Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Relatos breves’ Category

Este lunes publicamos el relato ganador del II certamen Madrid Sky. Su autor fue Santiago Eximeno, un gran autor de relatos fantásticos que, fiel a su estilo, resultó vencedor de la segunda edición de nuestro certamen con el bellísmo relato titulado A su lado. El esta segunda edición la frase elegida para comenzar los relatos fue Por segunda vez en lo que va de noche, llora.

Bases del V certamen literario Madrid Sky

A SU LADO

(Santiago Eximeno Harnampérez)

Relato ganador del II certamen Madrid Sky

Por segunda vez en lo que va de noche, llora. Antonio tarda menos de un minuto en levantarse de la cama y acudir al cuarto de María, su hija, pero cuando entorna la puerta ella ya ha callado. Como siempre. La misma rutina que se repite todas las noches desde que encontró a Alicia en la bañera.

En la habitación de la niña hace frío, y Antonio se frota los antebrazos desnudos antes de entrar. Sabe que Alicia, su mujer, está allí. Como siempre. Nunca ha sido capaz de llegar antes que ella a atender a la niña, y por lo que parece eso no va a cambiar. Alicia le sonríe cuando le ve allí, parado en el umbral, con ese esbozo de sonrisa que tanto le entristece. Pero Antonio no protesta, no le reprocha nada. Se limita a quedarse allí, apoyado en la jamba de la puerta del cuarto de su hija, mientras ve cómo su madre la sostiene entre sus brazos, cómo la acuna, cómo le susurra palabras en su oído. Palabras que él no entiende, que prefiere no entender.

María tiene los ojos cerrados, se deja querer. Tiene el chupete en la boca y succiona de esa forma tan característica, tan adorable. Todavía no ha cumplido un año, y Antonio ha pensado varias veces en volver a ubicar la cuna en su dormitorio. No lo hace porque fue una decisión de ambos llevar a la niña a su propia habitación, y no quiere entristecer a Alicia. Eso dice. Eso quiere creer. La realidad es que tampoco se siente con fuerzas para encontrarse con Alicia en su propia cama todas las noches. Allí, en el cuarto de la niña, sentada en la mecedora, con María entre los brazos, se la ve hermosa. Si estuviera más cerca, si pretendiera tocarle, Antonio sabe con certeza que echaría a correr.

María se queda dormida y Alicia la deposita con cuidado de nuevo en la cuna. Mientras lo hace le sonríe, esa sonrisa triste desdibujada, y cuando termina levanta la mano izquierda en señal de despedida. Antonio puede ver las cicatrices en forma de cruz en su muñeca desnuda, porque Alicia está vestida con la misma ropa que llevaba cuando la encontró, hace ya más de dos meses, tumbada en la bañera, medio sumergida en el agua turbia. Solo lleva puesta su ropa interior, y su presencia en el cuarto de la niña es perturbadora. Alicia se despide de nuevo y después, ajena a la gravedad de la situación, simplemente se desvanece. Como si nunca hubiera estado allí.

La temperatura del cuarto asciende con rapidez varios grados, y Antonio se decide, entra y acaricia la cabeza de la niña antes de salir de nuevo y cerrar la puerta tras él.

Vuelve al dormitorio, se tumba en esa cama que ya no es de ellos, sino suya. Una cama demasiado grande, demasiado vacía. Piensa en Alicia. En su sonrisa triste, en su perenne tristeza, en su depresión. Y por segunda vez en lo que va de noche, llora.

Anuncios

Read Full Post »

Con motivo del V certamen Madrid Sky, junto a las bases del certamen del año 2018, publicaremos en este blog durante cuatro semanas consecutivas los relatos ganadores de los cuatro certámenes anteriores. Comenzamos con el relato En un viaje, de Julia Viejo, ganadora de la primera edición. En aquella edición la frase elegida para dar comienzo a los relatos fue Sobre el asfalto parecían haber desaparecido para siempre las huellas del invierno. 

 

 Bases V certamen literario Madrid Sky

En un viaje.

