Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 diciembre 2018

Por Rakel Ugarriza

Me gusta la literatura que trata temas escabrosos, esa que retuerce las entrañas, la que provoca malestar, la que agarra de las solapas y sacude cuerpo y mente. Será por esto por lo que me cautivó el libro de cuentos Pelea de gallos.  A su autora, María Fernanda Ampuero, tuve la suerte de conocerla el pasado abril cuando estuvo en Logroño compartiendo la tarde con un buen número de lectores. Nos contó su gusto por las películas de terror y la poesía, géneros que se hacen patentes en su forma de contar, se confesó abrumada por el éxito del libro (acaba de salir la tercera edición) y se mostró encantada de poder escuchar las opiniones y pareceres de los que allí estábamos.

Estos trece relatos cuentan historias duras, espeluznantes en muchos casos, violaciones, abusos, maltratos o injusticias, pero narradas de una manera bella o, al menos, con cierta musicalidad que hace más llevadera su lectura. La mayoría de estos cuentos están protagonizados por mujeres y contados en primera persona; mujeres que por el mero hecho de haber nacido generan a su alrededor todo tipo de violencia, mujeres que han de defenderse como pueden de los continuos ataques que sufren a su alrededor, muchas de las veces provenientes del núcleo familiar. Y muchos de los hombres que aparecen en estas páginas son crueles, hombres sin escrúpulos, delincuentes capaces de violar, de matar, maridos ausentes, padres y hermanos incestuosos… Así, el primer cuento, “Subasta”, es una excelente carta de presentación de todo lo que viene después: una soberana patada en la boca del estómago cuyo eco permanece a lo largo de todas las páginas del libro. María Fernanda no se corta, habla claro, de forma explícita, y no se molesta en disfrazar el horror ni pretende evitar los detalles más crueles: Con ella río como si en mi casa no pasara nada, como si mi papá me quisiera como un papá. Río como si no fuera yo, sino una chica que duerme feliz. Río como si no existiera lo salvaje.

Otro de los temas tratados con toda su crudeza es el de las diferencias sociales en su Ecuador natal, el tremendo abismo aún existente entre las distintas clases que queda reflejado en algunos de los relatos.

Pelea de gallos me parece un magnífico libro de cuentos incómodos, escritos de una forma magistral, listos para ser disfrutados y padecidos a partes iguales; historias que cortan el aliento y que son difíciles de alejar de la memoria.  Tanto es así que al cerrar el libro se hace casi necesario lavarse, intentar purificarse, para deshacerse de toda la sangre, vísceras y excrementos que se pegan a la piel al atravesar estos cuentos.

La riojana Rakel Ugarriza Lacalle fue la ganadora del III certamen Madrid Sky con el relato Ladridos, caracterizado por una prosa sencilla, directa, ágil y contundente. Ladridos tiene un ritmo pausado y está impregnado de un terror que se adueña de la historia poco a poco hasta dibujar un mundo devastador que conduce al lector a un final inquietante. No es de extrañar que Rakel haya elegido un libro de relatos como Pelea de gallos, publicado por Páginas de espuma para este artículo.

Read Full Post »

Miles de kilómetros tuvimos que cubrir para llegar a los lugares donde se desarrollaron los relatos que ayer leímos en el tradicional concurso navideño. Última crónica de este 2018 que se nos está escapando. Tocaban asuntos tristes, de infancia y de sueños, a la vez que debíamos mantener en el horizonte, y a una prudencial distancia, nada más y nada menos que a Antón Chejov.

Resultó un conjunto de textos de un nivel muy equilibrado de calidad y en los que sobresalió la idea central de enfrentar a mundos opuestos: la opulencia frente a la pobreza, la libertad frente la tiranía o la guerra y la paz. Es decir, temas eternos.

La votación final, ajustada, reflejó lo siguiente:

Primer premio: Carlos Cerdán, con su ‘Carta a los Reyes’. En sus palabras como premiado, utilizó un extracto de uno de sus últimos relatos y que empezaba: ‘Ya era hora cab……’.  Risas, para combatir una noche con la temática triste, antes aludida.

