Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘hemingway’

Pues resulta que Pamplona ya era conocida en el mundo antes de que apareciese Hemingway con su novela Fiesta y su descripción de los Sanfermines. Pamplona era la primera gran ciudad a la que llegaban los peregrinos que recorrían el camino francés o el aragonés, y ya lo hacían en el siglo IX, aunque el Camino de Santiago no se consolidó hasta el siglo XII. A ello contribuyó el libro La Guía del Peregrino de Santiago de Compostela, escrita por Aimeric Picaud, que traza el itinerario por los pueblos que cruza el Camino, determina las jornadas de marcha y advierte acerca de la hospitalidad o la barbarie de las gentes con las que se puede encontrar el peregrino. Este libro se incluye dentro del Códice Calixtino de la catedral de Santiago, aquella joya de la literatura medieval que un empleado de la catedral robó de la caja fuerte de la biblioteca en el año 2011 y que apareció un año más tarde envuelto en un trapo, en un garaje de una localidad cercana a Santiago.

Pero volvamos al Camino. La entrada en Pamplona es un momento inolvidable que se produce al cruzar el puente de la Magdalena, sobre el rio Arga. Este puente fue construido en el siglo XII, tiene origen románico y detalles góticos. El cruce del puente supone un momento de mucha alegría. El peregrino solo ha podido ver las siluetas de la catedral por encima de las murallas y aún no tiene conciencia de aproximarse a una gran ciudad, a la que entrará siguiendo las murallas por el Portal de Francia (cuyo puente levadizo se baja actualmente cada cinco de enero para que lleguen a la ciudad los Reyes Magos de Oriente). Este momento es para el caminante como desprenderse de unos cuantos siglos de historia y volver a la Edad Media.

La primera calle que se encuentra tras cruzar el Portal de Francia es la calle del Carmen, antigua Rúa de los Peregrinos, que ofrece un bullicio colosal, estrecha, peatonal, llena de vida, todo lo que puede desear un peregrino medieval cansado. Siguiéndola se llega a la calle Mercaderes, después a la Plaza del Ayuntamiento y el tránsito a la época actual es inevitable. Ya estamos en Sanfermines: en 1776 se construyó el primer vallado hasta la plaza de toros, en 1856 se regula el encierro, que llega a la calle de la Estafeta, en 1923 los presenció Ernest Hemingway por primera vez, en 1926 publicó su novela Fiesta (The sun also rises), en 1954 recibió el premio Nobel y desde entonces los Sanfermines y Pamplona no han parado de evolucionar y de recibir a millones de personas cada año para hacer de Pamplona y su fiesta una ciudad mundialmente conocida. Mucho más conocida por los Sanfermines que por ser fin de etapa del Camino de Santiago. ¿O no?

Sin duda la figura de Hemingway es fundamental para esta evolución. Visitó Pamplona en nueve ocasiones, siempre en Sanfermin, siete veces desde 1923 a 1931, año en que se impuso un paréntesis para participar en la Guerra Civil española a favor de la República, presenciar el desembarco de Normandia, la liberación de París y residir durante dos décadas en Cuba haciéndose amigo íntimo de Fidel Castro.

La primera vez que llegó a Pamplona su presupuesto solo le dio para alojarse en una modesta pensión cerca de la plaza del Castillo. Los años posteriores se alojó en el hotel Quintana, con cuyo dueño le unió una estrecha amistad hasta su muerte. Hemingway comió, bebió y fumó lo indecible en Pamplona, compartiendo sonadas juergas con amigos de la ciudad y extranjeros, como él, entre ellos el escritor John dos Passos. Protagonizó sonados escándalos sexuales y frecuentó cafés y tabernas por los que aún hoy se distingue su huella. El más conocido sin duda es el café Iruña, en el que se puede ver una estatua del escritor, a tamaño natural, junto a la barra (no podía ser de otro modo). Cuando volvió en 1953 lo hizo con su cuarta esposa, y ya era un conocido escritor que había obtenido el premio Pulitzer un año antes. Cuando regresó a Pamplona por última vez, en 1958, ya era premio Nobel, había sufrido dos graves accidentes aéreos en África y arrastraba graves problemas de salud, en gran parte ocasionados por el alcohol. En estos dos últimos viajes se alojó en el carísimo hotel La perla, en la plaza del Castillo, que todavía hoy mantiene en uso la habitación que ocupó el escritor norteamericano, aunque bien es verdad que a precios difícilmente asumibles para la inmensa mayoría de los mortales y, por supuesto, para la casi totalidad de los peregrinos que se dejan caer por Pamplona camino de Santiago.

