Feeds:
Entradas
Comentarios

Un año más, y van seis, la asociación Primaduroverales Grupo de Escritores convoca el certamen literario Madrid Sky.

Muchas cosas han cambiado desde aquel día ya lejano de junio de 2014 en el que decidimos convocar un certamen literario, pero la esencia, afortunadamente, se mantiene: Los Primaduroverales queremos devolver a la literatura una parte de lo que la literatura nos ha dado.

Desde el primer momento hemos querido organizar un certamen en el que los autores sean los protagonistas, y por ello hemos hecho del acto de entrega de premios una velada literaria en la que se rinde homenaje a los autores finalistas y a sus relatos, y a la que están invitados todos los participantes.

Con mucho trabajo el certamen ha ido ganando importancia y desde el año 2017 tenemos la suerte de contar con patrocinadores que nos han permitido aumentar el importe de los premios. Para el año 2019 se producirán algunos cambios, ya que la Academia Heisenberg, que ha sido nuestro patrocinador durante los dos últimos años, no puede continuar su patrocinio. En su lugar patrocinará el tercer premio la empresa Question Box, dedicada a la investigación de mercados.

Así, para la VI edición del certamen Madrid Sky nuestros patrocinadores serán los siguientes.

Primer premio patrocinado por la revista digital www.vinosycaminos.com.

Segundo premio patrocinado por la cervecería La Rebujita, con sede en Madrid.

Tercer premio patrocinado por la empresa Question Box, con sede en Madrid.

Vino celebración patrocinado por bodegas Sameirás.  http://www.adegasameiras.com, con sede en Rivadavia, Ourense.

 

VI PREMIO LITERARIO DE CUENTOS: “MADRID SKY”

La Asociación “Primaduroverales, Grupo de Escritores”, convoca un concurso de cuentos con motivo del 6º aniversario de la publicación de su libro titulado: “Madrid Sky”.

Bases:

  1. Los cuentos presentados –aunque serán de tema libre – han de cumplir el requisito de comenzar con la frase: “No quería imaginar cómo había llegado hasta allí”, extraída al azar del libro “Madrid Sky”.
  2. Los cuentos serán inéditos y no premiados en otros concursos. Todos los cuentos deberán tener un título y una extensión máxima de dos páginas, en letra de cuerpo 12, tipo Arial a doble espacio, con márgenes (superior, inferior, izquierdo y derecho) no inferiores a 2,5cm y sin firmar. Tan solo se admitirá un cuento por autor.
  3. Podrán participar todos los escritores mayores de 18 años que lo deseen, siempre que los cuentos presentados estén escritos en castellano.
  4. Se establece un primer premio, patrocinado por la editorial Vinos y Caminos (http://www.vinosycaminos.com), de 400€ brutos, a los que se hará la retención que marque la ley vigente.
  5. Se establece un segundo premio, patrocinado por la Cervecería La Rebujita (https://www.facebook.com/larebujita), de 150€ brutos, a los que se hará la retención que marque la ley vigente.
  6. Se establece un tercer premio patrocinado por Question Box (https://www.questionbox.es) de 90€ brutos, a los que se hará la retención que marque la ley vigente.
  7. Los participantes enviarán los cuentos y la plica al correo electrónico: concursomadridsky@gmail.com. Se piden, pues, dos archivos distintos adjuntos en el correo: uno cuyo nombre sea: CUENTO Y EL TÍTULO DEL CUENTO, que contenga el cuento; y otro cuyo nombre sea: PLICA Y EL TÍTULO DEL CUENTO, con los datos del autor (nombre y apellidos, DNI, teléfonos, dirección postal y dirección de e-mail) todo ello en formato WORD o PDF. El plazo de recepción de textos se cierra a las 24h del día 19 de mayo de 2019. No se mantendrá correspondencia con los participantes ni se acusará recibo de los cuentos.
  8. De los cuentos recibidos se hará una selección de ocho finalistas. Previa notificación, se rogará la presencia de estos ocho autores (o personas que los representen debidamente documentadas) en el acto de entrega del premio que tendrá lugar en el Salón de Actos de la Fundación Abogados de Atocha, en la calle Sebastián Herrera 14 de Madrid, el día 27 de junio de 2019 a las 19h.
  9. Allí se leerán los ocho cuentos finalistas y seguidamente se dará a conocer al ganador y a los seleccionados en 2º y 3er En caso de que el ganador o persona que lo represente, por los motivos que fueren, no estuvieran en el Salón de Actos, el 1er premio recaería en el seleccionado en 2º lugar, y así sucesivamente.
  10. El jurado estará compuesto por cinco personas expertas en la creación literaria.
  11. La participación en el concurso implica la aceptación de todas y cada una de estas bases. Siendo así que el jurado descartará los cuentos que no cumplan las condiciones aquí expuestas.