Segundo premio: María Sánchez, con ‘Reencarnación’. Y entonces, María, nos hizo un anuncio para el regocijo general. La alegría in crescendo.

Tercer premio: Luis Marín, con ‘Noche de Paz’. Luis, al verse en el podio, también hizo algún comentario del tipo del discurso de Carlos. Más risas.

navidadEntrando en materia y para comentar los relatos, nos vamos a centrar en los espacios y lugares donde se desarrollan. Será, por tanto, un viaje a algunos lugares concretos, otros difusos, a sitios comunes, a otros especiales. A emplazamientos cercanos, otros lejanos. En definitiva, tuvimos que recorrer miles de kilómetros en solo dos horas.

Nada mejor para empezar que una barriada que se llama ‘La Escombrera’, en la que a Toñín le traen regalos como un ‘correquetemeas’ o ‘lacalleparacorrer’. De esta barriada salimos pitando hacia Teruel, donde León y Eustaquio comparten ilusiones y amistad en la infancia y después, de mayores, se ven las caras en una guerra. Desde Teruel partimos hacia un lugar común, que es muchos lugares a la vez, lleno cables despeluchados, de colillas callejeras o de latas oxidadas y un nombre que se pronuncia y se pronuncia y se pronuncia. Sin detenernos, presurosos, nos acercamos a una pastelería justo en el momento en que al otro lado del cristal del escaparate, el pastelero se topa con unos ojos redondos, vivos en su negrura. Un breve descanso en este ir y venir nos deja en el salón de una casa donde padre e hijo construyen un castillo de cartón y se esconden en él; los dejamos allí, defendiéndose de ciertas amenazas exteriores, para irnos deprisa, deprisa, a un lugar especial y atemporal, donde en las ventanas, los niños dejan zapatos, unos para recoger ilusión y felicidad, otros para combatir la desesperanza y la frustración. Con rostros algo compungidos, re-iniciamos el viaje hasta África, a un lugar rodeado de muerte, que reconocemos por haberlo visto mil veces en los telediarios, pero que hoy, sí, lo visitamos en vivo y de la mano de Ndozi. Y de vuelta nos topamos, no sabemos muy bien dónde, con un pueblo blanco que se intuye en una ‘cercanía lejana’ e inalcanzable. Y volando, que el tiempo se va, hemos de llegar a China, para acompañar en su viaje a España a Ting, la niña que a sus siete años tiene que descubrir un nuevo mundo, alejada de su madre y del sabor a almendras. Corred, corred, no hay tiempo que perder, que aún tenemos que ir de nuevo a Asia, a la India, para asegurarnos que una niña que se llama Nahali pueda huir de su infierno y venirse a un barrio de Madrid.

Uff, por lo pelos, pero hemos completado el viaje, miles de kilómetros de ficción, que nos es ficción, de contrastes y de lecciones que nunca se terminan de aprender.

Y la noche nos depara, también, como manda la tradición, el último viaje de hoy hacia una mesa común en la que celebrar, a nuestra manera, la fiesta, la literatura y, sobre todo, la amistad y la buena compañía.

Desde PDV, os deseamos felices fiestas para todos.

Disfruten. Que el 2019 será otro año.

 

Read Full Post »

Por: Luis Marín

El local estaba frío a pesar de las dos filas de infrarrojos que intentaban caldear la sala recién abierta. Y digo la sala, porque el ambiente se iba calentando con la llegada de los participantes galardonados o no y acompañantes. Al final te das cuenta de que en estos eventos te encuentras con gente conocida. Cuando llegué ya estaban allí Vicente Moreno, María Isabel Ruano y Santiago Eximeno. Enseguida llegaron también Paco Plaza y María.

Guindostán es una asociación cultural del barrio de la Guindalera, dijo la presidenta en su presentación del acto, que tiene una vida de seis años y cuyo objetivo es la programación cultural en varias facetas, teatro, literatura, pintura, etc. Realizan jornadas y encuentros culturales, lúdicos y deportivos. Se financian con la cuota de sus socios y los donativos que se recogen en las actividades. ¡Qué bien conocemos el paño! Circunstancialmente pueden acceder a alguna ayuda municipal.