Pamplona siempre se ha mostrado agradecida al escritor. En el año 1968 se inauguró un monumento en el paseo que lleva su nombre, junto a la plaza de toros, y en la actualidad el visitante puede recorrer la ciudad siguiendo un itinerario que lleva por los lugares emblemáticos que frecuentó Ernest Hemingway, un magnifico novelista y, además, un extraordinario autor de relatos.

Read Full Post »

Por Manuel Pozo Gómez

Jesús Gella Yago nació en otoño de 1977 Zaragoza, donde sigue viviendo. Su profesión no tiene demasiado que ver con la literatura, aunque implica darle mucho a la tecla o al bolígrafo, pero el resultado son informes fríos, objetivos y sin alma.

En el colegio empezó a montar sus primeras historias. La biblioteca era enorme (aunque hace poco volvió a visitarla y comprobó que en realidad él era muy pequeño). En ella conoció a compañeros de aventuras extraordinarias como Verne, Stevenson, Twain y Salgari, o London, Zane Grey y Karl May.

Estaba en el instituto cuando ganó algún certamen local y, al terminarlo, fue también cuando aparcó esta afición.

¿Por qué dejaste de escribir, Jesús?

La carrera y el trabajo para poder pagarla, además de alguna circunstancia más (de esas que se empeñan en complicarnos los planes), me distrajeron y dejé de escribir por placer. A veces digo que fue la peor decisión de mi vida pero, si me paro a pensarlo, ni siquiera fue una decisión: simplemente ocurrió.

Ha sido en los últimos años cuando he recuperado ese vicio (porque sin duda lo es), especialmente durante el último, después de decidir distanciarme temporalmente de mi entorno profesional.

La verdad es que fue una sorpresa ser convocado como finalista del “IV Concurso Madrid Sky”, ya que no he participado en demasiados concursos (quizá seis o siete en total, en los últimos diez años): sí que en 2010 un relato mío fue seleccionado para ser publicado a partir de mi participación en el “VII Premio Luis del Val”, y que el año pasado la web “Ociozero” (revista de género fantástico) reconoció el mérito de otro relato que tampoco llegó a ganar.

Así que, ciertamente, el “IV Madrid Sky” ha sido mi primera vez. ¡Espero que hayáis inaugurado una fructífera racha!.

¿Dejas leer tus relatos a alguien antes de tenerlos terminados o antes de publicarlos?

A Silvia, mi compañera (de toda la vida, casi) y acompañante (el día de la entrega de premios), le toca de vez en cuando darme una opinión. La verdad es que no suelo compartir lo que escribo, no sé si en un acto de egoísmo o de pura timidez. Probablemente las dos. Aunque, después de la experiencia con “Primaduroverales”, me apetece dar guerra a mi alrededor.

Viniste desde Zaragoza y estuviste un rato con nosotros para marcharte enseguida. ¿Te mereció la pena tanto trajín?

¡Por supuesto! Como te he dicho antes, esta ha sido mi primera convocatoria como finalista de un certamen literario. Cuando recibí vuestra comunicación ni siquiera me paré a valorar la dotación económica de los premios o la posibilidad de quedar descartado, ni siquiera la de resultar uno de los premiados. Bastó con pensar que a alguien le había convencido algo de lo que yo había escrito para tomar la decisión de que, sí o sí, iba a merecer la pena viajar para conocer a ese alguien. Afortunadamente no me equivoqué ya que, además de llevarme un segundo premio a casa, fue un encuentro muy agradable. Creo que hablo por todos los convocados al encomiar el esfuerzo que hicisteis desde “Primaduroverales” para crear un ambiente muy grato, por lo acogedor y distendido, sin menoscabo de la seriedad y significado que un acto como este debe tener.

