Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Relatos breves’ Category

¡VIVE LA PLAZA MAYOR!

Por Luis Marín

En las postrimerías de la feria del libro de Madrid y en pleno corazón de la misma, tuvo lugar en el marco de la biblioteca municipal Eugenio Trías (antigua casa de fieras) la entrega de premios a los treinta finalistas entre más de cuatrocientos textos presentados.

Enseguida me sentí rodeado de caras conocidas, lo que me hacía sentir como en casa. Blanca Armenteros, ex compañera del taller literario “Primaduroverales”, también se encontraba allí en calidad de finalista y, al igual que yo representaba a otro ex compañero Antonio Blázquez, la hija de Blanca iba a hacerlo con su cuñada. La sorpresa fue mayor cuando vi entrar en la sala, acompañado de su familia, a Santiago Eximeno ganador del “segundo concurso de cuento corto” organizado por nuestro grupo literario.

El acto iba a ser breve porque éramos teloneros de un concierto que debía comenzar una hora después. No obstante, se iban a leer todos los relatos en orden inverso. Tras alguna lectura, la presentadora llamó a Blanca Armenteros para que leyera su relato “Destino errante” fiel a su estilo

hoy 01“Vengo a despedirme. La vida me lleva errante a otro destino. Es necesidad, no capricho; bien lo sabes.
Mírate; estás preciosa. El traje elegido para la conmemoración te favorece, resalta la sencillez de tus líneas. ¡Ni la humedad en mis ojos, es capaz de velar tanta belleza!
No he partido aún y ya te añoro, pero volveré, todos lo hacemos. Mientras, evita dar demasiada conversación a Felipe, que no te crea sólo suya. Ya sabes lo engreído que a veces se muestra desde su pedestal. Que no olvide nunca quién le puso ahí.
Adiós mi querida Plaza Mayor ¡Cuídate mucho!”

Continuando las lecturas, le tocó el turno al relato titulado “Emboscado”, firmado por Luis Marín, al que modificaron el apellido añadiendo la incorregible “t” en el centro. En fin, ¡qué se le va a hacer!

hoy 02‘Protegido por los soportales de la casa de la panadería, espera paciente la llegada de su víctima. La luna llena arranca destellos del agua caída en la plaza mayor durante la tarde. Su sombra embozada huye de la luz de los hachones colocados en las columnas de las arcadas. El objetivo avanza desde el arco de Toledo. El blanco resplandor lunar lo delata cuando se aproxima. Un escalofrío recorre su espalda al tocar la daga en su costado. Cuando va a iniciar el ataque, siente el frío acero atravesando el jubón y penetrando en sus riñones. Suenan doce campanadas.’

Casi a continuación disfruté con la lectura de “Desde la eternidad de mi sombra” en representación de Antonio Blázquez.

‘Mi sombra permanece bajo el Arco de Cuchilleros. Después de 400 años esta Plaza Mayor me sigue pareciendo familiar, a pesar del cambio de sus gentes. Durante siglos he podido ver entre sus muros corridas de toros, beatificaciones, coronaciones y también algún auto de fe. A veces me alejo de este rincón que me pertenece como cuchillero real que fui, y recorro los soportales y los arcos que los mantienen, para verla desde todos los frentes, y agradezco la eternidad que algún dios ha dado a mi sombra, y que me permite seguir disfrutando de esta monumental plaza de Madrid.’

Como colofón y premiada con el tercer puesto y algún regalo añadido al diploma, sonó la lectura de “Último trazo” cuya autora es “Beatriz Poza” en la voz de Blanca (hija) con todo el cariño.

hoy 03‘La niña bailaba la moneda entre sus dedos. Él, sin embargo, se acordó de cuando no lo hacía por dinero. La punta del pincel desdibujó el trazo perfecto. La sonrisa inanimada de su modelo le hizo entrar en pánico. Echó la mano al suelo para tocar el barro húmedo del pavimento. El lienzo le devolvió su retrato con dos lágrimas de tinta negra recorriéndole las mejillas. Su vetusto caballete se convirtió en estandarte del improvisado espejo. La moneda yacía ahora en el suelo, de cara. Era la niña de la Plaza Mayor, o la Parca misma, mirándole misericordiosa.’

Enhorabuena Beatriz por tu magnífica posición.

hoy 04A final, después de una riada de aplausos no podía faltar la foto de familia. Porque como una familia nos sentimos entre los primaduroverales de todas las promociones. Y nos encanta vernos en todos los eventos que organiza la “Asociación” o en su taller de creación literaria impartido por “Pura” y como no en las entregas de premios, que se va haciendo una costumbre en este grupo. Y que dure.

