Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2017

Colaboración de José Luis Campos

Pero volvamos a mi pueblo, Alcañices. Tras la época templaria, Alcañices se convirtió en Marquesado y se edificó un palacio junto a la iglesia parroquial. Quizás os suene el Marqués de mi pueblo porque el Palacio del Marqués de Alcañices en Madrid es la actual sede del Banco de España, en plena Plaza de Cibeles. Casi seguro que esto no lo sabíais, eh? También se edificó un convento franciscano, esta vez extramuros.

Actualmente la carretera N-122 atraviesa el pueblo, lo que hace que sea muy cómodo llegar tanto a Alcañices como coger las carreteras que conducen a los demás pueblecitos del entorno. El convento franciscano ha sido ascendido a la categoría de Santuario, lo encontraréis junto a la carretera a la entrada del pueblo, a vuestra izquierda.

Pero por mucho que yo os quiera ”vender” Alcañices por amor a mi patria chica, no sería justo dejar de lado a estos otros pueblos de esta hermosa comarca alistana.

Cerezal de Aliste es conocido por poseer uno de los mayores alcornocales de España, casi 300 hectáreas de “sofreros”- que así se conoce por aquí al alcornoque- con su pequeña área recreativa y su fuente, queda a unos seiscientos metros de la N-122, por lo que no cuesta desviarse a verlo.

Yo le tengo especial cariño a Moveros de Aliste, a tres pasos de Portugal. Su ordenación urbana es tan caótica como cabría esperar en la comarca, no defrauda. Casas de mampostería de pizarra con los típicos balcones de madera de la zona, grandes nogales y… ¡alfarería! Moveros es arcilla, es barro y calor de horno, es manos amorosas de alfareros, ellos y ellas. Actualmente también hacen objetos decorativos, pero su inicio era, lógicamente, de cacharros para utilizar en las cocinas y en el campo: botijos, fuentes, ollas, cántaros. Todo surge de los dedos del alfarero como por arte de magia. A cada giro la pieza adelgaza y crece tomando la forma requerida. Podéis preguntar por Carmen, la alfarera, ella os enseñará de buen grado su taller y confeccionará una pieza para vuestro deleite. Si tenéis suerte -sobre las once de la mañana- llega el panadero portugués de Penabranca con su furgoneta llena de grandes y fragantes barras y hogazas recién horneadas, un lujo.

Para comer os recomiendo que os acerquéis a San Vitero. Está a diez minutos pasando Alcañices. Tiene un par de restaurantes en los que la protagonista indiscutible es la ternera con denominación de origen “Alistana”. Los chuletones, mollejas, chuletas y filetes son soberbios. Si lo que os gusta es el cordero no debéis perderos sus costillas de palo o sus asados de lechal. Lo habitual es acompañar el yantar con ensalada y vinos tintos de Toro, que yo afirmo sin lugar a dudas que es el mejor vino del mundo, pese a no ser alistano.

San Vitero

Otro buen sitio para comer es Grisuela, también a un pasito de Alcañices, pero aquí hay que reservar, amigos, porque tienen mucha demanda y no demasiadas mesas. Hay también otros dos restaurantes, uno frente a otro, para no perder tiempo con tonterías. La carta es similar a la de San Vitero, pero aquí la estrella son las mollejas de cordero.

Cerca de Grisuela está Rabanales, con una buena carnicería y algún restaurante en el que entrar a comer se convertirá en algo a recordar por su calidad.

Podéis acercaros a Flechas, un pueblo que es estación término de la carretera de las Figueruelas. Este pueblo es maravillosamente espectacular por su arquitectura alistana en estado puro. Sus casas de mampostería se conservan en buen estado y algunas están rehabilitadas, conservan sus peculiares balcones de tablas de madera y escaleras de piedra; todo está lleno de flores y el bosque de pinos proporciona un hermoso dosel verde. Está situado en el fondo de un profundo valle muy verde por el que serpentea un arroyo de agua cristalina. El arroyito pasa justo al lado de las casas y va formando cascadas cantarinas entre las piedras de granito, pulidas por años de caricias del agua. Flechas no tendrá más de nueve habitantes censados. Aquí no hay bares ni restaurantes, es un buen sitio para un retiro espiritual en un entorno que invita al sosiego. Es una tierra casi despoblada, pero es la mía, y sobrecoge por su fragilidad y su aspereza.

