Feeds:
Entradas
Comentarios

Si quieres empezar el año con un libro optimista te recomiendo Alas de mariposa. Su autora es Nathalie Detry, que con una ilusión y una energía envidiable invita al lector a seguir un camino que le permitirá descubrir lo bueno que cada uno tiene en su interior.

El libro tiene dos partes. La primera parte se centra en la descripción de un viaje por siete islas. Un gusano se transforma en mariposa y recorre cada isla aprehendiendo lo provechoso que hay en ellas. El viaje y la transformación son la metáfora de un proceso que se puede dar en cada individuo y define la lucha de cada sujeto contra el inmovilismo y el bloqueo personal. Pero esta lucha interna está impregnada de belleza y de ilusión, y le llegan al lector con un lenguaje sencillo, sensible, tan seductor que le convertirán en un viajero más a través del archipiélago de las siete islas.

Para volar alto se necesitan conocimientos. Nathalie Detry comparte estos conocimientos en la segunda parte del libro con una serie de preguntas y respuestas con las que invita al lector a vivir de forma consciente y le propone movilizarse para conseguir un propósito.

Alas de mariposa no deja indiferente. Publicado por Plataforma editorial es un libro escrito desde la experiencia, desde el corazón y desde el amor. Natahlie Detry ha sabido aportar su experiencia como consultora y formadora y sus conocimientos en el campo de los recursos humanos para escribir un libro en el que hay una fuerte carga emotiva en cada página, sensibilidad en cada línea y calidez en cada palabra. La suficiente emotividad, sensibilidad y calidez como para que el lector no permanezca insensible durante su lectura y se mueva a una profunda transformación personal.

Anuncios

El jueves 11 de enero comenzará un nuevo trimestre en el taller de creación literaria del GRUPO DE ESCRITORES PRIMADUROVERALES.

La cuota mensual del taller será de 30€ mensuales. Para inscribirte en el curso contacta con nosotros en pscasacasa@gmail.com o en asociacionprimaduroverales@gmail.com. Nos gustaría contar con tu participación, si te gusta escribir, anímate.

 

 

 

 

Por Luis Marín

Malo es coger la costumbre. Uno empieza escribiendo una pequeña crónica, con buena voluntad, por compromiso, y acaba convirtiéndose en un cronista permanente. Pero sin sueldo.

Otra vez me ha vuelto a llamar el equipo de redacción para sugerir que un breve resumen del trimestre podría ser bien acogido, y patatín y patatán. No quiero pensar dónde estarán ellos en estos momentos en que mi debilidad me tiene atado a la escritura. He tenido que abrir la ventana para llamar la atención a un tipo gordo vestido de rojo que ha pasado con un ruido de campanillas que me desconcentraba. Me he congelado.

Total, para decir que continúan las buenas noticias para los miembros del taller. En octubre Juan Santos recibió en Bujalance (Córdoba) el primer premio en el certamen de “Pajaronas”, en noviembre en Alcalá la Real (Jaén) se abría el curso de la UNED y se entregaban los premios del concurso de relato corto de los cursos de verano y la presentación del libro con los relatos finalistas entre los que se encuentra uno de Luis Marín. Y para cerrar el año, en diciembre la presentación del libro de Relee “Error 404” que incluye relatos de José Sainz de la Maza, José Jesús García, Juan Santos y Diego Rinoski.

Pero de todo esto ya se ha dado cumplida cuenta en este Blog, así que no sé para qué lo tengo que repetir.

Los que este año no asistieron al día de apertura del curso, se perdieron la cara de estupefacción que invadió el taller cuando se pidió un voluntario para leer un poema. Eso mismo reflejaban los rostros, “cara de poema” cuando en un taller de cuentos te proponen leer una poesía. Pero no acabó ahí el desconcierto, que a punto estuvo de tener que dar respiración asistida a alguno de los presentes, cuando se informa de que este año vamos a hacer teatro.

