Feeds:
Entradas
Comentarios

untitledEl escritor y periodista sevillano Álvaro Romero Bernal ha publicado recientemente en las redes sociales un artículo enlazando el fallecimiento de José Echegaray (14 de septiembre de 1916, primer premio Nobel de Literatura en España) con el nacimiento de Camilo José Cela (11 de mayo de 1916, último premio Nobel de Literatura español). Con su opinión se lamenta del olvido institucional, algo que sucede con mucha frecuencia, y nos recuerda la figura de estos dos grandes escritores. Desde nuestro blog queremos recoger la opinión de Álvaro Bernal y sumarnos a este recordatorio.

Se cumplen 100 años de la muerte de nuestro primer premio Nobel de Literatura, José Echegaray, que aunque sus propios colegas lo despreciaran luego, fue un dramaturgo notable entonces, fundó el Banco de España, llegó a ministro y dejó dichas cosas como esta a finales del siglo XIX: “Estaba profundamente convencido de que en cuanto triunfasen en España la democracia y la revolución, el país forzosamente había de transformarse, o, por mejor decir, había de regenerarse”.

También se cumplen 100 años del nacimiento de nuestro último premio Nobel (exclusivamente español), Camilo José Cela, que nació el año en que murió Echegaray, 1916. Del autor de ‘La familia de Pascual Duarte’ han aprendido muchísimo todos los que hemos venido detrás, aunque casi nadie lo reconozca.

Entre los dos focalizan casi dos siglos de Literatura española durante los cuales se ha escrito posiblemente lo mejor de nuestras Letras.

Ojalá que, si la hipocresía institucional no se para a homenajearlos, al menos mucha gente se detenga para volver a leerlos o para descubrirlos por primera vez.

(Álvaro Romero Bernal)

José Echegaray cela-2

Ken Liu en Salamanca

Salamanca organizará durante los días 30 de septiembre y 1 y 2 de octubre la primera edición del FestivalFestival Niebla Niebla, enfocado en torno a la literatura fantástica.

Esta primera edición del Niebla estará organizada en torno a presentaciones, mesas redondas y charlas acerca de la literatura fantástica. Para empezar, el nuevo festival ha apostado por traer por primera vez a España a uno de los escritores de literatura fantástica con más tirón de la actualidad, el norteamericano Ken Liu. Hace poco se ha publicado en español La gracia de los reyes, la primera parte de su saga fantástica la Dinastía del Diente de León.

El curso pasado el escritor Santiago Eximeno nos presentó en el Taller de Creación Literaria el relato Quedarse atrás, de citado Ken Liu. Fue un gran descubrimiento. Para todos los que puedan viajar a Salamanca el festival Niebla es una gran oportunidad para este particular reencuentro con el escritor norteamericano.

Quedarse atrás

 

Quedarse atrás. Ken Liu. Fragmento.

Mientras Lucy está en el colegio, Carol y yo registramos su cuarto. Carol busca en el armario folletos, libros y otros objetos que demuestren que se relaciona con los muertos. Yo me conecto a su ordenador.

Lucy es tozuda, pero responsable. Desde que era pequeña le vengo diciendo que debe prepararse para resistir las tentaciones de los muertos. Solo ella puede garantizar la continuidad de nuestro modo de vida en este mundo abandonado. Lucy me escucha y mueve la cabeza afirmativamente.

Quiero confiar en ella.

Sin embargo, los muertos utilizaban la propaganda de manera muy inteligente. Al principio acostumbraban a enviar unos aviones metálicos grises, pilotados por control remoto, que sobrevolaban nuestras ciudades lanzando octavillas con mensajes supuestamente enviados por nuestros seres queridos. Nosotros quemábamos las octavillas y disparábamos a los aviones, que, finalmente, dejaron de venir.

 Quedarse atrás (relato completo)

Para definir qué representa el Taller de Creación Literaria Primaduroverales es difícil encontrar unas palabras más sentidas que las que ha escrito nuestro amigo Fermín Caballero. El día 6 de octubre volvemos a la carga, comenzamos un nuevo curso y hay plazas libres. En tu mano está: Inscríbete.

Fermín CaballeroEl relato forma parte de un ejercicio. El ejercicio forma parte de un taller literario. El taller literario forma parte de un modo de vida. Y esa forma de vida se llama https://primaduroverales.wordpress.com así que a ellos les doy las gracias por haberme publicado “El entierro de Tom”.

EL ENTIERRO DE TOM

Fermín Caballero Bojart

A Melquíades y Margarita, mis padres.

