Feeds:
Entradas
Comentarios

Por Manuel Pozo Gómez

San Juan a pie de puerto

La primera etapa del Camino de Santiago, del Camino francés, comienza en la localidad de San Juan a pie del Puerto, una preciosa localidad medieval a la que se accede por la puerta de Santiago y se abandona por la puerta de España en dirección a Roncesvalles.

Reconozco que subiendo las empinadísimas laderas de la parte francesa, buscando un personaje literario, pensé en escribir algo sobre Napoleón, pues esta fue la ruta que siguió una parte de sus tropas para entrar en España en 1808 (esta ruta se conoce ahora como Camino de Napoleón). Pero al atravesar los Pirineos y llegar a Roncesvalles se impone la leyenda de un nombre: Rolando.

En el año 777 unos representantes de los gobernadores musulmanes de Barcelona, Gerona, Zaragoza y Huesca, se presentaron ante del rey de los francos, Carlos, (que se convertiría en el emperador Carlomagno) para pedirle ayuda militar en su campaña contra el emir de Córdoba, Abderramán I. Carlomagno vio la oportunidad de extender la cristiandad y su propio poder, y accedió a prestar su ayuda a cambio de que se le entregase la ciudad de Zaragoza. Pero poco después el gobernador de Zaragoza cambió de opinión y de bando, se alió con el emir Abderramán y no entregó la ciudad. Carlomagno sitió Zaragoza, pero no pudo conquistarla y tuvo que regresar a Francia. En su regreso destruyó las murallas de Pamplona y la saqueó.

El 15 de agosto del año 778, al cruzar Roncesvalles de regreso a Francia, Carlomagno dejó atrás una retaguardia numerosa al mando del margrave de Bretaña, que no era otro que el famoso Rolando, y a doce caballeros principales de su reino. Se supone que unos 300 o 400 vascones se valieron de su conocimiento del terreno para atacar y derrotar a esta retaguardia en una batalla nada épica, pues se trató de una emboscada en la que los vascones utilizaron dardos, piedras que lanzaban con cestas, y derrumbamientos del terreno en los pasos estrechos. En esta emboscada murió Rolando.

Casi tres siglos después de la batalla de Roncesvalles, la emboscada se transformó en una batalla épica gracias a la literatura. A finales del siglo XI se escribió El cantar de Roldán (La Chanson de Roland), un poema épico de 4002 versos endecasílabos atribuido a un monje normando, llamado Turoldo, cuyo nombre aparece en el último verso. El cantar de Roldán es el cantar de gesta más antiguo escrito en lengua romance en Europa y se conserva en la biblioteca Bodleiana de Oxford.

¿Cuál era la importancia del Cantar? La Edad Media era un tiempo convulso en el que se necesitaban héroes. Era la época de las Cruzadas y una de las funciones del cantar de gesta era extender el mito caballeresco. En este caso los 300 o 400 vascones se convirtieron para el poeta en un numeroso ejército sarraceno, se idealizó el valor de Rolando, que pasó a ser sobrino de Carlomagno, se destacaron las virtudes de los caballeros cristianos frente a los musulmanes, se convocó la ayuda celestial para que Carlomagno pudiera acudir en ayuda de su sobrino y, por último, Rolando, destruyó su espada Durandarte para no cayese en poder de los enemigos sarracenos.

En la emboscada, el desfiladero de Roncesvalles se tiñó de sangre a causa de la cruenta batalla entre sarracenos y franceses (no entre vascones y francos). Al ver diezmado su batallón, Rolando hizo sonar su olifante. Gracias a la intervención de los ángeles, Carlomagno escuchó el angustioso sonido y emprendió la marcha para derrotar al enemigo y salvar a su sobrino. La ayuda llegó demasiado tarde y el emperador halló un paisaje desolador cubierto por el manto de la muerte. Apesadumbrado, Carlomagno juró venganza mientras sostenía en sus brazos el cuerpo de su querido sobrino Rolando.

Colegiata y monumento conmemorativo de la batalla de Roncesvalles.

