Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 mayo 2017

Por Virginia García Calzado

Nuestros escritores del taller no sólo sienten pasión por escribir, algunos también tienen afición por el teatro. Con la misma facilidad con la que escriben, interpretan en un teatro a grandes dramaturgos introduciendo escenas novedosas escritas por el propio escritor/actor.

A finales de mayo se representó en Madrid la función de graduación de la Escuela Municipal de Arte Drámatico, en la que intervino nuestro compañero del taller “Primaduroverales”, Francisco Plaza.

Paco Plaza en escena

No crean que los actores/alumnos se atrevieron con cualquier texto dramático. Nada más y nada menos que nos deleitaron con “Angelitos”, una pieza de Rodrigo García que bordaron a pesar de su original y complicada puesta en escena. Un dramaturgo que no conocía, pero que recomiendo y al que he descubierto gracias a la Escuela Municipal.

La obra me pareció rompedora, crítica y con una temática totalmente actual: las relaciones paterno/materno/filiales, por un lado, y la infancia/madurez por otro. Los personajes pasaban de ser niños a ser imitadores y críticos de unos padres viciados y abandonados, padres de unos hijos que no deseaban y que ridiculizaban de forma exagerada, sin consideración ni respeto. Todo ello aderezado con un humor en muchas ocasiones ácido y despreciativo hacia el sistema educativo y la vida familiar, y con un fondo tan transgresor e innovador que me hizo pensar que la obra de Rodrigo García sería más difícil de leer que de interpretar.

La obra me pareció un caos para denunciar la responsabilidad, la madurez, la enfermedad, ridiculizar el nacimiento, el matrimonio, los estereotipos. Fue una rebelión de unos niños contra el conformismo y lo establecido, niños que al final, en su madurez, añoran de nuevo ser niños para no sufrir los avatares de la vida adulta. Como se escribió en el folleto de presentación  “hemos desmembrado, eviscerado, desmigajado y pasado por nuestro particular filtro el atemporal “leit motiv” para ofreceros el concentrado más auténtico, resultante de la incorporación al aparato de nuestras diversas personalidades y vivencias”.

Una obra compleja, que nuestro compañero y el resto del reparto interpretaron “caóticamente y ordenadamente”, guiados por unos profesores orgullosos de “su equipo”.

Pasé un rato estupendo con vosotros, ¡Bravo!

Virginia García Calzado

Anuncios

Read Full Post »

El portal literario Diversidad Literaria http://www.diversidadliteraria.com ha fallado el VI Concurso de Microrrelatos “Pluma, tinta y papel”. 

En este certamen nuestra compañera María Jesús Ainaga ha conseguido que su relato titulado Contigo sea seleccionado para publicación en la antología de relatos premiados que editará Diversidad Literaria. Sin duda un reconocimiento más para los miembros de nuestra asociación y para María Jesús Ainaga, que además de escritora es una gran amante de la naturaleza. Enhorabuena, María Jesús.

“Contigo”

Ya sin ti, aunque contigo.

Siempre recordando lo que decías y suponiendo lo que habrías hecho.

Y doliéndome.

Y queriendo que estés orgulloso.

Y sonriendo al presente… que es lo único que es.

Aunque sin ti, ya siempre contigo.

Read Full Post »

 

Por Luis Marín

Si caminas desde el inicio, en la parte sur de la avenida Unter den Linden, hacia la puerta de Brandemburgo, a los pocos metros del Museo de Historia Alemán, y después de pasar el pequeño edificio neoclásico de la Nueva Guardia con su pórtico de columnas dóricas, se llega a la fachada de la Universidad Humboldt en Berlín.

DSC_6619Justo en frente se encuentra la Bebelplatz, flanqueada por la Staatsoper Unter den Linden (antigua ópera de la ciudad hoy inmersa en obras de rehabilitación) y unas de las dependencias de la Universidad. Cerrando la plaza la Catedral de Santa Eduvigis del sigrlo XVIII (reconstruida entre los años 1952 y 1963), con sus cúpulas verdosas.

La plaza recibe el nombre de August Bebel, líder fundamental del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) en el siglo XIX.