¿Te habías visto antes en una encerrona parecida?

La verdad es que no. Pero, desde luego, si eso fue una encerrona… ¡pues que vivan las encerronas!

No esperaba que el acto se alargara tanto y la hora del billete de vuelta obligaba a dejaros pronto, apenas comenzada la celebración posterior. Intenté saludar al mayor número de los presentes por lo que me llevé, además de muestras de cariño y simpatía, un torbellino de caras y nombres en la cabeza.

Sí que me gustaría mencionar expresamente el elogio y ánimo que me regaló Teresa Núñez al bajar de vuestro autobús. Cuando esa persona te menciona detalles de su carrera literaria y reconoces en ella nada menos que a Paul Lattimer, también caes en la cuenta de que es un auténtico mito del western español (cuya calidad como autora está más que respaldada por numerosos premios) quien te acaba de echar una flor y además te anima a seguir. Y eso emociona, ¡vaya si emociona!

Lo dicho: ¡vivan las encerronas! ¡Los médicos recomiendan una a la semana!

¿Qué te parece que haya empresas comprometidas, como la academia Heisenberg, que apuesten por la cultura y patrocinen un certamen literario como el nuestro?

El impulso de cualquier iniciativa cultural en estos tiempos de desencanto es esperanzador. Y sobre eso, podríamos filosofar y disertar entre cañas hasta terminar arreglando el mundo.

Pero además, en el caso de la combinación de “Primaduroverales” con “Heisenberg” (y “Vinos y Caminos” y “La Rebujita”), también resulta estimulante.

Me explico: creo que comentasteis que veníais dotando los premios con vuestros propios medios hasta que este año habéis contado con patrocinadores. Entiendo que este apoyo garantiza la supervivencia y consolida certámenes como “Madrid Sky”, tan necesarios entre cientos de convocatorias amparadas por ayuntamientos, instituciones y marcas potentes.

¡Ojo! No digo que “Madrid Sky” sea un certamen pequeño (¡ya es la cuarta ocasión y habéis recogido casi 400 textos de 15 países, con algún finalista de larga trayectoria!) o que otros certámenes y sus benefactores sean sospechosos.

Simplemente quiero decir que la participación de una academia como “Heisenberg”, especializada en inglés y ciencias, en las aventuras de un grupo de escritores como “Primaduroverales”, hace que apetezca intentarlo y animan a dar el paso. Se percibe la ilusión de quienes estáis detrás y se adivina la transparencia y honestidad.

De no haber transparencia y honestidad, desde luego yo (como emborronador de papeles, novel a la par que tardío) no habría podido compartir una tarde tan encantadora con vosotros.

Así que aprovecho este hueco tan oportuno para agradecer a Sergio Torres (de “Academia “Heisenberg”) su compromiso y participación.

Una de las cosas que más llama la atención de tu relato es la riqueza de vocabulario. Palabras como carozo, cellisca y arrabel han entrado en el vocabulario de nuestro blog como palabras cazadas. ¿Son propias de tu lenguaje o de tu entorno?

No, no son palabras que use en mi vida normal. De hecho, dudo que alguna vez las haya utilizado u oído en una conversación, pero sí leído en algún momento.

Disponemos de un idioma con un vocabulario vastísimo y que ofrece infinitas posibilidades para jugar con él, e incluso retorcerlo para conseguir nuestro objetivo narrativo en un texto. Creo que, evitando caer en pomposidades que pueden distraer al lector, es imprescindible mimar la selección de las palabras. Sobre todo en determinados géneros y siempre en función de unos fines premeditados. La palabra adecuada puede lograr o dar al traste con la idea que era tan prometedora mientras bullía aún sin forma en nuestra cabeza, hasta que al intentar fijarla en el papel su volatilidad nos desanima.

Tan importante me parece lo que se cuenta, como cómo se cuenta. Antes de cerrar un texto debe haber un trabajo de pulido, casi de orfebrería, que ha de notarse pero que debe proporcionar un acabado que impacte en el lector y, con suerte, lo haga perdurar en su memoria.

