Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Vicente Moreno’

Presentamos un nuevo capítulo de CINEKLUB. En esta ocasión Vicente Moreno dialoga con José Sainz de la Maza sobre la película El sur, dirigida por Víctor Erice y protagonizada por Omero Antonutti, Lola Cardona, Sonsoles Aranguren e Iciar Bollaín. La película se basa en la novela El sur, de la escritora Adelaida García Morales.

Estaba previsto que la película iba a tener una segunda parte, pero surgieron problemas de financiación. Mientras se resolvían los problemas económicos El sur fue seleccionada en el festival de Cannes y ganó varios certámenes, por lo que se decidió dejarla tal y como estaba.

Sus escenas se rodaron en Ezcaray, en Logroño y en el café Barbieri de Madrid, entre otros sitios. Destaca de esta película su comienzo, rodado con una cámara fija, que determina el ambiente del resto de la cinta. Pero serán Vicente Moreno y José Sainz de la Maza quienes nos vayan desvelando sus secretos en esta interesante conversación.

 

 

Vicente nació en Valladolid. Es coautor del libro de relatos Madrid Sky, en el que publicó el relato El viento de la pradera, y del libro 2056 Anno Domini, en el que publicó el relato Catedrales. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán. Informático de profesión, es un gran lector y un apasionado del cine. Actualmente dirige la sección Cineklub del blog Primaduroverales.

 

 

José Sainz de la Maza es miembro de la asociación Primaduroverales. Ha resultado ganador de varios certámenes literarios, entre ellos el V certamen literario Villa de Cabra del Santo Cristo y el IV certamen de relato Navidad Solidaria, organizado por la biblioteca de Castilla La Mancha. Es coautor de los libros Madrid Sky (Uno editorial), 2056, Anno Domini, Incómodos (editorial Relee), Error 404 (editorial Relee) y Arritmias (editorial Relee).

 

 

 

 

Read Full Post »

El Día Europeo de la Música, se celebra el 21 de junio. El precursor de esta idea fue el músico norteamericano Joel Cohen en el año 1976, quien propuso que los grupos musicales tocaran durante los dos solsticios que se celebran cada año, el primero, el 21 de junio y el otro, el 21 de diciembre, lo cual se convirtió en un hecho a partir de ese mismo año, en Toulouse, Francia. Desde entonces la Fiesta Europea de la Música se ha ido extendiendo y desde 1982 se celebra oficialmente cada año el 21 de junio, días del solsticio de verano, para simbolizar la victoria de la naturaleza a través de este día festivo.

Con el Día Europeo de la Música se pretende un intercambio cultural entre los pueblos del mundo, cada uno con sus estilos y géneros musicales, crear espacios para que los profesionales de la música puedan mostrar su trabajo y compartirlo con el público y vivir la música como un entretenimiento que enriquece la vida y la hace más plena.

La aportación de PRIMADUROVERALES al Día Europeo de la Música es esta conversación entre Vicente Moreno y Carlos Cerdán, llena de secretos y experiencias personales.

Vicente nació en Valladolid. Es coautor del libro de relatos Madrid Sky, en el que publicó el relato El viento de la pradera, y del libro 2056 Anno Domini, en el que publicó el relato Catedrales. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán. Informático de profesión, es un gran lector y un apasionado del cine.

 

 

 

 

 

Carlos Cerdán trabajó en una empresa constructora de contable hasta que se jubiló. Desde el 2012 pertenece al taller de creación literaria Primaduroverales. Es coautor del libro  2056 Anno Domini.

La literatura y la música del siglo XX son sus grandes pasiones, a la que ahora ha añadido la de ser abuelo.

Read Full Post »

Continuamos con la exploración de nuevos caminos en nuestro blog y con nuestro proyecto Cineklub. En esta ocasión te presentamos la conversación que han mantenido Vicente Moreno y Josu Bilbao sobre la película Retrato de una mujer en llamas. La directora y guionista es Céline Sciamma, las protagonistas Noémie MerlantAdèle Haenel. La película es una fascinante y sensual historia de amor entre dos mujeres, una aristócrata y una pintora encargada de pintar su retrato. Está ambientada en Francia a finales del siglo XVIII. Retrato de una mujer en llamas es una obra de arte en la que destaca el guion y la fotografía. Ha sido premiada en numerosos certámenes, entre ellos ha recibido el premio al mejor guion en el festival de Cannes en 2019, donde también compitió por la Palma de Oro. Disfruta de esta conversación, que sin duda te llevará a ver la película.

