Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 junio 2017

Muchos en el grupo teníamos la sensación de que este año el compromiso era mayor, de que no podíamos fallar. Con los finalistas siempre ha sido así. Algunos vienen de lejos y la mayoría se van con las manos vacías, por eso tenemos la obligación de ofrecerles un acto literario en el que ellos y sus relatos sean los protagonistas. Claro que nos gustaría ofrecerles también un premio en metálico, pero no tenemos presupuesto para ello y por eso tenemos que volcar todo nuestro cariño, nuestra ilusión y nuestro trabajo en un acto en el que los autores obtengan el reconocimiento por su esfuerzo creativo. Pero este año, quizás por la existencia de los patrocinadores, sentíamos que el compromiso era mayor. El respaldo de unos patrocinadores ha elevado mucho la exigencia. Ya no éramos solo nosotros, sino que habíamos adquirido una responsabilidad ante personas que han confiado en nosotros. No  podíamos fallar y, creo, que no hemos fallado.

El apoyo de bodegas Sameirás, de La Rebujita y de academia Heisenberg, ha sido un estímulo, pero el entusiasmo y la ilusión que ha demostrado el editor de la revista Vinos y caminos, Antón Alonso Suárez, patrocinador del primer premio, sin duda una pieza clave en el éxito de esta cuarta edición, nos estimula a seguir convocando el certamen un año más. Mientras, durante este año, en nuestro Taller de Creación Literaria, una parte del grupo seguiremos con nuestros relatos y comentarios “Primaverales”, y la otra parte con sus escritos “Duros”, pero juntos, tan PrimaDUROverales como hasta hoy, caminaremos rumbo a la quinta edición de nuestro certamen Madrid Sky.

Nosotros también tenemos nuestro premio. Nos llevamos el cariño de los participantes y de los finalistas. Nos quedamos con sus palabras de agradecimiento. Nos quedamos con el hecho de haber conocido a unos escritores y unas personas que amplían nuestro círculo de amigos de la literatura. Todo el esfuerzo en la organización del certamen se sintetiza en el momento de la entrega de premios, en concreto en el momento en que Antón Alonso entregó el primer premio y nuestra admiración a María Posadillo Marín. Nosotros nos quedamos con un relato que recordaremos siempre y que pasará a ser un elemento clave en la literatura de Primaduroverales: el relato ganador, Tal vez mañana, de María Posadillo, que compartimos a continuación.

Tal vez mañana

María Posadillo Marín
Relato ganador del IV certamen Madrid Sky

 No acostumbro a entrar si no hay clientes. Así puedo pasear tranquila por la tienda mientras el propietario atiende a los otros compradores. Escuchar el murmullo de su voz en la distancia me permite moverme sin el sobresalto de descubrir el reflejo de su ojo de cristal destellando en cualquier vitrina.

En medio de la penumbra observo los extraños objetos expuestos en los estantes: pirámides de tres lados, minerales pulidos, pequeños frascos llenos de turbios contenidos. Nada reclama mi atención de manera especial. Sin embargo, estoy segura de que el impulso que me ha conducido hasta este lugar tiene una razón de ser; lo percibo en el aroma a incienso que lo llena todo. Una atmósfera hipnótica me anuda las muñecas con unas cuerdas invisibles que me retienen. Echo un vistazo a mi alrededor; todos parecen seguros de lo que desean adquirir. (más…)

Read Full Post »

Por Francisco Plaza

No es que tenga mucho que ver la película de Blake Edwards con la entrega de premios del IV certamen de relato corto Madrid Sky,  pero su título parafraseado encaja bien para encabezar esta crónica. Viene al pelo porque disfrutamos del delicioso Ribeiro SAMEIRÁS que aportó uno de los patrocinadores y gozamos de las rosas literarias que fueron los diez cuentos finalistas de este concurso.

Fue una tarde muy agradable entre amigos, que aman la literatura, en el salón de actos del Centro Abogados de Atocha. El lugar: cómodo, amplio, fresquito. Los finalistas: abiertos, distinguidos, cordiales. Los invitados: educados, atentos, agradecidos. Los patrocinadores: generosos, locuaces, comprometidos. El jurado: comunicativo,  imparcial, objetivo. Los presentadores: simpáticos, ocurrentes y, ¿por qué no decirlo?, guapetones (¡ejem! No metamos en este saco al señor de barbas que habló primero y que ha escrito esta crónica).

Pero lo mejor de la tarde fueron los diez relatos finalistas.

