Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Certámenes literarios’ Category

Xuan Folguera Martín ha sido el ganador de la V edición del certamen Madrid Sky con el relato Rigor Mortis. Confiesa que su profesión no tiene nada que ver con la literatura, pues es funcionario de justicia, y piensa que si no eres profesor de literatura o periodista es difícil vivir de la literatura. Hace poco que se fue a vivir a Valencia. Desde allí nos envió su relato y viajó el pasado 21 de junio a Madrid, a una entrega de premios en la que no sabía qué se iba a encontrar. Tuvo suerte. Resultó ganador y se llevó un buen puñado de nuevos amigos.

Esta es una pregunta clásica. ¿Por qué escribes?
Me lo he preguntado muchas veces. Sobre todo, cuando de repente me veo escribiendo en la soledad de mi cuarto relatos que luego no lee nadie. Escribir no es nada fácil. Exige mucha disciplina. Algunos días no me siento tan motivado e inspirado como debería y es cuando me surgen esas preguntas. Podría decir que es consecuencia del azar, de una serie de concatenación de hechos y decisiones, pero supongo que escribo porque me gusta leer. Cuando escribo busco precisamente crear la historia que me gustaría leer.

¿Solo escribes relatos o también otros géneros?
Sobre todo relatos. Tengo que reconocer que guardo un par de novelas cortas en el disco duro de mi ordenador que todavía necesitan una buena revisión. También guardo un montón de microrrelatos y, por supuesto, unos cuantos poemas. Como muchos, empecé escribiendo poesía pero, ahora, lo veo un género muy exigente al que guardo muchísimo respeto.

¿Cuánto tiempo le dedicas al día a escribir?
Todo lo que la vida me permite que suele ser un par de horas por la tarde de lunes a viernes. Por suerte, tengo un trabajo que puedo compatibilizar con la escritura.

¿Quién es la primera persona que lee tus relatos? ¿Tienes algún cómplice, alguien que actúe de filtro?
Me temo que nadie. Sé que aconsejan tener algún cómplice o alguien que actúe de filtro. Sin embargo, no lo tengo. El culpable sin duda soy yo. Soy muy tímido y pudoroso con mis creaciones, y tampoco quiero aburrir a nadie de mi entorno con todas las historias que escribo. Lo mataría de aburrimiento si leyera todas. Aunque tengo que reconocer que cuando estoy muy orgulloso de algún relato o poema, le doy la lata a mi pareja para que lo lea.

¿Hay algún escritor que te haya influido de manera especial?
Julio Cortázar sin dudarlo. Creo que he leído o, al menos, intentado leer casi toda su obra. Me encanta su poesía y, por supuesto, Rayuela, pero me quedo, sobre todo, con sus libros de relatos. Los he leído decenas de veces. Los tengo todos completamente subrayados y con anotaciones manuscritas al margen. Aunque no es el único que me ha influido. Por lo general, me encanta la literatura hispanoamericana. Desde los clásicos Borges, García Márquez o Juan Rulfo, a las actuales Samanta Schweblin, Mariana Enríquez o Ana María Shua.

¿Has participado alguna vez en un taller literario?
En unos cuantos. Hasta hace unos años, escribía de oídas. Me basaba en lo que había aprendido de los profesores de literatura o de mis visitas a la biblioteca, pero no había profundizado en técnica narrativa hasta que mi novia me aconsejó que me apuntara a uno. Le hice caso y noté enseguida cómo mi forma de escribir mejoró de forma exponencial. Creo que es algo necesario para aprender a escribir. No sé porque a veces no se le otorga el prestigio que merece y que sí tiene en países de grandes cuentistas como Estados Unidos, México o Argentina.

Vives en Valencia. ¿Se escribe mejor frente al mar?
Cualquier sitio es bueno. He escrito relatos allá donde he vivido. Lo único que necesito es un poco de tranquilidad. Más que contento estoy aliviado porque Rigor mortis lo he escrito viviendo en Valencia, a donde me he mudado hace apenas unos meses por motivos laborales. Al parecer, la inspiración, por ahora, no me ha abandonado, a pesar de lo que la maltrato yendo de un lado para otro. Aparte de eso, he tenido la suerte de relacionarme con otros colegas escritores como Nicolás Jarque, Francesc Barberá o Kike Parra, con los que, desde que he llegado, he podido compartir mi pasión por los relatos.

¿Por qué alguien viaja desde Valencia a Madrid al ser finalista de un certamen literario, en el que a lo mejor no ganaba nada?
Me habían hablado tan bien de la experiencia que tenía curiosidad por vivirla. Además, siempre me ha gustado conocer a otros escritores y descubrir cómo escriben. Siempre se aprende algo. Aparte de eso, tengo familia en Madrid y era una buena ocasión para visitarla.

¿Qué te pareció el ambiente de Madrid SKY?

Genial, la verdad. No me cansaré nunca de repetirlo, pero todos sois tan encantadores que casi nos hacéis creer que nos conocéis de toda la vida.