 

 

 

Vicente Moreno nació en Valladolid. Es coautor del libro de relatos Madrid Sky, en el que publicó el relato El viento de la pradera, y del libro 2056 Anno Domini, en el que publicó el relato Catedrales. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán. Informático de profesión, es un gran lector y un apasionado del cine.

 

 

 

Josu Bilbao es Licenciado en Periodismo y miembro de la Asociación de escritores Primaduroverales desde 2015. Es coautor en los libros de relatos “Madrid Sky” y “2056 Anno Domini”. Gran aficionado a la lectura y a los viajes, cuenta el cine como otra de sus grandes pasiones.

 

 

 

 

 

Read Full Post »

En el taller de creación literaria de la asociación Primaduroverales estamos escribiendo el diario de un confinamiento. Cada día publicamos una página de este diario junto a un viaje musical. Esperamos, lector, que nuestros textos y nuestra música te acompañen. ¡Cuídate!

Diario de un confinamiento

El concurso

Por Vicente Moreno

Este año ha coincido el plazo de presentación de relatos para el concurso Madrid-Sky con el confinamiento por la pandemia del Covid-19. Ya vamos por la séptima edición de un certamen que creamos con tantas dudas como esperanzas, como continuación de la publicación del libro del mismo título. Resultó que el concurso también ha sido, año tras año, un gran éxito tanto por el número de participantes como por la calidad de los cuentos premiados.

Como soy el encargado de gestionar la recepción de los cuentos y remitirlos al jurado, el día siguiente a la publicación de las bases del concurso revisé la cuenta de correo que tenemos habilitada al efecto y, efectivamente, ya había llegado un relato madrugador. Esto ocurre todos los años, siempre hay alguien con el dedo preparado en el gatillo que dispara, en cuanto se abre la veda, un relato sacado del cajón y al que se le ha añadido la frase de inicio obligatoria.

A partir de ahí empezaron a llegar cuentos de forma continua, pero en menor cantidad que en ediciones anteriores, lo que me hizo pensar que la situación de confinamiento que sufrimos no solo en España, sino en gran parte del mundo (recibimos mensajes de unos quince países diferentes en cada edición), estaba provocando esta escasez de participación que yo achacaba a las dudas sobre la viabilidad del evento de entrega de premios, que siempre realizamos a finales del mes de Junio. Así fueron goteando los mensajes de los participantes, alguno agradeciendo la oportunidad de participar, otros escuetos, o mudos que incluyen los dos archivos requeridos y nada más. Los hay extremadamente literales a la hora de nombrar sus ficheros del cuento y la plica. Un montón de “Cuento y el nombre del cuento” lo que hace muy entretenido la gestión del listado. La clasificación de las plicas también tiene su dificultad, nunca falta el sesudo intelectual que envía un relato de dos páginas y una plica de catorce con su extenso curriculum literario. O la ceremoniosa participante colombiana que se deshace en halagos y parabienes por nuestra iniciativa merecedora de incontables galardones. Y un detalle significativo del paso del tiempo, algunos jóvenes concursantes dicen que no tienen “dirección postal” pero que viven en el numero x de la calle tal.

Hasta una semana antes del cierre del plazo teníamos la mitad de participación que en las anteriores convocatorias, pero he aquí que en los cuatro últimos días llegó una media de cuarenta cuentos diarios, lo que quiere decir que nuestros seguidores siguen fieles incluso en las peores circunstancias.

Una de las cosas que más me gustan del concurso es la repetida participación de finalistas de ediciones previas, motivada según confiesan los interesados no solo por el premio económico, que no es desorbitado, sino por la calidez del trato que reciben el día de la entrega de premios. Esto es lo que más nos satisface como organizadores, la cantidad de nuevo amigos que hemos ido haciendo desde la primera convocatoria, que siguen participando y viniendo a la entrega de premios incluso desde sitios lejanos.