Más información sobre este certamen y las convocatorias de años anteriores en las páginas:

https://primaduroverales.wordpress.com/

https://www.facebook.com/MadridSky.Primaduroverales/

Anuncios

Por: Luis Marín

¡La de imprevistos que surgen los días de análisis!

Haciendo un paréntesis en las wikis, hoy era el día elegido para el análisis de la novela de Henry James “Otra vuelta de tuerca”.

James, un escritor y crítico literario estadounidense, nacionalizado británico al final de su vida, conocido por sus novelas y relatos basados en la técnica del punto de vista que le permite el análisis psicológico de los personajes desde su interior.

imagesPues haciendo honor al título hemos dado vueltas y vueltas, como para haber cambiado cuatro ruedas al coche, en torno al autor y su novela.

Permítaseme alguna digresión para hacer honor a su estilo decimonónico, aunque seguro que no con el mismo acierto que él hubiera tenido. Por eso es un reconocido escritor y un servidor un simple y torpe aprendiz

Pero los que, con ánimo imperturbable, hemos acudido al taller, pertrechados de folios con esquemas, notas, incluso flechas que unían esas notas, hemos podido disfrutar del ambiente fantasmagórico que se ha introducido con la metaficción del texto.

Una historia que tiene su resolución en el magistral relato de un narrador, anónimo, homodiegético que nos introduce en un texto aún desconocido, con unos plumazos a grandes rasgos que preparan la piel para el encrespamiento que más adelante vamos a sentir con las aventuras de una institutriz de la que tampoco conocemos su nombre.

La institutriz, sus pupilos, un jefe que no quiere saber nada, en el más estricto sentido de la palabra, un ama de llaves (analfabeta), y un servicio que imaginamos que está ahí porque lo nombra la autodiegética narradora. Y a unos pasos del inicio un fantasma, o quizá una alucinación, un niño que parece bueno pero que no sabemos, ni sabremos, si lo es. Una princesita dulce a la que habrá que preservar del peligro y otro fantasma, o debería decir otra, que viste de negro y se presenta en lúgubres rincones ayudada por el temblor de la luz de las velas que ambientan con más fuerza el escenario.

Sería difícil una crónica más clarificadora sin hacer un “spoiler”, vamos sin destripar el cuento, que merece la pena ser leído desde la virginidad del conocimiento.

Nosotros, los que fuimos, lo hemos pasado muy bien compartiendo nuestros puntos de vista, no siempre coincidentes, de las historias.

Y como fantasmas, o almas en pena, continuamos nuestras discusiones en torno a una mesa, que hoy era mas reducida, y pesarosos por aquellos que se han perdido una tarde tan productiva.

Y yo me voy a digresionar el sueño y espero no entrar en insomnio con tanta vuelta…de tuerca.

Juan José Valle-Inclán es licenciado en Sociología, máster en Dirección de RRHH y técnico superior en Prevención de Riesgos Laborales. Pero además es un amante de la literatura, será que le viene de su apellido y lo tiene metido en la sangre. Es un hombre alegre, con mucha iniciativa, que le ha cogido el truco a los relatos y ya ha publicado varios en diversas antologías, de temas muy variados y con distintas editoriales, como LID y Relee. Actualmente está a punto de publicar su último relato, Muertes fuera de lugar, en el libro de relatos titulado RRetratos HHumanos, publicado por la editorial Kolima.