Ya sabéis, la próxima cita la entrega de premios del “IV premio literario de cuento corto Madrid Sky”, el día 22 de junio. Os esperamos a todos.

 

Read Full Post »

Tenemos el placer de presentar el cartel para la cobertura de la sesión de entrega de premios en la IV edición del Certamen de Relatos Cortos Madrid-Sky.

Con un señalado éxito de participación, tanto nacional como internacional, el evento se celebrará el próximo 22 de junio, a las 19:00.

Damos las gracias desde aquí a nuestro compañero Luis Marín, autor del diseño de este cartel. Enhorabuena!!.

Cartel Entrega premios para web (2)

Read Full Post »

Cuando ayer acabó el taller literario, me vino a la memoria aquella canción de Roberta Flack “Killing me softly with his song” (suavemente me mata con su canción). El título puede venir bien para explicar los esfuerzos que algun@s compañer@s realizaron para darles toques de levedad a historias duras, fuertes, incluso de muerte.

EspejoAnalizando las miradas de diferentes personajes sobre el mismo hecho, o través de los espejos que se interponían entre la acción y la imagen reflejada en ellos, es como Mariaje con ‘Tu mirada’, Carlos Cerdán con ‘Tía Francisca’ y Flor con ‘Una mujer de provincias’ nos mostraron los notables resultados de sus creaciones a través de historias y ambientes bien diferentes.

No me resisto a incluir algunos pasajes de estas historias, empezando por ‘Tu mirada’: “Yo sólo siento celos, de la luz del sol que nace, de la roja gasa que te envuelve y del espejo… sobre todo del espejo. Sólo él se atreve a mirarte”.

Del relato ‘Tía Francisca’ me parece lo mejor incluir aquí la escena final: “… saco un pequeño espejo del bolso y miro a Tía Francisca a través de él. Me sonríe, sí, estoy segura. Papá me coge del brazo. Tú también con los espejitos. Y salimos de la habitación. Noto como él arrastra los pies mientras yo apenas si toco el suelo”.

Finalmente de ‘Una mujer de provincias’: “Con el hambre y la sed parados, yo me sentía como una brizna de hierba a merced de un viento imperceptible. La llanura amarilla se transformó en quebrados verdes…

Otra parte de la tarde se dedicó a rescatar algunos relatos antiguos de cara a un evento de lecturas que tendrá lugar en las próximas semanas. Estos relatos debían ser ligeros,  con diálogos y, a ser posible, con algo de humor. Y así pudimos saborear de nuevo creaciones de Paco, José, Luis, Diego, Flor y Carlos Valle. Y nos volvimos a emocionar con algunos y volvimos a reír con otros.

Bueno, para ir acabando, y volviendo al principio, ahí va la traducción de un pasaje de la mítica canción de Roberta Flack:

Roberta“Removiendo mi dolor con sus dedos, cantando mi vida con sus palabras, matándome suavemente con su canción”

Amig@s ¿encontráis la levedad del dolor en esta canción?

Hasta pronto.

Read Full Post »

Por María Jesús Ainaga

Siete han sido los relatos leídos en esta especial tarde de Mayo. Especial porque hemos batido un récord en el número de lecturas. Especial porque Luis estuvo en Berlín, José en una cata de cerveza y Flor y Vicente en el desierto de las Bárdenas. Especial porque todos queremos abrazar a María. Y especial porque… ¡va a ser mi primera crónica!

Empezamos con Carlos Valle-Inclán que, con su “Sin título”, nos encogió el corazón y los pulmones al llevarnos a una lúgubre y tormentosa cena familiar en 2056. Y pudimos sentir perfectamente “ese nudo en el estómago que no cesa”… haciéndonos toser.

Adan y EvaContinuamos con otro Carlos, Cerdán, que nos hizo reír abiertamente con su “Conflicto en el paraíso” inspirado en un pensamiento de E. Galeano, siempre tan polémico: ¿Y si Eva no tentó a Adán? ¿Y si fue él quien, libremente, decidió? “¿Quién quiere vivir eternamente solo en un paraíso, pudiendo estar con ella?”.