Amigos como Julia Viejo y Santiago Eximeno, ganadores de las dos primeras ediciones que tuvieron lugar en el salón de actos de la Casa del Reloj, nuestra casa materna. O Rakel Ugarriza que vino desde Logroño para recoger su premio de ganadora de la tercera edición, en una calurosa tarde en el atiborrado recinto de la Casa de Castilla la Mancha. Ellos, como otros ganadores del concurso han tenido la amabilidad de participar como jurado en posteriores convocatorias, lo que ha favorecido su inclusión dentro de esta gran familia que poco a poco va siendo la comunidad Madrid-Sky.

No puedo olvidar el alborozo de la familia de Xuan Folguera, ganador del IV concurso al oír el nombre del ganador recién llegado de Valencia, y es muy de agradecer que María Posadillo viajara desde Málaga para estar presente en la entrega de premios. También el ganador de la última edición, Miguelangel Flores, vino desde lejos para acompañarnos en lo que ya se ha convertido en el principal evento de la temporada para muchos de nosotros.

Y ahora toca esperar el veredicto del jurado de este año, y esperar a que las circunstancias excepcionales que estamos viviendo nos permitan organizar la entrega de premios para recibir como se merecen a la próxima remesa de finalistas que, estoy seguro se unirán a este pequeño club de amantes de la literatura que es la familia del Madrid-Sky.

 

Vicente nació en Valladolid. Es coautor del libro de relatos Madrid Sky, en el que publicó el relato El viento de la pradera, y del libro 2056 Anno Domini, en el que publicó el relato Catedrales. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán. Informático de profesión, es un gran lector y un apasionado del cine.

 

 

Selección de la música: Carlos Cerdán

The fifth dimensión: Aquarius

Cuando la luna está en la séptima casa

Y Júpiter se alinea con Marte

Entonces la paz guiará a los planetas

Y el amor dirigirá a las estrellas

 

 

 

 

Read Full Post »

Exploramos nuevos caminos en nuestro blog y con esta entrevista queremos adentrarnos en las posibilidades que se nos ofrecen al hablar de cine y literatura. Para ello, Vicente Moreno, miembro de la asociación Primaduroverales, ha mantenido una entrañable conversación con Alberto Palacios en la que el conocimiento y la magia del cine nos envuelven de manera muy grata. Te animamos a disfrutarla.

 

Vicente nació en Valladolid. Es coautor del libro de relatos Madrid Sky, en el que publicó el relato El viento de la pradera, y del libro 2056 Anno Domini, en el que publicó el relato Catedrales. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán. Informático de profesión, es un gran lector y un apasionado del cine

 

 

Alberto Palacios Santos es de Salamanca, de la que dice que es una ciudad difícil y llena de contrastes. Es un hombre muy familiar. Le gusta la literatura y el cine, al que podemos decir que se dedica profesionalmente. Considera que el cine y la literatura son dos formas de acercarse a la ficción, dos maneras de trastornar la realidad y de tratar de entender el mundo. El hecho de trabajar rodeado de películas le permite conocerlas más intensamente y asomarse a otros cines repletos de posibilidades literarias, como el cine aficionado −el que desde siempre ha rodado la gente anónima en formatos como el 9,5 mm. 8 mm. o Súper 8− y en el que afirma que se encuentran auténticas maravillas con todo un mundo por descubrir. Alberto Palacios escribe relatos, obras de teatro, y ha ganado numerosos certámenes literarios. Ha sido finalista en la primera edición del certamen Madrid Sky y tercer premio en la V edición.

 

Read Full Post »

En el taller de creación literaria de la asociación Primaduroverales estamos escribiendo el diario de un confinamiento. Cada día publicamos una página de este diario junto a un viaje musical. Esperamos, lector, que nuestros textos y nuestra música te acompañen. ¡Cuídate!