Relato ganador del I certamen literario Madrid Sky

Julia Viejo Sánchez

Sobre el asfalto parecían haber desaparecido para siempre las huellas del invierno. Mi hermano dibujaba viñetas en el vaho del cristal, y yo miraba al frente por un resquicio, hipnotizada por la rectitud de las líneas de la carretera y haciendo esfuerzos sobrehumanos para no marearme. Entre nosotros dos se alzaba una barricada de cajas y bolsas que dividía el coche en dos países: la isla que habitaba él, donde reinaba mi madre; y el páramo que incluía mi mitad del coche, liderado por mi padre.

De pronto me acordé, como siempre sucede en un viaje, de que me había olvidado algo en casa. Pero no recordaba qué era exactamente. Mi estómago empezó a encogerse y me giré hacia mi hermano en busca de una solución, un consuelo, una mirada. Pero él siguió absorto en el arte del vaho. Mi madre murmuraba tras las cajas la letra de la canción que estaba sonando en la radio, tarareando cada verso hasta el final, donde completaba la rima con las palabras que se sabía. Mi padre aceleró y empezaron a sudarme las manos.

Entre las piernas me habían colocado el retrato de mi abuelo muerto, el padre de mi padre, que había sido capitán y poseía la autoría de casi todas frases que dictaban nuestros preceptos familiares. El marco tenía una placa dorada con una inscripción que llevaba todo el trayecto rozándome las rodillas sin parar. Me acomodé en el asiento como pude entre los bultos.

—¿Qué estás haciendo?

El tono de voz de mi padre me hizo desechar la idea de cambiar de postura. «Egregia estirpe feraz, a ti mi vida confiero». Las rodillas me escocían. Mi hermano y yo teníamos que repetir la frase y darle un beso al abuelo todas las noches antes de dormir. Nunca supe lo que significaba, pero cada vez que la pronunciaba se me ponían los pelos de punta, como cuando salíamos de la bañera en invierno y entraba el aire por la rendija de la ventilación.

Volví a fijar la vista en las líneas de la carretera, blancas, limpias, infinitas. El sol derretía las amapolas que crecían salvajes en el arcén. Entonces vi la torpe silueta de un jabalí que corría solo a lo largo de la carretera. Envuelto en un halo de desesperación animal, parecía estar huyendo de algo, o quizás persiguiendo a alguien que hacía rato que le había dejado atrás. Las flores que iba pisoteando se le pegaban en las pezuñas, y hacían que se tropezara con los matojos más grandes. Pegué la nariz al cristal, y al girarme el corte de mis rodillas se hizo un poco más profundo. Tomamos una curva, el jabato desapareció y a mí me entraron unas repentinas y odiosas ganas de llorar.

Mi padre me observó por el retrovisor y apagó la radio.

—¿Y a ti qué te pasa?

Me mordí los nudillos. En el pecho guardaba un nudo que empezaba a deshacerse sin mi consentimiento. Me quemaba la garganta, y el cuadro, las rodillas. Mi padre gritó en un idioma extraño. Desde el país de la isla vacía de conflicto me miraban con pena sin mover un músculo. Las lágrimas me resbalaban junto a la sangre de las piernas y empezaron formar churretes también en el cuadro de mi abuelo muerto.

Como por orden divina, abrí la puerta y me lancé al asfalto. El impacto de la caída me cortó el llanto y me dio impulso para echar a correr. Los neumáticos del coche chirriaron a mi espalda. Solo tenía que seguir las líneas blancas, delgadas, a veces imperfectas, que me indicaban el camino a ningún lugar o tal vez a alguno que aún desconocía. La alargada sombra de mi padre se iba aproximando más y más, y cuando estaba a punto de alcanzarme recordé, de pronto, lo que me había dejado en casa.

Read Full Post »

En el año 2013 algunos miembros de la asociación Primaduroverales Grupo de Escritores publicaron el libro de relatos Madrid Sky, cuyas historias tenían un denominador común: se desarrollaban en un espacio urbano, concreto y ficticio, el hotel Madrid Sky.

El trabajo para publicar el libro fue muy intenso. Hubo muchas satisfacciones y algunos que otros sinsabores, pero lo cierto es que después de la presentación se produjo un tremendo vacío. La pregunta era: ¿Qué hacemos ahora?