Flechas

No os canso más, pero hay mucho que decir de mi rincón. Ojalá que pronto vengáis a vernos, aquí el forastero deja de serlo por el simple hecho de haber venido. Y para que podáis imaginar lo que se siente al viajar por estos pueblos os dejo un poema de León Felipe, mi paisano, nacido en la comarca vecina de Tábara.

 Ahora de pueblo en pueblo (Versos y oraciones del caminante, Madrid, 1920):

Ahora de pueblo en pueblo
errando por la vida,
luego de mundo en mundo errando por el cielo
lo mismo que esa estrella fugitiva.

¿Después?… Después…
ya lo dirá esa estrella misma,
esa estrella romera
que es la mía,
esa estrella que corre por el cielo sin albergue
como yo por la vida.

José Luis Campos es un gran amante a la lectura y a los viajes, a los que siempre lleva su cámara fotográfica para dejar constancia de su particular visión de la realidad. Estuvo destinado en la Unidad Militar de Emergencias, donde se convirtió en un especialista en la dirección de equipos para la extinción de grandes incendios. Cuenta con una gran experiencia en destinos y operaciones en el extranjero en lugares como Estrasburgo, Líbano y Bosnia.

Read Full Post »

La tarde de ayer en el Taller transcurrió en un ambiente de tranquilidad otoñal. Y eso a pesar del título de esta crónica, que realmente se refiere a los temas tratados en cada una de los textos que se presentaron.

Empezamos leyendo y re-leyendo dos poemas que nos servirán después como base para las nuevas tareas a abordar en la próximas semanas.

mahmoud-darwish-6El primer poema fue ‘Soy Yusuf, Padre’ de Mahmud Darwish (perteneciente al poemario Menos Rosas). Mahmud es palestino, nacido en Galilea en 1942. Es uno de los más grandes poetas árabes contemporáneos.

… Tú me has llamado Yusuf // y ellos me han arrojado al pozo y han acusado al lobo // y el lobo es más clemente que mis hermanos, padre, …

gibranDespués se leyó ‘Los niños’ de Khalil Gibran del libro ‘El Profeta’. Khalil nació en el Líbano en 1883 y murió en New York en 1931.

… Tú eres el arco del cual tus hijos // como flechas vivas // son lanzados. // Deja que la inclinación // en tu mano de arquero // sea para la felicidad …

pistolaY ya en materia de presentación de trabajos de algunos miembros del taller, abrió la tarde Carlos Valle-Inclán con su ‘Punto de Fuga’. Un personaje atormentado y preso de un trabajo del que no puede escapar. “… gatillo, golpe seco y el humo de la pistola huyendo por última vez hacia el único punto de fuga...”

sobre - garrotaJuan Santos nos presentó ‘El sobre’. Con su estilo característico nos entregó una historia original y que abrió un debate muy interesante sobre el final del cuento. “… si hubiese llevado la garrota, la hubiera cogido sin necesidad de agacharme, pero he tenido que arrodillarme y estirar el brazo para cogerla. Entonces, lo he visto. Justo encima estaba escondido el maldito sobre…”.

El-experimento-de-la-carcel-de-Stanford-2Alicia nos ha traído una historia que se desarrolla en un celda y un preso que, a punto de cumplir su condena, no quiere abandonar la cárcel. “…Es noche cerrada. Tumbado en mi catre espero que salga la luna, sería mi mayor consuelo poder ver su luz aunque sólo fuera por unos breves minutos. Mi compañero de celda ronca plácidamente ajeno a todo…

Luis nos trajo su primer acercamiento al tema de la ‘velocidad’ en la narración. Su ejercicio, aparte de abrir el primer y muy interesante debate sobre este tema, se titulaba ‘Las cuatro bodas de Don Cosme’. Alguien le sugirió que al título le faltaba ‘y un funeral’.