 

Diario de un confinamiento

La VPN

Por Vicente Moreno Nieto

Para cuando empezó el confinamiento yo tenía bastante práctica con las herramientas habituales del teletrabajo, que en mi caso son dos: la VPN, que es una tecnología que permite que desde cualquier dispositivo conectado a una red, por ejemplo la de tu casa, puedas conectarte a otra red, digamos la de tu venerado lugar de trabajo. Las siglas obviamente son de palabras inglesas (Virtual Private Network) y tienen una fonética horrible en castellano. El  otro programita, que puedes encontrar en el ordenador de tu casa si buscas un poco, tiene el esclarecedor nombre de Conexión a Escritorio Remoto. Con la combinación de ambos uno se conecta a su ordenador del trabajo, si previamente lo ha dejado encendido, y puede trabajar exactamente igual que si estuviera sentado en su puesto de trabajo pero con la ventaja de hacerlo en pijama, eso sí, el de las grandes ocasiones.

Como decía, llevo mucho tiempo usando este sistema, por ejemplo en vacaciones para resolver asuntos que no entienden de festividades ni de estancias en la playa. Me conectaba, y si había algo urgente lo resolvía ¿En bañador y chanclas? Por supuesto. Así que el 16 de Marzo, primer día laborable del confinamiento, empecé la jornada a las ocho de la mañana abriendo el chat del grupo de Telegram que usamos en mi trabajo para comunicarnos. Todos bien y al pie del cañón, cada uno conectado a su ordenador del trabajo y comprobando las diferentes cuentas de correo institucionales que atendemos para recibir las peticiones de soporte técnico a los usuarios, que es a lo que nos dedicamos. Y usuarios tenemos más de quinientos, cada uno con su ordenador conectado a la red,  su teclado y ratón junto a un montón de impresoras, todos ellos aparatos que tienden a fallar en algún momento. El problema de este trabajo es que no se puede predecir cómo va a ir el día, puede ser un día tranquilo en el que hay pocas incidencias, o las que hay son fácilmente resolubles, o por el contrario, puede coincidir una caída general de la red (relax total para nosotros porque sin red no podemos hacer nada, el marrón para los de Comunicaciones,) con un día en que vence algún plazo final para la firma de algún convenio de Investigación, o se tiene que entregar el presupuesto en la Comunidad de Madrid. En estos casos el pánico es generalizado y, como además no funcionan los teléfonos, ya sabes Telefonia IP, el gran invento que te han puesto en casa para que si se va la luz no tengas Internet ni puedas llamar por teléfono para quejarte, pues solo queda como única solución dar voces por los pasillos. También es mal día cuando les da por fallar a los dos pecés  más importantes, el Ordenador Número Dos (el del Rector) y el Ordenador Número Uno (el de Toño, un compañero administrativo que lleva la SAGRADA NÓMINA. En este caso el nerviosismo se traduce en un aluvión de llamadas de los diferentes niveles jerárquicos preguntando como está el tema. Normalmente el tema se resuelve y todo vuelve a la tranquilidad.

Pero he aquí que un día la mayoría de esos usuarios se quedan es sus casas obligados a trabajar desde casa. ¿Habíamos preparado algo para esta eventualidad? Pues lo que pudimos, que fue configurar todos los ordenadores para que pudieran recibir peticiones de conexión remota y redactar unas instrucciones de lo que tendrían que hacer los trabajadores en sus casas llegado el día del encierro. Y, lo más importante, recordar a los usuarios que NO APAGARAN LOS ORDENADORES cuando acabaran su jornada, porque aunque  los compañeros de Comunicaciones nos habían comentado que  hay una posibilidad de encenderlos remotamente, también hay quien dice que próximamente habrá computadores cuánticos.

En cuanto Telegram nos dijo que estábamos todos listos para la batalla nos distribuimos las diferentes tareas para empezar la jornada, cada uno desde su casa y Bill Gates en la de todos.