El cantar de Roldán

El paisaje de Roncesvalles es sobrecogedor, muy bello en verano y durísimo en invierno. El esfuerzo muy intenso para el caminante, con un desnivel de unos 1250 metros de subida y unos 450 de bajada. La belleza de las cumbres y los bosques es fascinante y en el silencio y la soledad de las cumbres todavía es fácil oír el olifante de

Iglesia de Santiago en Roncesvalles

Rolando pidiendo ayuda. La sensación del peregrino actual es que el hecho literario, la Chanson de Roland, es mucho más trascendente que el hecho histórico en el que se inspiró.

En recuerdo de aquel suceso y de tan magnífica obra, cada 15 de agosto se realiza una lectura dramatizada del Cantar de Roldán en la iglesia de Santiago, junto a la colegiata de Roncesvalles.

A continuación un breve fragmento de El cantar de Roldán.

CIV
El combate es magnífico, la lucha se torna general. El conde Roldán no preserva su persona. Hiere con su pica mientras le dura el asta; después de quince golpes la ha roto, destrozándola completamente. Entonces desnuda a Durandarte, su buena espada. Espolea a su caballo y acomete a Chernublo. Le parte el yelmo en el que centellean los carbunclos, le desgarra la cofia junto con el cuero cabelludo, le hiende el rostro entre los dos ojos y la cota blanca de menudas mallas, y el tronco hasta la horcajadura. A través de la silla, con incrustaciones de oro, la espada se hunde en el caballo. Le parte el espinazo sin buscar la juntura y lo derriba muerto con su jinete sobre la abundante hierba del prado. Luego le dice:
-¡Hijo de siervo! ¡En mala hora os pusisteis en camino! No será Mahoma quien os preste su ayuda. ¡Un truhán como vos no habría de ganar una batalla!
CV
El conde Roldán cabalga por todo el campo. Enarbola a Durandarte, afilada y tajante. Gran matanza provoca entre los sarracenos. ¡Si lo hubierais visto arrojar muerto sobre muerto y derramar en charcos la clara sangre! Cubiertos de ella están sus dos brazos y su cota, y su buen corcel tiene rojos el pescuezo y el lomo. No le va en zaga Oliveros, ni los doce pares, ni los francos que hieren con redoblado ardor.
Mueren los infieles, algunos desfallecen. Y el arzobispo exclama:
-¡Benditos sean nuestros barones! ¡Montjoie! Es el grito de guerra de Carlomagno.

Inocencio Javier Hernández fue el primer finalista en llegar a la entrega de premios. Lo hizo desde Tenerife, donde nació y vive. Un joven autor que se presentó tímido, discreto, pero que desarrolla una gran actividad literaria. Su primera novela publicada se titula West country, pero también ha publicado poesía (Eco nocturno) y le gusta escribir teatro. Se presentó al certamen con un relato titulado  D.F.Wall que el jurado valoró positivamente por su originalidad, tanto del fondo como de la forma, con una metáforas demoledoras y un ambiente muy logrado, turbio, cruel, de sicarios secuestros y ajustes de cuentas.

D.F. Wall

La vida era una piedra que lentamente

se iba gastando y afilando.

Raymond Carver

No acostumbro a entrar si no hay clientes, balbucea un vagabundo borracho en mitad de la acera, en mitad de la nada. Un tipo común entrega su cartera hortera al vagabundo que se gana la vida vendiendo estampitas de la Santa Muerte en Ciudad de México. El tipo parece decirle algo al vagabundo, pero en Ciudad de México el aire es ruido. Todo es ruido. Llueve, un extraño diluvio, como si un sicario te arrancara la piel a tiras, la cocinara con saliva, la engullera, y, finalmente, vomitara sobre tu cara un platillo volante.

DF Wall (Relato completo)

 

Daniel Calles Sánchez, que reside en Madrid, comentó que se encontraba cómodo en el certamen, aunque no se había visto con mucha frecuencia entre los finalistas de un concurso. Se presentó con el relato titulado La visita, una historia contada muchas veces, pero desde puntos de vista distintos. El monólogo interior del protagonista tiene mucho ritmo y el tono de chascarrillo es el punto de enganche necesario para que el relato se lea sin descansar.