¿Pensabas que ibas a ganar? ¿Estabas satisfecho de tu relato?
Siempre tienes esperanzas y siempre estás satisfecho de tu relato. Si no, no lo mandarías a un concurso. Aunque, después de conocer el nombre de los finalistas, mis esperanzas se redujeron. Además, cuando lo releí de camino a la entrega de premios, encontré unas cuantas palabras y comas que cambiaría. Por lo que, cuando pronunciaron mi nombre, apenas pude reaccionar.

La revista digital http://www.vinosycaminos.com/ patrocina el certamen literario. ¿Qué opinas de estos patrocinadores que nos permiten hacer realidad nuestros sueños de escribir?
El mundo del relato es muy duro y complicado. Necesita de mucho más apoyo que la novela. Los libros de relatos apenas venden. De hecho, creo que solo los compramos escritores de relatos. La lástima es que, a menudo, salvo algunas entidades locales, parece un sector olvidado desde lo público y tiene que sobrevivir gracias a iniciativas y patrocinadores como “Vinos y caminos”. Además es un nombre muy apropiado por mi vida errante y porque me he criado en tierra de buenos vinos. Me gustaría aprovechar este momento para darle las gracias de nuevo y pedirle que, en la medida de lo posible, continuara apoyando vuestro certamen.

Vayamos con tu relato: se titulaba Rigor Mortis. ¿El desamor es siempre una fuerte de inspiración?
El desamor, la vida, la muerte. En general, todas las pasiones, todos los sentimientos primarios, son los grandes temas de la literatura. No hay más que echar un vistazo por encima a la obra de Shakespeare para darse cuenta.

Tu relato se mueve entre el drama, el humor y lo fantástico. ¿En qué género te mueves mejor?
En los tres. Me gustan los tres géneros y los mezclo. No es algo intencionado. Creo que forma parte de mi personalidad e inevitablemente recurro a ellos. Supongo que es ahí donde más se nota lo que me ha influido Cortázar a la hora de escribir.

¿Desde cuándo le gusta la pizza a los muertos?
En general, les encanta toda la comida basura. Como están muertos, no tienen ya que preocuparse por el colesterol o por las calorías que tiene. En realidad, es un símbolo. Una forma de humanizar al muerto y de acercarlos a nosotros. Ya he comentado que soy un lector asiduo de literatura hispanoamericana y, en muchas de sus obras –pienso ahora, por ejemplo, en Pedro Páramo de Juan Rulfo– conviven los vivos con los muertos.

Los dos protagonistas de tu relato, el muerto y el vivo, se beben una botella de tequila ¿El tequila es un buen camino para relacionarse con todo el mundo?
Tampoco tienen los muertos que preocuparse por si beber tequila les afectará al hígado. Es otro símbolo, una forma de compadreo entre los dos protagonistas del relato. Es una imagen propia de los tangos o de los relatos más porteños de Borges.

Y en el colmo de la desesperación se oye una canción de Chavela Vargas. ¿La música de Chavela está bien para resucitar a un muerto o, al contrario, es para hundirse en la tristeza?
La canción de Chavela Vargas que escuchaban era la titulada El último trago. Si puedes, presta atención en la letra. En ella se habla precisamente de una botella que se comparte.

CUENTO RIGOR MORTIS

¿La literatura es una buena forma de conocer gente?
Cualquier actividad social lo es, pero tengo la sensación de que con la literatura se conoce a gente más especial. Gente que te hace sentir menos raro y menos bicho verde.

¿Tienes en perspectiva algún proyecto literario?
Siempre que me preguntan contesto lo mismo: intentar aprender a escribir mejor. Sin embargo, creo que ha llegado el momento de plantearse seleccionar unos cuantos relatos e intentar publicarlos.

En nuestras entrevistas siempre pedimos a nuestros protagonistas que nos recomienden una novela y un relato. ¿Cuáles serían los tuyos?
¿Una novela y un relato solo? Imposible. Pero bueno. Lo haré. Aunque convencido de que mañana te diría otros, creo que voy a recomendar la novela Los pasos perdidos de Alejo Carpentier. Es especial para mí porque fue la primera novela hispanoamericana que leí y con la que comencé a enamorarme literariamente del continente americano. Narra un viaje a través del Amazonas. Como relato, voy a recomendar Nostalgia de la morgue, de Valeria Correa Fiz. Forma parte de su libro La condición animal. Creo que ha sido el último relato que he leído que me ha obligado a decir: “me gustaría haber escrito ese relato”.

¿Volverás a presentarte?
Aunque es muy tentador –la experiencia ha sido irrepetible– creo que deben ser ya otros quienes la disfruten.

Tienes este final de la entrevista para ti. ¿Qué te gustaría añadir?
Pues que me gustaría invitar a todo el mundo que lea esta entrevista a que se anime a participar en el certamen y que, si por algún motivo, fueran seleccionados como finalistas, que no rehúsen la invitación y se acerquen a conoceros. Merece mucho la pena. Ya sabéis que podéis contar conmigo para lo que necesitéis. Espero que en lo sucesivo podamos conocernos todos un poquito más.