Una entrevista de María Jesús Ainaga

Miembro de Primaduroverales desde…

Como si llevara cincuenta años, es lo que tiene este grupo. Una de las mejores cosas que he hecho en mi vida fue subirme a este tren de Primaduroverales o PDV, como dicen algunas.

¿Qué te ha aportado Primaduroverales?

Además de conocer a unas personas de las que hay en pocos sitios, asistir al taller de creatividad literaria de PDV me ha permitido aprender técnica y, sobre todo, despertó un instinto que estaba dormido desde hacía muchos años. Escribir.

Libros publicados… los dos últimos: Magerit y Arritmias.

Sí, aunque los nombres son más largos. “Magerit. Relatos de una ciudad futura” (Editorial Verbum) y “Arritmias. Antología de relatos de amor y música” (Editorial Relee). Casi tardas más en leer el título del libro que el contenido que, por cierto, está conformado por relatos de varios autores, no solo míos.

RRelatos HHumanos, que se publicó a finales de 2016, fue un libro relacionado con tu actividad profesional en recursos humanos: Más de 2.000 ejemplares vendidos en 2 años.

Otra experiencia coral. RRelatos HHumanos (Lid Editorial) fue una experiencia increíble. Nos juntamos personas que apenas nos conocíamos y, sin embargo, conseguimos, a partir de la diversión, del compromiso y del esfuerzo compartido, terminar un proyecto literario. Algunos de los autores no habían escrito nunca, pero está claro que tenían esa cualidad escondida. El resultado, una novela de relatos en torno a un personaje, la directora de recursos humanos, Irene Díaz de Otazu, de una empresa de tecnología y con un final…

Y ahora la segunda parte “RRetratos HHumanos”

La segunda parte, es más intimista, más focalizada a unos personajes menos profesionales y más persona, sus problemáticas vitales, sus sueños, sus recuerdos…, eso sí, manteniendo la vinculación con Irene y con Green Technology, que es como se llama la empresa.

¿Cuál crees tú que ha sido de las dos, la parte más complicada a la hora de escribir esta novela coral como la llamas tú?

Sin lugar a duda, esta segunda parte, RRetratos HHumanos (editorial Kolima) ha supuesto mucho más esfuerzo que la primera, y eso se refleja en el resultado de los relatos. Hay una mejora importante de estilos, de descripciones, de temas (más profundos), de personajes….

Hemos tardado más de un año en tenerlo terminado y el esfuerzo de coordinación ha sido mayor que en el primero. Pero ha salido un libro muy bueno.

¿Qué te impulsa a escribir?

Tuve la suerte de ir a un colegio en el que nos hacían escribir mucho. Teníamos que escribir redacciones y, al parecer, por las notas que me ponían, se me daba bastante bien.

Pero esto no es suficiente para escribir, claro, después hay otras cosas como la propia pasión que conlleva… Para mí escribir, por qué no decirlo, es una medida de autodefensa que me permite desconectar del mundo.

¿Qué se siente cuando te publican la primera vez?

El año 2017 fue un año que me pasé en las nubes, aún sigo flotando. Ver algo que tú has escrito injertado dentro de un cuerpo llamado libro es, seguro, el sueño de toda persona que escribe. Porque para mí la publicación es convertir en tangible algo que has creado tú solito.

A esto le sumas estar en la Feria del Libro, en presentaciones, que tus letras y palabras se vendan… ¿qué quieres que te diga?

Y si, además, si tienes la suerte, como yo, de que esta experiencia se repita varias veces a lo largo del tiempo pues… Bufff, increíble.

¿Es parecida la experiencia vivida con cada uno de tus relatos?