Las primeras peticiones llegaron por correo electrónico  de usuarios que no conseguían conectarse ni siguiendo las instrucciones recibidas, les fuimos ayudando mediante pantallazos o por teléfono resolviendo los diferentes problemas que se presentaban, había quien tenía en casa un ordenador muy antiguo y sin actualizar o quien tenía un PC de Apple muy bonito (me lo regaló mi hijo para ver a los nietos), pero no sabían usarlo para trabajar, o quien quería usar una tableta (Señor dame paciencia), que está bien para ver el correo y nada más. Y también había unos cuantos casos de gente que no tenía ordenador en su casa. ¿Cómo pensaban teletrabajar? Ah, eso era problema nuestro. Tuvimos que improvisar el envío de portátiles de préstamo desde las bibliotecas de las escuelas universitarias al domicilio de los usuarios mientras se gestionaba la compra urgente de más portátiles para que no se quedara nadie sin trabajar. Y SÍ, también había unos cuantos casos de gente que había apagado el ordenador. ¿Solución? El vigilante de seguridad tuvo que recorrer las plantas del edificio resucitando los aparatos muertos.

Y así llevamos un mes, con una media de más de trecientas personas conectadas (no todos tienen que teletrabajar, hay gente de baja por enfermedad, vacaciones, jardineros, personal de mantenimiento, conductores etc…) pero el trabajo va saliendo, no al mismo ritmo que si estuviéramos de forma presencial pero, por lo menos, las tareas más esenciales se van resolviendo. Y es que el mayor problema de este asunto es que dependemos de la dichosa VPN, que tiene la costumbre de desconectarse sin previo aviso, y en el momento más inconveniente, cuando tienes abiertas un montón de ventanas en el ordenador del trabajo desde el que te has conectado a otros dos equipos de usuarios. Y toca esperar a que vuelva a estar operativa con la secreta y vergonzosa esperanza de que no se recupere nuncaaaaa.

 

Vicente Moreno es miembro de la asociación Primaduroverales. Es coautor de los libros Madrid Sky y 2056 Anno Domini. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán.

 

 

 

Selección de la música: Carlos Cerdán.

Depedro. Hombre bueno.

Era una paloma
Buscando un marinero
Y llevarle el mensaje
Que ya no había puerto.
Y me decía, esto va salir bien…

 

 

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »

Por Vicente Moreno.

La noticia de que María Isabel Ruano iba a publicar un libro de poesía puede haber sorprendido a las personas que no conocieran sus trabajos en los diferentes talleres en los que ha participado pero, a los que hemos leído su prosa durante varios años en el taller Literario de la Casa del Reloj, nos ha parecido una consecuencia lógica. A mí, en concreto, sus relatos siempre me han sugerido una visión poética que la autora superpone a la función estrictamente narrativa. Por eso considero casi obligado, pero valiente, su salida del armario poético.

Y señalo la valentía como un aspecto importante de esta publicación porque en la narración en prosa, sobre todo si es ficción, el autor tiene artimañas para ocultarse detrás de un narrador que puede expresar ideas no forzosamente compartidas por quien escribe, pero en la poesía, por lo menos tal como la concibe la autora, no hay posibilidad de camuflaje, ni burladero al que aferrarse, sólo unos cuantos elementos concretos (la luz, el mar, un árbol) y la reacción, a veces volcánica, otras sosegada, que provoca en la escritora.

Es, por tanto, una poesía sencilla, pero no simple, sino muy elaborada en la que la naturaleza, la memoria o la nostalgia sirven de disparadero para provocar ese torrente de descripción, no exenta de reflexión, que conforman los ejes sobre los que gira esta obra.

Formalmente es una recopilación de poemas y textos en prosa junto a dibujos de la propia autora que comulgan del mismo estilo descriptivo y elaborado que caracterizan los textos. Se dividen en tres partes que se corresponden con espacios diferentes:

La tierra, en la que abundan poemas sobre el entorno urbano, gris y a menudo otoñal frente al luminoso paisaje primaveral de la comarca de la Vera, tan cercana a María Isabel Ruano.

El mar es el otro gran tema que domina este libro, concretamente el litoral almeriense de Cabo de Gata, que se configura como una especie de escape de los agobios de la vida en la ciudad.

Por último, una sección denominada Luces y Sombras en la que los textos en prosa y poemas que la componen tienen un carácter más íntimo y personal en los que la autora expresa su visión de la vida en una especie de diario en el que vuelca sus vivencias de su trabajo en el aula, las relaciones familiares o sus preferencias literarias.