Cuando llegué con mis hijos, las magdalenas estaban invadidas por unas hormigas que entraban por la misma ventana que el sol de la tarde. El desfile corría por la encimera hasta un cestillo de mimbre donde mi madre ponía la fruta, bordeaba una taza de porcelana y un cucharón de madera y ascendía hasta un par de membrillos que daban a la cocina un aroma dulzón. Al no ver a mi madre sentada en su hamaca dejé a los gemelos que tontearan con las hormigas y salí a buscarla por el jardín que tanto le había gustado cuidar a mi padre. Mi madre decía que ella regaba la pradera al atardecer porque duraba más el frescor sobre la hierba. “No tengo tiempo de aprender jardinería”, se excusaba desde que enfermó mi padre. “Lo que me quede por vivir será para cuidarle a él”. Pero el manto verde y suave de mi infancia se había transformado en una alfombra despeinada de manchas amarillas y moñigos secos de perro.

El entierro de Tom (relato completo)

 

Taller literario 2016-2017 Pura 1

semaforos-en-rojo_portada

Por María Sánchez Robles

Hay semáforos y semáforos. Hay semáforos rojos en la vida que uno se puede saltar tranquilamente, sin miedo a ocasionar un accidente, sin miedo a provocar un trastorno, sin miedo a nada. Hay otros, sin embargo, que más nos vale atender: esa lección la obtuvo la escritora y poeta Malena María, cuya vida, una poesía desgarrada, ha tenido a bien plasmar en “Semáforos en rojo”, volumen editado por Huerga y Fierro, que fue presentado en La Casa Encendida el pasado 16 de septiembre, dentro del ciclo “Encuentros con autor”.

El libro de poemas de Malena es de esos que, en un estante de una librería, te embaucan. La escritora de mirada nostálgica y figura frágil te hipnotiza desde su jaula de alambres, desde su desnudez acusadora, desde su denuncia explícita del maltrato. Pero está a punto de escapar y rugir y cantar, cantar una canción de esas que nos elevan a todos, de esas que rompen cadenas y hacen brotar las lágrimas. El milagro está en las letras, el resto es silencio.

Leer a Malena –sobre drogas, semen, agua salada, infidelidades, patriarcados, violencia, desahucios, la puta calle– es un viaje hacia la oscuridad en el que, de pronto, como uno de esos semáforos inesperados al girar una calle, una luz penetrante te ciega. Es entonces cuando a través de su poesía puedes tocar la felicidad, puedes sentir cómo La vie en rose te late por dentro. Pero oír recitar a Malena, acompañada del pianista y poeta Diego Mattarucco, como ocurrió en la pasada presentación de su obra, te tiembla el alma. Potentes imágenes narran las vidas de Malena en brazos de hombres maravillosos y crueles, donde victimario-monstruo victimiza y transforma en otro monstruo a la propia víctima.

Para el que se lo perdió, compartimos una de las más célebres poesías de Malena María, “Cuentos a un hombre”, un “stop” de obligado cumplimiento en la poesía madrileña contemporánea.

CUENTOS A UN HOMBRE

¿Has contado alguna vez cuentos a un hombre?
Yo tuve un hombre magnífico en mi cama
yo conté cuentos a un hombre magnífico en mi cama
y noche a noche nos envolvíamos en palabras
Y cuéntame un cuento, María
yo te contaba el jorobado de Notre Dame
era el que a ti más te gustaba escuchar
y el que a mí más me gustaba contar
porque me acordaba de mi papá
y de otra cama y otras noches
pero las mismas palabras
y de cómo mi papá siempre hacía una pausa dramática
antes de explicarme el significado del nombre con que el malvado Frollo
había bautizado al jorobado
Quasimodo
y me miraba tras sus enormes gafas Casihombre
yo siempre fingía que me sorprendía
un ¡ay! en silencio que recogía la piedad infinita
hacia la criatura que llevaba por nombre el yugo de la crueldad humana
y mi papá asentía y yo asentía y firmábamos el pacto tácito
de colocarnos junto a todos los Casihombre
contra los Frollo de este mundo
y Rodrigo,
tú Rodrigo también me mirabas y tú también asentías
y a mí se me conmovía el alma
y abrazaba con mis piernas tu espalda
después metías los dedos en mi coño y me obligabas a beber lo que sentía por ti
y mientras a chorros se me derramaba la vida
pensaba que podría morir así
abrazando con mis piernas tu espalda

 Cuentos a un hombre (seguir leyendo poema completo)

 

 

 

 

120José Antonio González Sánchez escribía relatos cortos, generalmente de aventuras, desde niño. Con el paso del tiempo se hizo ingeniero de comunicaciones y se vino desde Rota a Madrid para buscarse la vida porque, según dice, en la provincia de Cádiz no tiene muchas posibilidades de trabajar en su gremio. En Madrid sigue escribiendo, a veces para sacar al exterior una historia que tiene en la cabeza y poder dormir tranquilo y otras veces por pura diversión y jugar con una idea. Con su relato Caleidoscopio ha sido el segundo finalista del III Certamen Literario Madrid Sky.