Yo tengo dos hijas. A las dos las adoro, son mi vida, sin embargo, la experiencia vivida con cada una el día de su nacimiento fue totalmente diferente, como también lo es, cada conversación que mantengo con ellas, cada beso o cada abrazo porque ellas son diferentes la una de la otra y eso es lo mejor… No sé si te he respondido.

¿Cómo nacen tus historias, por ejemplo, Magerit, Arritmias…? ¿Cómo es tu proceso creativo?

En estos casos que me pones, es más sencillo porque el tema estaba dado, lo complicado es sentarte frente al papel y pensar en sobre qué narices vas a escribir. En mi caso soy una persona a la que se le ocurren muchas ideas sobre las que escribir. Mi proceso creativo es muy ágil…

Entonces, ¿te llevas bien con “la imaginación”? 

Ja, ja, ja. Es una gran amiga mía. Mi mundo interior es muy amplio y mi mente está maquinando constantemente. Cuando se me ocurre una idea sobre la que escribir, en mi cerebro empieza un trabajo de desarrollo imparable. Hasta que no la plasmo en papel no para de dar vueltas.

¿Te gustan más los verbos o los adjetivos?

Soy una persona de acción y poco de adornos.  Frases cortas y directas. El verbo es sincero.

¿Repasas mucho? 

Invierto más tiempo en repasar que en escribir. Al principio pensaba que la culpa era mía, que era muy autoexigente, inseguro, no sé, muchas cosas, hasta que leí algo que dijo Jorge Luis Borges hablando de los escritores, “Publicamos nuestros libros para librarnos de ellos, para no pasar el resto de nuestras vidas corrigiendo borradores”. Me tranquilizó, así que sí. Repaso muchísimo hasta que decido cerrar el cuaderno y entonces dejo de corregir.

En qué estilo te encuentras más cómodo: lo futurista, lo intimista, lo social…

El estilo me da igual, es el tema del relato, del escrito, lo que me provoca, lo que me conmueve.

Bueno, en realidad, son los personajes y las situaciones a las que a veces se enfrentan, las que me hacen removerme en la silla o incluso llegan a quitarme el sueño.

¿Qué les puedes decir a aquellas personas que quieren lanzarse a escribir?

Lo primero que lean mucho, que aprendan el estilo de los mejores. Lo segundo que escriban solo pensando en sí mismos, que escribir es algo pasional e intimista, pero también que tengan en cuenta que escribir conlleva mucho esfuerzo y tiempo… Ya lo decía Enrique Jardiel Poncela: “Mucho de lo que se lee sin esfuerzo ninguno, ha sido escrito con un gran esfuerzo”.

Para terminar, tengo entendido que en breve presentáis en sociedad RRetratos HHumanos…

Efectivamente, el jueves 21 de marzo a las 19 horas en el Paseo de la Castellana, 81 de Madrid. Espero verte por allí porque va a ser una tarde llena de personajes, de vidas, de sentimientos, de sueños…

Gracias mil, Juanjo. Ha sido un honor entrevistarte. Además de cómo escritor, te admiro mucho por la energía e ilusión que irradias. ¡Eres un sol!

Gracias a ti Mariaje, un placer que te entreviste una escritora como tú.

María Jesús Ainaga es una amante de las palabras y firme creyente del poder del “lenguaje positivo” en nuestras vidas. Le encanta construir relatos engarzando frases aleatorias proporcionadas por otros. Ha sido finalista de microrrelatos “Tinta y Papel” y es coautora del libro 2056 Annus Domini. Se unió a Primaduroverales en 2017.

Por Flor Cuesta Rodrigo

“Sí, hay un medio de pasar la frontera: hacer que alguien pase antes que uno”

El gran cuaderno es la primera novela de una trilogía publicada en España por la editorial El Aleph bajo el título Claus y Lucas. Las dos novelas que siguen a El gran cuaderno son La prueba y La tercera mentira.