La tarde la acabó Carlos Cerdán con un nuevo episodio de sus interpretaciones bíblicas. En este caso el tema versaba sobre ‘El juicio de Salomón’. Un problema, digamos que técnico, impidió que el texto se acabara de leer y dejando, claro, con una casi insoportable incertidumbre a todos los presentes. Continuará. El próximo jueves se desvelará.

A divertirse amig@s.

Read Full Post »

Colaboración de José Luis Campos

“Un soneto me manda hacer Violante…” y respondiendo a la invitación de mi buen amigo Manuel Pozo me propongo daros un paseo por mi tierra. Yo soy natural de Alcañices, pequeño municipio de la provincia de Zamora, considerado la “capital” de la comarca de Aliste.

A Aliste, familiarmente se la conoce como “la Raya”,  está situada en el noroeste de la provincia, en un rincón maravilloso de colinas y vallejones cubiertos de bosques de pinos, castaños, robles y jaras; riachuelos festoneados de chopos y alisos en los que antaño abundaban los cangrejos aunque ahora raro es verlos y pueblos pequeños salpicando el paisaje con sus casas de mampostería de piedra pizarra entre las que se alzan sobrias las espadañas de sus iglesias.

Dieciséis municipios conforman la comarca, en las estribaciones de la Sierra de la Culebra, y a un paso de los Arribes del Duero.

Nunca fue mi tierra una zona rica, de recursos económicos florecientes, la vida se basaba en una agricultura y ganadería que podríamos llamar de subsistencia. Pequeños huertos familiares en los alrededores de los pueblos y a veces incluso en medio de ellos, ocupando espacios libres entre la anárquica disposición de sus calles, construidas sin ningún tipo de planificación. Algo de ganado para el consumo propio, vacas, ovejas, cabras, gallinas y conejos, completaban el cuadro. Se vivía al día frugalmente y con las tareas que iba marcando la estación del año: siembra, siega, trilla, grano al molino, pan, y ordeño diario.

Torre del Reloj de Alcañices

Mi pueblo, Alcañices, que tiene la categoría de villa, tiene su historia, no creáis que solo alimentaban vacas y pelaban remolachas, no. Allá por el S.X o el S.XI comenzó como encomienda de la Orden del Temple -aunque se dice por ahí que anteriormente hubo una pequeña población romana- fue un recinto fortificado con varios cubos de sillería unidos por paños de muralla de los que se conservan cuatro, uno de ellos sobre la actual plaza Mayor, que tiene un reloj cuyo carrillón marca el ritmo a mis paisanos.

En mi villa se firmó el Tratado de Alcañices entre el Rey portugués Don Dionís y el Rey castellano-leonés Fernando IV. Este documento estableció las fronteras entre Portugal y el reino de Castilla y León. Esto ocurrió en el año del Señor de 1297. El Tratado propició situaciones tan chuscas como la ocurrida en un cercano pueblecito portugués llamado Rio de Onor, que vio cómo la mitad del pueblo quedaba de repente del lado español, bueno, castellano, al haberse trazado la frontera siguiendo su río. En la actualidad Rio Onor, como se la conoce corrientemente, sigue dividido, pero no separado, ya que sus gentes se llevaron bien con los castellanos implantados, labradores todos ellos; es uno de los lugares que os recomiendo visitar para disfrutar de su valle verde,  de sus calles empinadas, sus casas de mampostería y su entorno amable. Dos escritores fundamentales de la literatura portuguesa del pasado siglo, Miguel Torga y José Saramago, posaron su mirada sobre este peculiar enclave. Miguel Torga veía en la aldea una Iberia en miniatura: “es en Río de Onor donde se entierran las raíces de mi comunitarismo impenitente», escribió en su famoso ‘Diario (1932-1987)”, mientras que el Premio Nobel de Literatura José Saramago comenzaba en esta localidad su hermoso libro “Viaje a Portugal” («Río de Onor es para el viajero como un lugar de peregrinación. […] A fin de cuentas, ¿dónde está la frontera? ¿Cómo se llama este país aquí? ¿Es aún Portugal? ¿Ya es España? ¿O sólo Río de Onor y sólo eso?», reflexionaba.

