Feeds:
Entradas
Comentarios

Ernesto Tubía Landeras, nacido en 1975, es técnico de laboratorio y escritor. Nació en La Rioja y presume con orgullo de riojano. Ha sido ganador de numerosos premios literarios a nivel nacional y es, sobre todo, un excelente autor de relatos cortos, aunque también cuanta con varias novelas publicadas. El blog A voz en cuento, literatura con los ojos cerrados, dirigido por José Jesús García Rueda ha publicado uno de los mejores relatos de Ernesto Tubía, titulado Mensaje de voz.

Nuestra recomendación es que cierres los ojos y te dejes llevar por el relato y por la música de Gustav Mahler pinchando en el siguiente enlace.

Mensaje de voz. Relato de Ernesto Tubía

 

Anuncios

La selección de cuatro relatos de autores del taller de creación literaria Primaduroverales para la nueva publicación de la editorial RELEE es una prueba más de que en nuestro taller se aprende a escribir muy bien y de que nuestros autores son capaces de hacer literatura de calidad.

La nueva antología de relatos que va a publicar RELEE se titula “Error 404”. Contiene veintiún relatos que reflexionan sobre nuestro futuro lejano o más inmediato. Veintiuna historias que profundizan en la dimensión ética de los avances tecnológicos y en las que los autores alertan y sueñan con nuevos escenarios. La antología, de indudable calidad, trata del cambio tecnológico, que es cada vez más rápido, lo que crea en muchos casos inquietud,  expectativas y perplejidad.

La selección de los veintiún relatos, según palabras de la editorial, ha sido dura, pues en principio había más de cuarenta que provenían de alumnos/as y ex alumnos/as de RELEE, de Hotel Kafka, de Ítaca Escuela de Escritura, del grupo de escritores Primaduroverales, y del taller literario Azkuna Zentroa (de Bilbao). También colaboran algunos autores con libros publicados, en particular Kike Parra, Adrián Gualdoni y Maite Núñez.

El grupo de escritores Primaduroverales estará representado por:

  • “Crónica de una revolución”, de Diego Rinoski.
  • “En el jardín metálico”, de José Jesús García Rueda.
  • “Amadeus”, de José Sainz de la Maza.
  • “El experimento”, de Juan Santos.

La presentación de Error 404. Antología de relatos sobre la perplejidad tecnológica, tendrá lugar el viernes 15 de diciembre en la librería El Olor de la Lluvia a las 19:30h (Calle de las Maldonadas 6, 28005 Madrid) y acompañará a los escritores Juan Jacinto Muñoz Rengel, autor de El gran imaginador o El asesino hipocondriaco, entre otras obras.

 

Sostiene Pereira nos cuenta la declaración del señor Pereira ante lo que parece un tribunal, sin que se nos aclare de qué tribunal se trata ni en qué momento sucede esta comparecencia. El autor nos traslada, en tercera persona, sin omisiones ni añadidos las palabras de Pereira y aporta una única palabra “sostiene” para que no olvidemos que él no forma parte de la historia que narra.

La leo con placer porque Antonio Tabucchi mantiene un ritmo y un tono peculiares durante toda la obra resultando una prosa amena y algo ligera, no exenta de ironía, que hace las delicias del lector. Trata el tema de la soledad encarnada en un personaje, Pereira, que permanece en el pasado y vive del recuerdo de su juventud y del de su mujer que falleció hace algunos años y con cuya foto habla a diario en voz alta sin mencionarle nunca, por pudor, que echa de menos los hijos que no tuvieron. Su día a día es monótono y rutinario, exento de relaciones sociales y sin proyectos de futuro. De tarde en tarde charla con el padre Antonio, un sacerdote amigo y comprometido, al que le plantea sus problemas existenciales y del más allá porque Pereira piensa demasiado en la muerte a la que no teme por nada salvo por lo que se refiere a la resurrección de la carne. Este tema lo obsesiona pues, ¿qué sentido tiene?, ¿resucitará como es ahora gordo y fofo o como cuando era joven y atractivo? No cree en ella, le parece que no tiene razón de ser y que es poco estética, pero él es católico y el tema le da en qué pensar.