Encomiable labor para el mantenimiento del tejido cultural. Puedo decir que nos solidarizamos con su tarea que también, de alguna manera, es la de nuestra asociación.

Imagen1Estamos en la entrega de premios de la cuarta edición del concurso de relato breve que cuenta con ocho seleccionados y, entre ellos, un primer y segundo premio. Muchos de los seleccionados están presentes y al oír su nombre en la lectura del acta del jurado, parece que quieren escuchar ya el nombre del ganador y que, a ser posible, fuera el suyo. La tensión se acomoda en Vicente Moreno, María Cureses, Raúl Clavero, Santiago Eximeno, Ángel Martínez, Pedro Molino, Enrique Palacios y Francisco Plaza. Pero conocen bien el protocolo y hay que cumplir todos los plazos.

Los aplausos una vez presentados los autores, conceden al orador unos segundos para incrementar el suspense sobre el segundo premio. María Cureses respira al fin al saber que su Habana blues ha sido elegido por el jurado como merecedor de ese galardón. Aplausos y más incertidumbre. Felicitaciones.

Imagen2Al fin, Flecos se alza con el primer premio y Vicente Moreno, a pesar de su apariencia serena, seguro que se siente satisfecho. Los relatos seleccionados son meritorios. Pero Vicente, otra vez con una historia con protagonista oriental, se alza con un galardón. Esta vez el primero.

La lectura de su texto, con voz suave, hace viajar al auditorio en la cabina de un avión, los pasea por Madrid y le provoca la sensación de compartir espacio con un hombre que se juega la vida de forma cotidiana frente a un toro. La vida es para vivirla, para arriesgarse, para crearla, no para versionar la vida de otros. Ella, la escritora protagonista, descubre que lo va a hacer en segunda persona buscando respuestas.

Imagen3Y para terminar, no podía faltar la foto de familia con la diseñadora de la portada, Yolanda Ruano, prima hermana de nuestra querida compañera, que enaltece la publicación con su sobriedad.

Los “Primaduroverales” seguimos estrechando lazos. Cada vez somos más, porque son muchos los que comparten nuestra misma inquietud, la literatura, y nos reunimos en lugares comunes.

Mi más sincera felicitación a todos los triunfadores de esta cuarta edición y, como no, a todos los participantes, pues sin ellos estos eventos no serían posibles. Y a la asociación Guindostán por seguir adelante

Read Full Post »

El autor alicantino José Antonio López Rastoll acaba de publicar su libro de relatos Trece rosas negras, que da continuidad a sus anteriores publicaciones: El mirador (Atlantis, 2009), Vareando nubes (Atlantis, 2012) y Pelusillas en el ombligo (Lastura, 2015).

En esta ocasión José Antonio López Rastoll ha publicado con la editorial Tres columnas una editorial de reciente creación afincada en Lorca que ha fijado entre sus prioridades dar voz a los autores de la comarca del Guadalentín.

López Rastoll fue finalista de la III edición del certamen Madrid Sky con el relato Besos lúgubres, que se incluye en este libro de relatos publicado por Tres columnas. Besos lúgubres es un relato gótico muy bien ambientado, con una gran tensión escénica y un buen tratamiento del tiempo narrativo en el que se juega con el tiempo presente y el pasado. Este relato se integra perfectamente en el conjunto de Trece rosas negras, que trata sobre la falta de humanidad. Parece que hoy en día un beso, una charla en un café, una palabra de ánimo o una simple sonrisa fueran tan difíciles de conseguir como trece rosas negras. Sin embargo, el autor llama la atención del lector para hacer ver que a veces las rosas negras (y su componente metafórico) brotan en los lugares más insospechados y de quien menos te lo esperas. Por supuesto, quien las cultiva no es noticia ni sale en los telediarios.
Trece rosas negras lo forman veinte piezas breves. Entre ellas, un escritor con muy poca educación, un padre que cree que su hija es un prodigio, unos jóvenes que secuestran a una anciana o una pareja que se conoce en medio de una pesadilla.

Cementerios, hoteles abandonados, torres en ruinas, el mundo onírico… son algunos escenarios ideados para unos cuentos donde lo inquietante no viene del monstruo, sino de la mano del hombre.