Anuncios

Read Full Post »

En una entrada anterior habíamos presentado a tres de los finalistas de la V edición del certamen Madrid Sky. En esta entrada presentamos al restos de finalistas de la V edición, salvo a los tres concursantes que obtuvieron los tres primeros premios, a los que le hemos hecho una entrevista que nos permitirá conocerles más a fondo.

Sandra Almazán repetía final, ya que nos acompañó en la segunda edición. Esta vez, su relato, Al otro lado del espejo, nos muestra la relación entre la protagonista y su padre, al que no quiere dejar ir. Con una narración poética de detalles precisos Sandra Almazán guía al lector a través de los recuerdos de la protagonista con su padre, desde que era una niña hasta la actualidad. Es un relato original, cargado de sensualidad, con adjetivaciones concretas, lugares originales y bien definidos. No resuelve muchas de las incógnitas que plantea, y tiene la cantidad justa de misterio y sentimentalismo, consiguiendo emocionar al lector.

Al otro lado del espejo

 

 

José Manuel Dorrego Saénz también había sido finalista en una edición anterior. Es un autor especialista en microrrelatos, con una serie de naufragos y otra ambientada en el mundo del circo que hacen las delicias de sus lectores en Facebook. Su relato, titulado Para toda la vida, se inspira en un hecho tan literario como un naufragio. En él se relata la naturaleza humana tratada con una sutileza que evita lo chabacano. Narrado en un tono que puede evocar salones de baile y reuniones cultas, con un lenguaje depurado, muestra el cambio de objetivos del personaje. De la obsesión por abandonar su forzado destierro, al deseo de permanecer en su isla toda la vida sin preocuparse del resto del mundo. Una historia de amor con un final divertido que hace reflexionar sobre los tempos de la vida.

Para toda la vida

 

 

La catalana Susana Tornero Brugués dejó una magnífica impresión. Confesó que era la primera vez que había quedado finalista en un certamen literario, hecho que la motivaría a seguir escribiendo. Su relato La bruja describe una situación de maltrato doméstico en el que la narradora recibe la ayuda inesperada de una vecina (bruja para el marido/hada madrina para ella). La diferencia con otros relatos de superación y denuncia similares es el uso de elementos concretos sin incurrir en lugares comunes o vaguedades. También hay que destacar el uso de elementos simbólicos. El cierre, entre humorístico y dramático, deja un buen sabor de boca y lo diferencia de otros relatos típicos sobre maltratos.

La bruja

 

 

Amadeo Laborda Gil llegó desde Valencia con La noche de las voces, un relato con la ligereza de un relato juvenil. Escrito con frases cortas y sin puntos y aparte es como un continuo fluir, sin cortes, en el que mezcla los sonidos con los sabores y los olvidos. Amadeo consigue un relato verosímil cargado de elementos simbólicos.

Read Full Post »

A continuación presentamos a tres de los finalistas de la V edición del certamen Madrid Sky y sus relatos.

Marc Cerrudo Boada envío desde Cataluña el relato La sonrisa del relojero. Un cuento que llamó la atención del jurado por moverse en distintos géneros hasta llegar al desenlace. Empieza siendo un cuento fantástico para acercarse al terror con el descubrimiento de un corazón que no late, para llegar después a un tono humorístico y surrealista con la situación laboral del narrador y el diagnóstico médico y terminar con un final lleno de ternura. Marc Cerrudo estuvo representado en el acto por Pura de la Casa.

La sonrisa del relojero

 

 

Patricia Collazo González comenzó unos días llenos de éxitos con su relato Si te fueras de una vez. Patricia demostró días más tarde en la final anual del certamen Relatos en Cadena, organizado por la cadena SER y Escuela de Escritores, que como escritora domina los cuentos muy breves. En Madrid Sky  presentó un relato con un argumento muy original y una trama donde la información está muy bien dosificada. Evoluciona de un cotidiano drama doméstico (cuyo desencadenante es la posible compra de una mascota que, según vemos, es una tarántula) hasta llegar a un relato de terror con la fantasmagórica presencia de una estrella del rock/punk fallecido que se resiste a abandonar el hogar que descuidó durante su carrera. Patricia Collazo proporciona la información en las dosis y momentos precisos para que el lector se implique en la historia y se desvelen sin rupturas ni artificios las verdaderas circunstancias de la situación.

Si te fueras de una vez

 

 

Sergio Arias Sánchez llegó desde Logroño siguiendo los pasos de Rakel Ugarriza, ganadora en la tercera edición del Madrid Sky. Su relato Flaquear nos trajo una narración ágil y mucho sentido del humor (a veces ácido y a veces sutil) para elaborar una crítica de los shows televisivos actuales y de la escasa financiación de estudios científicos y proyectos de investigación, a partir de un hipotético concurso para gordos en el que participa un científico que ha creado un compuesto para engordar y que acabará resultando sospechoso de “dopping”. El tono y argumento resultaron muy atractivos para el jurado.