Así es José Antonio González Sánchez.

¿Qué significa la literatura para ti?

  • La literatura es mi mayor afición. De niño era un poco enclenque y asustadizo y leía todo lo que pasaba por mi mano. A día de hoy, suelo llevar siempre un libro de relatos en el bolsillo y tengo una pila siempre creciente en mi estantería esperándome.

¿Prefieres algún género que otro?

  • Me gusta mucho la literatura fantástica, la ciencia ficción, toda la literatura mal llamada de evasión.

¿Cuál es la primera persona a la que lees tus relatos?

  • Por norma general a un par de amigos que comparten mi entusiasmo, son bastante críticos y me ayudan a corregir los fallos que haya podido cometer durante el relato.

¿La escritura es para ti una evasión?

  • Sí y no. De joven era una evasión y estaba conociendo a D’Artagnan, Drácula o los afilacerebros. A medida que fui haciéndome más adulto encontraba un disfrute distinto en las tesis o los libros que profundizan en la historia.

Tu relato fue el primero que se leyó ¿Te imaginabas la que se te venía encima?

  • No. La verdad es que en un primer momento pensaba que tendría que leer yo mismo el relato. Y justo cuando estaba subiendo al escenario caí en la cuenta que no había traído ni una copia y pensé “jooooder…” Mi alivio fue grande cuando anunciaron que iba a leerlo un compañero vuestro, a quien por cierto tengo que agradecerle lo bien que narró mi pequeña historia.

Te sentiste acogido entre los Primaduroverales.

  • Muchísimo. Tanto por el jurado como por el resto de finalistas.

¿En algún momento pensaste que ibas a ganar? 106

  • En ningún momento. Me sentí apabullado por el resto de relatos, sobre todo por uno titulado “La soga”. En aquel momento pensé “yo quiero escribir como este hombre de mayor”.

¿Cómo nació el relato Caleidoscopio?

  • Nació en una tarde de invierno, de un dolor de cabeza. Sobre todo de la idea de la frase inicial, del sonido de la puerta de la entrada que se abre y un hombre que siente miedo, respeto e intriga por la procedencia de aquel sonido. Y entonces supe que lo que había afuera era una mujer. Empecé sin saber muy bien cómo iba a terminar, al menos, no de forma consciente.

El jurado dijo que a través de tu relato la realidad se ve fragmentada, igual que con un caleidoscopio… ¿Era eso lo que pretendías?

  • Quería que fuese un relato que diese pie a muchas interpretaciones. ¿El protagonista es un enfermo mental? ¿Está recordando vivencias pasadas e interpretándolas como futuras? ¿Es un relato de ciencia ficción ambientado en un universo múltiple? Quería dejarlo en el aire y que cada cual sacase su conclusión. Ese fue el juego que pretendía.

¿Terminarás encontrando a La Lucía del relato?

  • Espero que el protagonista del relato la encuentre antes que yo.

¿Podrías contarnos cómo decidiste tomar parte en el concurso, a ver si otros se animan para el año que viene?

  • A través de las redes sociales y gracias a un amigo que también se presentó al concurso. Los dos nos enseñamos nuestros relatos al terminar y nos tomamos una cerveza después. O dos.

Cuéntanos por favor tus proyectos literarios.

  • Actualmente ninguno, participar cada cierto tiempo en concursos como el vuestro para darle un poco al ingenio al sentarme a escribir.

¿Has participado alguna vez en un taller literario?

  • Nunca, aunque nada más llegar a Madrid estuve buscando varios talleres por la web, por desgracia se me iban un poco de precio y la vida que me ofrecía la ciudad me fue cambiando las prioridades en cuanto encontré trabajo.

¿No te parece que la literatura es una extraordinaria manera de conocer a otras personas?

  • Genuinamente sí. Incluso de conocerte mucho más a ti mismo. La literatura como forma de enseñanza y de reconocerte en tus amistades. La escritura como forma de enfrentarte a tus miedos.