Esas palabras que destacáis en vuestro blog fueron elegidas para afianzar la atmósfera del relato y porque me pareció que su sonoridad podía dotar de una musicalidad interesante a algunos párrafos. Además creo que, aun si se desconoce su significado, no cuesta intuirlo dentro del contexto y el ambiente. Lo contrario podría provocar que el lector tenga la impresión de haber tropezado con un estorbo que le haga salirse del relato y que, una vez rota la magia de la ficción, ya no le apetezca volver.

Un relato propio leído por otra persona parece distinto, en cierto modo nos es ajeno. ¿Qué te pareció la interpretación que hizo Alicia Cereceda de tu relato?

Va a sonar a tópico, pero… “me alegra que me haga usted esa pregunta”.

Yo sí que suelo leer en voz alta lo que escribo para comprobar la fluidez y el ritmo interno del texto, pero nunca había oído ninguno en la voz de otra persona. 

Cuando Alicia leyó el título y mi nombre y luego hizo aquella enorme pausa antes de empezar con el relato en sí, creo que no exagero si digo que todo el salón se sobrecogió. No por lo que yo había escrito sino por la voz de Alicia (¡qué voz!). Ennobleció el relato con una lectura que, sin limitarse a ser tal, fue una verdadera interpretación.

Fue un día de muchas emociones: el viaje con la ilusión de un fallo pendiente, el encuentro con vosotros y los demás finalistas, la presentación del acto y nuestras intervenciones, estar entre los ganadores, las fotos de familia, la celebración posterior y el viaje de vuelta pensando “¿qué ha pasado? “.

Pero sin duda, para mí, el momento de mayor emoción fue precisamente el de la lectura (insisto, interpretación) de Alicia. Alicia es actriz y locutora, y demostró profesión midiendo pausas y énfasis y haciendo suyo un texto que se engrandeció de tal forma con su declamación, que me hizo sentir verdaderamente orgulloso de haberlo escrito.

¡Una lástima no tenerlo grabado!

¿Cuál fue el origen del cuento? ¿Cómo se te ocurrió la idea de recrear a la muerte en un personaje?

“No acostumbro a entrar si no hay clientes”.

Esta fue la frase seleccionada del libro “Madrid Sky” para convertirse en el pie forzado que abriera los textos participantes. Estaba claro que la palabra “clientes” iba a decidir los diferentes argumentos. Las posibilidades ambientales de esa palabra eran enormes, no hay más que leer algunos de los relatos: desde el México traicionero y traicionado que dibujó Inocencio Javier Hernández en “DF Wall” o el banco para el que Alberto Ramos propuso un atraco moral en “Por Sonsoles, a mi manera”,  hasta la tienda esotérica de “Tal vez mañana”, el texto ganador de  María Posadillo.

Debo reconocer que lo primero que se cruzó por mi mente fue un local de mala nota de esos donde todo y nada puede suceder, impregnado de desdicha y frecuentado por sombras tristes. Como vimos, de eso se ocupó Francisco de Paz Tante en “Neones rosas”. Del drama pasé a jugar con la idea de un sainete en un restaurante chino, y también en un desencuentro con filosas en una tanguería de arrabal.

Esas primeras ideas me llevaron a pensar que quizá podría hacer que los anfitriones de mi relato fueran algo más “selectos”: pensé primero en un infierno regentado por un Diablo socarrón, pero no veía la forma de encajar la frase de apertura. Así que decidí situarme cerca de ese infierno pero fuera, y enfocar a la Muerte que acompaña a los desafortunados cruzando la puerta del infierno con ellos. Así, el Diablo inicial se convirtió en una presencia apenas insinuada y que además queda en segundo plano, detrás del perro que guarda la entrada y que quizá (solo quizá) aúlla por tres gargantas.