Dicen los críticos que la mejor novela de las tres es El gran cuaderno y que sólo por ella Agota Kristof merece estar entre los mejores escritores europeos del siglo XX, tanto por lo que cuenta como por la manera en que lo cuenta. La novela asombra por la dureza, intensidad y crueldad de alguna de sus páginas y por su ordenación en capítulos muy breves, de frases muy sencillas y cortas.

Agota Kristof nació en Hungría en 1935, huyó a Suiza tras el fracaso de la Revolución de Hungría en 1956 y comenzó entonces, a la edad de 21 años a estudiar francés, idioma en el que escribiría su obra.

Los protagonistas de El gran cuaderno son dos hermanos gemelos que son entregados por su Madre al cuidado de su Abuela, con la condición de que, para comer y dormir en la casa, tienen que trabajar.

Ningún personaje tiene nombre, tampoco ningún lugar.

Los chicos vienen de la Gran Ciudad al Pueblo donde encontrarán al carpintero, al librero, al cura, a la criada del cura, etc., lo que da a este relato un carácter de universalidad. Solo hay un personaje individualizado, con un mote, Bec-de-Lievre. (Labio leporino). Por lo que las peripecias que viven estos muchachos las puede vivir cualquier muchacho en cualquier parte del mundo que esté en guerra.

No les resulta fácil convivir con la Abuela, a quien en el pueblo llaman Bruja, una mujer que huele mal porque no se lava y que tampoco les lava a ellos —no hay con qué hacerlo—. Todo es suciedad en la casa. Los utensilios de cocina están llenos de mugre. La Abuela no se cambia nunca de ropa; tampoco lleva bragas. Si tiene que orinar se agacha y lo hace donde le pilla.

En el Pueblo no hay ni escuela ni maestro, pero ellos encuentran el medio para aprender. Se hacen inmunes al dolor o los insultos de los aldeanos. Consiguen, por medio de la lógica, que el librero les proporcione lápiz y papel para hacer ejercicios de escritura: “…Las palabras que definen los sentimientos son muy vagas; es mejor evitar usarlas y atenerse a la descripción de los objetos, de los seres humanos y de uno mismo, es decir, a la descripción fiel de los hechos”, escriben en el Gran Cuaderno.

A lo largo de la novela vemos cómo estos niños se adaptan al medio, cómo aprenden a utilizar los recursos que tienen a su alcance, cómo evolucionan. Es interesante ver cómo se comportan frente a un desertor o un oficial, cómo aprenden a matar. Más peculiar, sin embargo, es cómo conocen y viven el sexo. Dentro de la dureza de la novela, hay capítulos que te sacan una sonrisa, aunque sea amarga.

Acabada la guerra prefieren quedarse en el Pueblo a marcharse con su madre.

Finalmente aparece el Padre, mutilado. Necesita cruzar la frontera y pide ayuda a sus hijos. Los chicos no se la niegan.

Desde mi punto de vista es una novela de supervivencia, muy cruda, descarnada, en la que la guerra aparece como telón de fondo de todos los acontecimientos. La guerra es el escenario cruel que convierte a los dos hermanos en una alegoría estremecedora de lo que un enfrentamiento armado puede hacer con los seres humanos. La reflexión final resulta tan descarnada como la novela: ¿Es consolador que unos chiquillos aprendan a convivir con una realidad tan cruel?

 

Flor Cuesta Rodrigo es miembro de la asociación Primaduroverales Grupo de Escritores y coautora del libro 2056 Anno Domini.

 

La escritora Julia Viejo Sánchez ha sido la ganadora del primer concurso de relatos gastronómicos En un lugar de la panza, con el relato titulado El menú del fin del mundo.

Julia Viejo fue la ganadora del primer certamen Madrid Sky, en un junio de 2014 que ya empieza a parecernos muy lejano, con el relato titulado En un viaje. Para la asociación Primaduroverales es una enorme satisfacción comprobar que Julia sigue escribiendo y que lo hace muy bien.