Como muestra del trabajo estilístico que subyace en esta escritura se pueden destacar unas cuantas figuras que aparecen diseminadas por los poemas, como la anáfora del poema titulado ÁRBOL DEL PATIO TALADO:

Corona de árbol cortada,

corona de árbol partida,

corazón de madera herido

que a ras de tierra dormita.

O el hipérbaton de BRINCOS DE SALTAMONTES:

Con pasión y rabia, destruiría

el tiempo detenido en el reloj.

 Y, aunque la métrica más usada es la del verso libre también hay muestras de rima como en esta MELODÍA DEL SILENCIO:

En la mañana nublada

del mes de abril,

antes de abrir la ventana

sus notas están en mí.

Se deslizan por el sueño

antes de irme a dormir.

Se hermanan en mi alma

cuando me alejo de ti.

Sellan mis ojos de sombra

y limpian mi cara

con la suave brisa de abril.

De puntillas se aleja la melodía

cuando los sonidos del día

comienzan a bullir.

Me gusta esta melodía,

me permite estar en mí.

Sentir la caricia suave

de todo lo que está por decir.

Abrazar serena la mañana,

la calma y el porvenir.

En resumen, estamos ante un ejemplo de poesía como necesidad de expresión de unas sensaciones y sentimientos que, seguramente, son comunes a muchas personas, pero solamente aquellas dotadas de un espíritu poético son capaces de convertir en palabras. Enhorabuena a mi amiga María Isabel Ruano por demostrar que está poseída de ese espíritu y espero que no abandone el camino iniciado con este libro.

El libro Entre el asfalto y el mar ha sido publicado por la editorial grupo Tierra Trivium.

Vicente Moreno es miembro de la asociación Primaduroverales. Es coautor de los libros Madrid Sky y 2056 Anno Domini. En 2018 resultó ganador del certamen de relatos breves Guindostán.

 

 

Read Full Post »

Por: Luis Marín

El local estaba frío a pesar de las dos filas de infrarrojos que intentaban caldear la sala recién abierta. Y digo la sala, porque el ambiente se iba calentando con la llegada de los participantes galardonados o no y acompañantes. Al final te das cuenta de que en estos eventos te encuentras con gente conocida. Cuando llegué ya estaban allí Vicente Moreno, María Isabel Ruano y Santiago Eximeno. Enseguida llegaron también Paco Plaza y María.

Guindostán es una asociación cultural del barrio de la Guindalera, dijo la presidenta en su presentación del acto, que tiene una vida de seis años y cuyo objetivo es la programación cultural en varias facetas, teatro, literatura, pintura, etc. Realizan jornadas y encuentros culturales, lúdicos y deportivos. Se financian con la cuota de sus socios y los donativos que se recogen en las actividades. ¡Qué bien conocemos el paño! Circunstancialmente pueden acceder a alguna ayuda municipal.

Encomiable labor para el mantenimiento del tejido cultural. Puedo decir que nos solidarizamos con su tarea que también, de alguna manera, es la de nuestra asociación.

Imagen1Estamos en la entrega de premios de la cuarta edición del concurso de relato breve que cuenta con ocho seleccionados y, entre ellos, un primer y segundo premio. Muchos de los seleccionados están presentes y al oír su nombre en la lectura del acta del jurado, parece que quieren escuchar ya el nombre del ganador y que, a ser posible, fuera el suyo. La tensión se acomoda en Vicente Moreno, María Cureses, Raúl Clavero, Santiago Eximeno, Ángel Martínez, Pedro Molino, Enrique Palacios y Francisco Plaza. Pero conocen bien el protocolo y hay que cumplir todos los plazos.

Los aplausos una vez presentados los autores, conceden al orador unos segundos para incrementar el suspense sobre el segundo premio. María Cureses respira al fin al saber que su Habana blues ha sido elegido por el jurado como merecedor de ese galardón. Aplausos y más incertidumbre. Felicitaciones.

Imagen2Al fin, Flecos se alza con el primer premio y Vicente Moreno, a pesar de su apariencia serena, seguro que se siente satisfecho. Los relatos seleccionados son meritorios. Pero Vicente, otra vez con una historia con protagonista oriental, se alza con un galardón. Esta vez el primero.