Flaquear

Read Full Post »

No pudo ser, Patricia Collazo, a quien hemos tenido entre nosotros hace unos días como finalista en la V edición del certamen Madrid Sky, no ha podido ganar la presente edición del prestigioso certamen Relatos en Cadena.

Diez meses, 30 finales semanales y 27.558 microrrelatos después, los 6.000 euros al mejor microcuento de la temporada han sido para el madrileño de 38 años Fernando Díaz, ganador del mes de marzo con ‘Pagar las facturas’. Este es su relato, que tenía dos condiciones: comenzar con la frase salieron juntos cogidos de la mano y tener menos de 100 palabras.

Fernando Díaz

Pagar las facturas

Salieron juntos cogidos de la mano después de limpiar el cuadrilátero, coserse las heridas y darse una ducha. Como cada noche, se llevaron el montante de la bolsa a casa. Abrazados en la cama, dijeron que sería la última vez; ya se las apañarían para pagar las facturas.

El Jurado de este año estuvo formado por la escritora Arantza Portabales, una de las concursantes históricas del certamen; el director de Escuela de Escritores, Javier Sagarna y el escritor Benjamín Prado.

Patricia Collazo quedó en un meritorio tercer lugar con el relato “Itinerantes”. La frase obligada de inicio de su relato era La casa ha comenzado a llenarse de hormigas. A continuación reproducimos su estupendo relato.

Patricia Collazo

Itinerantes

La casa ha comenzado a llenarse de hormigas, dice mi madre. Y nos mudamos de ciudad. Eso ocurre cada tres o cuatro meses. Mi hermana y yo hemos pasado por tantos colegios que ya no recordamos sus nombres.

Cuando nos instalamos, llama a mi tía y le dice que ya estamos a salvo. Pero nunca le quiere dar la nueva dirección. Te conviene no saberla, suele decirle. Como si las hormigas fueran capaces de sonsacársela para poder dar con nosotros de nuevo. Aunque tome tales precauciones, lo mismo da. Ellas terminan encontrándonos. Y toca recogerlo todo, cargar el coche y cambiar de amigos y de cole. Otra vez.

Read Full Post »

Como viene siendo habitual, tras la ceremonia de entrega de premios del Certámen Madrid-Sky, desde este foro se realiza una entrevista a cada uno de los premiados. Hoy toca hacerlo a Carlos García Valverde, ganador del 2º premio de la Vª edición. Esperamos que tras la misma, todos conozcamos un poco mejor al autor ‘Te dije que volvería‘, y que ya pertenece a esta comunidad de escritores y aficionados a la literatura.

José Miguel: En primer lugar, recibe nuestras felicitaciones por tu segundo premio en V Certamen Madrid-Sky. ¿Qué te ha parecido el concurso y su organización?

CGV 01Carlos: No es por dar jabón, pero me pareció una organización excelente, y una forma de escenificar la entrega de premios muy notable. Me gustó especialmente el hecho de que los cuentos finalistas fueran leídos por personas ajenas a los propios autores, y también el breve comentario o análisis formal que se hizo de cada narración, una vez leída la misma. También fue muy emocionante que no se supieran los ganadores hasta el final.

JM: Caricaturista, diseñador gráfico, escritor, …. dinos algo de este polifacético Carlos García Valverde

Carlos: Bueno, hay dos refranes que definen perfectamente esta situación. Uno es “el que a dos amos sirve, con alguno queda mal”, y el otro “hombre de muchos oficios, pobre seguro”. Lo que quiero decir es que, normalmente, cuando los esfuerzos de dispersan en muchas disciplinas, al final quizá no lo haga uno enteramente bien en ninguna de ellas. O sea, que a lo mejor es preferible saber mucho de algo en vez de algo de mucho, especializarse, por así decirlo; pero es que la especialización me parece limitativa y aburridísima.

JM: Como escritor, ya has sido premiado en otros certámenes. ¿Nos harías un resumen de tu actividad literaria?

Carlos: Ya empieza a ser una carrera larga en el tiempo, aunque no en la producción, la verdad. Ha habido muchos altibajos y “travesías del desierto”, porque yo siempre he considerado esto de la literatura no más que una afición; nunca ha sido mi medio de vida, lo que pasa es que he acudido a muchos certámenes literarios y a pesar de que mi producción, como digo, es limitada, en esa especie de búsqueda de la valoración ajena he tenido la suerte de recibir muchos premios, distinciones, menciones especiales…

JM: Dinos algo sobre tu estilo, de las historias que te atrae contar y de qué tipología de personajes prefieres.