La visita

No acostumbro a entrar si no hay clientes, o como quiera usted llamarlos. Y normalmente lo hago de incógnito, pero mire, hoy no he tenido tiempo, así que me va a disculpar el atropello. No importa, tranquilo, espero a que recobre la compostura.

Tengo que felicitarle, tiene todo muy limpio y ordenadito. ¡Si viera en qué condiciones trabajan en otros países! En su contra debo decir que hoy no ha tenido mucho ajetreo, ¿verdad? Madre mía, si se viera la cara ahora mismo, ¿no tiene un espejo? Aquí hay uno, mírese.

La visita (Relato completo)

Muchos en el grupo teníamos la sensación de que este año el compromiso era mayor, de que no podíamos fallar. Con los finalistas siempre ha sido así. Algunos vienen de lejos y la mayoría se van con las manos vacías, por eso tenemos la obligación de ofrecerles un acto literario en el que ellos y sus relatos sean los protagonistas. Claro que nos gustaría ofrecerles también un premio en metálico, pero no tenemos presupuesto para ello y por eso tenemos que volcar todo nuestro cariño, nuestra ilusión y nuestro trabajo en un acto en el que los autores obtengan el reconocimiento por su esfuerzo creativo. Pero este año, quizás por la existencia de los patrocinadores, sentíamos que el compromiso era mayor. El respaldo de unos patrocinadores ha elevado mucho la exigencia. Ya no éramos solo nosotros, sino que habíamos adquirido una responsabilidad ante personas que han confiado en nosotros. No  podíamos fallar y, creo, que no hemos fallado.

El apoyo de bodegas Sameirás, de La Rebujita y de academia Heisenberg, ha sido un estímulo, pero el entusiasmo y la ilusión que ha demostrado el editor de la revista Vinos y caminos, Antón Alonso Suárez, patrocinador del primer premio, sin duda una pieza clave en el éxito de esta cuarta edición, nos estimula a seguir convocando el certamen un año más. Mientras, durante este año, en nuestro Taller de Creación Literaria, una parte del grupo seguiremos con nuestros relatos y comentarios “Primaverales”, y la otra parte con sus escritos “Duros”, pero juntos, tan PrimaDUROverales como hasta hoy, caminaremos rumbo a la quinta edición de nuestro certamen Madrid Sky.

Nosotros también tenemos nuestro premio. Nos llevamos el cariño de los participantes y de los finalistas. Nos quedamos con sus palabras de agradecimiento. Nos quedamos con el hecho de haber conocido a unos escritores y unas personas que amplían nuestro círculo de amigos de la literatura. Todo el esfuerzo en la organización del certamen se sintetiza en el momento de la entrega de premios, en concreto en el momento en que Antón Alonso entregó el primer premio y nuestra admiración a María Posadillo Marín. Nosotros nos quedamos con un relato que recordaremos siempre y que pasará a ser un elemento clave en la literatura de Primaduroverales: el relato ganador, Tal vez mañana, de María Posadillo, que compartimos a continuación.

Tal vez mañana

María Posadillo Marín
Relato ganador del IV certamen Madrid Sky

 No acostumbro a entrar si no hay clientes. Así puedo pasear tranquila por la tienda mientras el propietario atiende a los otros compradores. Escuchar el murmullo de su voz en la distancia me permite moverme sin el sobresalto de descubrir el reflejo de su ojo de cristal destellando en cualquier vitrina.

En medio de la penumbra observo los extraños objetos expuestos en los estantes: pirámides de tres lados, minerales pulidos, pequeños frascos llenos de turbios contenidos. Nada reclama mi atención de manera especial. Sin embargo, estoy segura de que el impulso que me ha conducido hasta este lugar tiene una razón de ser; lo percibo en el aroma a incienso que lo llena todo. Una atmósfera hipnótica me anuda las muñecas con unas cuerdas invisibles que me retienen. Echo un vistazo a mi alrededor; todos parecen seguros de lo que desean adquirir. Seguir leyendo »

Por Francisco Plaza

No es que tenga mucho que ver la película de Blake Edwards con la entrega de premios del IV certamen de relato corto Madrid Sky,  pero su título parafraseado encaja bien para encabezar esta crónica. Viene al pelo porque disfrutamos del delicioso Ribeiro SAMEIRÁS que aportó uno de los patrocinadores y gozamos de las rosas literarias que fueron los diez cuentos finalistas de este concurso.