Menos mal que llegó el descanso para el que quiere fumar un cigarrillo y que, aquel día, vino al pelo a todos para tomar aire. ¡Teatro!, ¿pero no nos habremos equivocado de aula? ¿Era Pura la que nos decía todo esto? Sí, y nos preguntábamos qué habría hecho el verano con ella. Los calores alcarreños no pueden traer nada bueno, comentaba alguno, se le pasará pronto decían otros. Pero no, no era un sueño, el proyecto teatral sigue adelante y cada día se lee un poema o un haiku que alguien se encarga de rebuscar. Aun con el temblor en las piernas, nos fuimos a casa con el encargo de escribir, en primera persona, una escena con un suceso impactante. La sangre volvía a circular por las venas de los asistentes, quizá porque no veían las dificultades a las que se enfrentaban hasta que empezaran a escribir.

Cuando un poeta escribe que “la vida no retrocede”, puede que lleve razón, pero en el taller literario de Primaduroverales, los sufridos escritores regresan a la estupefacción. Sobre la idea, se tenían y tienen que enfrentar a una escena, que no tiene por qué ser breve, en primera persona y con un símbolo fuerte que recorra el relato. ¿Y cuándo llega la hora de la cerveza? preguntaban las miradas que se cruzaron sin disimulos. Por favor señores poetas, tengan consideración y no nos creen problemas metafísicos, que lo que queremos es divertirnos escribiendo.

Una tarde se nos coló en el taller un tal Borges. Se iba a realizar el análisis comparativo de unos de sus cuentos, “El sur”. Buscamos las similitudes que en su desarrollo podía tener este cuento con el de nuestro compañero José Sainz de la Maza “Lexington con la 52”. Pero de eso ya se ha hablado también en el blog.

Tampoco hace falta que vengan de fuera para crear problemas. A algún graciosillo se le ocurrió decir, entre risotadas, que en la temporada anterior hubo una “tarde de los cojos” y una mente diabólica lo unió a un japonés que en el siglo XVIII cuando se sentía sólo le parecía que el bosque era muy grande. Pues maldita la gracia, todavía no me he recuperado, a pesar de que entre medias hemos tenido los cuentos navideños, que en este caso sí sirven para desengrasar.

Un espejismo, porque justo después apareció Walt Whitman con sus “hojas de hierba” para amargar el dulce. A ver si en estos días de vacaciones y fiestas alguien nos ayuda a encontrar una historia potente que oculte otra. Seguro que entre los cuñados/as que nos van a amenizar las fiestas ideas no van a faltar.

Yo, de momento, estoy buscando el teléfono de Walt para que ponga el tono lírico.

Maquiavelo, César Borgia y El padrino

Hay dos cosas extraordinarias en el Camino de Santiago: los amigos y las sorpresas. Es fácil hacer amigos, pero a veces, y es muy gratificante, lo que se produce es un reencuentro con amigos de otro tiempo. Esto fue lo que nos sucedió al pasar por las inmediaciones de la localidad navarra de Bargota, muy próxima al Camino. Allí tuvimos el placer de reencontrarnos con Antonio Murga, antiguo compañero de nuestro taller de creación literaria y miembro de la asociación Primaduroverales.

Antonio nos llevó por los viñedos de Bargota, auténticos tesoros que sustentan la economía de la zona. Tan importante es el vino en la vida del pueblo que la estructura de sus casas y de sus calles están marcadas por él. Las viviendas están construidas en piedra y albergan en su interior bodegas excavadas bajo tierra que permitían elaborar y mantener los vinos de cada familia sin necesidad de utilizar los elementos tecnológicos actuales. Pero el tiempo pasa, y de un tiempo a esta parte la técnica para el cultivo se ha modernizado y ya no es necesaria la vendimia manual. Aunque Bargota se mantiene fiel a la tradición y cuenta con una bodega, la Biurko Gorri, creada por los hermanos Llorens, que tiene reconocimiento mundial sobre todo por su proceso de maceración carbónica y por los caldos que obtienen de manera totalmente ecológica, es decir, en vides que no han sido tratadas químicamente. Y entre casas típicas y viñedos infinitos Antonio nos llevó a la localidad medieval de Viana.

