Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jose Sainz de la Maza’

Presentamos un nuevo capítulo de CINEKLUB. En esta ocasión Vicente Moreno dialoga con José Sainz de la Maza sobre la película El sur, dirigida por Víctor Erice y protagonizada por Omero Antonutti, Lola Cardona, Sonsoles Aranguren e Iciar Bollaín. La película se basa en la novela El sur, de la escritora Adelaida García Morales.

Estaba previsto que la película iba a tener una segunda parte, pero surgieron problemas de financiación. Mientras se resolvían los problemas económicos El sur fue seleccionada en el festival de Cannes y ganó varios certámenes, por lo que se decidió dejarla tal y como estaba.

Sus escenas se rodaron en Ezcaray, en Logroño y en el café Barbieri de Madrid, entre otros sitios. Destaca de esta película su comienzo, rodado con una cámara fija, que determina el ambiente del resto de la cinta. Pero serán Vicente Moreno y José Sainz de la Maza quienes nos vayan desvelando sus secretos en esta interesante conversación.

 

 

Vicente nació en Valladolid. Es coautor del libro de relatos Madrid Sky, en el que publicó el relato El viento de la pradera, y del libro 2056 Anno Domini, en el que publicó el relato Catedrales. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán. Informático de profesión, es un gran lector y un apasionado del cine. Actualmente dirige la sección Cineklub del blog Primaduroverales.

 

 

José Sainz de la Maza es miembro de la asociación Primaduroverales. Ha resultado ganador de varios certámenes literarios, entre ellos el V certamen literario Villa de Cabra del Santo Cristo y el IV certamen de relato Navidad Solidaria, organizado por la biblioteca de Castilla La Mancha. Es coautor de los libros Madrid Sky (Uno editorial), 2056, Anno Domini, Incómodos (editorial Relee), Error 404 (editorial Relee) y Arritmias (editorial Relee).

 

 

 

 

Read Full Post »

En el taller de creación literaria de la asociación Primaduroverales estamos escribiendo el diario de un confinamiento. Cada día publicamos una página de este diario junto a un viaje musical. Esperamos, lector, que nuestros textos y nuestra música te acompañen. ¡Cuídate!

Diario de un confinamiento

BREVIS FABULA TEMPORIS CORONAVIRUM SEGUNDA PARTE:

TODO PARECE INDICAR QUE HEMOS ALCANZADO LA MESETA

Por José Sainz de la Maza

El agujero de mi zapatilla ensanchaba y sus efectos de succión continuaban sin que yo pudiera remediarlo. Caesar suas copias in proximum collem subducit. Qué gran estratega fue Julio César, qué magnífico militar.

Solo veo noticias una vez al día. El telediario de las nueve. El de la 1. Un día el locutor dijo que parecía que habíamos alcanzado la meseta. Me vi a mí mismo: Salgo del túnel de Guadarrama y la vista se me pierde ante la gran llanura de Castilla. Lo veía yo solo, el telediario de las nueve, quiero decir. Mi mujer seguía trabajando y mi hijo estaba en su habitación. Me molestaba que ninguno de los dos hubiese hecho el menor comentario sobre mi pérdida de fe y mi nueva afición de traducir del latín, todo el día con el diccionario Spes bajo el brazo. Milites loco superiore pilis missis facile… Con todo, lo que me resultaba más irritante fue que no hubieran advertido el agujero de mi zapatilla, que cada vez era más abultado, igual que las cifras que estaban mostrando en el telediario.

Llegado un momento, dieron paso a un reportero apostado a la puerta de un hospital. Entrevistó a un enfermero que parecía un muerto viviente. Ojeras amoratadas, voz de ultratumba y ojos brillantes. Dijo que había encadenado cinco jornadas de doce horas sin apenas descanso. Lloraba y sin embargo se le veía alegre o, más bien, satisfecho. Conmovido, desvíe mi mirada hacia el suelo. El agujero de mis zapatillas me resultó insultante. Al levantar de nuevo los ojos, lo reconocí. El enfermero de la televisión, esa persona que atendía hora tras hora a enfermos contagiosos, era el gordo del ático, el borde. Un tipo que nunca daba los buenos días, que atravesaba la puerta sin ceder el paso y no pedía perdón si oprimía su barriga contra ti en el ascensor. En una ocasión nos cruzamos en el portal y estornudó, él salía y yo entraba. Claro que entonces sí que me pidió disculpas. Yo no apartaba los ojos de la televisión. Era él, sin duda, el borde. El gordo a quien todo el portal detestaba.

Fui corriendo en busca de mi mujer. No te lo vas a creer, le dije, y luego le conté lo que había visto. ¿El gordo?, me preguntó. ¡El borde!, le contesté. Nunca lo habría pensado, añadió. Fui a la habitación de mi hijo y le repetí lo del vecino del ático. Ah, vale, contestó.