Y debe tener razón Saramago, porque aquí conviven la treintena de habitantes de Rihonor de Castilla y los más de ciento treinta vecinos de la localidad portuguesa de Río de Onor. El regato delimita los dos municipios, pero sus habitantes se resisten a fronteras administrativas y alternan su tiempo a ambos lados de la Raya, acercándose a comprar en la tienda de ultramarinos de Juan Manuel Fernández “Milín” en la parte zamorana, o a tomar el café en el centro cívico del área lusa. Un sitio raro, ya digo, donde la frontera no separa, sino que une. Un ejemplo para todos aquellos que se empeñan en levantar muros y fronteras.

Rihonor de Castilla

Read Full Post »

El jurado del “Concurso de cuentos infantiles 2017” de la revista “Adiós cultural” se reunió el jueves 19 de octubre para determinar los ganadores del certamen. La temática de la obra debía contemplar algún aspecto que, directa o indirectamente, ayudase a normalizar el concepto de la muerte como parte del ciclo de la vida, explicado de modo sencillo para la comprensión infantil. El público al que va dirigido el certamen es el infantil, al menor de 12 años.

A la asociación Primaduroverales nos llena de satisfacción comunicar que el ganador ha sido Jesús Gella Yago, que en junio de este año consiguió el segundo premio en el IV Certamen Madrid Sky con el relato La posada al final de la Tierra.

El jurado ha expresado la dificultad para valorar un relato ganador en un certamen con una temática tan especial y ha manifestado que han decidido dejar fuera de los finalistas excelentes cuentos porque han considerado que estaban escritos para ser comprendidos por adolescentes o jóvenes, pero no por el lector infantil. Según este criterio, la decisión final del jurado ha sido la siguiente:

Primer premio: “Querido gran roble”, de Jesús Gella. Para el jurado “es el más completo porque aúna, junto a la calidad literaria, el tema de los animales que es muy extrapolable para su comprensión por los niños más pequeños. Además, está presentando las emociones y explicando las reacciones de los protagonistas. Mantiene muy bien la tensión durante toda la historia y hay mucho movimiento. El tono de cuento popular y clásico le da también un buen color a la historia”.

Segundo premio: “Un lío tremendo” de Carlos I. Fernández Carbonell. Para el jurado “va desmontando muy bien los mitos que van contando los padres al explicar la muerte al niño o niña que es, al final quien la normaliza. Es muy buena idea que consigue que el lector infantil empatice de maravilla con el personaje que, además, tiene una voz muy bien lograda”.

Tercer premio: “El hombre invisible” de Sergio Campo Almeida (A Coruña). Según el jurado, “se trata de una historia muy bonita y que está bien contada, aunque le puede faltar la parte explicita de las emociones que sí están en los dos anteriores. Juega muy bien con la idea de ese amigo invisible visto por los adultos y acerca la muerte de una forma muy pausada desde la ficción hacia la realidad”.

“Querido Gran Roble” (fragmento):

(…)

El corazón del bosque era el mismísimo centro, alrededor del que había crecido todo lo demás. Y también era el hogar del Gran Roble.

El Gran Roble había sido durante mucho tiempo el árbol más alto y con las ramas más fuertes, hasta que alguno de sus nietos creció hasta superar su copa. Era el árbol más viejo del bosque y había conocido a los padres, y a los padres de los padres, y así muchas veces, de cada uno de sus habitantes. Por eso, según se decía, también era el más sabio. No había nadie en el bosque que no hubiera pedido su consejo o escuchado alguna de las mil historias que contaba. Bajo su corteza arrugada y en sus raíces retorcidas, guardaba la memoria de todo el bosque.

Pero hacía dos días, la familia de pájaros carpintero que vivía en el tronco del Gran Roble había levantado el vuelo. Llevaron de norte a sur y de este a oeste una noticia que nadie debía quedarse sin oír: el invierno había sido muy duro también en el corazón del bosque. Tanto que casi todas las hojas del Gran Roble se le habían caído por primera vez. Las pocas que le quedaban se habían vuelto grises y, según aseguraban los pájaros carpintero, estarían a punto de caer. Además, la corteza se le había secado y oscurecido, y se soltaba del tronco a trozos.