La lectura de su texto, con voz suave, hace viajar al auditorio en la cabina de un avión, los pasea por Madrid y le provoca la sensación de compartir espacio con un hombre que se juega la vida de forma cotidiana frente a un toro. La vida es para vivirla, para arriesgarse, para crearla, no para versionar la vida de otros. Ella, la escritora protagonista, descubre que lo va a hacer en segunda persona buscando respuestas.

Imagen3Y para terminar, no podía faltar la foto de familia con la diseñadora de la portada, Yolanda Ruano, prima hermana de nuestra querida compañera, que enaltece la publicación con su sobriedad.

Los “Primaduroverales” seguimos estrechando lazos. Cada vez somos más, porque son muchos los que comparten nuestra misma inquietud, la literatura, y nos reunimos en lugares comunes.

Mi más sincera felicitación a todos los triunfadores de esta cuarta edición y, como no, a todos los participantes, pues sin ellos estos eventos no serían posibles. Y a la asociación Guindostán por seguir adelante

Read Full Post »

Se oye el sonido de la verja de entrada que se abre

¿Te gusta la frase? Pertenece al relato titulado El viento de la pradera, de Vicente Moreno, publicado en el libro Madrid Sky.

Por tercer año consecutivo organizamos el Certamen Literario Madrid Sky, esta vez desde la Asociación Primaduroverales, Grupo de Escritores, que acabamos de constituir.

La ILUSIÓN es lo que nos hizo estar trabajando en el libro Madrid Sky durante dos años para publicar un trabajo digno. La ILUSIÓN es lo que nos ha movido los dos años anteriores y nos mueve ahora para organizar este certamen y dar un homenaje a nuestro libro y a todos los que participaron en él. La ILUSIÓN nos impulsa con una idea fija: devolverle a la literatura lo que la literatura nos ha dado.

Para nuestro certamen literario imponemos el requisito de que los relatos participantes comiencen con una frase de nuestro libro. Para la tercera edición la frase elegida al azar es: Se oye el sonido de la verja de entrada que se abre. (Bases)

No podemos ofrecer un premio cuantioso, como nos gustaría, pero si podemos ofrecer una tarde deMadrid SKY 2 literatura a todos los escritores y amigos que nos acompañen. Será un acto para premiar y leer los diez relatos finalistas. Será una tarde en la que los escritores finalistas y sus relatos se convertirán en protagonistas; será una tarde para hacer una lectura en público de sus narraciones y para ofrecerles la atención y la dedicación que merecen.

Ahora se trata de dejar volar la imaginación para escribir una historia que convenza al jurado, una historia con calidad para unirse a los relatos ganadores en las dos ediciones anteriores.

En un viaje, de Julia Viejo, ganadora de la primera edición.

A su lado, de Santiago Eximeno, ganador de la segunda edición.

Desde la Asociación Primaduroverales, Grupo de Escritores, os deseamos suerte. Os esperamos.

Read Full Post »

Vicente Moreno. “El viento de la pradera”

“Oigo un ruido a mi espalda y veo un casco rodando, lo recojo. Lleva escrito el nombre de Jaroslav, el polaco al que todos llamaban Jarro, el que se estrelló desde la planta quince con una botella de vodka en la mano. Lo vuelvo a colgar del puntal negro, donde se recuerda al último obrero muerto.”

IMG_3205Ascensión Sánchez. “Caleidoscopio”

“Recojo el vómito y friego, friego el suelo, restregando lo más fuerte que puedo el piso, quiero que no quede ni rastro de aquello. Sé que a mamá no le gusta que nadie se entere, paso por las salpicadura de las paredes un trapo húmedo y limpio, una vez, otra, otra más…”

 José Sainz de la Maza. “Rojo y magenta”

“Solo se oía el murmullo lejano de las tiendas y risas y trazas de conversaciones sueltas e ininteligibles procedentes de la cafetería. Nada sorprendente, nada que debiera inquietarla. Nadie pronunció su nombre de forma amenazadora “¡Inés, detente!” ¿Qué la hizo volverse entonces? ¿Una vibración? ¿Ondas que se agitan en el aire?”

Read Full Post »

Older Posts »