Teníamos algún dinero producto de las ventas del Madrid Sky y se nos ocurrió una idea: devolver a la literatura una parte de lo que la literatura nos había dado. Así, en el año 2014, fruto de esa idea, nació el certamen literario Madrid Sky.

Desde el primer momento quisimos organizar un certamen en el que los autores fuesen los protagonistas. Hemos pretendido hacer del acto de entrega de premios una velada literaria en la que se rinde homenaje a los autores finalistas y a sus relatos, y a la que están invitados todos los participantes.

Con suerte y trabajo el certamen ha ido ganando importancia y desde el año 2017 tenemos la suerte de contar con patrocinadores que nos han permitido aumentar el importe de los premios. Estos patrocinadores han decidido mantener su colaboración en este año 2018, en el que la asociación Primaduroverales tiene el placer de convocar (da vértigo decirlo) la V edición del Certamen Madrid Sky. Los patrocinadores son:

Primer premio patrocinado por la revista digital www.vinosycaminos.com.

Segundo premio patrocinado por la Academia Heisenberg, con sede en Madrid.

Tercer premio patrocinado por la cervecería La Rebujita, con sede en Madrid.

Vino celebración patrocinado por bodegas Sameirás.   http://www.adegasameiras.com, con sede en Rivadavia, Ourense.

 

 V PREMIO LITERARIO DE CUENTO CORTO: “MADRID SKY”

La Asociación “Primaduroverales, Grupo de Escritores”, convoca un concurso de cuentos cortos con motivo del 5º aniversario de la publicación de su libro titulado: “Madrid Sky”.

Bases:

  1. Los cuentos presentados –aunque serán de tema libre – han de cumplir el requisito de comenzar con la frase: “Tuve que irme a la cama para no flaquear”, extraída al azar del libro “Madrid Sky”.
  2. Los cuentos serán inéditos y no premiados en otros concursos. Todos los cuentos deberán tener un título y una extensión máxima de dos páginas, en letra de cuerpo 12, tipo Arial a doble espacio y sin firmar. Tan solo se admitirá un cuento por autor.
  3. Podrán participar todos los escritores mayores de 18 años que lo deseen, siempre que los cuentos presentados estén escritos en castellano.
  4. Se establece un primer premio, patrocinado por la editorial   Vinos y Caminos (http://www.vinosycaminos.com), de 400€ brutos, a los que se hará la retención que marque la ley vigente.
  5. Se establece un segundo premio, patrocinado por la Academia Heisenberg (http://www.academiaheisenberg.com),  de 150€ brutos, a los que se hará la retención que marque la ley vigente.
  6. Se establece un tercer premio, patrocinado por la Cervecería La Rebujita (https://www.facebook.com/larebujita), de 90€ brutos, a los que se hará la retención que marque la ley vigente.
  7. Los participantes enviarán los cuentos y la plica al correo electrónico: concursomadridsky@gmail.com. Se piden, pues, dos archivos distintos adjuntos en el correo: uno cuyo nombre sea: CUENTO Y EL TÍTULO DEL CUENTO, que contenga el cuento; y otro cuyo nombre sea: PLICA Y EL TÍTULO DEL CUENTO, con los datos del autor (nombre y apellidos, DNI, teléfonos, dirección postal y dirección de e-mail) todo ello en formato WORD o PDF. El plazo de recepción de textos se cierra a las 24h del día 20 de mayo de 2018. No se mantendrá correspondencia con los participantes ni se acusará recibo de los cuentos.
  8. De los cuentos recibidos se hará una selección de diez finalistas. Previa notificación, se rogará la presencia de estos diez autores (o personas que los representen debidamente documentadas) en el acto de entrega del premio que tendrá lugar en el Salón de Actos de la Fundación Abogados de Atocha, en la calle Sebastián Herrera 14 de Madrid, el día 21 de junio de 2018 a las 19h.
  9. Allí se leerán los diez cuentos finalistas y seguidamente se dará a conocer al ganador y a los seleccionados en 2º y 3er En caso de que el ganador o persona que lo represente, por los motivos que fueren, no estuvieran en el Salón de Actos, el 1er premio recaería en el seleccionado en 2º lugar, y así sucesivamente.
  10. El jurado estará compuesto por cinco personas expertas en la creación literaria.
  11. La participación en el concurso implica la aceptación de todas y cada una de estas bases. Siendo así que el jurado descartará los cuentos que no cumplan las condiciones aquí expuestas.

