Feeds:
Entradas
Comentarios

Crónica de Lourdes Chorro

La isla de El hierro es muchas cosas conocidas por los turistas que hasta ella se deciden a llegar cada año, pero también es la señora francesa que recogí en la carretera de un pequeño pueblo llama1401732607406gdo La Frontera. Había abandonado Europa como ella decía, a sus hijos y a sus nietos para pasar la recta final de su vida en esta isla que antiguamente creyeron el fin del mundo. También es la taxista que con su apariencia gris se camuflaba entre sus compañeros, pero que se desvió de su camino para llevarnos al hotel. El coche de alquiler no estaba esperándonos cuando el ferry nos desembarcó en La Estaca. Ese ferry que formó tanto oleaje, que el oleaje se volvió contra él. Sin olvidarme de Lucinio un personaje en apariencia plano que mientras mi estómago en ley seca subía y bajaba con el oleaje, él bebía caña tras caña en ayunas con cara de rosa. ¿A quién me recordará?

Es el hotel más pequeño del mundo y solitarias las carreteras donde puedes encontrarte al anochecer a una mujer tras un rasante andando de un pueblo a otro porque el horario de las guaguas es tan corto que cabe en media cuartilla. Es el balneario del Pozo de la salud donde da pena no beberse el agua salobre por el encanto con que te la ofrecen. Es una cocinera que esconde en El Secreto la mejor tapa: un hojaldre en forma de carroza de la virgen de los reyes, relleno de helado de queso y un camino espolvoreado de chicharros molidos. Es endulzarte la vida en San Andrés con un bizcocho de tres leches o una quesadilla que semeja una flor. El queso, siempre el queso, ese pecado mortal que mientras te deleitas comiéndolo parece venial.

Es la isla con caminos paralelos al mar sin atreverse a ser perpendiculares. Es una sabina que se inclina al paso del viento, aunque yo diría que lo hace para que el viento no pueda arrancarla. SabinaEs el árbol de Garoé que no es que llore como muchos creen es que roba el agua a las nubes y la entrega a los pastores como un buen bandolero. Son neblinas que nunca saben de dónde vienen ni adonde se encaminan porque se pierden en esos precipicios que el ojo humano no alcanza a descubrir. Es espuma, que condensada, asciende roca arriba mientras un volcán juega bajo el mar de las calmas. Es un lagarto mimético, asustadizo y una tierra a media luz para que no se distraigan en el cielo las estrellas. Son senderos solitarios que cambian de color según el humor del sol; zigzags en los que todo el mundo cuida de davolcanes el hierror un Malpaso, aunque hayan tomado un cuartillo de vino de pata; entramados de helechos y musgos que se enredan en las laurisilvas, y bosques abiertos de pinos que no necesitan ascensor para elevarse; piedras secas cubiertas con colmos de centeno; coladas de lava y focos eruptivos al acecho. Son una infinidad de barrancos que parecen trampantojos. El único lugar donde de tanto ver precipicios le falté el respeto a las alturas. La isla en que las nubes que nunca se disipan de la cima, no se dignaron a bajar por la ladera de la montaña, ni siquiera a su falda, para despedirme. Es ese manojo de esquejes que atesoro y me llevo en la maleta aún a sabiendas de que ninguna de ellos sobrevivirá en Madrid. ¡Nunca dejaré de ser primaveral!

Doy vueltas al bolígrafo de colorines que he comprado para escribiros esta crónica mientras las olas golpean bajo mi balcón y me adormecen en un sueño que hacía tiempo no lograba conciliar.

Estamos de vacaciones, pero esto continúa

Taller literario 2016-2017 Pura 1

Diego Mattarucco¿Veneras el verano? Si lo haces, ¡que no sea solo porque en verano puedes ver anos! La Nao 8 te da una razón más para adorar el verano: tras su paso por Buenos Aires, vuelve Ni hombres ni hembras, hambres, el espectáculo más original de Madrid. Aunque no hay que ir en bañador, la sensación que te quedará al salir del teatro será la misma que al salir del agua: ¡ligero, ligero como una pluma!

¿Y esto por qué? Porque Diego Mattarucco te invita a despojarte de etiquetas, descubrirte y superar tus contradicciones. ¿Que cómo se puede hacer esto en tan poco tiempo? Pues muy fácil: ¡tiéndete y distiéndete! Pasarás un muy grato rato, ahorrarás años en terapia… ¡y encima, te regalarás un vinito al comenzar la obra! Para que al salir, vuelvas a casa con una sonrisa, pilas nuevas y energía a raudales. ¡Este estío, chau hastío!