Regresé al salón. En la televisión alguien hablaba de los contagios entre el personal de los hospitales y su falta de medios. Dejé de escuchar. La vista del agujero de mi zapatilla se me hizo insoportable. Lo tapé con una tela que sujeté con imperdibles. No más agujero. Fui al cuarto de baño y me afeité. No lo hacía desde que la curva empezó a aplanarse. Hostium phalangem perfregerunt. Qué gran estratega fue Julio César.

PRIMERA PARTE: Parece que la curva se aplana

 

José Sainz de la Maza es miembro de la asociación Primaduroverales. Ha resultado ganador de varios certámenes literarios, entre ellos el V certamen literario Villa de Cabra del Santo Cristo y el IV certamen de relato Navidad Solidaria, organizado por la biblioteca de Castilla La Mancha. Es coautor de los libros Madrid Sky (Uno editorial), 2056, Anno Domini, Incómodos (editorial Relee), Error 404 (editorial Relee) y Arritmías (editorial Relee).

 

 

 

Selección de la música: Vicente Moreno.

The Platters: Smoke gets in your eyes

Me preguntaron cómo sabía
que mi amor verdadero era verdadero.
Yo, por supuesto, contesté:
hay algo aquí dentro
que no se puede negar.

 

Read Full Post »

En el taller de creación literaria de la asociación Primaduroverales estamos escribiendo el diario de un confinamiento. Cada día publicamos una página de este diario junto a un viaje musical. Esperamos, lector, que nuestros textos y nuestra música te acompañen. ¡Cuídate!

Un relato de José Sainz de la Maza

 

Diario de un confinamiento

BREVIS FABULA TEMPORIS CORONAVIRUM

PRIMERA PARTE: PARECE QUE LA CURVA SE APLANA

Por José Sainz de la Maza

Mi vida en confinamiento cambió radicalmente el día que descubrí que se me había abierto un agujero en una de mis zapatillas de estar por casa. Tienen un diseño original (nada parecido a las pantuflas de paño a cuadros y bordes tipo cordón) y por eso mismo me costaron más del doble que las convencionales. Sin embargo, se ha hecho un agujero y el meñique de mi pie izquierdo ha quedado patéticamente al descubierto. ¿Cómo sobrellevar con dignidad el encierro con una zapatilla en ese estado?

Como si por ese agujero se hubiera escapado mi capacidad de resistencia, tras su eclosión dejé de hacer ejercicio y de afeitarme todos los días. Fue como si hubiera perdido la fe de un día para otro. ¿Qué fe? Pues no sé, todas las fes, la fe en el género humano, por ejemplo. Ni mujer ni mi hijo me sirvieron de apoyo. Ellos tenían entre sí una guerra particular que los absorbía y los sumía en un tenso silencio que sólo rompían para discutir. No llegaron a darse cuenta siquiera de que se me había abierto un agujero en la zapatilla izquierda, mucho menos que cada día era más grande y que en la derecha, el rozamiento en el tejido y su ya acusada delgadez anunciaban la aparición de un nuevo agujero con una perturbadora simetría respecto al anterior. Me inquietó la capacidad perforadora de los meñiques de mis pies, porque fuera cual fuese el motivo inmediato, por detrás, como causa primera, estaría la edad.

¿Cuál era la guerra particular entre mi mujer y mi hijo? Un día sin que previamente diera señales de decrepitud, el ordenador de mi mujer falleció. No llegó a sufrir agonía, simplemente una mañana no se encendió por más que intentamos reanimarlo. ¿Se puede en estos días comprar un ordenador y que te lo sirvan en un plazo inferior a diez días? ¿Existe algún medio de reparación urgente de equipos informáticos en estado de alarma? Como mi mujer trabaja desde casa, requisó la tablet de mi hijo sin derecho a réplica, alegando motivos de emergencia familiar. De nada le sirvió al muchacho el argumento de los deberes y actividades del instituto, todos sabíamos que era una patraña.

Así que esta era la situación, mi mujer hasta arriba de trabajo y con un humor de perros, mi hijo adolescente aburrido permanentemente tumbado en el sofá, con un humor de perros y yo con un agujero en la zapatilla y sin fe en nada. Para entretener el silencio de aquellos días, me aficioné a traducir del latín: Gallia est omnis divisa in tres partes. Sin embargo, poco después todo esto cambió.

 

José Sainz de la Maza es miembro de la asociación Primaduroverales. Ha resultado ganador de varios certámenes literarios, entre ellos el V certamen literario Villa de Cabra del Santo Cristo y el IV certamen de relato Navidad Solidaria, organizado por la biblioteca de Castilla La Mancha. Es coautor de los libros Madrid Sky (Uno editorial), 2056, Anno Domini, Incómodos (editorial Relee), Error 404 (editorial Relee) y Arritmías (editorial Relee).

 

 

Selección de la música: Alicia Gallego.

Dire Streits: Money for Nothing.

Déjame decirte que esos tios no son tontos,
quizás consigas una ampolla en tu meñique,
quizás consigas una ampolla en tu pulgar.

 

Read Full Post »