Los atributos e imaginería clásica de la Muerte son más que populares (capucha, guadaña, calavera y ocasionalmente un reloj de arena), por lo que me pareció esencial explotar el ambiente donde se desarrolla el relato para crear un interés y una expectativa: un acantilado es apropiado para sugerir la idea de un final abrupto y dar con el topónimo Pembroke (muy próximo a nuestro “finis terrae”) hizo el resto.

Ya ves, las incertidumbres del papel en blanco te llevan a donde menos esperas.

¿Esto significa que te desenvuelves bien en el género fantástico y es tu género preferido?

Pues creo que, en cierta manera, ya te he contestado con la respuesta anterior: antes de dar con la idea final pasé por un drama urbano, una comedia que pretendía ser (perdón por el palabro) “woodyallenesca” y un thriller suburbial.

No puedo decir que el fantástico sea mi género preferido, de hecho ni siquiera lo frecuento en mis lecturas, salvo algunas incursiones en clásicos como Lovecraft, Poe o Bierce cuando el cuerpo lo pide (porque a veces el cuerpo lo pide). Reconozco que ando muy despistado en cuanto a lo que se está haciendo actualmente en terror o fantástico.

Sin embargo, con un pie forzado tan sugerente y dado que la brevedad requerida invitaba a buscar el impacto final, me pareció apropiado intentarlo con el fantástico para buscar la sorpresa sin recurrir a un drama más o menos realista.

Al fin y al cabo, el desaprensivo de mi relato se lo merece… ¿o no?

¿Cuáles son tus perspectivas en la literatura?

Pues la verdad es que ahora mismo me rondan la cabeza varias historias que necesitan un aliento más largo: el cuerpo me pide novela.

Hace unos años que guardo, cogiendo polvo, un par de borradores (uno lo recuerdo bastante simplón) más o menos cerrados. Sigo aplazando su revisión pensando que quizá sin mi esfuerzo el tiempo les habrá dado pátina, cuando lo más probable (seguro) es que cuando vuelva a abrirlo comprobaré que se han convertido en vinagre.

Últimamente he estado dando vueltas a una novela que presumo será breve, y a la que durante lo que queda de año espero terminar de dar forma. No estoy seguro de en qué género terminará encajando, pero sí sé que habrá mucho rock and roll.

¿En la actualidad dedicas mucho tiempo a leer y escribir?

Bastante, mucho. No concibo un día sin palabras escritas. Pero me temo que igual que prefiero comer a cocinar, también dedico más tiempo a leer que a escribir. Ando empeñado en invertir la proporción.

Por último me gustaría saber cuáles son tus autores preferidos y quiero pedirte que nos recomiendes un relato para nuestra colección de relatos recomendados.

Mi debilidad en cuanto a novela son los clásicos decimonónicos. Pero la lista sería interminable, desde la pura diversión folletinesca a los más cerebrales y psicológicos, sin importar nacionalidad: de Balzac y Hugo a Dumas y Sue, Dostoyevski y Turguénev, Dickens y Collins, Pérez Galdós y Pardo Bazán,… Fueron el paso natural a partir de mis lecturas infanto juveniles, y vuelvo con frecuencia sobre ellos, sin soltar nunca la mano de Joseph Conrad.

Alineados con mi impenitente mitomanía, también tengo favoritos muy cercanos al imaginario popular gracias a las (más o menos adulteradas) traslaciones cinematográficas de sus obras, como Conan Doyle, Ian Fleming, Raymond Chandler o Dorothy M. Johnson.

Autores más modernos, o actuales, o de cierta actualidad que reclaman mi atención, a veces teniendo que echar (lamentablemente) la vista algo atrás, son Thomas Pynchon, Richard Ford, Winfried G. Sebald, Paul Auster, Kurt Vonnegut, Roberto Bolaño o Umberto Eco y, barriendo para casa, por ejemplo, Eduardo Mendoza, Javier Marías y Jaume Cabré.

Para terminar, en cuanto a relatos o narrativa breve, me veo obligado a recurrir a los maestros imprescindibles como Julio Cortázar, Isak Dinesen o Guy de Maupassant, en los que siempre se puede confiar.

