Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Museo de los Concilios’

Por Manuel Pozo Gómez

Toledo es una ciudad increíble que merece ser recorrida sin prisas, deambulando por sus calles laberínticas que nos conducirán a multitud de rincones escondidos, de plazuelas semiocultas que sorprenden al visitante seduciéndole para que prolongue su estancia en ellas. Una de estas plazas es la plaza de San Román, situada en una de las partes más altas de la ciudad. En esta plaza se puede contemplar una estatua de Garcilaso de la Vega, poeta toledano del Siglo de Oro, que mira a la iglesia donde está enterrado, la iglesia de San Pedro Mártir.

Museo de la Cultura Visigoda. Toledo

Justo al lado de la plaza está la Iglesia de San Román, sede del Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda. Sus orígenes se podrían remontar al periodo visigodo, y después tal vez fuese reutilizada como mezquita. Posteriormente se convirtió en iglesia, lo que se documenta a principios del siglo XII. El edifico es una maravilla que se diluye entre los numerosos monumentos que ofrece Toledo, pero este museo dedicado a la cultura visigoda merece una visita por sí mismo por dos motivos: por el valor arquitectónico del edificio y por las colecciones expuestas.

Volviendo a la plaza de San Román, tranquila, peatonal, en la que nos espera Garcilaso, podremos encontrar un merecido descanso mientras pensamos en este poeta. Su vida debió de ser trepidante. Aristócrata, culto, entró al servicio de Carlos V cuando este llegó a España. Se convirtió en un modelo de cortesano, tuvo una vida amorosa compleja y agitada, participó en varias campañas militares, cayó en desgracia del Emperador por participar en la boda de un sobrino que se había destacado en la Guerra de los Comuneros, fue apresado por ello, volvió a ganar el favor imperial y terminó con una larga estancia en Nápoles, donde se integró rápidamente en la vida cultural de la ciudad. Fue allí donde entró en contacto con los poetas renacentistas italianos que tanto influyeron en su obra.

Su obra no es extensa y se publicó a modo de apéndice de las Obras de Juan Boscán en 1543, cuando Garcilaso ya había fallecido. Pero su producción lírica se convirtió muy pronto en la máxima expresión del Renacimiento castellano y en una referencia para los poetas españoles. Garcilaso trajo una revolución poética, introdujo una nueva métrica y un nuevo sentido estético, con nuevas estrofas como el terceto y el soneto y, sobre todo, con el verso endecasílabo. Todo ello acompañado de un lenguaje claro y nítido, preciso y natural, que prefiere las palabras usuales y elude los cultismos y el lenguaje rimbombante.

Por todo ello te aconsejo pasear por Toledo, visitar el museo de la Cultura Visigoda y llegar a la plaza de San Román, sentarte a tomar una cerveza o un refresco, disfrutar de su sombra, de su tranquilidad y, si eres amante de la poesía, leer un soneto de Garcilaso mientras echas una mirada de reojo a su estatua. Aquí te dejo uno de sus sonetos más conocidos:

Museo de la Cultura Visigoda

SONETO V

 Escrito está en mi alma vuestro gesto,

y cuanto yo escribir de vos deseo;

vos sola lo escribisteis, yo lo leo

tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

 En esto estoy y estaré siempre puesto;

que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,

de tanto bien lo que no entiendo creo,

tomando ya la fe por presupuesto.

 Yo no nací sino para quereros;

mi alma os ha cortado a su medida;

por hábito del alma mismo os quiero.

 Cuanto tengo confieso yo deberos;

por vos nací, por vos tengo la vida,

por vos he de morir, y por vos muero.

Manuel Pozo Gómez es autor del libro de relatos Violeta sabe a café, (Premium editorial) y coautor, entre otros, de los libros Madrid Sky, (Uno Editorial); Cuéntame un gol, cuentos de fútbol  (Verbum editorial) y Magerit. Relatos de una ciudad futura (Verbum editorial), y RRetratos HHumanos (editorial Kolima). Ha sido ganador de un buen número de certámenes literarios y sus relatos están publicados en distintas antologías.

Read Full Post »