Carlos: No tengo un patrón definido, ni para las historias ni para los personajes. Lo mismo me atraen los relatos rurales o urbanos que los futuristas o surrealistas. Unas veces uso el narrador en primera persona, y otras el modo omnímodo, sin preferencias. Lo que cuido especialmente es el comienzo de la narración y su conclusión; no me gusta nada lo que se ha dado en llamar “finales abiertos”. También pongo especial cuidado en los títulos de los relatos; tanto esto como el tema de los arranques son una especie de “estrategia” para intentar atraer al lector desde el primer momento y, en mi faceta de concursante, también al jurado.

CGV 02JM: El párrafo “…en realidad, esas mismas maneras vigorosas no exentas de cierta elegancia, ese control casi perfecto de sus movimientos eran los que habían hecho de él uno de los combatientes de lucha leonesa más reputados de la comarca. Luis “el Molinero de Carbajosa”, como era conocido en el mundillo de los aluches, pasaba por ser el luchador más completo del momento …” entresacado del primer relato de tu libro ‘La hierba bajo la nieve’, nos dejan claro tu origen leonés y tu amor por esa tierra. Dinos que te aporta León a tu faceta de escritor.

Carlos: No lo sé exactamente, pero lo mismo que “el hábito hace al monje”, es obvio que el entorno geográfico, social y cultural tiene una influencia notable en cualquiera. Además, es también una cuestión práctica, porque de todo lo que te rodea acabas sabiendo algo, aunque sólo sea por “ósmosis”, así que seguramente es más cómodo y fácil escribir sobre lo que a uno le resulta más familiar y entrañable.

JM: Siguiendo con tu tierra, ¿qué supuso para ti el éxito del comic “La auténtica y genuina Historia de León” que ha cumplido recientemente 30 años y que fue re-editada en 2011?

borrar031Carlos: Bueno, aquello fue realmente el principio de todo, el punto de arranque de mi modesta carrera. Ese cómic fue un auténtico “boom” en mi ciudad y me dio a conocer al menos a mis paisanos. A raíz de aquello incluso llegué a publicar alguna historieta semejante a nivel nacional. También fue un notable factor de aliento y empuje para todo lo que vino detrás, aunque no fuera en el campo de la ilustración propiamente dicha.

JM: ¿Tienes una mecánica para escribir? ¿Eres metódico, rápido, lento? ¿Revisas muchos los textos antes de ‘lanzarlos’ a la vida?

Carlos: Como escritor soy anárquico, indisciplinado, voluble e inconstante. Prefiero esperar a que se me ocurra algo, aunque eso suponga que entre escrito y escrito pase mucho tiempo. No siento la obligación de producir, ni tengo un método para escribir. Lo que más me cuesta es empezar, aunque una vez he arrancado, por lo general, todo va bastante fluido. Y sí, suelo revisar bastante mis textos, y no sólo al terminarlos, sino durante todo el tiempo posterior. Además los leo a menudo, algo que raramente reconocen los escritores sobre sus propias obras.

JM: El jurado del certamen dijo acerca de tu relato “… la complejidad de las construcciones, su capacidad descriptiva, la riqueza y sonoridad del vocabulario y el mimo por los campos semánticos de “cantera” y “estación” lo hacen absorbente por su intención evocadora y nostálgica …”. ¿Fuiste consciente, una vez que terminaste tu ‘te dije que volvería’ de lo hermoso que resultaría para el lector?

Carlos: Uno siempre está algo confuso sobre la propia valoración, pero sí que se sabe cuándo se ha escrito algo decente, y en el caso que nos ocupa, el relato me pareció redondo según lo terminé. Lo escribí de un tirón, en apenas una mañana, y sólo requirió algunos pequeños toques estilísticos posteriores. Lo que sí es cierto es que procuro que el vocabulario sea amplio y no repetitivo, introduciendo sinónimos cuando lo creo preciso y rescatando a menudo vocablos poco usuales, reivindicando palabras olvidadas

JM: Retomando parte tu obra, ¿qué nos tienes que decir de tus ‘Retratos inmorales’?

Carlos: Es un compendio de narraciones que en su momento no me parecieron adecuadas ni para engrosar ninguno de mis otros libros ni para su concurrencia a certámenes literarios, pero no quería que se quedasen en el limbo, porque creo que, aparte de sus componentes inmorales o “políticamente incorrectos”, tienen muchas virtudes dramáticas, expresivas, literarias e incluso cómicas.

JM: ¿Y sobre tus “cuentos de futbol”, ahora que andamos inmersos en un acontecimiento mundial? ¿Te gusta el deporte?

Carlos: Sí, practico muy a menudo el ciclismo; de hecho, también tengo publicado otro libro titulado “Cuentos de bicicletas”. En cuanto al fútbol, lo “respiré” desde pequeño, porque mi padre era entrenador y tuvo diversos cargos federativos a nivel local. De todas formas, cabe decir que en los relatos comprendidos en “Cuentos de fútbol”  (o “Cuentos de bicicletas”) hay mucho más que deporte, siendo éste únicamente un pretexto para desarrollar una historia.

JM: Como lector ¿qué autores o títulos están entre tus favoritos?