Con “Ella”,de Lola Sanabria García, vivimos la añoranza de los tiempos pasados. Con “D.F. Wall” de Inocencio Javier Hernández nos sumergimos en el Mexico duro de vagabundos y espaldas mojadas. Con “La posada al final de la tierra”, de  Jesús Gella Yago, nos estremecimos al ver rondar a la parca alrededor de un desaprensivo. Con “Silenciosos y lejanos”, de José Quesada Moreno, nos dimos cuenta de lo dura que puede ser la falta de comunicación entre un padre y su hijo. Con “Tal vez mañana”, de María Posadillo Marín, sentimos la congoja que supone la separación definitiva de dos enamorados. Con “Mal genio” de Alberto Porras Echavarría, sonreímos gracias a unas “Aladinas” actualizadas. Con “Por Sonsoles, a mi manera”, de Alberto Ramos Díaz, comprobamos a donde nos puede llevar el compromiso con nuestro ser más querido. Con “Flores mustias”, de Marina Aparicio Arribas, fuimos capaces de percibir los olores que permiten a un ciego observar con más profundidad que los videntes. Con “La visita”, de Daniel Calles Sánchez, nos divertimos gracias a su humor negro e irreverente. Con “Neones rosas”, de Francisco de Paz Tante, nos compadecimos de un triste protagonista maltratado por la vida hasta el punto de tener que renunciar a su dignidad.

Nos hubiera gustado poder premiar a todos ellos, por la calidad de los cuentos, y por la amabilidad y categoría de sus autores, pero lamentablemente el presupuesto no da para tanto. Salvador Pozo, representando a La Rebujita, entregó el tercer premio a Marina Aparicio por “Flores mustias”. Sergio Torres Alonso, representando a la academia Heisenberg  entregó el segundo premio a Jesús Gella por “La posada al final de la tierra” y Antón Alonso, en representación de Vinos y Caminos, entregó el primer premio a María Posadillo por “Tal vez mañana”.

No puedo resistirme a hacer un juego con los títulos de los finalistas:

Tal vez mañana, en la posada al final de la tierra, ella abandone el mal genio aunque las flores mustias nos recuerden que la visita se fue hace mucho tiempo,  que nos dejó silenciosos y lejanos. Mañana volveremos a ser alegres, lo seré por ella, por Sonsoles, a mi manera; volveremos a bailar bajo los neones rosas. (Esto no lo dijo D.F. Wall).

¡Ah! Bueno, y el autocar, ¡vaya autocar! Vamos a tomar un vinito aquí al lado, pero para no pasar calor por el camino nos vamos a ir en autocar. ¡Toma ya! ¿Hacen esto en el premio Planeta? Ni se les ocurre. Lo que no voy a decir aquí es que en autocar se tardó más que si hubiéramos ido andando gracias a los oportunos alardes de los responsables de asfaltado de este, nuestro querido Ayuntamiento.

Read Full Post »

Ayer, 22 de junio, se celebró en Madrid la entrega de premios del IV Certamen Literario Madrid Sky. Fue un acto emotivo en el que la ganadora fue la literatura, y los protagonistas fueron una vez más los autores finalistas y sus relatos. Un acto que sirvió para seguir consolidando el certamen Madrid SKY poco a poco.

D. Antón Alonso Suarez, en nombre de la revista digital Vinos y caminos, entregó el primer premio del IV Certamen Madrid Sky a Dª María Posadillo Marín, que resultó vencedora del concurso con el relato “Tal vez mañana”.

Sergio Torres Alonso, en nombre de la academia Heisenberg, entregó el segundo premio a D. Jesús Gella Yago, por el relato La posada al final de la Tierra.

Salvador Pozo Gómez, en nombre de la cervecería La Rebujita, entregó el tercer premio a Dª. Marina Aparicio Arribas, por el relato Flores Mustias.

 

Acta del jurado de la IV edición del certamen literario Madrid Sky

El jurado de la IV edición del certamen literario Madrid Sky ha estado compuesto por Dª. Julia Viejo Sánchez (ganadora de la 1ª edición), D. Santiago Eximeno Hernampérez (ganador de la 2ª edición), Dª Rakel Ugarriza Lacalle (ganadora de la 3ª edición), Dª. Lourdes Chorro Capilla, y D. Aitor Manero Oteiza (miembros de la asociación Primaduroverales). Como secretario del jurado, sin voz ni voto, ha actuado D. Vicente Moreno Nieto (miembro de la asociación Primaduroverales).

El jurado constata que a la IV edición del certamen literario se han presentado 364 relatos.

El jurado, reunido el 8 de junio, comunica que los diez relatos finalistas son los que figuran en la siguiente relación (orden alfabético del relato):

Título Autor
D.F. Wall Inocencio Javier Hernández Pérez
Ella Lola Sanabria García
Flores mustias Marina Aparicio Arribas
La posada al final de la tierra Jesús Gella Yago
La visita Daniel Calles Sánchez
Mal genio Alberto Porras Echavarría
Neones rosas Francisco de Paz Tante
Por Sonsoles, a mi manera Alberto Ramos Díaz
Silenciosos y lejanos José Quesada Moreno
Tal vez mañana María Posadillo Marín

Entre los diez finalistas, el jurado del IV Concurso de Cuento Corto MADRID SKY ha resuelto que:

El segundo finalista, y tercer premio, es Dª Marina Aparicio Arribas, con el relato “Flores mustias”.