Viana se eleva sobre un cerro y mira plácidamente hacia la ciudad de Logroño, que está tan solo a 8 km. Fue una plaza defensiva de Navarra frente a Castilla y hoy es la última localidad navarra del Camino antes de entrar en la Rioja. Sus calles están plagadas de palacetes, casas solariegas e iglesias. Y en la escalinata de entrada de una de estas, en la iglesia gótica de Santa María, bajo las losas del atrio, el peregrino se llevará una de las sorpresas que depara el Camino al encontrarse con la lápida del que fuera soldado, príncipe y cardenal: César Borgia, muerto en una emboscada cerca de Viana en 1507.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El personaje es novelesco desde el principio hasta el final. Para comenzar, César Borgia fue hijo de un Papa, el Papa Alejandro VI, lo que “ya es para hacérselo ver”. Varios miembros de la familia Borgia ocuparon posiciones políticas y religiosas muy relevantes, pero Alejandro VI y su hijo César fueron los más significativos y Maquiavelo se inspiró en ellos para escribir su obra El príncipe. Efectivamente, ese Príncipe ambicioso, intrigante, cruel, capaz de conseguir todo lo que se proponga y de hacerlo a cualquier precio al que se refiere Maquiavelo tiene su modelo en César Borgia.

César Borgia pretendía la construcción de un Estado propio en Italia para la familia Borgia. Esta idea le procuró muchos enemigos, entre ellos el rey Fernando el Católico, ante el que mantuvo una posición de ambigüedad cuando este le pidió ayuda durante las guerras de Nápoles. En agosto de 1503 el Papa Alejandro VI, su hijo César y algunos de sus colaboradores acudieron a una cena. A los pocos días algunos de ellos cayeron gravemente enfermos. La sospecha de un envenenamiento se ha mantenido a lo largo de la historia. El Papa Alejandro VI murió y los enemigos de los Borgia aprovecharon para imponer a Julio II como Papa. El propio César, convaleciente y sin apoyos, se vio obligado a apoyar a sus enemigos.

Una vez alcanzado el poder Julio II comenzó la persecución a César Borgia, que consiguió huir a Nápoles. Allí fue detenido por las tropas del Gran Capitán, que ordenó su traslado a España, primero a Valencia y después al castillo de la Mota, en Medina del Campo. César Borgia consiguió huir y llegó a Navarra, donde reclamó la protección de su cuñado, el Rey Juan de Albret, que le nombró capitán de sus ejércitos en un momento en el que Navarra estaba inmersa en una guerra civil entre dos facciones opuestas: los partidarios de los reyes Juan y Catalina y los partidarios del condestable del reino, el conde de Lerín, alineado con Fernando el Católico.

Fue en esta guerra donde encontró la muerte César Borgia, con 32 años, en 1507. Su cuñado el rey Juan dispuso su entierro en un sepulcro en el interior de la Iglesia de Santa María, en Viana. Años después, todavía en el siglo XVI, el obispo de Calahorra, a cuya diócesis pertenecía la parroquia de Viana, consideró un sacrilegio la permanencia de sus restos en lugar sagrado y mandó sacarlos y enterrarlos fuera de la iglesia, en plena Rúa Mayor, «para que en pago de sus culpas le pisotearan los hombres y las bestias».

El resultado final fue la destrucción del panteón inicial. En 1884 se localizaron lo que se suponen sus restos, y se dejaron en el mismo lugar, en plena calle Mayor. En 1945 los restos fueron exhumados para ser depositados años después, en 1953,  en la portada de la iglesia bajo una lápida de mármol blanco, donde se encuentran en la actualidad.