Luego María Sánchez nos deleitó con “La otra vida”, también ambientada en 2056. La pesadez de la diminuta y dramática vida de Irene, abocada a la soledad y sin futuro, contrasta magistralmente con la vida ficticia que ella crea en forma de relatos para sus dos hijos. Para que ellos sepan lo que fue el mar y sientan la levedad de la esperanza. Aunque ello la lleve a “sostener el mar de sus ojos”.

caperucitaSeguimos con el “Érase una vez” de Yolanda López, que nos mantiene en 2056 con un abuelo que, desde la Tierra, quiere contarle Caperucita Roja a su nieta que está en la Estación espacial. Ella, preadolescente, inquieta y preguntona, nos hizo sonreír: “Jo, por qué es la madre la que hizo la capa, por qué no fue el padre?”. Ella, niña al fin, nos inundó de ternura: “¿Te parezco guapa, abu?”.

Con Alicia Gallego y su “Amor sintético”, sentimos pena por Sarah que, antes que sufrir otro abandono, prefiere aferrarse a Talos, un androide con problemas de conducta. “Tú nunca vas a dejarme, ¿verdad?. Talos cierra los ojos y sonríe”.

TeletransportadorEn este prolífico año 2056, Diego Rinoski nos regala también una divertidísima situación familiar en la que el abuelo cumple 114 años y le regalan “El Teletransportador de materia”. “…lo sé desde el principio, pero hago como que no me entero, así todos contentos”. Él sólo quería desayunar en París, a orillas del Sena… aunque terminó en un sitio algo más fresco.

El colofón lo pone Fermín Caballero con su ambientación de una prisión en Julio de 2056. Casi todos los sentidos entran en juego visceralmente en su “Ladrón de sueños”. Vista, oído, olfato, gusto… y el tacto de mezclar lo real y lo onírico con angustia y desesperación. “Sabes que las balas se acercan, hueles la pólvora, chupas fuertemente el cigarro. Te arrepientes de haber nacido. Y al despegar los párpados,…” .

Esta especial tarde de Taller, bien se merece un resumen especial como, por ejemplo:…

Érase una vez, en la otra vida, que conseguí que me regalasen un teletransportador de materia y así llegué al paraíso. Y, aunque un hubo algún conflicto en el paraíso, pude encontrar un amor sintético que me ilusionó y protegió de miedos arraigados. Lamentablemente, era la otra vida y, llegó un ladrón de sueños que, tras robarme, me dejó… sin título.

 

Read Full Post »

La utopía, la distopía y más recientemente la ecotopía, se consideran conceptos relevantes cuando hablamos de los géneros que tocan la ciencia ficción. Una sociedad ideal frente a la sociedad erosionada, a veces apocalíptica, por mor los errores del hombre, sobre la que se trata de escribir el futuro. Pues algo de todo esto nos encontramos ayer, en el último taller que se dedicó a analizar los relatos que entre todos estamos preparando para el homenaje a nuestro querido Fernando y bajo el paraguas del año 2056.

El total de lMapa de JVerneos relatos que se han ido escribiendo, se han aderezado, además, con humor, drama, ironía y otros ingredientes literarios que darán, seguro, un excelente resultado final.

Ayer, se presentaron o ‘re-presentaron’ los últimos trabajos pendientes. Por este orden, Mariaje con “Las palabras”, Juan con “Félix Contreras”, Nieves con “Homo Clausus”, José Miguel con “Miky morirá en 2056” y Flor con “Cuernos”.

Se consideraba, en el pasado, que una utopía plausible se alcanzaría cuando las máquinas trabajaran en lugar del hombre y por el hombre, para redimirnos, por fin, del ‘castigo divino’. Pues bien parece que ya estaríamos cerca de ese momento, pero ¿se parece este presente y el futuro inmediato a esa sociedad dibujada en tantas y tantas novelas, películas o estudios que hemos leído y visto a lo largo del tiempo? “La máquina ha venido a calentar el estómago del hombre, pero ha enfriado su corazón” decía Delibes.

NadarApasionante y retador el futuro que se nos ofrece, como ha sido apasionante y retador cualquier ‘futuro pasado’, simplemente porque lo que está por venir es sinónimo de incertidumbre.