¿Volverás a participar si conseguimos organizar otra vez el certamen?

  • Por supuesto que sí. Disfruté muchísimo en el evento.

19¿Antes de despedirte nos puedes recomendar una novela y un relato?

  • La novela sería “Los Miserables” de Victor Hugo, que aun siendo un clásico no es de los más leídos y no me lo perdonaría a mí mismo si no lo recomendase hoy. Y para cambiar de tercio, el relato “Todos ustedes, zombies” de Robert Heinlein, dónde se describe una de las más deliciosas paradojas temporales que he tenido el placer de leer.

¿Te gustaría decir algo más?

  • Muchísimas gracias por haberme dado la oportunidad de asistir a un evento tan entretenido e interesante y por haber podido llenar la tarde escuchando historias fantásticas. ¡Mil gracias!

El último de nuestros asociados que fue entrevistado fue Luis Marín. Siguiendo con nuestra serie de entrevistas encadenadas él se ha encargado de entrevistar a Julio Rodríguez. En la entrevista Julio nos habla de su tierra, de su trabajo, de su relación con el Taller de Creación Literaria, de sus proyectos. Luis y Julio han conseguido una entrevista íntima, cómplice, en la que consiguen enseñarnos que detrás de la literatura hay muchas cosas, entre ellas la pasión por lo que se cuenta, los viajes que inspiran y educan a través del conocimiento de otras culturas y también, muy importante, las amistades que se forjan y que compensan aquellos momentos en los que escribir es, ante todo, un acto de soledad.

foto-11.- Uno de tus relatos recogidos en el libro “Cuéntame un gol” lo sitúas en la ciudad de Oviedo. Además, y no es una crítica, ejerces de asturiano. ¿Fue allí donde comenzaron tus experiencias lectoras?

Soy de una tierra de gente curtida, de una zona minera y muy trabajadora. Mi abuelo construyó con sus manos su propia casa de piedra y eso es para mí un punto de referencia difícil de olvidar. Hasta bien entrados los años 70 en esa casa no había agua corriente y esa herencia forja carácter. Tuve la suerte de nacer en Oviedo porque mi madre emigró del pueblo buscando una vida mejor y su meta en la vida fue dar una buena educación a sus hijos. Ahora viajo mucho por trabajo, pero en cuanto puedo vuelvo a mis raíces. Ejerzo y presumo de asturiano esté donde esté. Desde muy pequeño me apasionó la lectura. Cuando era niño pensaba que los escritores eran personas superdotadas y yo quería ser uno de ellos, eran un modelo al que me quería parecer. Escribí mi primer relato cuando tenía trece años, en una clase de literatura, y aún lo guardo como un precioso recuerdo.

2.- Hagamos memoria. Recuerda tus primeras lecturas

Claro que sí, yo era seguidor de Los cinco. Tenía toda la colección. Cuando eres joven los cuentos son una buena manera de introducirte en la lectura.

La primera novela que leí fue La Regenta. En ese libro, entre sus páginas, se puede sentir la humedad de mi ciudad, Vetusta. Me apasionaba la poesía, sobre todo Gustavo Adolfo Bécquer al que intenté emular en mi adolescencia con poesías que aún conservo en un diario.

3.- Has vivido alguna temporada fuera de España. ¿Ha influido en tus gustos literarios?

Sí. Viví en México casi nueve años y esa etapa ha marcado por completo mi vida. Juan Rulfo es el escritor que más admiro. Su obra tan corta, su estilo y el lenguaje que utiliza me resultan muy familiares, podríamos decir en tono de broma que soy bilingüe castellano y mexicano, sus giros y expresiones las llevo muy adentro.

Seguir leyendo la entrevista a Julio Rodríguez Díaz

Refugiamos

Ayer jueves varios compañeros de la Asociación Primaduroverales nos acercamos al café El Dinosaurio todavía estaba allí  para asistir a la presentación del libro Refugiamos en el que colaboran María Isabel Ruano y Pedro Mateos.  Se trata de un libro compuesto de poemas y relatos que, a modo de pequeñas cargas de profundidad, tratan de  mantener despierta nuestra conciencia para que no olvidemos el profundo drama humano que sufren miles de personas que huyen de la guerra y cuyo único delito es el de tener esperanza. Fue una tarde intensa y emotiva.

Desde nuestro blog queremos felicitar a todos los que han colaborado en ese magnífico proyecto  solidario.