Fue una tarde muy agradable entre amigos, que aman la literatura, en el salón de actos del Centro Abogados de Atocha. El lugar: cómodo, amplio, fresquito. Los finalistas: abiertos, distinguidos, cordiales. Los invitados: educados, atentos, agradecidos. Los patrocinadores: generosos, locuaces, comprometidos. El jurado: comunicativo,  imparcial, objetivo. Los presentadores: simpáticos, ocurrentes y, ¿por qué no decirlo?, guapetones (¡ejem! No metamos en este saco al señor de barbas que habló primero y que ha escrito esta crónica).

Pero lo mejor de la tarde fueron los diez relatos finalistas.

Con “Ella”,de Lola Sanabria García, vivimos la añoranza de los tiempos pasados. Con “D.F. Wall” de Inocencio Javier Hernández nos sumergimos en el Mexico duro de vagabundos y espaldas mojadas. Con “La posada al final de la tierra”, de  Jesús Gella Yago, nos estremecimos al ver rondar a la parca alrededor de un desaprensivo. Con “Silenciosos y lejanos”, de José Quesada Moreno, nos dimos cuenta de lo dura que puede ser la falta de comunicación entre un padre y su hijo. Con “Tal vez mañana”, de María Posadillo Marín, sentimos la congoja que supone la separación definitiva de dos enamorados. Con “Mal genio” de Alberto Porras Echavarría, sonreímos gracias a unas “Aladinas” actualizadas. Con “Por Sonsoles, a mi manera”, de Alberto Ramos Díaz, comprobamos a donde nos puede llevar el compromiso con nuestro ser más querido. Con “Flores mustias”, de Marina Aparicio Arribas, fuimos capaces de percibir los olores que permiten a un ciego observar con más profundidad que los videntes. Con “La visita”, de Daniel Calles Sánchez, nos divertimos gracias a su humor negro e irreverente. Con “Neones rosas”, de Francisco de Paz Tante, nos compadecimos de un triste protagonista maltratado por la vida hasta el punto de tener que renunciar a su dignidad.

Nos hubiera gustado poder premiar a todos ellos, por la calidad de los cuentos, y por la amabilidad y categoría de sus autores, pero lamentablemente el presupuesto no da para tanto. Salvador Pozo, representando a La Rebujita, entregó el tercer premio a Marina Aparicio por “Flores mustias”. Sergio Torres Alonso, representando a la academia Heisenberg  entregó el segundo premio a Jesús Gella por “La posada al final de la tierra” y Antón Alonso, en representación de Vinos y Caminos, entregó el primer premio a María Posadillo por “Tal vez mañana”.

No puedo resistirme a hacer un juego con los títulos de los finalistas:

Tal vez mañana, en la posada al final de la tierra, ella abandone el mal genio aunque las flores mustias nos recuerden que la visita se fue hace mucho tiempo,  que nos dejó silenciosos y lejanos. Mañana volveremos a ser alegres, lo seré por ella, por Sonsoles, a mi manera; volveremos a bailar bajo los neones rosas. (Esto no lo dijo D.F. Wall).

¡Ah! Bueno, y el autocar, ¡vaya autocar! Vamos a tomar un vinito aquí al lado, pero para no pasar calor por el camino nos vamos a ir en autocar. ¡Toma ya! ¿Hacen esto en el premio Planeta? Ni se les ocurre. Lo que no voy a decir aquí es que en autocar se tardó más que si hubiéramos ido andando gracias a los oportunos alardes de los responsables de asfaltado de este, nuestro querido Ayuntamiento.

Ayer, 22 de junio, se celebró en Madrid la entrega de premios del IV Certamen Literario Madrid Sky. Fue un acto emotivo en el que la ganadora fue la literatura, y los protagonistas fueron una vez más los autores finalistas y sus relatos. Un acto que sirvió para seguir consolidando el certamen Madrid SKY poco a poco.