Carlos: Siempre he sido un lector pésimo, en el sentido de mi escaso criterio a la hora de enfrentarme a una lectura, así que mi abanico de preferencias es muy amplio y, por tanto, deslavazado y desconcertante. En mis primeras etapas como lector estuve condicionado por las “existencias” del hogar paterno (que, dicho sea de paso, eran tan amplias como anárquicas), así que “comí de todo”, desde el Quijote a las “Selecciones del Reader’s Digest”, y desde Álvaro de Laiglesia (uno de los favoritos de mi padre, del que tenía muchos libros) a Dumas o Dickens. En épocas más recientes, he leído casi todo de Pérez-Reverte, algo de mis “paisanos” Luis Mateo Díez, Pereira, Llamazares, Merino… Y luego, claro, los inevitables Cela, García Márquez, Delibes…

JM: En el mismo sentido ¿Qué autor o autores podría decirse que han tenido o tienen alguna influencia en tu estilo?

Carlos: La verdad, no tengo ni idea. Todos y ninguno, supongo. Algún crítico me ha asociado con Ignacio Aldecoa, un excelente cuentista, pero todo eso es muy subjetivo. Podría decirse que nunca me he mirado en un único espejo, pero es evidente que “de lo que se come se cría”, así que resulta inevitable que se le queden a uno algunas influencias, aunque no sea capaz de identificarlas fidedignamente.

JM: Nosotros somos una asociación que mantenemos un Taller de Creación Literaria en el que escribimos relatos cortos. ¿Cual nos recomendarías?

Carlos: En el campo de los relatos cortos sí que podría citar a algunos autores: Allan Poe, Rulfo, London, Pereira, Mateo Díez, Bécquer, el ya citado Aldecoa… Todos ellos auténticos maestros del género.

JM: Volvamos a León. En tu blog https://garciavalverde.wordpress.com/ nos hemos encontrado un conjunto de ilustraciones para la semana santa de tu ciudad. ¿Cómo administras tu tiempo para mantenerte activo en esta y el resto de disciplinas?

Carlos: Hay tiempo para todo, sobre todo si todo se hace a pequeña escala. La mayoría de mis actividades lo son a nivel local, lo que facilita la gestión y el “desdoblamiento”. En el tema de Semana Santa, la afección viene condicionada por la tradición. Si hubiera nacido en Valencia, probablemente me gustarían las fallas y si en Pamplona, los Sanfermines.

carlos gv 01JM: Carlos, tu segundo premio te fue entregado por la ‘Academia Heisenberg’. ¿Qué te parece la existencia de este tipo de patrocinios para el funcionamiento de certámenes como éste?

Carlos: Ahora mismo, según mi propia experiencia, sólo hay dos fuentes a las que acudir para sufragar este tipo de convocatorias culturales: una es la propia Administración Pública (Ayuntamientos, Diputaciones…) y la otra la constituyen las empresas privadas. A veces se complementan ambos patrocinios. Creo que todo lo que sea invertido en favor de la cultura será positivo y, en este sentido, el mecenazgo de la Academia Heisenberg debe ser agradecido y bienvenido.

JM: Para ir terminando ¿Te gustaría añadir algo más de lo que hemos charlado en esta entrevista?

Carlos:  Nada más decir que para los escritores que no estamos en la nómina de prestigiosas editoriales ni en los escaparates de las librerías (al menos, no muy a menudo), los concursos literarios como el convocado por la asociación Primaduroverales son una buena ventana al mundo, una salida que debemos valorar y agradecer porque nos da la oportunidad de que nuestras obras sean leídas por alguien más allá de nuestro círculo habitual y doméstico.

JM: Muchas gracias, Carlos, por habernos deleitado con tu “TE DIJE QUE VOLVERÍA” y esperamos contar contigo en esta creciente comunidad formada por Primaduroverales y Madrid-Sky.

Carlos: Gracias a vosotros. Escribir es una forma –quizá la mejor- de comunicarse y relacionarse. Me siento halagado por pertenecer de alguna manera a vuestro grupo y podéis contar conmigo para lo que deseéis. Un abrazo.

Read Full Post »

Hoy se celebra la final anual del certamen Relatos en cadena, de la cadena SER. Patricia Collazo, que ha sido finalista de la V edición del certamen Madrid Sky, se encuentra entre las finalistas de este concurso, al que ha llegado con el microrrelato titulado Itinerantes. Esto es lo que ha escrito Patricia en su muro de Facebook. Le deseamos muchísima suerte.

Patricia Collazo.

Mañana, día de nervios, ilusión y pase lo que pase, de mucha alegría. A tod@s aquell@s a quien aún no os he dado la lata con el tema, os cuento que mañana es la gran final de Relatos en Cadena en el programa La Ventana de Cadena Ser.
Allí estaré, en directo en la radio, junto a otros nueve estupendos finalistas (amigos muchos de ellos, excelentes escritores todos) entre las 18 y las 19:20.
Habrá reportajes, se leerán los relatos y luego, conoceremos de primera mano el veredicto del jurado.
Me encantaría que me acompañarais a través de las ondas.
Muchas gracias a tod@s porque si estoy ahí es gracias a mi esfuerzo, pero sobre todo a vuestr@ apoyo.