Aparte de los edificios, es tristemente famosa por la quema de libros que se llevó a cabo el 10 de mayo de 1933 por miembros de las camisas pardas y las Juventudes Hitlerianas instigados por el ministro de propaganda Goebbels. Se quemaron alrededor de veinte mil ejemplares, incluyendo obras de Karl Marx.

Existe una placa conmemorativa  al lado de una pieza de cristal sobre el suelo de la plaza por la que se pueden observar estantes de libros vacíos en el subsuelo. En la placa una cita del autor Heinrich Heine que dice: “Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen.” (Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas.)

Todos los años, los estudiantes de la universidad celebran una fiesta conmemorativa en la fecha de la quema, montando un mercadillo de libros.

Luis      Luis Marín, primaduroveral

Read Full Post »

Por Carlos Cerdán

A punto de terminar con los cuentos sobre el 2056 pasamos al siguiente ejercicio: “La levedad”. Narrar historias con una mirada indirecta, desviada como a través de un espejo. En la tarde de ayer tuvimos tres relatos.

Robot 01El primero “Otro día de trabajo” de Aitor, corresponde al 2056, donde narra el último día de emisión de un informativo en directo realizado por personas para ser sustituido por máquinas. Con excelente ritmo nos transmite la tensión que genera un programa de esas características.

Seguimos con “La cómoda” de Juan; una emotiva historia que consigue el objetivo de narrar a través de las imágenes de un espejo.

Y el último fue de Flor “Paterfamilias” un ejercicio de varias voces, corregido, sobre las vicisitudes de una familia que se niega a trasladarse de su ciudad cuando al padre de ofrecen un trabajo fuera. Consigue Flor, con aparente facilidad, que se distingan sin problema cada una de las voces de sus protagonistas.

jinete del cuboY después pasamos a leer un cuento de Kafka “El jinete del cubo” y la reflexión que hace Italo Calvino de él referido a la levedad. Tema que dará para sucesivos debates según vayamos avanzando con nuestros relatos. Porque, si bien, el concepto parece claro llevarlo a la práctica no parece tan sencillo.

Ánimo y a ser leves.

Read Full Post »

Ernesto Ortega es un especialista en el género del microrrelato y un viejo amigo de PRIMADUROVERALES. Una vez más ha sido finalista del concurso Relatos en Cadena, organizado por la cadena SER y Escuela de Escritores. Esta vez ha sido ganador semanal y ha pasado a la final del mes de mayo. Puedes votar por tu relato favorito en: http://escueladeescritores.com/concurso-votacion-rec/

Volver a empezar

El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. La vegetación se ha ido extendiendo por el asfalto hasta sepultar por completo la Quinta Avenida y el Madison Square Garden. Ahora los animales campan a sus anchas por Central Park, mientras ellos pasean de la mano, completamente desnudos, sin ningún pudor, bajo la sombra de los árboles. Nunca han sido tan felices. Al fondo, como últimos vestigios del pasado, las siluetas de los rascacielos medio derruidos alertan de la historia. Por eso, cuando esa maldita serpiente vuelve aparecer bajo sus pies, ella, sin temor alguno, la coge con sus propias manos y la parte en dos.

Ernesto Ortega en el blog La toalla del boxeador: Muy feliz de volver a aparecer por el Concurso “Relatos en Cadena” de la Ser. Hubo un poquitín de emoción (y de suerte) y logré pasar a la final mensual. Aquí podéis votar por el relato que más os guste del mes de abril, en la web de la escuela de escritores, donde además de “Volver a empezar”, también están “Evolución natural”, de Javier Regalado, “Por mí y por todos mis compañeros!”, de mi buen amigo Manuel Menéndez y “Al siguiente intento”, de Álvaro Abad.

Read Full Post »

Una vez finalizado el plazo de recepción de relatos del “IV PREMIO LITERARIOS DE CUENTO CORTO MADRID SKY”, podemos informar con orgullo de que se ha establecido un nuevo récord en cuanto al número de relatos recibidos, así como en la lista de países donde tenemos seguidores.