Más información sobre este certamen y las convocatorias de años anteriores en las páginas:

https://primaduroverales.wordpress.com/

https://www.facebook.com/MadridSky.Primaduroverales /

Read Full Post »

Reproducimos el relato El forastero, de Luis Marín, finalista en el IV Concurso de la Uned de Alcalá la Real (Jaén), y seleccionado para su publicación en la antología de cuentos editada con motivo del certamen.

EL FORASTERO

Desde el camino descubro, encaramada en la colina, la ciudad donde nací y pasé los días más felices de mi vida. ¡Cuánto ha crecido! Recorro, desorientado y con el corazón inquieto, las calles que conducen al centro. Nada de lo que veo se ajusta a mis recuerdos infantiles a pesar de ser las calles correteadas con mis amigos.

Un fuerte empujón me retira del centro de la calle. ¿Qué haces viejo? ¿Es que quieres morir atropellado? dice una voz a mi espalda.

Es un hombre de mediana edad que mira con detenimiento mis ropas. Recojo el pequeño saco que ha caido al suelo, y me noto de repente cansado, polvoriento.

─¿Qué te trae por aquí forastero?

Quiero decirle que no soy tal, pero no me salen las palabras. Estoy aturdido, necesito tiempo para asimilar. Pregunto dónde puedo encontrar una posada. Ven a mi casa, replica el desconocido. Mi mujer es buena cocinera y algún sitio habrá donde puedas dormir. No tengo fuerzas para negarme a esta invitación, mañana veré las cosas de otra manera. Necesito un refrigerio, le pido.

─Se ve que eres hombre de costumbres delicadas. Tus ropas son caras a pesar de estar cubiertas de polvo. Tengo un buen pozo en casa y mis hijas te ayudarán a refrescarte.

Transitamos por calles estrechas que empiezan a llenarse de las sombras del atardecer. La llamada del almuecín rasga el aire y la gente se dirige a la mezquita para su rezo. Se ven riadas de hombres que caminan a paso rápido mientras las mujeres recogen a los niños y los meten en sus casas para el inicio de la cena.

─¿Tú no rezas?  ─pregunto a mi benefactor que se desliza por las callejas como una serpiente en el desierto.

─No está mi tiempo para gastarlo en supersticiones. Además no soy musulmán. (más…)

Read Full Post »

El blog A voz en cuento, que administra nuestro compañero José Jesús García Rueda, rinde homenaje al relato ganador del IV Certamen Madrid Sky. Para los amantes de los buenos relatos será un placer oír en el podcast el relato Tal vez mañana, de María Posadillo Marín. Cierra los ojos y disfruta.

La música que acompaña el relato es la sinfonia Nº5, Adagietto, de Mahler.

Tal vez mañana

Read Full Post »

¡VIVE LA PLAZA MAYOR!

Por Luis Marín

En las postrimerías de la feria del libro de Madrid y en pleno corazón de la misma, tuvo lugar en el marco de la biblioteca municipal Eugenio Trías (antigua casa de fieras) la entrega de premios a los treinta finalistas entre más de cuatrocientos textos presentados.

Enseguida me sentí rodeado de caras conocidas, lo que me hacía sentir como en casa. Blanca Armenteros, ex compañera del taller literario “Primaduroverales”, también se encontraba allí en calidad de finalista y, al igual que yo representaba a otro ex compañero Antonio Blázquez, la hija de Blanca iba a hacerlo con su cuñada. La sorpresa fue mayor cuando vi entrar en la sala, acompañado de su familia, a Santiago Eximeno ganador del “segundo concurso de cuento corto” organizado por nuestro grupo literario.