Sostiene Pereira se desarrolla en Lisboa en el verano de 1938, bajo la dictadura de Salazar. Pereira, a pesar de ser periodista, vive al margen de la política, no le preocupan las persecuciones ni las dictaduras europeas y él mismo se define a sí mismo cuando dice: “no sé en qué mundo vivo”, pues no está al tanto de lo que ocurre salvo por lo que le cuenta el camarero del Café Orquídea, un lugar al que acude con frecuencia a comer tortilla de finas hierbas y limonada muy azucarada. Un calor sofocante envuelve la ciudad, el sudor brota por los poros de Pereira y su corazón delicado le obliga a jadear.

Ser el responsable de las páginas culturales de un periódico vespertino, El Lisboa, le da la oportunidad de traducir cuentos de escritores franceses del siglo XIX que son sus favoritos. Necesita un colaborador y contrata a Monteiro Rossi. Monteiro y su novia, Marta, son activistas políticos en contra de la dictadura y reclutan voluntarios para luchar con las Brigadas Internacionales en España. Si a estos jóvenes les surgen problemas, derivados de la clandestinidad, él les ayuda sin saber por qué. Y empieza a preguntarse si sus planteamientos serán certeros creándole esta duda la sensación de que su paso por el mundo no ha servido para nada y de que tiene que arrepentirse de algo, pero no sabe de qué. Admite que Monteiro y Marta han insuflado un aire nuevo en su interior hasta el punto de atreverse a pensar que, ciertamente, en Portugal están amordazados. Después, él mismo sufrirá los efectos de  la censura por sus preferencias por Francia que es enemiga de Alemania, que es amiga de Portugal.

Estos y otros hechos, como el haber conocido en un viaje en tren a una señora alemana-portuguesa y el haber charlado en profundidad con el doctor Cardoso van a ser determinantes para el destino de Pereira; sobre todo Cardoso, porque le explica que tenemos varias personalidades que conviven bajo el mando de un yo hegemónico y que un nuevo yo está surgiendo dentro de él que está desplazando al anterior con tanta fuerza que le hará cambiar la dirección de su vida. Le aconseja  que lo deje salir para no sentirse inútil. Le habla de elaborar el luto, de decir adiós al pasado y de frecuentar el futuro viviendo el presente a través de Monteiro Rossi.

El cambio que se produce en Pereira es el objetivo interno de la novela, la razón por la que está escrita. El autor prepara el camino, propicia situaciones y encuentros para que tal cosa suceda; de tal manera que Pereira, un hombre conformista que, aunque culto y con gran sensibilidad hacia la literatura, no se interesa por los problemas sociales y políticos de la época, se va a convertir en un personaje luminoso. El estar solo y carecer de compromisos familiares y sociales le va a permitir, sin dar explicaciones a nadie y sin que nadie vaya a echarlo de menos, correr un riesgo y convertirse en un ser resplandeciente al protagonizar un ingenioso y magnífico final.

Referencias literarias: Honorine de Balzac sobre el arrepentimiento.

Journal d´un curé de campagne de Bernanos.

Contes du lundi, La petite chose y La dernière classe de Alfhonse Daudet.

Maupassant, Mauriac, Pessoa.

Nieves Sevilla Nohales es autora de las novelas La noche de los jacintos blancos, y La caja de ébano. Recientemente ha publicado un libro infantil, La ballena colorada, ilustrado por Elena Fernández Ruiz. Con el relato Ngueva fue finalista en el Primer Concurso Emigración, Inmigración e Interculturalidad.

El jurado del Premio de Periodismo de la Cámara de Comercio Alemana para España, constituido por siete expertos del ámbito de la comunicación y del panorama económico y empresarial hispano-alemán, ha hecho público este miércoles 15 de noviembre el fallo de la primera edición de este galardón, que reconoce aquellos trabajos periodísticos que mejor contribuyen a la divulgación y promoción de las relaciones bilaterales entre España y Alemania. La ganadora ha sido Raquel Pascual, periodista del diario Cinco Días.

La revista digital Vinos y Caminos, dirigida por Antón Alonso Suárez y patrocinadora del primer premio del certamen literario Madrid Sky, ha alcanzado la condición de finalista en dicho certamen.

Lo ha conseguido gracias a dos artículos del periodista Luis Gulín Iglesias: Visita a la última colonia alemana en Europa Alemania solicita la protección de patrimonio inmaterial para la cultura del té de su región de Frisia oriental.