Echando la vista atrás, con acierto o desacierto en la visión que tuvieran, no quiero acabar esta crónica sin citar a algunas ficciones futuristas que han marcado nuestras vidas, tales como, Veinte mil leguas de viaje submarino, Star War, 2001 una odisea del espacio, La fundación, 1984, Star Trek, El juego de Ender, De la tierra a la luna, ¿Sueñas los androides con ovejas eléctricas?, Encuentros en la tercera fase y, porque no, Canopus in Argos o Wall-e.

thumb-1920-270241Y es que cuando el futuro nos alcanza para convertirse en presente, seguimos persiguiendo nuevos futuros, como exploradores intrépidos, desde el teclado de un ordenador o, quien sabe, si desde una máquina de escribir o con una pluma estilográfica.

Amig@s, replicantes o no, ha sido un placer y, por si acaso, que la fuerza os acompañe.

Read Full Post »

Por Juan Santos

Una vez comentadas las “Divinas Palabras” de don Ramón de Valle-Inclán, ayer volvimos a la dinámica habitual de la clase. En términos taurinos y dada la colocación de los asistentes, se puede decir que hubo tres cuartos de plaza.

A vueltas con los relatos de picos, Flor Cuesta bajo el título de QUIÉREME MENOS, nos contó la historia de Ramón, un personaje celoso y machista, con altibajos en su comportamiento. Marta tiene que pedir ayuda para desprenderse de él. Un relato muy bien ambientado con diálogos propios de la gente joven que en algún momento utiliza el narrador.

Imagen4El efecto mariposa lo intentó María S. Robles en su relato EL SECRETER, efecto difícil de apreciar por la mayoría. En lo que sí hubo unanimidad fue en reconocer el buen ritmo, los diálogos y la exquisitez en la prosa de María. La herencia de un secreter (también llamado bargueño) hacer reaccionar a Helena ante Pedro, su marido, que como Helena de Troya quiere brillar en la oscuridad, reconociéndose a sí misma, después de toda una vida pegada a su pareja, al que conoció literalmente al nacer.

Las tres frases sugeridas por Pura: Hay un rumor de olas por la mañana/ la brisa de levante, leve y sumisa, que se vuelve espuma en las olas de las gaviotas/ y espera el caracoleo del agua, la caricia en los pies, inspiraron en los compañeros los siguientes cuentos:

Imagen2En NOVELA ROSA, Luis Marín nos presentó un personaje escayolado de un pie, con problemas de pareja y escritor de una novela. Es un relato típico de Luis, localizado en la playa y muy bien contado, sobretodo la segunda parte donde gana en estilo y en la levedad exigida.

A Paco Plaza le salió un cuento realmente entrañable. UN DÍA EN LA VIDA DE AMADOR habla de la relación de un niño con su padre y sus compañeros del colegio. Amador con su inocencia y su fantasía dio ternura y levedad al relato.

Imagen1En DEMONIOS FUERA,  Flor Cuesta en pocas líneas nos lleva con sutiles pasos y una levedad exquisita  a la frialdad y desarraigo de la vida. Una mujer que libre de ataduras se pierde braza a braza en el mar.

Carlos Cerdán con su cuento LAS OLAS, quiso mostrarnos la fealdad de la vida. La imperfección de un hombre cojo acompañado de un perro cojo que andan por la playa, contrastan con la belleza de su mujer. El hombre abrumado por tanta fealdad, también decide perderse mar adentro. Un cuento trágico bien estructurado y bien contado donde la levedad pesa un poco.

Imagen5Por último y dentro del proyecto del libro del 2016, Vicente Moreno con su maestría y buen gusto, no defraudó al leernos su aportación titulada CATEDRALES. Un cuerpo extraño se aproxima a la Tierra y no digo más, tiempo tendremos de leerlo y releerlo. Sólo anticipo que probablemente será el cuento que ponga el punto y final al tomo.

Juan Santos, Primaduroveral

Read Full Post »

Por Carlos Cerdán

Flor 01Octubre del 2013 primer día del Taller. Allí estamos Flor, Virginia, Juan y yo, como niños el primer día de clase. Han pasado unos años y hoy tengo la satisfacción de charlar con Flor para que nos cuente algo sobre ella y que podamos conocerla un poquito más. Me confiesa que no le gusta hablar de sí misma, pero espero que poco a poco se suelte y nos descubra algún secreto.

E: Tu nombre completo.

FC: Flor Cuesta Rodrigo.

E: ¿Dónde naciste?

FC: Nací en Zamora, La bien cercada.

E: ¿La bien cercada? Cuéntame.

FC: Es un poema que aparece en el siglo XIX en el Romancero General de Agustín Durán:

Catedral_zamora

“Zamora, la bien cercada;

De un lado la cerca el Duero,

Del otro Peña Tajada,

Del otro veintiséis cubos,

Del otro la barbacana”

 

E: ¿Cuándo vienes a Madrid?