Y como recomendación final, quizá sea muy obvio recurrir a Hemingway, pero tengo una gran debilidad por “La breve vida feliz de Francis Macomber” (publicada en 1936), de la que se hizo una adaptación cinematográfica con Gregory Peck, Joan Bennett y Robert Preston (“The Macomber affair”, 1947) y que en España tuvo el sugerente y entusiasta título de “Pasión en la selva”.

Muchas gracias por este rato que nos has dedicado. ¿Te gustaría añadir algo más?

Solo reiterar mi agradecimiento a todos los que estáis detrás de “Primaduroverales” y “Madrid Sky”, y deciros con toda sinceridad que podéis contar conmigo para lo que gustéis.

Y desde luego, mi felicitación a los demás finalistas (Daniel Calles, Inocencio Javier Hernández, Francisco de Paz, Alberto Porras, José Quesada, Alberto Ramos y Lola Sanabria); a María Posadillo por su primer premio y, especialmente, a Marina Aparicio que, por su juventud, tiene un enorme horizonte a su disposición (¡a por ello!).

¡Un placer haber compartido esto con todos vosotros!.

La posada al final de la Tierra  Segundo premio en el IV certamen Madrid Sky

 

Read Full Post »

Por José Sainz de la Maza

Hacía frío la tarde de ayer. En el taller teníamos que someter a análisis dos relatos que contaban con numerosos elementos en común, “Quien quiera que hubiera dormido en esta cama” de Raymond Carver y “Las nieves del Kilimanjaro” de Ernest Hemingway.

Acudió a la clase menos gente de la habitual, tal vez por el frío o porque a los análisis de obras suelen faltar algunos compañeros más que otros días o simplemente por casualidad. El caso es que fuimos menos y que, además, no aparecieron los encargados de tratar particularmente la “estructura” de los cuentos, nada menos que la “estructura” y precisamente en estos dos relatos. Menos mal que estaba Pura, cuyo nombre, creo yo que no por casualidad, rima con estructura.

Decía al principio que esas dos obras resultaron contar con muchas similitudes. Fueron escritas por autores americanos del siglo XX, los personajes principales son un hombre y una mujer que conviven juntos y las dos presentan en sus argumentos una atención especial por la muerte. Además, ambos textos se mueven en dos planos de tiempo que afectan de manera decisiva a sus respectivas estructuras. Hay un tiempo de los acontecimientos centrales que ocupa solamente unas horas (en los dos casos menos de un día) con una fortísima presencia del diálogo y también un tiempo invocado o recordado, más o menos lejano, que aparece intercalado entre los diálogos e influye decisivamente sobre los acontecimientos que se desarrollan en la trama principal.

cama2Como consecuencia de esa importancia de lo pasado se llegó a la conclusión, no sin dimes y diretes, de que la estructura de los dos textos era un “media res” como la copa de un pino. Y esta fue otra semejanza entre los cuentos, igual que la fuerte presencia de símbolos. Destacamos como hilos de trama en el texto de Carver la cama con sus sábanas revueltas, el importuno teléfono, la atmósfera cargada de humo, los sueños que se cuentan o no se cuentan y el miedo a la muerte, así como la actitud a seguir frente a la vida, cuando ésta sólo resulta posible si se está conectado a un respirador u otro aparato similar. Incomunicación de la pareja, personajes grises que recuerdan a los cuadros de Hooper y final entre abierto y abiertísimo, fueron otros de los temas sugeridos.

kilimanjaroEl relato de Hemingway remite a espacios más amplios que un dormitorio, aunque también en ese África de enormes horizontes el cuento nos ciñe especialmente al interior de una tienda de lona, que imaginamos portátil y desmontable. Aquí vemos a un escritor en el tramo final de su vida, desengañado y amargado, no sé si también arrepentido, por lo que pudo haber escrito y no lo hizo. Revive en el texto los sucesos que sabe que ya no escribirá, manejando para ello el autor distintos narradores, tonos y voces. Y otra vez la muerte, solo que en “Las nieves del Kilimanjaro” se convierte en un personaje más que no sólo se siente o se intuye, sino que también se mueve, discurre por el espacio y se posiciona junto al protagonista o sobre él.