En el primero de ellos nos acerca a Büsingen, un pueblo alemán de 1.500 habitantes que está completamente rodeado por territorio del cantón suizo de Schaffhausen. Se encuentra ubicado al norte del río Rin, cerca de la ciudad de Zürich, y por extensión (8 kilómetros cuadrados de superficie) es más grande que el Principado de Mónaco.

Büsingen. El enclave alemán en Suiza.

En el segundo artículo nos cuenta la curiosa ceremonia del té en la región de Frisia Oriental, donde sus habitantes han heredado las técnicas de preparación del té  y una preferencia por ciertas mezclas que se preparan en bellos juegos de porcelana y se sirven siguiendo unos curiosos rituales.

Desde estas páginas queremos dar de corazón la enhorabuena a Vinos y Caminos y desearles que sigan obteniendo éxitos por sus interesantes artículos.

Por Luis Marín

En Madrid deberíamos estar acostumbrados a estos cambios bruscos de la climatología. Este último día de noviembre se plantó con los primeros rigores invernales y con el termómetro corporal desajustado.

Pero ese frío, se vio trasladado a la nuestra sala de reunión semanal, hasta el punto de que tuvimos que apretarnos un poco para achicar el espacio de la U que aparecía excesivamente amplio.

bosqueLos más atrevidos del lugar esa tarde, fueron Paco y Carlos Cerdán que tuvieron el arrojo de presentar sendos cuentos de cojos o lisiados que también intentaban mitigar la inmensidad del bosque.

Paco nos mostró una versión de lo que podría ser una existencia virtual y sus inconvenientes cuando la energía no se deja controlar. Nos llevó, a través de una historia dulce y etérea, a las profundidades de la frustración.

brazoCarlos, por su parte nos trasladó a un castillo, a un bosque., a sus habitantes extraños y mágicos, a la caza, a los brujos, para llevarnos a un original desenlace a través de una ventana.

Seguro que van a trabajar con sus relatos para acabar de redondearlos como ellos quieren.

Después, tocó el tiempo de los microrrelatos, sobre la marcha. Se proponían tres frases, para desarrollar un microcuento en unos minutos silenciosos en el aula.

  • La ventana estaba abierta cuando llegué.
  • Solo pude ver que la muñeca se balanceaba en la mecedora.
  • Y el grifo siguió goteando.

grifoHubo alguna coincidencia en el fondo de las historias, y la habitación se llenó de agua porque el grifo siguió goteando, por lo que algunos decidieron salir por la ventana que estaba abierta cuando llegamos, mientas que la muñeca se balanceaba en la mecedora.

¡No sabéis lo que os perdisteis!

Nos veremos el día catorce para analizar los cuentos propuestos, mientras preparamos el concurso de cuentos navideños que cerrará el trimestre.

¡Vamos! que el tiempo se echa encima.

HAIKU

POR ALICIA GALLEGO

Un Haiku es un tipo de poesía japonesa que consiste en un poema breve de tres versos, sin rima, de 5,7 y 5 moras respectivamente, que se  pueden sustituir por sílabas cuando se componen haikus en otras lenguas. Suelen hacer referencia a escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana, sin embargo, su característica más singular es la costumbre de construirlos en base a dos imágenes o ideas que el autor quiere relacionar.

haiku 01“El hombre

Que está labrando la tierra

Parece inmóvil”

Mukai Kyorai (1651 – 1715)

 

A menudo incluyen un Kigo que es una palabra o una expresión que indica la época del año al que se refiere el poema, y también un Haiga o pintura realizada para acompañar el haiku. Un ejemplo es esta creación de Matsuo Basho (1644-1694) monje budista considerado el padre del género, que concibió el haiku como un instrumento para el desarrollo espiritual.

haiku 02“Flores de cerezo en el cielo oscuro

Entre ellas

La melancolía florece”

Basho, es también autor de este poema considerado el más famoso que existe:

haiku 03“El viejo estanque  // “Furu ike ya //

Una rana ha saltado  // Kawazu tobikomu //

Ruido de agua”   // Mizu no oto”//

 

Haikus son composiciones muy visuales, se aprecian mucho mejor imaginando las escenas que sugieren:

haiku 04“Mil pequeños peces blancos

Como si hirviera

El color del agua”

Konishi Raizan  (1657-1706)

Y los siguientes de Matsuo Basho (1644-1694)

“La primera nieve

Las hojas de los narcisos

Apenas se inclinan” —

“Lluvia de flores

Un cuervo busca en vano

Su nido” —

“Se extingue el día

Pero no el canto

De la alondra” —

 

La poética del Haiku se basa en el asombro y la emoción. En este poema Basho el lector no consigue saber de qué se trata hasta llegar al final, cuya última palabra la siente como una bofetada.