Read Full Post »

El salmantino Alberto Palacios Santos ha obtenido el tercer premio en la V edición del certamen Madrid Sky con el relato Los vecinos. Hace tres años fue primer finalista del certamen. Entonces hacía muy poco tiempo que había empezado a presentarse a concursos. Tres años después su currículo literario ha crecido de manera considerable. Continúa siendo un hombre muy familiar, (vino al acto acompañado por su esposa y su hijo), y sigue teniendo pasión por la literatura.

Hace tres años estuviste con nosotros porque fuiste primer finalista de la II edición. ¿Qué tal te ha tratado la vida desde entonces?

Han pasado tres años en los que ha habido un poco de todo, hemos pasado buenos y malos momentos, he escrito lo que he podido, he ayudado a mi hijo con los deberes y tenemos una gatita de color blanco.

La primera vez que viniste no teníamos patrocinadores, desde el año pasado sí los tenemos. ¿Cómo valoras la aparición de un patrocinador como cervecería la Rebujita, que nos permite dotar económicamente al tercer premio de nuestro certamen? 

Valoro mucho que empresas privadas como La Rebujita apuesten por algo tan poco comercial como la literatura, su presencia es importante para que el certamen siga creciendo.

Me alegra especialmente la colaboración de una cervecería, como todos sabemos en los bares ocurren cientos de historias y seguro que muchas de ellas podrían formar parte de un concurso como este.

En aquella ocasión participaste con The Woman in the Window, un relato que era un homenaje a la película de Fritz Lang La mujer del cuadro. ¿En tu relato Los vecinos existe ese guiño al cine tan particular en ti?

No, al menos conscientemente. Sí es cierto que siempre me dicen que mis relatos son muy visuales y supongo que eso tiene que ver con cierto punto de vista cinematográfico que no puedo evitar. Lo que sí me he dado cuenta es que en tanto en The Woman in the Window como en este hay vecinos, portales y puertas a punto de abrirse que guardan vidas y secretos.

Pero en Los vecinos también hay algo extraño, algo irreal y onírico ¿no te parece?

Sí, comienza siendo un relato molesto, después pasa a ser inquietante y, poco a poco, va sumiéndose en una neblina que no sé si es irreal o hiperreal.

¿Cómo te vino a la mente la idea de esos vecinos que se duchan de madrugada y se pasan el día dejando caer fardos en el suelo?

Para tener ideas no hay más que mirar alrededor, y alrededor de nosotros suele haber vecinos haciendo cosas.

¿No tendrás unos vecinos así?

He tenido vecinos que han movido muebles de madrugada como el que mueve un mal recuerdo, que han hecho competiciones de guitarra eléctrica y que han representado historias más increíbles que el relato que he presentado al concurso. Lo de los fardos es metafórico, el problema es que las metáforas pesan y hacen ruido cuando se las deja caer al suelo.

¿Qué te pareció lo que dijo el jurado sobre tu relato, todo aquello de que era una reflexión sobre las decisiones vitales, la depreciación de los afectos, el deterioro de las relaciones y el inexorable paso del tiempo?

Me gustan todas las reflexiones que pueden salir de una historia, mis relatos suelen tener finales abiertos y se prestan a interpretaciones de todo tipo. Cada lector llega a sus propias conclusiones y todas están bien. No he pensado especialmente en eso del deterioro de las relaciones, pero sí en el paso del tiempo y en lo que pudo ser y no fue, algo que quizás estaría cercano al género de terror.

Se te dan bien los relatos fantásticos. ¿En qué tipo de relato te encuentras más cómodo?

En realidad lo que me gusta es jugar con el tiempo, con las causas y los azares, con la vida cotidiana…y por eso mis relatos acaban en el cajón del género fantástico, pero también lo paso muy bien con el relato negro y con cualquier otro que permita trastornar la realidad.

Vives en Salamanca. ¿Se vive igual la literatura en una ciudad pequeña como Salamanca que en una ciudad grande como Madrid?

Salamanca tiene una oferta cultural importante, aparte de las actividades ofrecidas por las instituciones hay salas de microteatro, de conciertos, presentaciones de libros… yo trabajo en la Filmoteca y tenemos que ofrecer una buena programación si no queremos que el público se nos escape y acuda a otras propuestas culturales. En cuanto a la literatura, y aunque habría mucho que mejorar, seguimos teniendo una tradición literaria, por nuestras calles sigue paseándose el Lazarillo, la Celestina o el Licenciado Vidriera, pero también hay nuevos autores que deben reescribir esos espacios y sobreponerse a los clásicos. De todas formas lo que más me gustaría es que los salmantinos, se dediquen a la literatura o a lo que sea, no tuvieran que irse de la ciudad para poder ganarse la vida.