El primer finalista, y segundo premio es D. Jesús Gella Yago, con el relato “La posada al final de la tierra”.

El ganador del concurso es Dª María Posadillo Marín, con el relato “Tal vez mañana”.

 

Madrid, a ocho de junio de 2017

Read Full Post »

Ya está todo preparado. Mañana conoceremos los ganadores del IV certamen Madrid SKY. Nuestros patrocinadores entregarán los premios en un acto que hemos preparado con más mimo, si cabe, que nunca. La página Vinos y Caminos y en su nombre Antón Alonso entregarán el primer premio. Sergio Torres hará lo propio en nombre de academia Heisenberg con el segundo premio y Salvador Pozo como representante de La Rebujita entregará el tercero.

Para poder continuar hablando con tranquilidad sobre las incidencias del certamen Bodegas Sameirás patrocinará el vino que se celebrará después del acto.

La entrega de premios dará comienzo a las 19.00, (calle Sebastián Herrera 14, edifico Centro Abogados de Atocha). Aproximadamente una hora más tarde sabremos los ganadores. Hasta entonces no queda más remedio que esperar con paciencia.  Suerte a todos.

 

Read Full Post »

No todo es literatura. El arte tiene muchas manifestaciones y es un placer para este blog literario hacerse eco de ellas de vez en cuando. En este caso queremos anunciar que los pintores María Luisa Sacristán y Francisco José Martínez Cerezo inauguran su exposición de acuarelas en Madrid, en el espacio Ronda (Ronda de Segovia 50), el 21 de junio a las 20.00.

Sus acuarelas tienen un vigor irresistible y los autores se expresan en esta exposición con la necesidad de hacer, de ser, de buscar su riqueza interior. La espontaneidad de la acuarela facilita su trabajo y se refleja en cuadros de factura simple y decisión rápida, de precisión en el trazo para que el color mantenga su transparencia. La pintura nunca ha estado reñida con la literatura.

La exposición se mantendrá hasta el día 10 de julio con el siguiente horario de visitas: de lunes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 hrs. / Entrada libre.

Read Full Post »

Hace poco nuestra compañera Alicia Gallego rendía homenaje a las mujeres de la Generación del 27, a las que llamaba invisibles. (Las invisibles de la Generación del 27)

Rosa Allegue, coautora del libro de RRelatos HHumanos, ha escrito una entrada en su blog que me ha recordado el excelente trabajo de Alicia. Se trata de un homenaje a Marisa Mediavilla Herreros, fundadora de la Biblioteca de Mujeres. A continuación publicamos un fragmento de su artículo y recomendamos la lectura completa en el enlace al final de página.

La Biblioteca de Mujeres es testimonio de la lucha de la mujer en España pues se creó en el momento de reivindicación del Movimiento Feminista. Es un valioso patrimonio cultural formado durante 30 años con los desvelos de Marisa y muchas colaboradoras, entre ellas Lola Robles Moreno. En 1991 se constituyó en asociación no lucrativa de ámbito estatal hasta que en 2006 dona su fondo bibliográfico al Instituto de la Mujer.

“Difundir es dar a conocer y dar a conocer es romper con el ancestral silencio en torno a las mujeres. Lo no nombrado no existe; por tanto, los centros de documentación y bibliotecas de mujeres, al nombrarlas, las hacen incuestionablemente visibles”

(Alba Ibero i Constansó)

Desde el 2012 los fondos de la Biblioteca de Mujeres se ubican en los sótanos del Museo del Traje, situado el la Avenida Juan de Herrera nº 2, de Madrid. Estos fondos (más de 30.000 ejemplares) están disponibles para consulta en sala.

Marisa Mediavilla afirma que su principal motivación siempre fue y sigue siendo la de combatir la carencia de documentos femeninos existente, pues sin ser conscientes de su historia, las mujeres no pueden avanzar. También le preocupa que su trabajo y el de tantas otras mujeres caiga de nuevo en el olvido, como ya pasó en otras ocasiones. Apenas se conoce la Biblioteca de Mujeres, y desde luego un sótano no es el mejor lugar para guardar un legado tan valioso y que tanto ha costado juntar. Por eso desde nuestro blog hemos escrito esta entrada que esperemos sirva para difundir el trabajo de Marisa Mediavilla y su Biblioteca de Mujeres.

Homenaje a Marisa Mediavilla. Por Rosa Allegue.