(…)

Jesús Gella (segundo por la izquierda) en un momento de la entrega ded premios del IV Certamen Madrid Sky

Felicidades a los ganadores, a los que animamos a participar en la V edición del Certamen Madrid Sky con el deseo de que continúen sus éxitos.

Read Full Post »

El escritor toledano Francisco de Paz Tante estará presente en la biblioteca de Urda (Toledo) el 25 de octubre a las cinco y media de la tarde, invitado por el club de lectura de la biblioteca municipal. El punto principal del encuentro será la nueva novela del autor, “Zamila”, finalista del XXII Premio Edebé de Literatura Infantil, pero lógicamente también se mantendrá un coloquio con el autor sobre el conjunto de su obra. Francisco de Paz ha obtenido más de un centenar de premios entre relato y novela. Destacan entre ellos el premio de novela de la diputación de Cáceres con Las cigüeñas de Yenné y el premio de novela de la diputación de Córdoba con Los versos de Arabí y el premio de novela de la diputación de Ciudad Real con Cielos de Samarcanda.

Francisco de Paz Tante fue finalista en el IV certamen Madrid Sky con su relato Neones Rosas.

Read Full Post »

Por Luis Marin

Hablar de La Toscana es hablar de sus paisajes, de sus cipreses en el horizonte que recuerdan los cuadros de los pintores renacentistas, de sus ciudades y pueblos que parecen anclados en el pasado. Es hablar de Siena y Monteriggione, de Pienza y Montepulciano, de San Gimignano y Volterra, de Pisa y Lucca y como no de Florencia. Es hablar del valle de Chianti y del valle de Orcia, de sus viñedos y sus vinos.

Toscana 01Es hablar de Miguel Ángel y su David, de Filippo Brunelleschi y el Duomo de Santa María de Fiore, de la Galería de los Uffizi y de Giotto, Gentilie, Lippi, Botticheli, Rafael, Leonardo Da Vinci, Caravaggio y otra vez Miguel Ángel con la única pintura que queda en Florencia, no hecha en paredes o muros, el Tondo Doni (Sagrada Familia).

El David (2)Es hablar de arquitectura, de palacios, de iglesias, del puente sobre el río Arno, de riadas de personas que pasean diariamente por sus calles disfrutando de cada uno de los edificios que los abriga, de sus aleros de madera que dificultan la entrada del sol.

Pero no podemos olvidar que también es la cuna de la literatura italiana.

Toscana 03Hay que comenzar con Dante Alighieri, (Florencia, 29 de mayo de 1265 – Rávena, 14 de septiembre de 1321) poeta conocido por escribir la Divina comedia, una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval al renacentista y una de las cumbres de la literatura universal. Apodado «el Poeta Supremo» (en italiano «il Sommo Poeta»), también se le considera el «padre del idioma italiano» (llamado volgare en aquella época).

Toscana 04Continuar con Francesco Petrarca (Arezzo, 20 de julio de 1304Arquà Petrarca, Padua, 19 de julio de 1374) lírico y humanista cuya poesía dio lugar a una corriente literaria que influyó en autores como Garcilaso de la Vega, William Shakespeare y Edmund Spenser, bajo el sobrenombre genérico de Petrarquismo. Tan influyente como las nuevas formas y temas que trajo a la poesía, fue su concepción humanista. Petrarca predicó la unión de toda Italia para recuperar la grandeza que había tenido en la época del Imperio romano.

Toscana 05Y finalizar con Giovanni Boccaccio (16 de junio de 131321 de diciembre de 1375). Pudo haber nacido en Florencia, en Certaldo o, incluso, según algunas fuentes, en París, lugar al que su padre debía desplazarse a menudo por razón de su trabajo. Se sabe que su infancia transcurrió en Florencia donde vivió hasta 1325 o 1327, cuando fue enviado por su padre a trabajar en la oficina que la compañía de los Bardi tenía en Nápoles.

El encuentro entre Petrarca y Boccaccio en Florencia fue decisivo para sus ideas humanistas y juntos se constituyeron en figuras principales del movimiento que intentó rescatar la cultura clásica de los siglos oscuros en el primer Renacimiento italiano. Intentaron armonizar el legado grecolatino con las ideas del Cristianismo.