El concurso En un lugar de la  panza estaba convocado por la página web https://www.enunlugardelapanza.es y la temática exigía que el relato estuviese ambientado en un restaurante o en una bodega, y que tuviese una extensión inferior a cinco páginas. El jurado compuesto por Inma Cañibano, Susana Gil Albarellos y Rodrigo Martín Noriega ha destacado el excelente nivel del concurso, al que llegaron 25 relatos finalistas. La entrega de premios se producirá en los próximos días, en Valladolid. Cuando sea posible informaremos de la entrega de premios y publicaremos en estas páginas el relato de Julia.

Por: José Sáinz de la Maza

Queridos compañeros:

En la sesión de ayer estaba este cronista dándole vueltas a la cabeza con la maldita wiki 3, que no acaba de cerrar, mientras Carlos Cerdán se aprestaba a leernos nada menos que la wiki 7. La más difícil de todas, la que tiene que enlazar con un personaje de la wiki de otro compañero, la última de la serie, a no ser que a nuestra Pura se le ocurra Otra vuelta de tuerca, como a Henry James. Así que a Carlos, no solo le tocaba ser coherente con una historia con siete avances y con un personaje inventado por él tal vez en una noche de insomnio, sino ser igualmente coherente con nuestro ya entrañable Boris Petrov Stokanovich, impagable héroe de cómic que ideó Paco, seguramente también en una noche de insomnio.

Con su habitual soltura en los diálogos Carlos relacionó al inspector Beltrán y su único ojo, con el eterno enamorado de Bohmusa, el pobre Boris, que encima estuvo a punto de sufrir un parraque al enterarse de que su heroína se había convertido en madre durante su ausencia.

tuerto IIComo dijo un sabio que pasó por nuestro taller, de una tarde de taller nadie sale indemne. Y así fue con Carlos Cerdán que se llevó como tarea para el fin de semana darle más relevancia y visibilidad al bueno de Beltrán, así como múltiples sugerencias sobre el final, que se encontró, en general, un poco acelerado. Por cierto que lo de la visibilidad y la capacidad de observación de Beltrán fue ayer objeto de chanza, dado que nuestro inspector es tuerto desde la primera wiki (gracias, Vicente, las clases no serían lo mismo sin tus inspiradas observaciones).

Olga telegrafió, quiero decir escribió, su wiki 2, la de la caja que estaba en medio de una habitación. Bajo el título de La otra Eva nos presentó una historia con dos episodios muy potentes, la presencia de una caja con las pertenencias de una hermana muerta y el embarazo no deseado que da la impresión de haberse convertido en aborto involuntario. Eva, el personaje central, se mueve en un ambiente de opresión y dolor, viéndose aliviada solamente al final, como da a entender la expresión Estaba salvada con que se cierra el relato.

eva¿Decíamos que nadie sale indemne? Pues eso. Olga también tiene tarea para el fin de semana: Aligerar la fuerza de dos situaciones excesivamente intensas para un relato tan corto y otorgar más presencia al hecho de que Eva no deseara ser madre. Al igual que Carlos, Olga recibió varias sugerencias de las que tomó nota muy aplicadamente, que la vi yo que la tenía justo al lado.

En el último tramo de la clase se trataron varios asuntos. Se habló sobre el tema (en el sentido literario del término) de la wiki 5 de Luis, texto que ha sido diligentemente retocado por el autor. Además, el propio Luis y Vicente nos pusieron al día sobre las novedades que afectan a las actividades del grupo en relación con la semana del libro.

Y con esto despido la crónica de la jornada del 14 de marzo, en la que se habló y mucho, de la manifestación del día 8, de las mujeres de ahora y de las del mañana, de la lucha que nos afecta a todos y de la esperanza de vivir en un mundo en el que la desigualdad no sea ni tema literario, ni tema de ningún tipo.

Por: Juan Santos (crónica del jueves 7 de marzo de 2019)

Al principio de curso cuando dijo Pura que íbamos a hacer una wiki de relatos, yo entendí güisqui. Ahora me doy cuenta de que no iba mal encaminado. Tengo la sensación de que cada relato que escribimos es como si nos tomáramos un güisqui. No hay nada más que ver a los compañeros que ya se han tomado seis, lo contentos que están. El primero entra regular, pero cuando le tomas el gustillo, está muy rico y apetece tomarte otro y otro.