 

Read Full Post »

Todavía seguimos recreándonos en la crónica de Juan Santos del viernes 16 de junio. Si impactante era la versión de El pequeño vals vienés cantada por Leonard Cohen, no lo es menos la que interpreta Silvia Pérez Cruz, a la que hemos llegado gracias a un artículo de opinión publicado en El País por Juan Cruz, el 12 de noviembre de 2016. No acostumbramos a publicar artículos de prensa, pero esta vez merece la pena.

Opinión. Juan Cruz. El País 12 de noviembre de 2016.

Era un milagro. Su risa era la música, esa melancolía.

Ni una palabra se escucha de Lorca, ni una. Rasgueos de piano, suspiros de guitarra. El alma del poeta en algunos celajes de sus amigos, la anécdota de su vida, el drama.

Pero ni una palabra se le escucha en ninguna parte a Lorca. Él es música. Sus palabras son canciones.

El drama, la superstición, la magia; no hay en él una sola palabra que no sea surreal, metida adentro de la alcancía de recuerdos que, palabra por palabra, fueron verdad pero él los convirtió en misterio. Para hacer música.

Es imprescindible tener en cuenta esa premisa (Lorca es música) para aprender de la inteligencia de esa canción, Pequeño vals vienés, que Leonard Cohen, a su vez, convirtió en un revuelo de palomas suaves y del que Sílvia Pérez Cruz, en español, es decir, en la música de Lorca propiamente dicha, hizo un poema salvaje, casi una herida.

Los dos, o los tres, se pusieron a dialogar con esa canción de Lorca, que es vals de principio a fin, y el resultado lo describió ayer en EL PAÍS la poeta española, de raíz de todas partes y finalmente catalana, en uno de los textos autobiográficos que más rinden cuentas, desde la poesía, desde la música y desde la vida, a Federico García Lorca, el poeta doliente que ríe.

Ese drama surrealista que hay en el pequeño vals vienés no es tan solo la crónica de un baile, que también lo es, sino que es en su puridad lingüística más esencial el abecedario del surrealismo que Lorca quiso: no hay una imagen, ni una sola, que no sea precisa, que no ensalce la narración de un sueño, el surrealismo vive ahí como un sueño de arquitecturas maravillosas, volando.

Lorca era esa canción, porque Lorca era música. Y hacían falta músicos (Lorca, Cohen, Sílvia) para aprehender esa sustancia. Ahora publica (EL PAÍS también, casualmente) un disco en el que Lorca es músico de nuevo, porque esa es su sustancia, no es otra. Su misma expresión es musical, cuando canta y cuando ríe.

Decía Brecht que había que cantar en los tiempos sombríos. Cuesta pensar, y decirlo, que en su momento más delicado y más extremo, y más inolvidable para los que después quedaron aquí, vivos, tras aquella guerra que nos sacó los ojos a los españoles viejos y a los españoles que no habíamos nacido, que Lorca tuviera un resquicio de risa en ninguna parte.

Le segaron la voz arteramente, y dejó tal reguero de música como reguero de sangre hubo tras él en el extranjero en el que se convirtió su vida, exiliado en la muerte, roto para el universo de vivir, vivo para el universo de ser misterio y hombre en otra parte, poeta.

Esa esencia musical, aérea, del Lorca más surrealista y más vital, más lorquiano,está en ese pequeño vals que Cohen acarició como si temiera romperlo. Y esa versión con la que se atrevió Sílvia Pérez Cruz, cuando apenas tenía la edad de Lorca, suspira por hacer redondas las esquinas de la vida que abandonó al poeta. Esos versos cantados son la expresión premonitoria que una joven así es capaz de hacer de la música rota de un hombre que en ese momento era surrealista para huir de la realidad, para hacerla aire, suspiro musical, silencio o baile.

Para que las palabras le dieran alcance, lo hicieran un ser vivo imaginándose un fragmento de la mañana en el museo de la escarcha. Música de palomas y de soledad, de muerte y de coñac, habitantes de este vals de quebrada cintura.

Sólo ese poema, sólo esa música, bastaría para que hoy celebráramos en España, en la lengua española, lo que Cohen quiso decir en honor de Lorca; lo rescató de la tumba de los tristes, lo puso a bailar en el mundo. Y Silvia lo hizo otra vez de aquí, lo hizo gritar ante el mar rojo de la España rota, lo hizo revivir en el silencio oscuro de tu frente.

Ella es una chiquilla aún, los otros dos han muerto. Uno se fue sin querer, empujado a la nada hiriente por este país terrible; Cohen se fue en volandas de un disfraz que tiene cabeza de río. Y Silvia Pérez Cruz, esa estrella de agua, le dijo a los dos, gritando en una plaza donde ellos ya son música y tan solo, te quiero amor mío, amor mío, dejar violín y sepulcro, las cintas del vals.

Los dos, Leonard y Silvia, son Lorca bailando.

Read Full Post »

Older Posts »