Estadísticas de relatos recibidos: Total de relatos recibidos: 363 de los que la mayoría (299 relatos) obviamente viene de España. El resto se distribuye de la siguiente forma:

Argentina 15, México 14, Colombia 7, Venezuela 7, Cuba 6, Guatemala 3, Chile 2, El Salvador 2, Italia 2, Uruguay 2, Bolivia 1, Brasil 1, Estados Unidos 1, Grecia 1.

Desde Primaduroverales agradecemos a todos la participación y les animamos a seguir concurriendo en futuras ediciones del concurso.

Read Full Post »

Por María Jesús Ainaga

Siete han sido los relatos leídos en esta especial tarde de Mayo. Especial porque hemos batido un récord en el número de lecturas. Especial porque Luis estuvo en Berlín, José en una cata de cerveza y Flor y Vicente en el desierto de las Bárdenas. Especial porque todos queremos abrazar a María. Y especial porque… ¡va a ser mi primera crónica!

Empezamos con Carlos Valle-Inclán que, con su “Sin título”, nos encogió el corazón y los pulmones al llevarnos a una lúgubre y tormentosa cena familiar en 2056. Y pudimos sentir perfectamente “ese nudo en el estómago que no cesa”… haciéndonos toser.

Adan y EvaContinuamos con otro Carlos, Cerdán, que nos hizo reír abiertamente con su “Conflicto en el paraíso” inspirado en un pensamiento de E. Galeano, siempre tan polémico: ¿Y si Eva no tentó a Adán? ¿Y si fue él quien, libremente, decidió? “¿Quién quiere vivir eternamente solo en un paraíso, pudiendo estar con ella?”.

Luego María Sánchez nos deleitó con “La otra vida”, también ambientada en 2056. La pesadez de la diminuta y dramática vida de Irene, abocada a la soledad y sin futuro, contrasta magistralmente con la vida ficticia que ella crea en forma de relatos para sus dos hijos. Para que ellos sepan lo que fue el mar y sientan la levedad de la esperanza. Aunque ello la lleve a “sostener el mar de sus ojos”.

caperucitaSeguimos con el “Érase una vez” de Yolanda López, que nos mantiene en 2056 con un abuelo que, desde la Tierra, quiere contarle Caperucita Roja a su nieta que está en la Estación espacial. Ella, preadolescente, inquieta y preguntona, nos hizo sonreír: “Jo, por qué es la madre la que hizo la capa, por qué no fue el padre?”. Ella, niña al fin, nos inundó de ternura: “¿Te parezco guapa, abu?”.

Con Alicia Gallego y su “Amor sintético”, sentimos pena por Sarah que, antes que sufrir otro abandono, prefiere aferrarse a Talos, un androide con problemas de conducta. “Tú nunca vas a dejarme, ¿verdad?. Talos cierra los ojos y sonríe”.

TeletransportadorEn este prolífico año 2056, Diego Rinoski nos regala también una divertidísima situación familiar en la que el abuelo cumple 114 años y le regalan “El Teletransportador de materia”. “…lo sé desde el principio, pero hago como que no me entero, así todos contentos”. Él sólo quería desayunar en París, a orillas del Sena… aunque terminó en un sitio algo más fresco.

El colofón lo pone Fermín Caballero con su ambientación de una prisión en Julio de 2056. Casi todos los sentidos entran en juego visceralmente en su “Ladrón de sueños”. Vista, oído, olfato, gusto… y el tacto de mezclar lo real y lo onírico con angustia y desesperación. “Sabes que las balas se acercan, hueles la pólvora, chupas fuertemente el cigarro. Te arrepientes de haber nacido. Y al despegar los párpados,…” .

Esta especial tarde de Taller, bien se merece un resumen especial como, por ejemplo:…

Érase una vez, en la otra vida, que conseguí que me regalasen un teletransportador de materia y así llegué al paraíso. Y, aunque un hubo algún conflicto en el paraíso, pude encontrar un amor sintético que me ilusionó y protegió de miedos arraigados. Lamentablemente, era la otra vida y, llegó un ladrón de sueños que, tras robarme, me dejó… sin título.

 

Read Full Post »

Older Posts »