En la entrada de Volterra, próxima al edificio de la Biblioteca Guarnacci que ocupa el Palazzo Vigilanti, se alza una placa con el siguiente texto.

Toscana 06“…Un libro bianco e nero come la faccia del battistero, come gli archetti di San Michele, come lo zoccolo di Sant Agostino, come L’avorio e l’ebano della tatiera, come il suo cuor folle, come il giorno e la notte…”

(Un libro en blanco y negro como el rostro del bautismo, como los arcos de San Miguel, como el casco de San Agustín, como el marfil y el ébano de la tatiera, como su corazón loco, como el día y la noche)

Toscana 07La frase corresponde al libro Forse che si, forse che no (tal vez sí, tal vez no) de Gabriele d’Annunzio, Príncipe di Montenevoso, novelista, poeta, dramaturgo, militar y político italiano, símbolo del Decadentismo y héroe de guerra. Apodado «il Vate» (el Poeta Profeta), ocupó una posición prominente en la literatura italiana desde 1889 hasta 1910 y, en la vida política, entre 1914 y 1924, aproximadamente.

Entre sus novelas se encuentra “El inocente” que Luchino Visconti llevó a la gran pantalla.

toscana 08No quiero olvidar tampoco a otro personaje florentino, el filósofo Nicolás Maquiavelo del que, posiblemente, se deberían tener más presentes sus reflexiones sobre desigualdad y abuso de poder incluso en la actualidad y cuya tumba se encuentran en la Basílica franciscana de la Santa Croce, muy próxima a la de Dante.

 

Read Full Post »

Este verano el libro de Fernando Aramburu, Patria, me ha hecho llorar más de una vez. No es frecuente que un libro haga llorar (también es difícil que haga reír), pero Patria es un libro que remueve las tripas y llega al corazón del lector. Patria emociona porque trata con valentía un tema que hasta ahora nadie se había encargado de tratar: el terrorismo de ETA, sus víctimas y la fractura de la sociedad vasca. Por eso no es de extrañar que al autor le hayan concedido el Premio Nacional de Narrativa.

Acierta el autor con una estructura en capítulos muy cortos, como si hubiera sido consciente de que el libro había que leerlo a sorbitos pequeños. Los capítulos saltan del presente al pasado y vuelven al presente, se van intercalando en el tiempo para conseguir reflejar todos los ángulos de una sociedad herida y mostrar entre otros aspectos el clero tendencioso, las herriko tabernas como centros organizativos de la violencia, el rechazo a las víctimas y la tortura policial.

También acierta Aramburu con el lenguaje llano, coloquial, y con un narrador (en realidad varios narradores) en primera persona que van centrando el foco narrativo en cada uno de los protagonistas. Y es que son varios los protagonistas de Patria, los nueve miembros de dos familias unidas por una vieja amistad que se van distanciando a causa del terrorismo. Además, aparecen una serie de personajes secundarios que completan una visión más amplia de la sociedad vasca a lo largo de las tres últimas décadas.

La novela arranca el día que ETA anunció el alto el fuego definitivo. Desde este momento el lector sabe que Txato ha sido asesinado y que su esposa Bittori y sus dos hijos han tenido que abandonar su pueblo por el rechazo y el vacío que sufren las víctimas del terrorismo. En el otro lado el matrimonio compuesto por Miren y Josian radicalizan su postura abertzale cuando uno de sus tres hijos ingresa en ETA, aunque este recibe el rechazo de sus dos hermanos. En la actual circunstancia política no es difícil pensar que el hombre es capaz de reproducir la misma situación de desencuentro y desgarro familiar y social años después en un entorno diferente.

El Ministerio de Cultura ha facilitado un comunicado en el que explica que Patria ha sido distinguida por “la profundidad psicológica de los personajes, la tensión narrativa y la integración de los puntos de vista, así como por la voluntad de escribir una novela global sobre unos años convulsos en el País Vasco”. Fernando Aramburu ha recibido un premio con todo merecimiento y, sin duda, Patria se convertirá con el paso del tiempo en un libro imprescindible.

Read Full Post »

Older Posts »