FC: Llegué a Madrid un mes de Febrero, a punto de cumplir catorce años. Lo primero que me sorprendió fue el clima; hacía calor, había 12º de temperatura. En Zamora, que era pleno invierno cuando me marché, esta temperatura era primaveral. ¡Y qué luz! El cielo azul, el sol brillante. Vaya la otra cara de la moneda.

E: ¿Te costó dejar un lugar tan tranquilo y bonito?

FC: En aquél momento, no. Zamora era una ciudad húmeda y fría, pequeña y tranquila, sí. Pero encorsetada, reprimida y represora, rígida. Ahora cuando voy me encanta cómo me mira toda la gente sin reconocerme, aunque mi cara les recuerde a alguien o porque me han visto unos meses antes.

E: ¿Tu profesión?

FC: Le dediqué toda mi vida laboral a Banco Atlántico, hasta que lo compró el Sabadell. Cuando me aburrí de ser ama de casa me puse a estudiar idiomas. Luego Filología Inglesa. Cuando acabé la carrera me quedé vacía; no me podía imaginar cómo sería el curso siguiente sin estudiar. Me hice el firme propósito de ser la “eterna estudiante” Acabé el doctorado y empecé una tesis que ahora duerme en un cajón. Me gusta la literatura inglesa y la norteamericana, los clásicos españoles, aunque últimamente he encontrado algunas joyas entre los contemporáneos. El teatro, el cine y la poesía; me encanta jugar con las palabras. También la pintura. La música de los 60 y de los 80. Y también la clásica, aunque carezco de educación en este sentido.

Llevo varios años intentado a aprender a escribir.

E: ¿Por qué duerme en un cajón tu tesis?

FC: Empecé a escribirla mientras trabajaba, recién terminada la carrera y el doctorado. Le dedicaba todas mis horas libres. Me tenía totalmente absorbida. Pensé que la terminaría en dos meses cuando dejara de trabajar. Pero no fue así. He llegado a la conclusión de que era el banco lo que me motivaba a leer y leer; a escribir y escribir. A veces me remuerde la conciencia porque es la primera cosa que no he terminado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAE: Sé que te gusta viajar ¿Tienes algún destino favorito?

FC: Ya sabes que Egipto me enamoró. En realidad, todos los países que he conocido. Disfruté mucho recorriendo en coche Inglaterra y Alemania, haciendo noche en los Bed & Breakfast o en los Zimmer Frei. El vuelo en globo de la Capadocia no lo olvidaré en la vida; el viaje se inicia antes de salir el sol. Verlo aparecer es un espectáculo maravilloso.

E: Empezamos juntos en el taller hace cinco años, aunque hiciste un paréntesis. ¿Qué te motivó a formar parte del taller de literatura?

FC: Ya te lo he dicho. Quería aprender a escribir.

E: ¿Escribías antes de estar en el Taller? Y si es así, ¿guardas algo en un cajón?

FC: Sí, ya había asistido a más talleres. Y sí. En el mismo cajón guardo dos proyectos de novela corta. Pero nunca veo el momento de ponerme definitivamente a ello. Ya sabes, la pereza, es la gran enemiga del escritor. El verano pasado, que estuve inmovilizada, les di un buen tiento.

E: ¿Qué géneros te interesan más?

FC: Novela social, realista, postmoderna.

E: ¿Qué tal tu experiencia en el taller?

Flor 04FC: Buena. Tengo que reconocer que, gracias a Pura y a todos vosotros, he aprendido distinguir los narradores y las voces que hay en los relatos, el tono y, sobre todo, el conflicto. Aunque últimamente me he enterado que en los relatos no es imprescindible que lo haya.

E: ¿Has notado cambios durante estos años?

FC: Bueno, creo que todos hemos ganado mucho con la llegada de la “sangre nueva”. Lo que no quita para que eche de menos a los que se han ido.

E: Tengo la impresión de que ahora escribes menos ¿Es así?

FC: Al principio hacía todos los ejercicios que nos pedía Pura, e incluso leía cuantas rectificaciones les hacía. Ahora tienes razón. Será por afán de encontrar la excelencia.

E: ¿Cómo planificas las historias, tienes alguna norma?

FC: No. Soy ácrata por naturaleza. No me gusta someterme a un sistema fijo.

E: ¿Cómo o en qué te inspiras para tus personajes?