¿Has conseguido ligar tu vida profesional a la literatura?

Cada vez que gano algo de dinero con la literatura me parece un milagro, aunque al final acabo gastándolo en cosas igual de prosaicas que las compradas con el resto del dinero: en el supermercado, la factura de la luz o cosas así. Sigo trabajando en la Filmoteca de Castilla y León donde escribo sobre cine en su revista digital Espacio Imagen+Memoria, no sé si eso es literatura, pero me gusta pensar que parte de mi sueldo lo gano juntando letras.

Cuando te entrevistamos por primera vez en el blog nos hablabas con pasión de tus obras de microteatro. Conseguiste representar Siente un cuñado a su mesa. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Has conseguido representar más obras?

Lo paso muy bien con el microteatro, disfruto mucho escribiéndolo y viendo a los personajes moverse por el escenario, también es curioso ver las reacciones del público que es algo que normalmente no podemos ver cuando escribimos un texto.

He conseguido estrenar varias obras gracias a un grupo estupendo llamado Hypócrita Teatro, y a Maite Iglesias, una actriz que está consiguiendo que una de mis primeras obras titulada La niña de la curva se esté convirtiendo en un miniclásico en Salamanca. También estrené una obra en el Certamen de Teatro Mínimo de Chiclana y fue una experiencia inolvidable.

También le has cogido el tranquillo a los relatos. Sé que has ganado el relato por la igualdad de la revista Zenda, has sido finalista y publicado en el certamen Cuentos sobre ruedas, organizado por Alsa, has sido premiado también en el Villa de Pedraza… poquito a poco vas sumando. Cuéntanos algo de tus premios.

Los premios son importantes por todo lo que animan y porque son una excusa perfecta para escribir con plazos, también los hay que te permiten publicar que es algo que siempre gusta mucho… y muchos de ellos te dejan experiencias inolvidables. Sin duda esos últimos son los mejores.

¿Vas a seguir concursando?

Supongo que seguiré. Normalmente si gano algún premio no vuelvo a presentarme, excepto al Madrid Sky, que fue uno de los primeros en los que fui finalista y me apetecía mucho regresar, pero después de esta edición volveré solo como público.

¿Teatro, relatos, cine… se complementan o hay una pared entre estas expresiones artísticas?

Todo es lo mismo, cada uno con sus reglas, su lenguaje, su formato… pero todos son un medio de expresión, una forma de evasión, una herramienta (ingenua) para transformar la realidad y un juego al que nunca se le agotan las posibilidades.

¿Cómo nos has encontrado después de tres años?

Os he visto estupendos, más jóvenes y con el mismo entusiasmo. El concurso cada vez es más grande, con más premios… Ha sido un placer volver a veros, retomar el contacto y también conocer a gente nueva.

En la entrevista que te hicimos en aquella ocasión o hablaste de Samanta Schweblin, una autora argentina, y de Juan José Millás y Paul Auster. ¿Has redefinido tus gustos?

Me gustan esos  y muchos más, olvidé citar a Benedetti a Cortázar a García Márquez y a tantos otros. Vuelvo a mencionar a Millás con el que comparto muchos puntos de vista… y espero no acabar de definir mis gustos nunca.

Ahora sí que no te escapas, me tienes que recomendar una novela y un relato.

En vez de una novela os voy a recomendar dos biografías, una es Mi último suspiro, las memorias (excesivas, hilarantes, imprescindibles) del gran Luis Buñuel, que es uno de los libros más divertidos que he leído. La otra es una biografía novelada de un escritor salmantino del siglo XVIII al que hay que conocer, se titula La vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del doctor Diego de Torres y Villarroel, estamos ante un personaje excesivo que fue poeta, médico, meteorólogo, músico, catedrático de matemáticas, oráculo, torero, astrólogo, bailarín, teólogo, clérigo, bordador, dramaturgo… que tuvo amigos y enemigos poderosos, que fue incómodo para el poder, crítico, inquieto y vividor, en fin todo lo que los demás soñamos ser y dejamos en manos de nuestros personajes.

En cuanto a los cuentos voy a ser más ortodoxo y os voy a recomendar La garganta de acero de Mijaíl Bulgákov, que es un ejemplo de cómo atrapar al lector al que no le queda más remedio que leer a toda velocidad para llegar al final y escapar de una historia espléndida.

Como siempre, la última palabra es para ti ¿Quieres añadir algo más a esta entrevista?

Agradeceros la hospitalidad y el entusiasmo, cuando fui finalista de vuestro certamen en 2015 fue un impulso para seguir escribiendo, así que mis premios son también un poco vuestros.

También quería dar las gracias a María, mi mujer, y a Daniel, mi hijo, por acompañarme en todo este camino y dar la enhorabuena a todos los ganadores y finalistas. Os deseo lo mejor, que el concurso siga creciendo y ya sabéis que podéis contar conmigo.

Read Full Post »

Older Posts »