz de la Maza con Hagamos un trato.
  • Diego de la Fuente con Bochorno.
  • Juan José Valle-Inclán con El harapo.
  • Julio Rodríguez Díaz con A través de mis libros.

Para nosotros es un orgullo contar con esta representación en la antología de relatos de Relee que, con el título, Incómodos, antología de relatos, nace con la vocación de hacer levantar del sofá al lector para que abra la puerta a los rincones más oscuros y desconocidos de su mente. Al mismo tiempo nos da una idea de las posibilidades que ofrece participar en un Taller de Creación Literaria como el nuestro, en el que siempre estamos deseosos de aceptar a nuevos compañeros.

Desde estas páginas queremos desear suerte a todos los autores participantes en la antología y a la editorial Relee en la presentación de esta antología tan novedosa. Nos vemos el viernes.

incomodos-antologia-de-relatos

Read Full Post »

Por Luis Marín

En una tarde de otoño de verdad, con las gotas golpeando en la tela del paraguas, me acerqué a la sede de la asociación GUINDOSTAN, en el barrio de la Guindalera de Madrid. Me habían dicho que dos compañeros de nuestra asociación habían sido designados como finalistas para el certamen de relatos de este año. Empujé la puerta metálica que da a la calle y tímidamente metí la cabeza hasta que pude descubrirlos. Había llegado a mi destino.

foto-11Era un local modesto, con las paredes pintadas de blanco, algunos dibujos y acuarelas colgados en la pared, y varias filas de sillas. Había gente en la entrada charlando, junto a unos ejemplares que después descubrí que correspondían a la publicación de los relatos finalista de este año y los del año pasado.

Al reunirme con José y Vicente, me fijé con más detalle en los dibujos de la pared. Me resultaron familiares y algo me dijo que íbamos a pasar un rato agradable. Ya conocéis  el protocolo. Presentación del acto, comentarios, y por fin lectura y presentación de los ocho finalistas a los que les han publicado los relatos, para obsequiarles con un coqueto ejemplar.

Yo iba contando con los dedos. Me faltaban dos y los nombres de mis amigos no se habían pronunciado. Comprendí entonces el significado de los dibujos colgados en la pared.

foto-13“Segundo premio para Vicente Moreno con el relato Vendrán días mejores” Sí, la de una ama de casa que ante la perplejidad de su familia se convierte en japonesa en un mañana de fin de semana.

Y por fin, “primer premio para José Sainz de la Maza con el relato El camisón de flores amarillas”. Ese relato fue leído en clase y a alguno de nosotros se le quedó bien grabado en la memoria.

foto-10No sabía si aplaudir o hacer fotos. Hubo un momento que el teléfono floto en el aire queriendo desprenderse de mí, pero lo conseguí cazar.

¿Queréis creer que me sentí orgulloso? Dos compañeros, dos amigos con los que comparto taller y cervezas cada jueves premiados en un concurso con sus relatos.

El ganador fue invitado a leer su relato en el improvisado escenario y tras los agradecimientos y la dedicatoria a Julio que tantas veces le ha señalado ese como uno de sus relatos favoritos procedió a la lectura, pausada, como siempre las hace Jose, con ese ritmo cadencioso que hace que las palabras recorran todo el cuerpo y que finalizó con una cerrada ovación.

El obligado ágape que transportaron desde la parte trasera del escenario y la conversación con la gente de la asociación.

Su asociación tiene cuatro años de edad y setenta y algún socio. Con sus cuotas mensuales mantienen el alquiler del local y todas las diversas actividades que realizan y que comparten, de forma gratuita casi todas, con los vecinos del barrio. Teatro, literatura, taller de bicicletas, consumo, visitas y un largo etcétera. Y desde el año pasado este concurso. Se sienten orgullosos de haber conseguido en su segundo año una participación de treinta y nueve concursantes y reconocen que no podrían hacer frente a un número mayor de participantes.

dibujo-11Ellos lo hacen todo, editan, ilustran preparan los actos. ¿A que os suena? Fue una bonita tarde, donde compartimos inquietudes y preocupaciones e iniciamos una relación que esperemos mantener en el futuro.