La obra se representa en La Nao 8, un espacio multidisciplinar que ha nacido con la idea de poder ofrecer la vanguardia de la cultura, y con la motivación de poner a la disposición del público la transgresión, la pasión y la crítica social que late por las calles de Madrid.

Ni hombres ni hembras, hambres, es una invitación a la risa, pero también una reflexión que seducirá a los amantes del léxico español.

Se representará los sábados 9, 16, 23 y 30 de julio, a las 22.00

Ni hombres ni hembras, hambres

    Rakel Ugarriza Lacalle nació en Calahorra, vivió durante diez años en Bilbao, donde estudió Filosofía, y hace otros diez que la vida la llevó de vuelta a su tierra. Siempre le ha gustado mucho escribir, aunque reconoce que es bastante inconstante. Dice que las temporadas más prolíficas son las que se ha comprometido con algún taller literario. Su profesión no tiene relación con la literatura, pero emplea su tiempo libre en actividades relacionadas con ella literatura: talleres literarios, clubes de lectura, escribir, leer o acudir a eventos literarios cuando tiene la oportunidad. Tiene formación como correctora ortotipográfica y su sueño sería ganarse el pan con cualquier trabajo relacionado con los libros. No se considera amante de ningún género en particular, aunque disfruta mucho leyendo literatura de terror, novela negra y relatos. Para la Asociación Primaduroverales ha sido un honor contar con ella en la entrega de premios del III Certamen Literario Madrid Sky.

_08B9286

¿Por qué escribes?

  • Escribo, sobre todo, porque disfruto haciéndolo. Es una manera de evadirme de la rutina, en muchas ocasiones, y, en otras, es hasta terapéutico. Me gusta crear historias y situaciones que poco tienen que ver con mi día a día.

¿Qué significa la literatura para ti?

  • La literatura es mi pasión y mi refugio. Paso mucho tiempo en las librerías y en la biblioteca, estar entre libros me relaja.

¿Cuál es la primera persona a la que lees tus relatos?

  • Tengo un grupo de amigos con los que comparto afición y solemos reunirnos para criticar sin piedad nuestros escritos. Es una manera estupenda de aprender y una buena excusa para tomarnos un café o una caña juntos.

¿Cómo te has sentido en la entrega de premios del Madrid Sky?

  • Lo primero que me viene a la cabeza es nerviosa, muy nerviosa, pero también te diré que muy a gusto. Acudí con muchísima ilusión y resultó una tarde magnífica. Conocí a un montón de gente y pude sentir todo ese cariño que ponéis a la hora de organizar la entrega.

¿Te esperabas ganar?

  • ¡En absoluto! Ya fue una sorpresa enorme enterarme de que mi relato había quedado finalista. Para mí eso ya era una victoria en toda regla, teniendo en cuenta que se presentaron al certamen más de trescientos relatos. La idea era disfrutar de un par de días en Madrid, asistir a la entrega de premios y pasar esa tarde con gente como yo, es decir, con gente a la que también le gusta la literatura y escribir. No tenía más pretensiones, así que imagínate cómo me sentí al escuchar mi nombre. Fue una experiencia muy emocionante y realmente bonita._08B9329

¿Cómo nació el relato ladridos?

  •  Ladridos nació unos meses antes en una tarde tonta como otra cualquiera. No sabría muy bien decir de dónde surgió la idea exactamente. La mayoría de las veces las ideas surgen como fogonazos, de repente. Este relato, en su origen, comenzaba con un perro que no paraba de ladrar y, tiempo después, al leer en las bases del concurso cuál era la frase de inicio de esta edición, pensé que ese sonido de la verja encajaba a la perfección con los ladridos de mi perro.

El jurado dijo que tu relato evoca la novela la carretera, de Cormac Maccarthy. ¿La tenías presente cuando escribiste el relato?

  • No, qué va, al menos de forma consciente, aunque sí que he leído la novela y me fascinó.

¿De verdad que el mundo puede llegar a ser tan inquietante como tú lo reflejas en Ladridos?

  • Pues espero que nunca que nos tengamos que ver en una de esas, aunque lo cierto es que la historia ya nos ha mostrado cientos de situaciones inimaginables antes de que ocurrieran.

¿Habías ganado algún premio anteriormente?121

  • Sí, he tenido la suerte de ganar algún certamen (IX certamen literario Sagrario Resano) y de ver publicados algunos de mis relatos en distintos medios (revistas, antologías, fanzines).

¿Podrías contarnos cómo decidiste tomar parte en el concurso, a ver si otros se animan para el año que viene?

  •  Conocí vuestro concurso a través de la red, como la mayoría a los que me presento. De hecho, participé el primer año, aunque sin pena ni gloria. El hecho de que propongáis una frase de inicio me parece muy interesante porque en muchos casos es una buena forma de que surjan grandes ideas.