A pesar del tiempo transcurrido el nombre de César Borgia todavía divide en Viana a sus ciudadanos. Mientras algunos propusieron en el año 2007, con motivo del V centenario de su muerte, devolver su cuerpo al interior del templo, el arzobispado de Pamplona declaró no tener inconveniente en que los restos de César Borgia sean inhumados en otro emplazamiento más digno, pero no dentro de la iglesia, porque esto es una práctica que hoy en día no se autoriza.

¿Pero, a todo esto, cuál es la relación de César Borgia con El padrino, de Coppola? Son muchas las obras que hablan de los Borgia y su relación con el Renacimiento pero, ¿has oído hablar del escritor Mario Puzo? En 2001 estaba escribiendo la novela Los Borgia cuando falleció, lo que puestos a imaginar no resulta extraño conociendo la intrigante biografía de la familia Borgia. La novela la terminaron entre su viuda, también escritora, Carol Gino, y el historiador Bertram Fields  Pues Mario Puzo fue ese autor desconocido que además de escribir los Borgia escribió, entre otras novelas, una de la que seguro sí has oído hablar: El padrino.

La vida de los Borgia también se ha llevado al cine. En el 2006 se estrenó la película Los Borgia, del director Antonio Hernández Núñez, centrada en la vida de César Borgia.

http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-124567/trailer-19415660/

Manuel Pozo Gómez es autor del libro de relatos Violeta sabe a café y coautor de varios libros de relatos, entre ellos Cuéntame un gol. Cuentos de fútbol. En 2017 ha coordinado el libro de relatos RRelatos HHumanos

Magia, emoción, tensión… y buen humor. Este año las cosas estuvieron muy reñidas y equilibradas, las votaciones muy cerradas y con ciertos nervios hasta la misma ‘línea de meta’, como si de un sprint ciclista se tratara. De hecho, casi hay que tirar de la ‘foto finish’.

foto 04La lectura de los relatos participantes produjo cierta emoción. Con el tema de los Reyes Magos de fondo, la magia empezó a brotar cuando conocimos cómo vivieron esta señalada fiesta algunos vecinos recién realojados en un multiétnico edificio de pisos, o de cómo un cartero nostálgico mima un buzón rojo, también a través de una niña que descubre asuntos feos de su padre escritos allí donde acaba la espalda, al tiempo que otro niño confirma sus temores de que los Reyes son los Padres a través de los unos ojos muy tristes que descubre tras una peluca y una barba. Continuamos con Ceferino, un Rey Mago que pudo ser y al final no fue. Mientras, un padre descubre que, a su hijo, en el fondo, no le gustan nada las cabalgatas de reyes. Otro niño, con muchas dudas, y añorando a su abuelo, decide no dormirse esa noche y que una niña de un país lejano que vive en Madrid tiene una queja sobre el número desproporcionado de figuritas de Baltasar sobre las que hay de las otras dos majestades. Aparecen de repente unos pajes de sus Majestades quejándose amargamente de la suerte que tiene un señor gordo que, por ir en trineo, siempre llega antes que ellos a entregar los regalos. Luego, Ana, una niña llena de dudas sobre la verdad de los Reyes Magos, al final se lleva una sorpresa que casi le corta la respiración. Por el camino descubrimos, accidentalmente, la exuberante ropa interior de Baltasar, para a continuación observar como un personaje decide darle unas vacaciones escolares a su enfermedad, mandándola a los mares del sur mientras que él acepta una invitación de Papa Noel para visitar Laponia. Luego, la tensión se adueña de la sala cuando descubrimos los problemas de Baltasar para conseguir los regalos en un famoso portal de compras on-line ya que la página se cae constantemente y, poniéndonos más tensos aún, cuando Sus Majestades son detenidos en la frontera al confundirse el oro, el incienso y la mirra con divisas, estupefacientes e productos ilegales de industria farmacéutica.