He llegado a casa y me he puesto a hojear los libritos que he comprado. Cuál no habrá sido mi sorpresa al descubrir entre los ocho finalistas de esta edición a Santiago Eximeno el ganador de nuestro concurso Madrid Sky del año 2015.

Pero ahora que abro la edición del año pasado, veo nombres que me resultan muy cercanos. Me tiemblan los dedos cuando escribo que las finalistas del año 2015 fueron Blanca Armenteros y María Sánchez Robles. Pero continúo leyendo y encuentro, entre los autores de relatos seleccionados a Mercedes Lázaro y Carmen Soteres. Es tan tarde que no sé si estaré soñando. Mañana con más calma repasaré los relatos no me vaya a equivocar.

Muchas gracias a todos por hacer que el nombre del taller y de la asociación circulen por esos mundos literarios y, por supuesto, muchísimas felicidades a todos.

Read Full Post »

Por José Sainz de la Maza

Hacía frío la tarde de ayer. En el taller teníamos que someter a análisis dos relatos que contaban con numerosos elementos en común, “Quien quiera que hubiera dormido en esta cama” de Raymond Carver y “Las nieves del Kilimanjaro” de Ernest Hemingway.

Acudió a la clase menos gente de la habitual, tal vez por el frío o porque a los análisis de obras suelen faltar algunos compañeros más que otros días o simplemente por casualidad. El caso es que fuimos menos y que, además, no aparecieron los encargados de tratar particularmente la “estructura” de los cuentos, nada menos que la “estructura” y precisamente en estos dos relatos. Menos mal que estaba Pura, cuyo nombre, creo yo que no por casualidad, rima con estructura.

Decía al principio que esas dos obras resultaron contar con muchas similitudes. Fueron escritas por autores americanos del siglo XX, los personajes principales son un hombre y una mujer que conviven juntos y las dos presentan en sus argumentos una atención especial por la muerte. Además, ambos textos se mueven en dos planos de tiempo que afectan de manera decisiva a sus respectivas estructuras. Hay un tiempo de los acontecimientos centrales que ocupa solamente unas horas (en los dos casos menos de un día) con una fortísima presencia del diálogo y también un tiempo invocado o recordado, más o menos lejano, que aparece intercalado entre los diálogos e influye decisivamente sobre los acontecimientos que se desarrollan en la trama principal.

cama2Como consecuencia de esa importancia de lo pasado se llegó a la conclusión, no sin dimes y diretes, de que la estructura de los dos textos era un “media res” como la copa de un pino. Y esta fue otra semejanza entre los cuentos, igual que la fuerte presencia de símbolos. Destacamos como hilos de trama en el texto de Carver la cama con sus sábanas revueltas, el importuno teléfono, la atmósfera cargada de humo, los sueños que se cuentan o no se cuentan y el miedo a la muerte, así como la actitud a seguir frente a la vida, cuando ésta sólo resulta posible si se está conectado a un respirador u otro aparato similar. Incomunicación de la pareja, personajes grises que recuerdan a los cuadros de Hooper y final entre abierto y abiertísimo, fueron otros de los temas sugeridos.

kilimanjaroEl relato de Hemingway remite a espacios más amplios que un dormitorio, aunque también en ese África de enormes horizontes el cuento nos ciñe especialmente al interior de una tienda de lona, que imaginamos portátil y desmontable. Aquí vemos a un escritor en el tramo final de su vida, desengañado y amargado, no sé si también arrepentido, por lo que pudo haber escrito y no lo hizo. Revive en el texto los sucesos que sabe que ya no escribirá, manejando para ello el autor distintos narradores, tonos y voces. Y otra vez la muerte, solo que en “Las nieves del Kilimanjaro” se convierte en un personaje más que no sólo se siente o se intuye, sino que también se mueve, discurre por el espacio y se posiciona junto al protagonista o sobre él.