Hemos leído que te gustan mucho los microrrelatos. ¿No te gustaría escribir cuentos más largos?

  • Cada historia necesita su propio espacio para ser contada y, de momento, parece ser que las mías no tienen más de cuatro folios de vida.

Cuéntanos por favor tus proyectos literarios.

  • Ahora mismo me conformo con tener la suficiente fuerza de voluntad para sentarme todas las semanas a escribir. Como ya te he dicho, soy una escritora un tanto inconstante. Si me permites soñar un poco, te confesaré que me encantaría escribir un libro de relatos.

¿Has participado alguna vez en un taller literario? ¿Qué posibilidades ofrece Logroño para desarrollar la literatura?

  • Llevo ya unos años participando en distintos talleres, unas veces a distancia y otras de “cuerpo presente”. Para mí los talleres suponen, además de todo lo que se aprende, una magnífica forma de crearse el hábito de escribir al menos un rato cada día.

En Logroño existen varios talleres literarios y clubes de lectura donde disfrutar a lo largo de todo el año de la literatura en todas sus vertientes. En general, es una ciudad en la que creo que hay bastante inquietud cultural.

¿No te parece que la literatura es una extraordinaria manera de conocer a otras personas?

  • Sin duda. Yo he tenido la suerte de encontrar compañeros que han terminado siendo grandes amigos.

¿Volverás a participar si conseguimos organizar otra vez el certamen?

  • Me encantaría volver a participar, todo depende de lo inspiradora que resulte la frase de inicio del próximo año. Estoy segura de que habrá una cuarta edición del certamen, no tuve más que ver toda la gente que conseguisteis reunir el día de la entrega de premios y la buena voluntad que hubo en todo lo que allí organizasteis._08B9350

¿Antes de despedirte nos puedes recomendar una novela y un relato?

  • La novela la tengo clara: Claus y Lucas de Agota Kristof, una trilogía demoledora. En cuanto a relatos se me ocurren muchos, pero recomendaría Gólgota de Matías Candeira por lo sobrecogedora que me resultó su lectura la primera vez que me topé con él. Eso sí, las dos recomendaciones son para lectores con un estómago fuerte, aviso.

¿Te gustaría decir algo más?

  • Sí, me gustaría dar la enhorabuena al resto de los finalistas por sus brillantes relatos y, de nuevo, las gracias a vosotros por todo vuestro trabajo.

José Antonio López Rastoll vino al acto de entrega de premios desde Alicante. Ha publicado dos libros de relatos El Mirador (2009) y Vareando nubes (2012), y uno de microrrelatos, Pelusillas en el ombligo. Su relato Besos lúgubres presentaba un ambiente gótico muy bien conseguido. Destacó este relato por su ambientación, la tensión de la escena y el tratamiento del tiempo narrativo, pues a pesar de ser un relato escrito en presente es el tiempo pasado el que marca la narración.

Besos lúgubres

26

 

María Ángeles Barea Ramos se desplazó desde Sevilla acompañada por su familia. En la entrega de premios derrochó entusiasmo y alegría, y no era para menos, pues a pesar de haber comenzado a escribir hace muy poco consiguió que su relato fuera uno de los preferidos del público. Con solo dos líneas de diálogo consigue definir sicológicamente a los personajes, trata con delicadeza el tema de la incomunicación y cierra el relato con un final poderoso en el que una maleta suelta es el reflejo de la soledad y del abandono.

Juego de maletas

78

 

José Manuel Dorrego Sáenz escribe microrrelatos y mostró una gran simpatía cuando manifestó que un par de páginas le parecía un exceso. Ha sido ganador o finalista de concursos de relatos organizados por “El País”,  “ABC”, “La Razón”, “Onda Madrid”, “RENFE”, “Augusto Monterroso”, “Museo de la Palabra” o “Relatos en Cadena” de la Cadena Ser, donde ha sido finalista en 8 ocasiones y llegó a la final anual en 2015. Presentó un relato divertido y original, que recordó la película La cabina, que protagonizó José Luis López Vázquez. Pero tras un relato aparentemente superficial, se escondían temas de calado como la soledad o la falta de futuro.

El hombre que se encerró en un cajón de IKEA

94

 

Miguel Ángel Yuste de Paz se desplazó desde Barcelona con su hijo para asistir a la entrega de premios. Se declaró un gran lector de novela histórica. Es autor del libro La II república española en el exilio en los inicios de la Guerra Fría y, en otro registro diferente, del libro el ogro blanco de la Luna. Sorprendió con una compleja trama de acción que transcurría en breves minutos, pero que hacía referencias constantes al futuro inmediato y lejano de los personajes. También se valoró el uso de la primera persona en la narración pero con constantes interpelaciones a la segunda.