D. Antón Alonso Suarez, en nombre de la revista digital Vinos y caminos, entregó el primer premio del IV Certamen Madrid Sky a Dª María Posadillo Marín, que resultó vencedora del concurso con el relato “Tal vez mañana”.

Sergio Torres Alonso, en nombre de la academia Heisenberg, entregó el segundo premio a D. Jesús Gella Yago, por el relato La posada al final de la Tierra.

Salvador Pozo Gómez, en nombre de la cervecería La Rebujita, entregó el tercer premio a Dª. Marina Aparicio Arribas, por el relato Flores Mustias.

 

Acta del jurado de la IV edición del certamen literario Madrid Sky

El jurado de la IV edición del certamen literario Madrid Sky ha estado compuesto por Dª. Julia Viejo Sánchez (ganadora de la 1ª edición), D. Santiago Eximeno Hernampérez (ganador de la 2ª edición), Dª Rakel Ugarriza Lacalle (ganadora de la 3ª edición), Dª. Lourdes Chorro Capilla, y D. Aitor Manero Oteiza (miembros de la asociación Primaduroverales). Como secretario del jurado, sin voz ni voto, ha actuado D. Vicente Moreno Nieto (miembro de la asociación Primaduroverales).

El jurado constata que a la IV edición del certamen literario se han presentado 364 relatos.

El jurado, reunido el 8 de junio, comunica que los diez relatos finalistas son los que figuran en la siguiente relación (orden alfabético del relato):

Título Autor
D.F. Wall Inocencio Javier Hernández Pérez
Ella Lola Sanabria García
Flores mustias Marina Aparicio Arribas
La posada al final de la tierra Jesús Gella Yago
La visita Daniel Calles Sánchez
Mal genio Alberto Porras Echavarría
Neones rosas Francisco de Paz Tante
Por Sonsoles, a mi manera Alberto Ramos Díaz
Silenciosos y lejanos José Quesada Moreno
Tal vez mañana María Posadillo Marín

Entre los diez finalistas, el jurado del IV Concurso de Cuento Corto MADRID SKY ha resuelto que:

El segundo finalista, y tercer premio, es Dª Marina Aparicio Arribas, con el relato “Flores mustias”.

El primer finalista, y segundo premio es D. Jesús Gella Yago, con el relato “La posada al final de la tierra”.

El ganador del concurso es Dª María Posadillo Marín, con el relato “Tal vez mañana”.

 

Madrid, a ocho de junio de 2017

Ya está todo preparado. Mañana conoceremos los ganadores del IV certamen Madrid SKY. Nuestros patrocinadores entregarán los premios en un acto que hemos preparado con más mimo, si cabe, que nunca. La página Vinos y Caminos y en su nombre Antón Alonso entregarán el primer premio. Sergio Torres hará lo propio en nombre de academia Heisenberg con el segundo premio y Salvador Pozo como representante de La Rebujita entregará el tercero.

Para poder continuar hablando con tranquilidad sobre las incidencias del certamen Bodegas Sameirás patrocinará el vino que se celebrará después del acto.

La entrega de premios dará comienzo a las 19.00, (calle Sebastián Herrera 14, edifico Centro Abogados de Atocha). Aproximadamente una hora más tarde sabremos los ganadores. Hasta entonces no queda más remedio que esperar con paciencia.  Suerte a todos.

 

No todo es literatura. El arte tiene muchas manifestaciones y es un placer para este blog literario hacerse eco de ellas de vez en cuando. En este caso queremos anunciar que los pintores María Luisa Sacristán y Francisco José Martínez Cerezo inauguran su exposición de acuarelas en Madrid, en el espacio Ronda (Ronda de Segovia 50), el 21 de junio a las 20.00.

Sus acuarelas tienen un vigor irresistible y los autores se expresan en esta exposición con la necesidad de hacer, de ser, de buscar su riqueza interior. La espontaneidad de la acuarela facilita su trabajo y se refleja en cuadros de factura simple y decisión rápida, de precisión en el trazo para que el color mantenga su transparencia. La pintura nunca ha estado reñida con la literatura.

La exposición se mantendrá hasta el día 10 de julio con el siguiente horario de visitas: de lunes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 hrs. / Entrada libre.