Queda por recordar una semejanza más entre los cuentos, o al menos entre los cuentos que manejamos en la clase: las malas traducciones. Lo que en el libro de uno figuraba en segunda persona, aparecía en los folios de otro en tercera; donde decía “huele” en el cuento de uno, se trocaba milagrosamente en “duele” en el del otro, donde aquí acababa una frase, allí se alargaba con cuatro o cinco palabras de más. Al final, cabreados con tanto error en las traducciones nos fuimos a ahogar nuestras penas en el bar de nuestro insigne camarero que llama Champions Ligue a las jarras de cerveza.

Read Full Post »

Hemingway en Madrid

Esta tarde en el taller literario vamos a analizar “Las Nieves del Kilimanjaro”. Es, por tanto, una excelente ocasión para incluir una reseña sobre Ernest Hemingway (Oak Park, Illinois, 21 de julio de 1899 – Ketchum, Idaho, 2 de julio de 1961), quien ganó el Pulitzer en 1953 por ‘El viejo y el mar’ y al año siguiente el Nobel de Literatura.

Teniendo en cuenta quién fue y lo que ha supuesto, entre otras cosas, para la literatura y el periodismo, no parece que aquí quepa una crónica más sobre el personaje, ya que existen océanos de información sobre su vida, su obra y sus aventuras.

hem-iEntonces, y dado que este taller está situado en Madrid, nos decantamos por recordar algunas de sus andanzas por esta ciudad y, también, algunos recuerdos que por aquí se conservan. Para ello vamos a citar (solo) algunos de los lugares (bares, hoteles y otros) con los que tuvo relación y que sirvieron de escenarios o argumentos para algunas de sus obras.

Restaurante Botín. (Cuchilleros, 17). El escritor era un cliente asiduo. Una de sus novelas, “Fiesta (The Sun Also Rises)”, acaba con una escena en este comedor.

hem-iiBar Chicote. (Gran Vía, 12). Hemingway citaba bar como un símbolo del afecto que sentía por España. Una de las escenas de su obra teatral “La quinta columna” se desarrolla en este bar, que ha sido refugio de todos los artistas y las estrellas que han pasado por Madrid.

Hotel Gran Vía. (Gran Vía, 12). Este antiguo hotel (hoy parte de una cadena), como otros muchos lugares, presume de que Hemingway pasó por allí. En su relato “La noche antes de la batalla” hizo referencias al establecimiento, así como también en “La quinta columna”.

Cuartel General de las Brigadas Internacionales. (Velázquez, 63). Allí entabló amistades con las Brigadas Internacionales, compuestas por voluntarios de todo el mundo que lucharon en defensa de la República durante la Guerra Civil. El personaje Robert Jordan (Por quién doblan las campanas) se acomodaba en este cuartel. Hoy el antiguo cuartel es un edificio civil.

Hotel Palace. (Plaza de las Cortes, 7). También tuvo cabida en las páginas de Hemingway. En “Fiesta (The Sun Also Rises)”, Jake y Brett están de acuerdo en que no hay nada comparable a la “maravillosa gentileza con la que te atienden en el bar de un gran hotel”.

Cervecería Alemana. (Plaza de Santa Ana, 6). Era uno de los bares favoritos del escritor. En la calle del Príncipe, a unos metros de la plaza, se encontraba el extinto Bar Álvarez, citado en su libro “Muerte en la tarde”.

hem-iii

Plaza de toros de Las Ventas. (Alcalá, 237). Citada en “Muerte en la tarde”, un clásico de la literatura taurina. Hemingway era un auténtico enamorado de la tauromaquia. En los años cincuenta siguió asistiendo a las corridas de toros con sus grandes amigos Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez.

Esta es solo una muestra de la relación del escritor y periodista con Madrid, de los lugares que frecuentaba y de cómo esos lugares tuvieron su protagonismo en algunas de sus creaciones.