El futuro que tú no conoces

48

 

Ana Isabel Cámara García fue otra de las autoras que derrochó entusiasmo y alegría. Se desplazó desde Burgos y estuvo acompañada por su hermana. Optimista por naturaleza, Ana Isabel presentó un relato en el que mezclaba con acierto lo sobrenatural y la vida cotidiana. Con una gran sencillez narrativa consigue sumergir al lector en un mundo mágico en el que las imágenes tienes tanta fuerza como la realidad y en el que destaca el diálogo del personaje principal con las sombras.

Te dije que no bajaras

97

 

Miguel Erasmo Zaldívar Carrillo es doctor en Ciencias Pedagógicas. Nació en Cuba pero reside en México. Estuvo representado en el acto por Vicente Ruíz Vázquez. Su relato, metafórico, está abierto a muchas interpretaciones. Destaca la riqueza y la sonoridad del lenguaje. La brevedad del relato es un valor añadido, y no una carencia. Tiene una gran destreza narrativa y juega con el lector sumiéndolo en lo real y en lo ficticio. El final de su cuento recuerda los cuentos de Cortázar.

La soga

35

El jueves 30 de junio fue la entrega de premios del III Certamen Literario Madrid Sky. El acto comenzó a las 19.30 y tuvo lugar en la Casa de Castilla la Mancha en un día de tremendo calor que se hizo notar en la sala. Nuestros compañeros Alicia Gallego y José Sainz de la Maza fueron los encargados de presentar el acto. Tal y como se ha informado en una entrada anterior, la ganadora del certamen fue la escritora Rakel Ugarriza Lacalle  con el relato titulado Ladridos, que aparece en la fotografía en un momento del acto con nuestros dos presentadores.

85

La riojana Rakel Ugarriza recogió el premio de manos de Santiago Eximeno, ganador de la II edición con el relato A su lado.

110-1

El premio de primer finalista del certamen recayó en el escritor cubano Norge Carlos Céspedes Díaz, con el relato La pesada verja de hierro. Norge Carlos estuvo representado en el certamen por Raisa Ronda, que recogió el premio de Julia Viejo, ganadora la I edición con el relato En un viaje.  El jurado valoró la prosa fluida del autor y la maestría para mantener dos planos narrativos conectados por el simbolismo de la verja de hierro. Se da la circunstancia de que es la primera vez que el certamen tiene un finalista nacido fuera de España. En esta edición han coincidido además dos escritores cubanos entre los diez finalistas.

108

El premio de segundo finalista lo obtuvo José Antonio González Sánchez, de Rota, con el relato Caleidoscopio. Recibió el premio de manos de Diego de la Fuente Alcocer, finalista en las dos ediciones anteriores. El jurado valoró la capacidad del autor para representar una realidad fragmentada igual que sucede cuando se mira por un caleidoscopio.

106

Acta del III Certamen Literario Madrid Sky

El jurado del III Concurso de Cuento Corto MADRID SKY, compuesto por D. Antonio Blázquez Madrid, Dª. Victoria Pérez Celada, Dª. Pilar Couso Fernández Cano y D. José Jesús García Rueda, reunido el 14 de junio de 2016, ha resuelto que los diez finalistas del certamen son:

  • “Besos lúgubres”, de José Antonio López Rastoll
  • “Caleidoscopio”, de José Antonio González Sánchez
  • “El futuro que tú no conoces”, de Miguel Ángel Yuste de Paz
  • “El hombre que se encerró en un cajón de IKEA”, de José Manuel Dorrego Sáenz
  • “Juego de maletas”, de Mª Angeles Barea Ramos
  • “Ladridos”, de Rakel Ugarriza Lacalle
  • “La pesada verja de hierro”, de Norge Carlos Céspedes Díaz
  • “La soga”, de Miguel Erasmo Zaldívar Carrillo
  • “Te dije que no bajaras”, de Ana Isabel Cámara García
  • “Sof (IA)”, Francisco José Plana Estruch

De entre estos diez finalistas el jurado ha fallado que el ganador del concurso es el cuento “Ladridos”, de Rakel Ugarriza Lacalle.

El primer finalista, el cuento “La pesada verja de hierro”, de Norge Carlos Céspedes Díaz.

El segundo finalista, el cuento “Caleidoscopio”, de José Antonio González Sánchez.

En Madrid, a 14 de junio de 2016

Ladridos, relato ganador del III Certamen Literario Madrid Sky

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 64 seguidores