Queda por recordar una semejanza más entre los cuentos, o al menos entre los cuentos que manejamos en la clase: las malas traducciones. Lo que en el libro de uno figuraba en segunda persona, aparecía en los folios de otro en tercera; donde decía “huele” en el cuento de uno, se trocaba milagrosamente en “duele” en el del otro, donde aquí acababa una frase, allí se alargaba con cuatro o cinco palabras de más. Al final, cabreados con tanto error en las traducciones nos fuimos a ahogar nuestras penas en el bar de nuestro insigne camarero que llama Champions Ligue a las jarras de cerveza.

Read Full Post »

Hemingway en Madrid

Esta tarde en el taller literario vamos a analizar “Las Nieves del Kilimanjaro”. Es, por tanto, una excelente ocasión para incluir una reseña sobre Ernest Hemingway (Oak Park, Illinois, 21 de julio de 1899 – Ketchum, Idaho, 2 de julio de 1961), quien ganó el Pulitzer en 1953 por ‘El viejo y el mar’ y al año siguiente el Nobel de Literatura.

Teniendo en cuenta quién fue y lo que ha supuesto, entre otras cosas, para la literatura y el periodismo, no parece que aquí quepa una crónica más sobre el personaje, ya que existen océanos de información sobre su vida, su obra y sus aventuras.

hem-iEntonces, y dado que este taller está situado en Madrid, nos decantamos por recordar algunas de sus andanzas por esta ciudad y, también, algunos recuerdos que por aquí se conservan. Para ello vamos a citar (solo) algunos de los lugares (bares, hoteles y otros) con los que tuvo relación y que sirvieron de escenarios o argumentos para algunas de sus obras.

Restaurante Botín. (Cuchilleros, 17). El escritor era un cliente asiduo. Una de sus novelas, “Fiesta (The Sun Also Rises)”, acaba con una escena en este comedor.

hem-iiBar Chicote. (Gran Vía, 12). Hemingway citaba bar como un símbolo del afecto que sentía por España. Una de las escenas de su obra teatral “La quinta columna” se desarrolla en este bar, que ha sido refugio de todos los artistas y las estrellas que han pasado por Madrid.

Hotel Gran Vía. (Gran Vía, 12). Este antiguo hotel (hoy parte de una cadena), como otros muchos lugares, presume de que Hemingway pasó por allí. En su relato “La noche antes de la batalla” hizo referencias al establecimiento, así como también en “La quinta columna”.

Cuartel General de las Brigadas Internacionales. (Velázquez, 63). Allí entabló amistades con las Brigadas Internacionales, compuestas por voluntarios de todo el mundo que lucharon en defensa de la República durante la Guerra Civil. El personaje Robert Jordan (Por quién doblan las campanas) se acomodaba en este cuartel. Hoy el antiguo cuartel es un edificio civil.

Hotel Palace. (Plaza de las Cortes, 7). También tuvo cabida en las páginas de Hemingway. En “Fiesta (The Sun Also Rises)”, Jake y Brett están de acuerdo en que no hay nada comparable a la “maravillosa gentileza con la que te atienden en el bar de un gran hotel”.

Cervecería Alemana. (Plaza de Santa Ana, 6). Era uno de los bares favoritos del escritor. En la calle del Príncipe, a unos metros de la plaza, se encontraba el extinto Bar Álvarez, citado en su libro “Muerte en la tarde”.

hem-iii

Plaza de toros de Las Ventas. (Alcalá, 237). Citada en “Muerte en la tarde”, un clásico de la literatura taurina. Hemingway era un auténtico enamorado de la tauromaquia. En los años cincuenta siguió asistiendo a las corridas de toros con sus grandes amigos Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez.

Esta es solo una muestra de la relación del escritor y periodista con Madrid, de los lugares que frecuentaba y de cómo esos lugares tuvieron su protagonismo en algunas de sus creaciones.

(*) Se han utilizados para esta crónica diversas fuentes para la documentación, así como un artículo especifico del diario el País al hilo del cincuenta aniversario de su muerte (julio de 2011)

Read Full Post »