(*) Se han utilizados para esta crónica diversas fuentes para la documentación, así como un artículo especifico del diario el País al hilo del cincuenta aniversario de su muerte (julio de 2011)

Read Full Post »

Raymond Carver nació en Oregón en 1938 y falleció en el estado de Washington en 1988, a los 50 años de edad.  Trabajó en ocupaciones ocasionales y durante casi toda su vida arrastró problemas con el alcohol. Publicó varios libros de relatos en los que los personajes son reflejo de la vida del autor: desempleados, alcohólicos, divorciados tormentosos, gente común que sufre en silencio y que se consideran perdedores. Su estilo es directo, escueto, sin adornos literarios, y sin embargo consigue impresionar con sus relatos. Los críticos asociarán sus escritos al minimalismo y le considerarán el padre de la citada corriente del realismo sucio. En la época de su muerte Carver era considerado un escritor de moda, un icono que América “no podría darse el lujo de perder”, según Richar Gottlieb, entonces editor de New Yorker. Sin duda era su mejor cuentista, quizá el mejor del siglo junto a Chéjov, en palabras del escritor chileno Roberto Bolaño. Se había casado por segunda vez, había resuelto sus problemas con el alcohol y había rehecho su vida cuando un cáncer de pulmón le provocó la muerte. Mañana analizaremos en el Taller Literario de la Asociación Primaduroverales su relato Quienquiera que hubiera dormido en esta cama, incluido en el libro Las tres rosas amarillas.

carver

Read Full Post »

Entrevista de Virginia García Calzado

Juan, tienes mucho acento manchego a pesar del tiempo que llevas en Madrid. ¿Cuánto hace que llegaste desde la Mancha?

  • Llegué en el año 1976, pero durante estos cuarenta años, he seguido muy vinculado a mi pueblo, yendo, al menos, un par de veces al mes. Esa es la razón por la que mantengo mi acento y mi vocabulario manchego. Por otra parte, el hecho de que Mari Ángeles sea también infanteña, en mi casa hablamos como si estuviéramos allí, mis hijos presumen de ser “bilingües”.

juan-1Eres miembro de la Orden Literaria Francisco de Quevedo ¿tienes alguna actividad más en tu pueblo?

  • Sí, soy colaborador del periódico local Balcón de Infantes desde el año 1992. Actualmente tengo una sección fija de Coplillas, donde cada mes me explayo con temas del pueblo o de actualidad general.

¿Qué significa la Orden Literaria Francisco de Quevedo para un pueblo como Villanueva de los Infantes?

  • Significa mucho. Francisco de Quevedo, murió y fue enterrado en Villanueva de los Infantes en el año 1645, desde entonces el pueblo se ha sentido ligado al insigne escritor, honrando su memoria con innumerables actos, sobre todo en los aniversarios de los momentos más importantes de su vida y de su obra. Fue en el año 1981 cuando un grupo de infanteños,  amantes de la historia y de la cultura, encabezados por el alcalde de turno, fundaron la Orden Literaria Francisco de Quevedo. Con ella nació su principal acto: el Certamen Literario Internacional que anualmente se hace al uso y costumbres del Siglo de Oro. Es patrocinado por el Muy Ilustre Ayuntamiento y por su calidad y nivel de exigencia, goza de un gran prestigio, siendo el acontecimiento cultural más vistoso y atractivo de las fiestas patronales.

Todos los escritores tienen su método para escribir, buscan su lugar apartado, su momento del día ¿Cuál es el tuyo?

  • Normalmente me pongo al ordenador a partir de las 11 de la mañana, alternando la escritura con el repaso de las partituras, el día que tengo ensayo del coro. Casi siempre, la inspiración para nuevos relatos me viene en la cama. Con frecuencia, me desvelo y aprovecho el silencio de la noche para darle vueltas a la cabeza, a veces salta la chispa y ya tengo tajo para continuar al día siguiente.

¿Los personajes de tus relatos te los han inspirado personas reales?

  • La mayoría sí. Casi todos los relatos los hago pensando en alguien que he conocido a lo largo de mi vida, incluido sus circunstancias; pero ya he aprendido que esto, no siempre da buen resultado. Tengo que conseguir elevar al plano del relato, esas historias semirreales que por muy bien que las cuente, no despegan del suelo.

Juan Santos. Entrevista completa

Read Full Post »

Older Posts »