El acto iba a ser breve porque éramos teloneros de un concierto que debía comenzar una hora después. No obstante, se iban a leer todos los relatos en orden inverso. Tras alguna lectura, la presentadora llamó a Blanca Armenteros para que leyera su relato “Destino errante” fiel a su estilo

hoy 01“Vengo a despedirme. La vida me lleva errante a otro destino. Es necesidad, no capricho; bien lo sabes.
Mírate; estás preciosa. El traje elegido para la conmemoración te favorece, resalta la sencillez de tus líneas. ¡Ni la humedad en mis ojos, es capaz de velar tanta belleza!
No he partido aún y ya te añoro, pero volveré, todos lo hacemos. Mientras, evita dar demasiada conversación a Felipe, que no te crea sólo suya. Ya sabes lo engreído que a veces se muestra desde su pedestal. Que no olvide nunca quién le puso ahí.
Adiós mi querida Plaza Mayor ¡Cuídate mucho!”

Continuando las lecturas, le tocó el turno al relato titulado “Emboscado”, firmado por Luis Marín, al que modificaron el apellido añadiendo la incorregible “t” en el centro. En fin, ¡qué se le va a hacer!

hoy 02‘Protegido por los soportales de la casa de la panadería, espera paciente la llegada de su víctima. La luna llena arranca destellos del agua caída en la plaza mayor durante la tarde. Su sombra embozada huye de la luz de los hachones colocados en las columnas de las arcadas. El objetivo avanza desde el arco de Toledo. El blanco resplandor lunar lo delata cuando se aproxima. Un escalofrío recorre su espalda al tocar la daga en su costado. Cuando va a iniciar el ataque, siente el frío acero atravesando el jubón y penetrando en sus riñones. Suenan doce campanadas.’

Casi a continuación disfruté con la lectura de “Desde la eternidad de mi sombra” en representación de Antonio Blázquez.

‘Mi sombra permanece bajo el Arco de Cuchilleros. Después de 400 años esta Plaza Mayor me sigue pareciendo familiar, a pesar del cambio de sus gentes. Durante siglos he podido ver entre sus muros corridas de toros, beatificaciones, coronaciones y también algún auto de fe. A veces me alejo de este rincón que me pertenece como cuchillero real que fui, y recorro los soportales y los arcos que los mantienen, para verla desde todos los frentes, y agradezco la eternidad que algún dios ha dado a mi sombra, y que me permite seguir disfrutando de esta monumental plaza de Madrid.’

Como colofón y premiada con el tercer puesto y algún regalo añadido al diploma, sonó la lectura de “Último trazo” cuya autora es “Beatriz Poza” en la voz de Blanca (hija) con todo el cariño.

hoy 03‘La niña bailaba la moneda entre sus dedos. Él, sin embargo, se acordó de cuando no lo hacía por dinero. La punta del pincel desdibujó el trazo perfecto. La sonrisa inanimada de su modelo le hizo entrar en pánico. Echó la mano al suelo para tocar el barro húmedo del pavimento. El lienzo le devolvió su retrato con dos lágrimas de tinta negra recorriéndole las mejillas. Su vetusto caballete se convirtió en estandarte del improvisado espejo. La moneda yacía ahora en el suelo, de cara. Era la niña de la Plaza Mayor, o la Parca misma, mirándole misericordiosa.’

Enhorabuena Beatriz por tu magnífica posición.

hoy 04A final, después de una riada de aplausos no podía faltar la foto de familia. Porque como una familia nos sentimos entre los primaduroverales de todas las promociones. Y nos encanta vernos en todos los eventos que organiza la “Asociación” o en su taller de creación literaria impartido por “Pura” y como no en las entregas de premios, que se va haciendo una costumbre en este grupo. Y que dure.

Ya sabéis, la próxima cita la entrega de premios del “IV premio literario de cuento corto Madrid Sky”, el día 22 de junio. Os esperamos a todos.

 

Read Full Post »

Tenemos el placer de presentar el cartel para la cobertura de la sesión de entrega de premios en la IV edición del Certamen de Relatos Cortos Madrid-Sky.

Con un señalado éxito de participación, tanto nacional como internacional, el evento se celebrará el próximo 22 de junio, a las 19:00.

Damos las gracias desde aquí a nuestro compañero Luis Marín, autor del diseño de este cartel. Enhorabuena!!.

Cartel Entrega premios para web (2)

Read Full Post »

Older Posts »