“Vhaiku 05estido de escarcha

Cubierto de viento                                        

Un niño abandonado”

Otro famoso Haijin, o escritor de haikus, fue Kobayasi Issa (1763-1827)

“La mariposa revolotea

Como si desesperara

En este mundo” — 

“De no estar tú

Demasiado enorme

Sería el bosque”

 Y también Natsume Seibi (1749-1816)

 “El espantapájaros

 Parece humano

 Cuando llueve”

 

También hay mujeres haijines como Chiyo – Ni  (1701-1775) autora de este haiku nacido del sentimiento por la pérdida de su hijo pequeño:

haiku 06“El cazador de libélulas

¿Hasta qué región

Se me habrá ido hoy?”

Suzuki Masajo  (siglo XX):

“Una mujer sola

Se despierta y mira

La caja de luciérnagas”

haiku 07Hashino Tatsuko (siglo XX )

“Blancos los rostros

Que observan

El arco iris”

Kakimoto Tae (siglo XX) 

“Un ruido

Cavan una fosa

Detrás de las camelias”

También ha habido escritores hispanoamericanos atraídos por la cultura japonesa y sus haikus. Entre ellos tenemos a Jorge Luis Borges (Argentina 1899-1986)

haiku 08¿Es un imperio

Esa luz que se apaga

O una luciérnaga?

Mario Benedetti (Uruguay 1920-2009)

“Tiembla el rocío

Y las hojas moradas

Y un colibrí”

 

 Por último, a ver si acertáis  quién es el autor de este haiku

“Junto al agua negra

Olor de mar y jardines

Noche malagueña”

Pues sí, en efecto, el haijin es Antonio Machado (España 1875- 1939)

Se me olvidaba comentar un curioso tipo de haiku denominado Jisei. El Jisei es un poema de despedida, escrito en el umbral de su muerte por el propio haijin:

haiku 09“Ya revela su cara oculta

Ya la otra. Así cae                                  

Una hoja en otoño”

Ryokan (1758-1831)

 

Alicia Gallego, Noviembre 2017

RAYMI (Antonio Llop. Madríd 1951)

Círculo Rojo Editorial

Reseña de Luis Marín

Teníamos pendiente, en nuestro blog, una reseña de la opera prima de Antonio LLop, del que él ha sido activo participe durante años. Y ya era hora de ponerse manos a la obra.

Raymi, la primera novela de nuestro amigo, nos introduce en el mundo de la banca, a veces oscuro, en el que el autor se movió durante su vida profesional. Pero este mundo es sólo la excusa para guiarnos por el camino de la búsqueda de la propia identidad, de la emigración obligada, de apostar todo a una oportunidad en un país próspero, sin la certeza de que se va a lograr el éxito.

Con una narrativa sencilla y cotidiana, el autor nos introduce en el corazón de la historia. Apenas en cinco capítulos, el lector puede llegar a pensar que ya está todo contado. Nada más lejos de la realidad. Un giro radical, en mi opinión, cambia el camino marcando el verdadero fondo de la novela. El personaje principal va conduciendo la historia por diversos lugares en Madrid, la ciudad donde transcurre la mayor parte de la trama.

Nuevos personajes dibujan un paisaje andino en pleno barrio de Lavapiés, caracteres peculiares que representan distintas tendencias sociales con el denominador común de su región de origen y la nostalgia grabada en su piel.

Una demostración del conocimiento del micromundo en que el autor sitúa la novela, las apariencias sociales a las que obligan el mantenimiento del estatus, la relajación de las normas éticas a las que conduce el rango social, y la lucha por el mantenimiento de las costumbres lejos del lugar de nacimiento.

En su lectura se reconocen lugares y ambientes del barrio de Lavapiés. En un paseo por sus calles, seguramente reconozcas las sensaciones narradas por Antonio.

Los sentimientos, la nostalgia, la necesidad de descubrir la propia identidad es el hilo conductor de una novela escrita con sencillez, sin florituras, cercana, bien ambientada y con alguna sorpresa que os invito a descubrir.

Una lectura relajante que puede despertar la curiosidad y que, seguro, hará meditar.