Con todo esto, no es de extrañar lo reñido del resultado, que finalmente se decantó de la siguiente forma:

Ganadores ex aequo Virginia, con su relato ‘La tradición es la tradición’ y Paco Plaza con ‘Melchor, Gaspar, Baltasar y Ceferino’. El segundo premió pasó a manos de José Miguel con ‘Blanco sobre fondo negro’.

A continuación, un pedacito de cada uno de estos relatos:

La tradición es la tradición (Virginia):

“Eran las 16,00h del día 5 de enero y aún no sabían cómo podrían repartir los regalos. El camello de Baltasar estaba cojo desde hacía días en el veterinario y los otros dos pobres camellos eran tan ancianos, que aunque comían y bebían durante el reparto, se sentaban cada cuatro casas y no había forma de levantarlos. De los mil quinientos burros que comenzaron llevando de apoyo, sólo quedaban vivos quinientos y como era una especie protegida, este año no tenían el permiso de las autoridades para utilizarlos”

Melchor, Gaspar, Baltasar y Ceferino (Paco Plaza)

“―Querida ¿tú has salido del pueblo últimamente?

―No mi rey.

Mas cuando fue alumbrado Baltasar, todo él negro como el tizón, Gey no pudo soportar la certeza de que había sido burlado y se fue, azadón en mano, hacia el lecho de su esposa:

― ¿Qué explicación tiene esto? ―preguntó el marido iracundo.

―No lo sé mi rey. Yo tampoco lo entiendo. Tal vez un emisario invisible de Baal. Esas cosas pasan por aquí, ya sabes ―le respondió ella con los ojos inundados de lágrimas

Negro sobre fondo blanco (José Miguel)

“—Bueno, en marcha que ya se ha acabado el condumio -concluye Melchor-. Así que, Baltasar, tú en cabeza y no corras mucho, que últimamente estás desatado. Y de vez en cuando mueve ese culo luminiscente para que se sepa por donde vamos.

—Igual patentamos nuestro invento “calzón-navegador-GPS” y se lo vendemos a alguien de Silicon Valley. Por lo menos acabaríamos con esta interminable parvedad de pecunio -murmura Baltasar, mientras arrea a su camello- “

foto 02

Para ir acabando, no podemos olvidar que por razones logísticas, de agenda o vaya usted a saber, no hemos contado con el concurso de algunos primaduroverales bastante principales, entre los que enumeramos a Manuel Pozo y José Sainz de la Maza, aunque sí contamos con ellos en lo que viene llamándose jolgorio post-eventos.

Bueno, amig@s primaduroverales, hasta aquí la última crónica de este año 2017. El principal deseo a compartir para estas fechas me gustaría que fuera la amistad y buen humor que nos van uniendo, que nos arropan y que estoy seguro que nos arroparán durante el 2018.

¡¡ QUE LA LITERATURA Y LA AMISTAD OS ACOMPAÑEN !!

 

 

Nuestra más cordial enhorabuena a Luis Marín al haber sido considerado finalista en el IV Concurso de la Uned de Alcalá la Real (Jaén).

La organizadora del certamen ha editado un libro con los diez relatos finalistas, incluido ‘El Forastero’, el relato con el que Luis participó. El libro presenta una muy original y cuidad edición.

La calidad del texto de Luis ya se nota desde el principio, aquí incluimos el inicio para animar a su lectura completa, una vez veamos el libro.

 

Portada Uned (1)El forastero:

Desde el camino descubro, encaramada en la colina, la ciudad donde nací y pasé los días más felices de mi vida. ¡Cuánto ha crecido! Recorro, desorientado y con el corazón inquieto, las calles de conducen al centro. Nada de lo que veo se ajusta a mis recuerdos infantiles a pesar de ser las calles correteadas con mis amigos.