FC: Tengo un buen bagaje al que recurrir para inspirarme.

E: ¿Tienes algún método para hacerlo?, ¿pones música, lo haces en silencio, en algún momento del día?

FC: Suelo hacerlo por la mañana y en silencio. Aunque no me molesta que haya ruido de fondo, puedo concentrarme.

E: ¿Pasan algún filtro tus relatos? ¿Se los lees a alguien previamente?

FC: Sí. Tengo un grupo de amigos que me piden que les lea lo último que he escrito. Es un gustazo. Les encanta todo lo que les leo y me animan a seguir haciéndolo. Y también mi marido. Me critica más. Tiene un don especial para encontrar los fallos.

E: ¿Tienes en mente alguna historia que te gustaría escribir?

FC: Ja, ja, ja, ja. Todos soñamos con escribir la historia que no ha escrito nadie.

E: ¿De tus relatos, de cual estás más satisfecha?

FC: Me gustan todos, a pesar de sus imperfecciones. El mejor, el que hice el año pasado sobre el monólogo interior, Último Acto.

E: ¿Dinos un día en el taller que recuerdes de forma especial?

FC: El día que gané el segundo premio en el Concurso de Navidad. Era el primer año. No me lo esperaba, aunque José Jesús Rueda lo bordó al leerlo.

E: ¿Y un relato?

FC: Me gustan mucho los de Jose de la Maza, los de Lourdes o los de Yolanda, excelente cada uno en su estilo. De esta última, que ganó el primer premio en mis primeras navidades con el grupo, Padre, ¿es pecado? He disfrutado mucho con El mojete manchego, de Juan, El pastor y la loba, de Aitor, o el tuyo, El hombre que miraba al mar. Los de Manuel Pozo, que casi siempre los ambienta en Alemania, con el trasfondo la II Guerra Mundial, nunca me dejan indiferente.

E: ¿Qué significa la literatura para ti?

FC: Siempre me atrajo mucho. Recuerdo un libro de lecturas, Viajando por España, que me lo bebí. Luego, ya más mayor, empecé a leer Las mil y una noches, La Ilíada y La Odisea. El segundo sexo, todo lo de Clarice Lispector etc. etc.

E: Cuando estuvimos en el Centro de Mayores de la Casa del Reloj, con motivo del Día Internacional de la Mujer, leíste un escrito reivindicativo ¿Te consideras una luchadora por los derechos de las mujeres?

FC: Sí. Siempre he reivindicado que las mujeres no somos seres inferiores. Que también tenemos derecho a la educación superior, a un trabajo digno para no estar sometidas a los hombres, a decidir qué hacer con nuestro cuerpo si hemos concebido un hijo no deseado, con lo cual llegamos a la libertad sexual. Y también el derecho que tenéis vosotros a comportaros como seres humanos, con vuestra fragilidad, vuestra sensibilidad, vuestros sentimientos que habéis tenido que ocultar durante siglos.

E: ¿Crees que hay literatura exclusiva para mujeres?

FC: Durante años fue así con las novelas romanticonas, melodramáticas. Una literatura que nos trataba como si fuéramos niñas o tontas. A mediados del siglo pasado un grupo de mujeres —Simone de Beauvoir y su Segundo Sexo, o Clarice Lispector— iniciaron un movimiento en la literatura que cuestionaba los tabúes tradicionales del matrimonio, la familia, la religión; trataron de ayudar a sus congéneres a ver dónde fallaban, a enfrentarse a sus miedos, a la soledad. Pero es un tipo de literatura que también podríais (y deberíais) leer los hombres.

E: ¿Cuáles son tus autores preferidos?

FC: Tengo muchos. No quiero abrumarte

E: Recomiéndanos un libro y un relato.

FC: Los últimos que he leído: Nemo, de Gonzalo Hidalgo Bayal y Desgracia de John Coetzee.  De relatos, cualquiera de Juan José Millás, El brazo derecho de mi padre, por ejemplo, o Se acabó la rabia, de Mario Benedetti

E: ¿Hay algo que te gustaría añadir que no te haya preguntado?

FC: Tengo muchas cosas guardadas en mi “almario”. Necesitaríamos mucho tiempo para contártelas. Lógicamente no todas. Mi mayor virtud/defecto es la memoria. Ya sabes que no siempre es bueno recordar el día tal del año cual.

Entrevista realizada por Carlos Cerdán, primaduroveral, abril 2017

 

Read Full Post »

Older Posts »