El Mirador es el nombre del blog de José Antonio López Rastoll, un marco donde estar en contacto con el lector, ofrecer las últimas creaciones y fomentar la crítica literaria constructiva. http://lobo74estepario.blogspot.com/

Desde la asociación Primaduroverales queremos mandar nuestra felicitación a López Rastoll por su nueva publicación. Para nosotros es un inmenso motivo de alegría saber que los finalistas de nuestro certamen Madrid Sky siguen un camino literario lleno de éxito y a la vez es un estímulo para elevar el nivel de nuestro certamen y de nuestro taller de creación literaria.

Read Full Post »

Pues sí, la verdad es que quedó una tarde variada, entretenida y que dio para mucho. Inmersos en las cadenas de relatos que cada de uno de nosotros anda metido, la metáfora es un recurso literario que todos debemos emplear en aquello que vamos construyendo en esta fase.

 

Pues si hay alguien capaz de sorprendernos con sus habilidades en este campo es María Sánchez Robles, quien ayer abrió la tarde con su texto ‘El hedor’. Con su habitual talento nos trajo una historia, que independientemente de su calidad, podría definirse además como ejemplo en el uso de esta figura retórica.

ego IIPara muestra: “… pero un día caí en la cuenta: me estaba duchando y el hedor seguía envolviéndome como la espuma del jabón cubría mi cuerpo. Y ahí, después de hacer unos malabarismos, doblarme del modo más extraño y descartar el resto de las partes del cuerpo, fue cuando me di cuenta de que el olor emanaba del …

 

La lucha de la conciencia, del bien y del mal, la honestidad, el éxito o el fracaso. Todo esto podemos encontrar en un buen texto de Carlos Valle-Inclán, “Mi nuevo brazo izquierdo”. Un relato corto, intenso y eficaz (permítannos este adjetivo) y que se redondea con un final más que perfecto.

Este es el comienzo (os invitamos a que busquéis el aludido final): “Yo, como la mayoría de las personas, tenía dos brazos que eran míos de nacimiento. Ambos respondían obediente y dócilmente a las instrucciones que dictaba mi cerebro. El cual, muy a pesar de mi mujer y mis hijos, se guiaba por mis convicciones firmes sobre la justicia, la verdad y la virtud …

 

La voz de la mujer (o la ausencia de ella) en el mundo de la ciencia (y todos los otros mundos) estaba presente en el relato de Vicente Moreno, “Ave Lise”, donde las plegarias no van a los santos habituales sino a otros (más bien a otras) en las que el personaje central del texto tiene bastante más fe.

Un extracto: “… yo confío más en el auxilio de los santos laicos, como Dalton, el ángel de la Anunciación del Átomo o nuestra madre Marie, que murió por todos nosotros. Pero mi preferida es Lise Meitner, la gran desconocida, la olvidada, a la que sólo recordamos unas cuantas acólitas de la secta cuántica …·

 

hermafroditaPara acabar la tarde, Carlos Cerdán, con su habitual (y cada día más desarrollado) sentido del humor, nos presentó “El convento del pueblo”. Una historia que venía exigida por la inclusión de un personaje hermafrodita. Bueno, pues les recomiendo que lean el final del texto, que da para mucho.

Y como ejemplo esta muestra:

No sabía cómo empezar y decidí presentarme:

– Me llamo Ignacio Aguirre y soy buscador de historias.

– Pues yo soy Expósito el del convento y cuento cuentos contentos y los cuento a cientos. Si necesita una historia soy la persona indicada.

De nuevo volvió a reír o a toser, no llegué a saberlo.

– Yo quiero una historia muy concreta – dije bajando la voz.

Rascándose la cabeza me miró fijamente, después se sirvió un vaso y se lo bebió casi de un trago

 

Para ir acabando, hay que reseñar también que tres compañeros primaduroverales (José Sainz de la Maza, Juanjo Valle-Inclán y Diego Risnoski) presentaron ayer sus relatos en un nuevo libro de la editorial RELEE, en lo que empieza ya a ser habitual: la presencia de compañer@s en eventos literarios de alto interés.

Hasta la semana que viene, amig@s. Lean, escriban y disfruten.

Read Full Post »