En la bebida como en la escritura, cada uno llevamos nuestro ritmo. Ayer, Lourdes iba con el tercero, María con el cuarto y Luis con el quinto.

El wiki de Lourdes Chorro titulado El lobo, nos llevó al misterioso mundo del lobo y la luna. Eskol Steinn es un artesano que quiere esculpir la luna. Lourdes fiel a su estilo con metáforas e imágenes poéticas, nos fue encaminando a un final desolador.

loboY, como aquella otra noche, se acercó tanto a la luna que la eclipsó. No le hacía falta ver a Amandine, sabía dónde se ponía a diario seguro que con la esperanza de que no regresara. Esta vez ella no susurró sino que un titubeo de horror erizó su pelo, ahora plateado y su voz temblorosa tiritó. “Nooooo” Él respondió con un aullido de lobo devorador. Entonces por esa interacción gravitatoria constante entre la Tierra y la Luna, el eclipse se desvaneció.  Eskol dio un paso atrás y desapareció entre la espuma del rompeolas.

El wiki de María Sánchez con el título de El buitre negro americano, ya nos auguraba un final fatídico.  Raúl y Jennifer son una extraña pareja de turistas españoles que se ven involucrados en un terrible suceso en el Estado de Oaxaca, México. Un chaval de 13 años responsable de una pequeña embarcación, sale mal parado. La prosa sutil de María no defraudó, aunque a algunos nos hubiera gustado que Endica, el joven apuesto de treintaicinco años, hubiera tenido más protagonismo en el relato.

buitrePero Manny no podía soportar el peso de la situación, y la continua presión que recibía. ¿Qué niño de 13 años podría? Sabía que los cocodrilos solían estar únicamente en la desembocadura del río, donde el agua es dulce, y con su padre había nadado en varias ocasiones por la laguna, aunque también reconocía que no era seguro. Pero, finalmente, saltó al agua y demostró sus dotes de excelente nadador. Prometió regresar a buscarlos con la embarcación de un vecino, y con combustible suficiente para volver a la cabaña.

El quinto de Luis Marín llevaba por título Lo que la nieve dejó al descubierto. En un pueblo, aislados por la nieve, Emilio y su suegra Candela, se ven obligados a compartir espacio y tiempo en una chabola, en una situación incómoda. El pasado deshonroso de Candela y de su hija Juana, la mujer de Emilio, es recordado en un pasaje a modo de sueño. Luis nos hizo sentir el agobio de la incomunicación, hasta que por fin el tiempo mejoró.

Los pájaros trinaban en las ramas de las encinas que empezaban a despojarse del manto blanco. Del coche ya se adivinaba su contorno y el camino se distinguía en algunos tramos. – Si las nubes no tapan otra vez el cielo, quizá esta tarde puedas bajar al pueblo. Antes, si el tractor del Venancio empieza a abrir los senderos. Aquí nevadas como la de estos días no son muy frecuentes, pero alguna hemos conocido -le decía Candela mientras trajinaba por la finca. Con las manos enguantadas, Emilio empezó a limpiar los alrededores del coche, abrió la puerta y lo puso en marcha para que fuera haciéndose espacio entre la nieve que se deshacía lentamente con el calor del motor. Se repetía machaconamente en su cabeza aquella historia. En realidad, no sabía si se lo había contado Candela o sin tan solo era un sueño alucinante.

Solo se leyeron tres wikis, pero la tertulia fue tan intensa que apenas nos quedaron diez minutos para hablar del nuevo logo de la Asociación.

Como siempre, pasamos una tarde provechosa. Además estuvimos en un aula nueva, rodeando una mesa alargada y parecía propiamente que estábamos ya en el bar.

Juan Santos, 7 de marzo de 2019