Un fuerte empujón me retira del centro de la calle. ¿Qué haces viejo? ¿Es que quieres morir atropellado? dice una voz a mi espalda.

Es un hombre de mediana edad que mira con detenimiento mis ropas. Recojo el pequeño saco que ha caído al suelo, y me noto de repente cansado, polvoriento.

-¿Qué te trae por aquí, forastero?

Luis

 

Esto es un no parar. La presencia primaduroveral se hace cada vez más patente, no solo en la participación sino también en la obtención de reconocimiento. Por algo será ¿no creéis?

Enhorabuena de nuevo, amigo Luis, a seguir cosechando éxitos.

 

 

Una estupenda tarde la que se disfrutó en la presentación del libro error 404, editado por Relee, el pasado viernes en la librería ‘El olor de la lluvia’. Gran afluencia, que sobrepasó con creces el aforo. Humor inteligente y oportuno a hilo de la presentación de los autores y sus relatos de esta antología sobre la perplejidad tecnológica. Un total de 21 autores, cuatro de los cuales representaban a nuestro Taller Literario Primaduroverales.

PortadaEl libro muestra un diseño cuidado y una calidad en la edición muy destacable, tal como acostumbra a exhibir Relee y, además, un tratamiento exquisito por parte de cada autor de esta idea central de la tecnología, aún incluyendo alguno de ellos que se declaró reacio a la utilización de los más comunes dispositivos.

Centrándonos en nuestro cuatro compañeros vamos a incluir aquí la frase inicial de cada unos de sus relatos, para incitaros a leer y disfrutar de estos magníficos textos:

Jose IIJosé Sainz de la Maza – ‘Amadeus’

“Cosmo conduce su Flexum Batty por una autopista del sector sudeste de Amadeus en dirección al complejo Mármont. Ha desconectado la terminal por la que recibe datos de su empresa y ha puesto en off todas las entradas de audio del vehículo. Circula en absoluto silencio…”

Juan II Juan Santos – ‘El experimiento’

“Lázaro Maldonado y Sara Fuentes llevaban más de media vida juntos. Era una de esas parejas que solo con mirarla se notaba que habían nacido el uno para el otro. Pero, cuanto mayor era su dicha, más les angustiaba pensar en el día que alguno de los dos faltara…”

jj IIJosé Jesus García Rueda – ‘En el jardín metálico’

“Soy biólogo, especialista en botánica. No suelo presentarme así (mi costumbre es siempre comenzar hablando de las serenatas de amor que le dedico al cielo del mediodía), pero esto fue lo que le dije de mí a aquel fotógrafo…”

Diego Rinoski – “Crónica de una revolución (y otros cuentos)”

Walrus

Supongo que todo comienza con el libro que publicó la editorial Walrus, aquí en Madrid, hace un par de años. Por extraño que parezca la editorial no pretendía obtener ganancias con sus publicaciones, sino dar visibilidad a los autores emergentes…”

Grupo 2Para ir concluyendo, en otro orden de cosas, este cronista oyó, ya al final del evento, una frase que le hizo meditar. “Hay que ser valiente para gestionar, hoy en día, una librería como ésta”, en referencia al local donde nos encontrábamos, la librería ‘El olor de la lluvia’.  La reflexión me hacía añadir a la palabra ‘valentía, la palabra ‘pasión’, en este caso por la literatura, y de lo que se es capaz de conseguir cuando se unen pasión y valentía. Un poco después en algún corrillo se debatió sobre el presente y futuro del sector editorial y los retos a los que se enfrenta. Este es y será un debate abierto e interesante.

Considero que la valentía y la pasión mueven por igual a la librería ‘El olor de la lluvia’ y a la editorial ‘Relee’, ésta última, además, con el mérito de impulsar iniciativas como ésta, navegando, quizá, a contracorriente de los tiempos, o quizá no, quien sabe.

Enhorabuena a ambas y, por supuesto, a todos los autores.